El Ayuntamiento de Sevilla prohibió a Olivencia ampliar su casa-bufete en la avenida de La Palmera y luego ha autorizado una mole universitaria al lado

El ex-comisario de la Expo-92 quiso reformar la vivienda para ganar unos metros más y lograr así espacio para varios despachos

El Consistorio no autorizó la modificación de la fachada y su avance sobre el jardín y ahora permite al lado una residencia de varias plantas que ocupa prácticamente toda la parcela tras la destrucción de los jardines

Un grupo de arquitectos sevillanos comprometidos con el patrimonio, además de algunos grupos políticos municipales, va a pedir al Ayuntamiento de Sevilla la modificación de los artículos del PGOU de Monteseirín que están permitiendo dar licencia para la construcción de moles en forma de residencias universitarias en la avenida de La Palmera, la barriada Elcano y otras zonas de la ciudad. Destacan estos arquitectos, además de su gran volumen e impacto paisajístico, que tales residencias suponen un agravio comparativo para los propietarios del mismo sector, a los que no se reconoce una edificabilidad similar. La historia de Manuel Olivencia, ex comisario general de la Expo-92, así lo demuestra.

Olivencia, catedrático de la Universidad Hispalense, uno de los más prestigiosos abogados mercantilistas de España y reconocido internacionalmente en su especialidad, tenía una casa-bufete de dos plantas y de unos 780 m2 en el número 15 de la avenida de La Palmera, colindante por tanto con la(s) parcela(s) del número 17 donde, al amparo del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) aprobado durante la etapa de Monteseirín como alcalde, el gobierno de su correligionario Espadas ha autorizado la construcción de una macro residencia universitaria https://www.manueljesusflorencio.com/2021/05/otra-mole-estudiantil-da-la-puntilla-gracias-al-pgou-de-monteseirin-a-una-avenida-de-la-palmera-cada-vez-mas-adulterada/, al igual que sobre la parcela del antiguo colegio Elcano https://www.manueljesusflorencio.com/2020/12/los-proyectistas-de-la-residencia-estudiantil-en-elcano-afirman-que-su-volumen-no-distorsiona-con-las-casas-del-barrio/, la que fue la Casa de la Botella en la misma Palmera https://www.manueljesusflorencio.com/2021/05/el-pgou-de-monteseirin-un-coladero-que-ha-permitido-ya-tres-nuevas-residencias-universitarias-en-menos-de-500-metros-en-el-eje-de-la-palmera/, la antigua sede del club Antares, la avenida Ramón y Cajal y, entre otras, al lado del colegio Portaceli, en Nervión, que será la más grande de este tipo en Andalucía.

Como suele ocurrir, con el tiempo a Manuel Olivencia, ex comisario de la Exposición Universal de Sevilla 1992, el bufete habilitado en su casa, que databa del año 1949, se le quedó pequeño. Según he podido saber ahora por miembros de su equipo de juristas, el prestigioso catedrático de Derecho Mercantil y abogado encargó un proyecto de ampliación de su sede profesional, partiendo de la idea de avanzar la fachada de la casa como una crujía, es decir unos cinco o seis metros para así poder disponer de unos despachos más para sus colaboradores.

La casa-bufete de Manuel Olivencia en la avenida de La Palmera
La casa de Olivencia, colindante al Norte con el colegio de las Adoratrices, y al Sur con la parcela de la familia Solís

En aquel entonces, como no se cabía ya en el bufete, alguno de sus juristas tuvo que instalarse en la avenida de la Reina Mercedes, lo más cerca posible del núcleo del despacho en el número 15 de la avenida de La Palmera.

Olivencia encargó el proyecto a un conocido arquitecto con estudio en el distrito Nervión. A alguno de sus colaboradores la ampliación le pareció modesta y poco ambiciosa como para encomendarla a un arquitecto de primer nivel. Sin embargo, el ex-comisario de la Expo-92, con la prudencia que le caracterizaba, insistió en que se proyectara una reforma de alcance limitado porque quería que no se estropeara la visión de la fachada de la casa en una avenida tan emblemática como la de La Palmera.

Otra antigua imagen de la casa de Olivencia

Sin embargo, el proyecto no fue autorizado por la Corporación Municipal de aquel entonces, ya que los técnicos de la Gerencia de Urbanismo emitieron un informe negativo con el argumento de que no se podía alterar la fachada del edificio, aunque fuera para “avanzar” unos pocos metros sobre el jardín.

Ante la prohibición municipal de ampliar el bufete, aunque fuera tan sólo unos metros más, Olivencia tuvo que trasladar su despacho al edificio Fénix, en la Avenida de la Constitución, junto al Ayuntamiento y la sede de Telefónica. Posteriormente, el bufete del ex-comisario de la Expo-92 se fusionó con el de Cuatrecasas, que se mantiene en el mismo edificio Fénix, donde ha ampliado sucesivamente la superficie inicial que ocupó.

Manuel Olivencia

Si, como vulgarmente se dice, Manuel Olivencia, fallecido en 2018, levantara la cabeza le resultaría incomprensible comprobar que mientras a él le prohibieron ocupar cinco metros de jardín para ampliar su bufete, justo al lado de su casa, el gobierno de Espadas ha autorizado una mole de miles de metros cuadrados para residencia universitaria que ha engullido prácticamente toda la parcela vecina, residencia de varias plantas de altura y que permitirá a los estudiantes que se alojen en la misma tener inmejorables vistas sobre las casas y jardines colindantes, cuyos propietarios perderán su intimidad y derecho a la privacidad.

La flecha en rojo señala la casa-bufete de Olivencia, entre las Adoratrices y la parcela arbolada de la familia Solís
La flecha en rojo señala la casa de Olivencia, cuya ampliación vetó el Ayuntamiento, el cual luego ha autorizado la construcción de una residencia universitaria al lado, en la(s) parcela(s) marcadas en amarillo, a costa de los jardines

Y es que en el PGOU aprobado durante los mandatos de Monteseirín incluye un coladero, ahora puesto plenamente en evidencia, según el cual se permite multiplicar hasta por ocho la edificabilidad de una parcela residencial cuando se le da un uso calificable como Equipamiento y servicios Públicos, en el que se engloban residencias estudiantiles, clínicas y hasta tanatorios (de hecho, a espadas de la avenida de La Palmera y frente a los pisos de La Estrella se ha proyectado un tanatorio).

Diversas imágenes de la construcción de una residencia universitaria al lado de la casa de Olivencia

El resultado del PGOU vigente es que la casa-bufete de Olivencia ha quedado ahora como emparedada entre el colegio de las Adoratrices y la mole de la residencia universitaria en el número 17, mientras que ni su familia ni las familias propietarias de casas colindantes gozan de la misma edificabilidad y se siguen manteniendo fieles al espíritu original de la avenida de La Palmera, el de aquellas casas señoriales rodeadas de amplios jardines y que quedaban en segunda o tercera línea respecto de la vía pública.

Llegados a esta situación al parecer irreversible, un grupo de arquitectos comprometidos con el patrimonio (más bien lo que queda del mismo) de Sevilla, en línea con lo avanzado aquí https://www.manueljesusflorencio.com/2021/05/el-ayuntamiento-de-sevilla-ha-modificado-50-veces-el-actual-pgou-pero-evita-hacerlo-en-la-regulacion-de-las-residencias-universitarias/, pide al Ayuntamiento -petición secundada ya por algunos grupos políticos municipales- que modifique/elimine los artículos del PGOU de Monteseirín que están permitiendo la adulteración de la Avenida de La Palmera y de otros barrios, como Elcano, para frenar esta auténtica fiebre de residencias universitarias a costa de edificios señeros de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *