Más vale tarde que nunca: el gobierno de Espadas eliminará del PGOU de Monteseirín el coladero que facilita moles universitarias como las de la avenida de La Palmera

El Consejo de la Gerencia de Urbanismo suspenderá de forma cautelar las nuevas licencias de equipamientos que se basen en los artículos que los incentivan

A partir de ahora cualquier promotor de residencias estudiantiles, clínicas y similares dispondrá de la misma edificabilidad que un uso residencial

El Ayuntamiento de Sevilla ha reaccionado por fin al escandaloso proceso de destrucción del paisaje tradicional de la avenida de la Palmera, la barriada Elcano, Tabladilla y Nervión mediante la construcción de moles en forma de residencias para centenares de universitarios gracias al coladero descubierto por los promotores en el PGOU de Monteseirín y modificará éste al tiempo que suspenderá cautelarmente la concesión de licencias para nuevos equipamientos que fueran en esta línea.

El gobierno de Espadas, que como lleva más de cuatro años sin convocar la Comisión de Seguimiento del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) https://www.manueljesusflorencio.com/2021/02/el-gobierno-de-espadas-lleva-mas-de-cuatro-anos-sin-convocar-ni-la-comision-de-seguimiento-del-pgou-ni-la-mesa-de-la-movilidad/, ha tardado quince en percatarse, pese a su enorme volumen, del impacto urbanístico de las residencias universitarias en la avenida de La Palmera https://www.manueljesusflorencio.com/2021/05/otra-mole-estudiantil-da-la-puntilla-gracias-al-pgou-de-monteseirin-a-una-avenida-de-la-palmera-cada-vez-mas-adulterada/, la barriada Elcano https://www.manueljesusflorencio.com/2020/12/los-proyectistas-de-la-residencia-estudiantil-en-elcano-afirman-que-su-volumen-no-distorsiona-con-las-casas-del-barrio/ y Nervión, especialmente, ha anunciado que elevará al Consejo de Gobierno de la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), destinada a eliminar los artículos que otorgan unas condiciones ventajosas en edificabilidad cuando la parcela se destine a equipamientos de carácter privado, como residencias universitarias, clínicas sanitarias privadas y tanatorios, aunque se proyecten en áreas de baja densidad edificatoria, como las citadas anteriormente.

En mitad de la imagen, tomada desde los pisos de La Estrella, se aprecia en color verdoso la mole de la residencia universitaria, a la izquierda del colegio de las Adoratrices. Detrás se ve otra mole, la del Colegio de Aparejadores, con en la práctica una planta más sobreañadida bajo la cubierta, y en el ángulo superior izquierdo, la cubierta rojiza de otra de las moles pioneras en la destrucción de la avenida de La Palmera, la del complejo de oficinas de Winterthur

Se trata así, según fuentes municipales, de limitar las ventajas edificatorias específicas que incluyó en su momento el PGOU de Monteseirín para incentivar el desarrollo de este tipo de equipamientos privados en parcelas cuya calificación original es la residencial o la de servicios terciarios. En estos momentos, tras un análisis de la evolución de determinados desarrollos urbanísticos y del tipo de equipamientos que se están promoviendo, se considera conveniente revisar este incentivo en forma de edificabilidad incluido de forma genérica en el planeamiento urbanístico.

El acuerdo que se tramita contempla un proceso de participación, pese a que el Ayuntamiento lleva más de cuatro años sin convocar la Comisión de Seguimiento del Plan General y sin que ninguna de las entidades que la integran haya protestado lo más mínimo. Por tanto han sido cómplices con su silencio de la situación creada, como es lo habitual en Sevilla con tal de no molestar al poder político establecido. El cambio decidido ahora, más vale tarde que nunca, por el gobierno de Espadas supondrá de forma inmediata la suspensión de todas las licencias afectadas por esta normativa urbanística como medida legal cautelar asociada a la formulación del PGOU.

El PGOU, aprobado en 2006 durante los mandatos de Monteseirín como alcalde, estableció una medida para incentivar el desarrollo y construcción, como uso compatible, de equipamientos privados como instalaciones deportivas, centros de mayores, centros culturales, centros universitarios o docentes, centros de investigación o clínicas como complemento a la oferta de equipamientos públicos.

Recreación de la mole universitaria en construcción en la barriada Elcano, emergiendo sobre las típicas casas de una planta

Esa normativa urbanística, que se ha revelado como un coladero, otorga en determinados casos, especialmente notorio en zonas de baja densidad edificatoria, un incremento de la edificabilidad para el desarrollo del uso compatible de equipamiento privado, sobre la que teóricamente otorga el PGOU para el uso residencial y o terciario.

En definitiva, esta medida, que el PGOU de 2006 previó de forma general para toda la ciudad, otorga ventajas competitivas en cuanto a edificación, posición y forma para el desarrollo compatible de estos equipamientos privados frente al desarrollo de los usos residenciales o terciarios previstos originalmente en el PGOU, según fuentes municipales.

Residencia universitaria en construcción sobre dos parcelas de la calle Tramontana, casi en la confluencia con La Palmera

Este incentivo para una mayor edificabilidad que facilitara el desarrollo de usos compatibles de equipamiento privado ha provocado que en los últimos años se haya registrado un importante volumen de este tipo de proyectos de iniciativa privada, en toda la ciudad, pero especialmente en zonas de tradicional baja densidad edificatoria como la avenida de La Palmera y la barriada Elcano.

Y dentro de este conjunto de equipamientos privados, el caso más llamativo ha sido el de las residencias de estudiantes, ya que han coincidido además dos circunstancias, según Urbanismo: una alta demanda del mercado en la ciudad de Sevilla para estos equipamientos y, por otra parte, la proximidad de estas zonas de baja densidad como Palmera-Reina Mercedes-Elcano a campus universitarios.

Residencia universitaria en construcción sobre la antigua Casa de la Botella, en la Palmera

La modificación del PGOU que se plantea ahora, al cabo de 15 años de aprobado el Plan de Monteseirín, eliminará este incentivo de edificabilidad para el desarrollo de equipamientos privados como uso compatible, de forma que los promotores que quieran desarrollar en estas parcelas el uso compatible de equipamiento privado para residencia de estudiantes, o para clínica privada por ejemplo, deberán ajustarse a las mismas condiciones de edificabilidad, posición y forma que si desarrollaran los usos residenciales o terciarios, respetando por tanto en su caso las condiciones de baja densidad edificatoria para estos ambientes urbanos singulares, como el entorno de la Avenida de la Palmera o la zona residencial en vivienda unifamiliar aislada de Nervión.

Esta modificación cuenta ya con el visto bueno de los Servicios Jurídicos y se tramitará en un próximo Consejo de la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente. En esa sesión se acordará una suspensión cautelar de las nuevas licencias de equipamientos privados que se amparen en la citada determinación del PGOU y al mismo tiempo se abrirá el correspondiente proceso de participación preceptivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.