En Sevilla, la ciudad del calor, los toldos no son para el verano

El delegado de Hábitat Urbano reconoce el riesgo de que no se instalen este año

El día 8 de junio se comprometió a que «en diez o quince días» empezaría el montaje

Ciudadanos revela que la adjudicación del contrato no se realizó hasta el 31 de mayo

El delegado de Hábitat Urbano del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, ha reconocido el 30 de junio (2021), nueve días después del comienzo oficial del verano, que existe el riesgo de que este año no se instalen toldos en la ciudad, conocida por sus altas temperaturas estivales, debido a discrepancias con la empresa adjudicataria del contrato. El pasado 8 de junio, el delegado pidió perdón a los sevillanos por el retraso acumulado y se comprometió a iniciar el montaje «en diez o quince días».

Antonio Muñoz ha cambiado además el discurso en el plazo de tres semanas. Anteriormente culpó de la situación a la empresa que quedó segunda en el concurso público convocado por el Ayuntamiento, por haber recurrido la adjudicación. Ahora, la excusa es que la empresa adjudicataria y el gobierno local mantienen discrepancias sobre los términos del contrato.

Según el delegado, el proyecto que ha presentado la empresa adjudicataria para desarrollar el montaje ha sido rechazado porque difería de la propuesta que en su momento presentó para conseguir el contrato y que fue la más valorada. «Los requisitos y elementos mayor valorados en la adjudicación no se cumplen en el proyecto que ha presentado ahora la empresa para su desarrollo y las empresas que están en segundo, tercer o cuarto lugar pueden decir que la adjudicación ha sido fraudulenta» de no cumplirse lo estipulado, ha afirmado Antonio Muñoz.

El Ayuntamiento ha exigido a la adjudicataria que presente un nuevo proyecto acorde con los términos de la adjudicación, lo cual no garantiza tampoco el inicio del montaje, ya que el delegado ha expresado que «puede ser validado por el Ayuntamiento, o no».

Muñoz, a la izquierda, en la presentación de los patinetes eléctricos, donde reconoció el problema con los toldos

Muñoz no ve en la situación falta de previsión del gobierno local ni de voluntad política y ha recordado que para poder adjudicar el contrato de los toldos era condición «sine qua non» tener previamente aprobados los Presupuestos municipales, circunstancia que no ocurrió hasta el día 24 de febrero, y que ya el 10 de marzo se inició el expediente para la contratación.

Sin embargo, Álvaro Pimentel, portavoz de Ciudadanos, el partido que sostiene al gobierno de Espadas, ha explicado que la formalización del contrato entre el Ayuntamiento y la adjudicataria tuvo lugar el pasado 31 de mayo y que en el pliego del mismo se incluyen unos plazos de ejecución que “nos hacen pensar que, salvo que la empresa haga un esfuerzo ímprobo para el adelanto de las fechas previstas, el inicio del montaje de los toldos se retrasará todavía varias semanas más”.

Así, ha añadido que “en el desarrollo de este contrato se incluye un periodo de hasta nueve semanas, a contar a partir de la redacción del proyecto, para el suministro de las lonas”, por lo que “teniendo en cuenta que la redacción se finalizó el pasado 14 de junio, sólo es necesario sumar estas nueve semanas para saber que los toldos no estarán listos para empezar a colocarse hasta el 16 de agosto”. Además, “el documento también confiere a la empresa un plazo de 45 días para finalizar el montaje de las velas”, que “en el caso de cumplirse provocaría que la última de ellas estuviera puesta el 30 de septiembre, con el verano ya finalizado”, ha indicado.

Álvaro Pimentel, a la derecha, a pleno sol en la Campana denunciando la imprevisión con los toldos

El líder del partido naranja en el Consistorio hispalense se ha preguntado si “de verdad los sevillanos merecen esta dejadez de funciones por parte del gobierno municipal”, que “lejos de solucionar el problema del retraso en la instalación de los toldos ha ocultado a la opinión pública los plazos reales que se incluyen en el contrato” y que “evidencian que estamos ante una chapuza impropia de una ciudad como Sevilla”.

En este sentido, ha añadido que “lo peor de todo es que el equipo de gobierno es consciente de esta lamentable situación”. De hecho, “hace solo unas semanas, el propio delegado de Hábitat Urbano pidió perdón públicamente por este retraso, incluso a sabiendas de los plazos que se contenían en este contrato” y que, “aun así, anunció un nuevo plazo de quince días para el inicio del montaje que, como era de esperar, no ha llegado a cumplirse”.

Todo ello ha provocado “el hartazgo de los comerciantes del Casco Antiguo”, que “han confirmado una bajada de las ventas en las horas centrales del día por la imposibilidad de pasear por el centro sin tener que soportar los efectos adversos de las altas temperaturas”, ha dicho.

Pimentel ha recordado que “nunca antes Sevilla había llegado al mes de julio sin que se hubiera iniciado el montaje de las velas”, lo que “pone de manifiesto la gravedad de una situación que es ya un clamor entre los ciudadanos”. Por ello, ha exigido al gobierno local que, “a pesar de los errores cometidos en la licitación del contrato, busque una solución con carácter de urgencia para que los toldos empiecen a colocarse en las calles del centro en el menor tiempo posible”.

Es decir, “mañana mejor que pasado y esta semana mejor que la que viene”. Así, ha añadido que “los sevillanos no pueden seguir sufriendo las consecuencias de esta falta de sombras”, que “se va a agudizar estos días en los que la Agencia Estatal de Meteorología prevé que se rocen los 40 grados en las horas centrales del día”.

Las declaraciones de Pimentel dejan en evidencia a Antonio Muñoz y confirman justo lo contrario de lo que dice el delegado de Hábitat Urbano: la imprevisión del gobierno de Espadas. Si gobernar es prever, no pueden mediar tan sólo 21 días entre la adjudicación del contrato para el montaje de los toldos y el inicio oficial del verano.

Previsión de temperaturas mínimas y máximas en Sevilla del 17 al 19 de mayo de 2021

Pero con el cambio climático cada vez son más frecuentes olas de calor ya en mayo. A mediados de dicho mes, medios locales informaban en estos términos: «Las temperaturas continuarán por encima de los 35 grados durante toda la semana en Sevilla, según la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). La situación seguirá así, al menos, hasta el próximo fin de semana con mínimas de entre 18 y 20 grados y máximas de entre 35 y 38 grados. El termómetro se disparará el miércoles y el viernes cuando se registrarán datos más propios del mes de julio que de mediados de mayo».

La actuación municipal con los toldos contrasta con la realizada con la iluminación navideña, cuyo contrato se adjudicó el año pasado el 30 de septiembre, es decir con 58 días de antelación respecto del 27 de noviembre, la fecha fijada habitualmente para completar el montaje, si bien debido a la pandemia del coronavirus el alcalde decidió retrasar, y «por sorpresa», el alumbrado hasta el 7 de diciembre con el fin de evitar aglomeraciones.

Por tanto, la previsión con que se firma el contrato para la iluminación navideña pone aún más de manifiesto la imprevisión con la que se actúa con el contrato para el montaje de los toldos, que parece se han convertido en una maldición con este gobierno municipal.

Parafraseando el tópico título de Fernando Fernán Gómez sobre las bicicletas, la paradoja es que en Sevilla, la ciudad del calor, los toldos no son para el verano.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *