El turismo en Sevilla no se resintió por los incidentes en la Madrugada de 2017

El número de viajeros y de pernoctaciones siguió creciendo hasta el frenazo por el Covid

Antonio Muñoz habría dicho, supuestamente, en un programa de Radio Sevilla (Cadena SER) dedicado a sus primeros cien días como alcalde de la capital de Andalucía que los incidentes durante la Madrugada de la Semana Santa del año 2017 tuvieron un impacto en el turismo, por lo que las restricciones adoptadas para la Madrugada de 2022 han tratado de evitar su repetición y sus consecuencias para la economía de la ciudad.

Hablo en términos de presunción porque no he escuchado esas palabras de la boca del alcalde. Se las han atribuido en un resumen radiofónico de su intervención y, supuestamente, como respuesta a las quejas del sector de la hostelería.

Según los hosteleros, el obligado cierre a una hora más temprana de lo habitual y de la que se habría pactado entre el propio sector y el gobierno local durante la Madrugada de este 2022 con el argumento de la seguridad para evitar la repetición de incidentes que dañaran la imagen de Sevilla y su principal recurso económico, el turismo, provocó que las miles y miles de personas congregadas en las calles se quedaran sin los servicios (aseos, alimentación, agua..) que habitualmente prestan los establecimientos de la hostelería y que tuvieran que satisfacer sus necesidades fisiológicas en calles y plazas, especialmente en la Macarena.

Obviamente, incidentes como los de anteriores Madrugadas, en la memoria de todos, habrían dañado la imagen de Sevilla, pero los datos del Instituto Nacional de Estadística demuestran que el turismo no se resintió en la ciudad tras los sucesos de la Semana Santa del año 2017, que supuestamente habría invocado el alcalde para justificar las medidas del plan de seguridad de 2022.

Hasta el año 2019, el número de viajeros que se alojaron en hoteles de la ciudad y el número de pernoctaciones siguió incrementándose, en la misma línea de los años anteriores, y sólo el estallido de la pandemia del coronavirus en marzo de 2020 frenó el continuo ‘boom’ turístico en la capital de Andalucía.

Ahora bien, tampoco es cuestión de utilizar el turismo en el sentido contrario a lo expresado, supuestamente, por Muñoz e interpretar que como no se resintió la afluencia de viajeros ello es motivo suficiente para no adoptar medida alguna durante la Madrugada y, por extensión, la Semana Santa.

Sin embargo, el Ayuntamiento debería invocar otras razones para justificar su política en este sentido, ya que los datos oficiales demuestran que no se puede recurrir al turismo como coartada para imponer restricciones, al no haber existido una relación causa-efecto entre incidentes y menor afluencia de viajeros. Todo lo contrario, la marca Sevilla es tan potente que siguió atrayendo incluso más turistas después de lo ocurrido en la Madrugada de 2017.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.