Sevilla pierde uno de sus ficus centenarios mientras que Valencia asegura la pervivencia del suyo más emblemático

Los parterres resubidos «al estilo Metropol» habrían contribuido al desplome del árbol sevillano

El Ayuntamiento levantino trasladó una gasolinera para ampliar aún más el espacio vital de su gran ejemplar

La diferencia entre Valencia, que hace años superó a Sevilla como tercera ciudad más importante de España, y la capital de Andalucía se ha puesto de manifiesto hasta en la política de conservación del patrimonio botánico. Mientras en Sevilla la primacía dada al diseño urbanístico en los proyectos faraónicos de Monteseirín, como las Setas, habría sido clave para el reciente desplome de un ficus centenario en la plaza de la Encarnación, en Valencia la prioridad ha sido ampliar el espacio vital de sus árboles para asegurarse que continúen siendo símbolos de la capital levantina.

La plataforma Salva Tus Árboles Sevilla reveló cómo en plena Feria de este 2022 uno de los dos ficus centenarios existentes en la plaza de la Encarnación se desplomó por la pudrición del cuello de la raíz, causa de que el enorme ejemplar no fuera capaz de soportar su propio peso.

El gran ficus centenario desplomado en la plaza de la Encarnación

Afortunadamente, debido a que el desplome se produjo en la madrugada, momento del día con escaso tránsito peatonal, ninguna persona se hallaba cerca y no ha habido que lamentar herido alguno.

En mayo de 2021, es decir un año antes del desplome ahora acaecido, Viva Sevilla informó de que todos los gigantescos ficus existentes en las plazas del Centro (cuatro en la de Cristo de Burgos; dos en la Encarnación y otros dos en la plaza del Museo) iban a ser sometidos a una exhaustiva revisión, con el fin de minimizar el riesgo de caída de ramas.

Obsérvese uno de los parterres resubidos

El Consistorio había licitado una asistencia técnica, que fue adjudicada a la empresa Tecnigral. Ésta debía realizar la inspección y ejecución de medidas de prevención, «ya sea por medio de sustentación de las ramas, cableados, anclajes, instalación de estructuras que puedan frenar caídas o cualquier otra opción lo suficientemente justificada que se pudiera proponer».

En el año transcurrido desde entonces no se conoce la adopción de ninguna de esas medidas o de otras alternativas para los ficus de la Encarnación, ni Tecnigral ha incluido ese contrato entre los proyectos que aparecen en su página web.

Otra imagen del ficus derrumbado sobre el parterre resubido al pie de la base de una de las Setas

Ahora, el Ayuntamiento, que ha omitido también cualquier referencia a esa asistencia técnica que costó 11.000 euros, anuncia que se realizará un informe sobre lo ocurrido y que se revisarán los árboles de la plaza, que se supone deberían haber sido ya revisados.

Para la plataforma Salva Tus Árboles Sevilla, que denunció el desplome del ficus centenario, la elevación de los parterres, realizada para «adecuar» su diseño al de las «modernas» Setas o Metropol Parasol, el faraónico proyecto de Monteseirín a un coste multimillonario, debilitó el sistema radicular del ficus ahora derrumbado.

Ramas del ficus caído junto a un parterre resubido en que se ven las flores alimentadas por riego por goteo

Según la plataforma, se generaron nuevas raíces en el tronco y la implantación de un sistema de riego por goteo para mantener las flores ornamentales a su alrededor, unida a las intensas lluvias de esta primavera, habría provocado el efecto añadido del debilitamiento del escaso suelo dejado para el gran ejemplar, un terreno que no ha podido sujetarlo ni impedir su desplome y muerte.

Operarios municipales subidos sobre el parterre observan el tronco del ficus ya troceado

Como se recordará, también el estrangulamiento del gran magnolio de la Catedral al reducirse su alcorque por las obras de tendido de la cada vez menos demandada línea del tranvía (otro de los costosos proyectos de Monteseirín de cara a las elecciones municipales en las que finalmente fue relevado por el PSOE) fue la causa del progresivo debilitamiento del árbol y obligó no hace mucho al Ayuntamiento a levantar parte del enlosado para liberar suelo a su alrededor: https://www.manueljesusflorencio.com/2020/10/el-magnolio-de-la-avenida-monteseirin-lo-dejo-moribundo-y-espadas-aun-puede-salvarlo-antes-de-que-sea-demasiado-tarde/

Contrasta la política seguida en Sevilla desde Monteseirín de primar el diseño urbanístico sobre la preservación de los árboles con la seguida por el Ayuntamiento de Valencia, especialmente con el denominado Ficus del Parterre, el cual fue plantado en 1852. En este 2022 cumple, pues, 170 años.

El ficus del parterre de Valencia, con amplio terreno a su disposición

Este extraordinario ejemplar tiene un perímetro de 13 metros, 20 de base y 23 de copa, y la sombra que proyecta cubre 1.000 m2.

Otra vista del gran ficus del parterre valenciano

Las fotos publicadas en diversos medios valencianos muestran la superficie de terreno dejada a su alrededor para que las raíces del árbol se extiendan sin obstáculos y se anclen bien al suelo, en contraste con la actual dureza de la otrora plaza romántica de la Encarnación tras la ejecución del proyecto Metropol Parasol, convertido en icono del despilfarro del mandato de Monteseirín.

El Ayuntamiento de Valencia logró que Repsol desmantelara la gasolina junto al ficus

Es más, el Ayuntamiento de Valencia negoció y consiguió de Repsol que en 2020 desmantelara una gasolinera que existía detrás del ficus, tanto para ampliar aún más el espacio en torno al gran árbol como para evitar el riesgo de que sus poderosas raíces pudieran acabar perforando los tanques de combustible.

Vista lateral de la gasolinera tras el ficus y del terreno dejado libre delante del árbol

Por tanto, mientras Valencia conserva su emblemático ficus de 170 años de antigüedad, Sevilla ha acabado perdiendo uno de los suyos centenarios, sin demasiadas lamentaciones por parte de la clase política local.

SÍGAME EN LINKEDIN:

https://www.linkedin.com/in/manuel-jes%C3%BAs-florencio-caro-919b0225/

1 comentario en “Sevilla pierde uno de sus ficus centenarios mientras que Valencia asegura la pervivencia del suyo más emblemático

  1. Manual Roman

    Ese árbol se plantó como poco en la segunda mitad del siglo en pasado, no era ni mucho menos centenario.
    Otros compañeros suyos de la misma plaza ya cayeron sin que para ello tuvieran nada que ver ni las setas ni éste ayuntamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.