El (sin) modelo de ciudad

El Consistorio quiso concentrar su personal en Plaza Nueva pero ahora negocia  trasladar Urbanismo al Puerto

Iba a desarrollar un polo tecnológico en La(s) Raza (s) pero lo recalifica para construir 700 viviendas

Durante la ‘Tourism Innovation Summit’ (TIS), vulgo cumbre sobre la innovación turística celebrada en Fibes, el delegado municipal de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo y hoy alcalde, Antonio Muñoz, mantuvo una reunión de trabajo con empresarios participantes a los que ofreció gestar una “alianza público-privada” que propicie inversiones en la ciudad relacionadas con la tecnología, la innovación y el turismo.

“Sevilla -afirmó el actual alcalde- no es una ciudad a la que cabe venir tres días al año para el TIS, sino que os brinda facilidades de inversión. De hecho, ponemos a vuestra disposición suelos, desarrollos empresariales, equipamientos y edificios municipales y, por supuesto, el ecosistema de innovación de la ciudad, conformado por el talento de sus universidades y los parques tecnológicos”.

Reunión de Antonio Muñoz con empresarios turísticos

Atención: Muñoz habló incorrectamente de parques tecnológicos, en plural, cuando sólo hay uno, el de la Cartuja, herencia de la Expo-92. En el Plan General de 2006 estaba previsto lo más parecido a otro parque tecnológico: una zona de servicios avanzados para actividades de I+D+i en la franja portuaria contigua a la avenida de La(s) Raza(s) y junto a las escuelas y facultades eminentemente técnicas de la Universidad Hispalense en la avenida de la Reina Mercedes, donde también tiene centros el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

EMPRESAS TECNOLÓGICAS

El 15 de mayo de 2019, la Autoridad Portuaria de Sevilla, que preside el ex andalucista Rafael Carmona, anunció que el nuevo distrito urbano portuario estaba «más cerca de ser una realidad» porque había presentado ante la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento la propuesta del Plan Especial del ARI-DBP-08 avenida de Las Razas del PGOU de Sevilla para su correspondiente tramitación urbanística y posterior aprobación. Este Plan Especial debía desarrollar los usos urbanos de las actuales parcelas e instalaciones industriales situadas en la margen oriental de la avenida de La (s) Raza (s), la más próxima al campus universitario de Reina Mercedes.

En consonancia con lo dispuesto en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2006, la Autoridad Portuaria especificaba que el Plan Especial abarcaba una superficie de 165.698 metros cuadrados (16,5 ha) “que podrán destinarse a servicios avanzados y equipamientos, así como a otros usos terciarios y actividades económicas emergentes como las nuevas tecnologías, administrativas, comerciales y lúdicas compatibles con el entorno y zonas verdes”.

Rafael Carmona, el día que anunció que La(s) Raza(s) sería como el distrito 22@ de Barcelona

“El Plan Especial es un paso fundamental en la tramitación urbanística para transformar la avenida de La(s) Raza(s)”, declaró Rafael Carmona, el cual destacó que en la zona está previsto que “convivan empresas de base tecnológica y con un marcado carácter innovador con otros usos terciarios, como el hotelero, y espacios libres y zonas verdes. En definitiva, queremos crear un nuevo balcón al río para que la ciudad se asome a su puerto”.

COMO BARCELONA

Algún periódico tituló: «Primer paso para convertir la Avenida de Las Razas en el ‘Distrito 22@ de Sevilla». Y destacó: «Carmona ha precisado que la cercanía con el campus universitario permitirá crear un «ámbito de conocimiento e innovación» en el que el mundo de la universidad y el de las empresas estén en contacto continuo. Para ello, puso de ejemplo el  Distrito 22@ de Barcelona,  una iniciativa del Ayuntamiento de la Ciudad Condal para transformar 200 hectáreas de suelo industrial del barrio de Poblenou en un enclave productivo e innovador con espacios modernos para la concentración estratégica de actividades intensivas en conocimiento».

El distrito 22@Barcelona, en la Ciudad Condal

El ejemplo de la capital catalana, como en tantas otras cosas, ya lo tomó prestado Sevilla durante la redacción del PGOU que fue aprobado en 2006. De hecho, el ARI-DBP-08 avenida de Las Razas no era más que una copia en pequeñito (16,5 ha aquí frente a 200 ha en Barcelona) del proyecto 22@Barcelona, redactado por el Ayuntamiento barcelonés para transformar suelo industrial tradicional del barrio de Pueblonuevo, sito frente al mar, en un innovador distrito productivo dotado de excelentes infraestructuras en que se ofrecían más de tres millones de m2 de espacios modernos para la concentración estratégica de actividades intensivas en conocimiento.

EL PELOTAZO

¿Y en qué ha quedado el que todavía en mayo de 2019, según anunció Rafael Carmona, iba a ser el Distrito 22@Sevilla? Pues en nada de nada, una vez más en nuestra ciudad. El martes 23 de marzo de 2021, Rafael Carmona y el entonces alcalde de Sevilla, Juan Espadas, anunciaron un acuerdo por el que el Ayuntamiento recalificará la franja de suelo portuaria oriental de la avenida de Las Razas, la cual pasará de servicios avanzados a residencial, con una edificabilidad de 98.000 m2 y la posibilidad de construir hasta 700 viviendas.

Un pelotazo en toda regla, que la propia Autoridad Portuaria ha estimado en 50 millones de euros, y la pérdida definitiva para Sevilla de la posibilidad de haber desarrollado un segundo polo tecnológico o de I+D al lado del campus de Reina Mercedes.

El argumento para justificar la enésima recalificación para viviendas y la pérdida de suelo industrial o tecnológico es, según dijo Espadas, que “a lo largo de estos años se ha visto que no se ha sido capaz de culminar la orientación prevista en el PGOU”.

Espadas (centro), Carmona (izquierda) y Muñoz, durante el anuncio de la recalificación

NI culminar ni tan siquiera empezar. En 16 años transcurridos desde la aprobación del PGOU de 2006, Sevilla ha sido incapaz de captar una sola empresa para esta zona de servicios avanzados de tan sólo 16,5 hectáreas. Barcelona ha captado para sus 200 ha de innovación en Pueblonuevo 8.800 empresas que dan empleo a 93.000 personas.

Dicho de otro modo, en el equivalente a las 16,5 ha de suelos avanzados de la avenida de La(s) Raza(s) Barcelona ha logrado que se instalen 726 empresas. Sevilla, ninguna en dieciséis años. Empecemos a preguntarnos para qué sirve esa Oficina que dicen que existe o esos contratos que dicen que se firman con consultoras tipo Deloitte para captar empresas para la ciudad, y para qué sirve la Oficina del Plan Estratégico, ¿o es que la única estrategia del Ayuntamiento ha sido poner todo el esfuerzo en captar la subvención de la UE para ampliar el tranvía, el proyecto electoralista de Espadas continuado por Muñoz? ¿Y qué ha dicho la plataforma Sevilla es Industria sobre esta pérdida de suelo tecnológico y esta recalificación para otro pelotazo? Pues ni pío. Mucho bla, bla, pero a la hora de la verdad, nada.

EL TRASLADO

Ocho meses después del anuncio de la recalificación, el presidente de la Autoridad Portuaria reveló en el Foro Gaesco que llevaba meses ya  negociando con el Ayuntamiento el traslado de los 426 empleados de la Gerencia de Urbanismo a las naves regionalistas de la avenida de La(s) Raza(s), donde oficiosamente dijeron que se iban a instalar empresas de base tecnológica para compensar la pérdida de la zona de actividades avanzadas.

Así pues, Urbanismo ha sido juez y parte, ya que ha dado luz verde a la recalificación pedida por el Puerto, recalificación que propicia el traslado del personal de la Gerencia a la avenida de La(s) Raza(s) y así, de paso, el Puerto se garantiza ya una clientela para la zona de ocio y restauración prevista en los tinglados del muelle de Tablada.

DISPERSIÓN

Este anunciado traslado de la Gerencia a las naves portuarias es otra demostración de la falta de modelo de ciudad del gobierno socialista local. Recuérdese que en 2017 el equipo de Espadas intentó quedarse con la sede de la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía en la Plaza Nueva para concentrar allí las 27 oficinas municipales dispersas por la ciudad y ahorrarse, sólo por la compra inicial de un tercio del inmueble, 5,7 millones de euros en alquileres en nueve años.

Una de las caracolas de la Gerencia de Urbanismo en la Cartuja

El traslado desde la Cartuja a la avenida de La (s) Raza(s) de única y exclusivamente los empleados de Urbanismo supone consagrar la dispersión de la plantilla municipal y seguir pagando alquileres, en este caso al Puerto, y demuestra que el gobierno local actúa no conforme a un plan de conjunto o proyecto global, sino a la coyuntura que se va produciendo. No es el Puerto el que se adapta a un modelo de ciudad encarnado en el PGOU, sino al revés: el Ayuntamiento el que se pliega a los intereses del Puerto y, además, los comparte.

Y si la Gerencia piensa mudarse a las naves portuarias, ¿qué sentido ha tenido que convocara un concurso -expediente 69/21- para adjudicar el servicio de reparación y mantenimiento de las caracolas de la Cartuja por dos años prorrogables por otros dos al precio base de licitación de 800.000 euros? ¿Y qué sentido que posteriormente, el 13 de mayo, otro por valor de 1.182.785 euros para la vigilancia de sus instalaciones hasta julio de 2024, también con posibilidad de prórroga por dos años más?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.