La recuperación del turismo se ralentizó en julio (2022) en Sevilla capital

Las tasas comparativas con 2019, antes del Covid, vuelven a ser negativas en viajeros y pernoctaciones

El elevado número de días de julio de 2022 con temperaturas máximas de 40 grados e incluso superiores en Sevilla capital y el alza de precios motivada por la guerra de Ucrania podrían haber sido las causas de que se ralentizara en dicho mes el ritmo de recuperación del turismo en la ciudad en comparación con junio, según se colige de la Encuesta de Ocupación Hotelera del Instituto Nacional de Estadística.

Si nos ceñimos exclusivamente al mes de julio de 2022 y comparamos los datos registrados con el mismo mes de 2019, previo al estallido de la pandemia, ha seguido creciendo el número de viajeros españoles (100.088 frente a 80.486), así como sus pernoctaciones en los hoteles (159.126 frente a 140.011).

Asimismo, la estadística confirma que todavía no se ha recuperado el turismo de origen foráneo (108.280 viajeros extranjeros ahora frente a 131.732 hace un trienio), ni tampoco sus pernoctaciones hoteleras (242.872 frente a 309.946 en julio de 2019).

Por tanto, mes tras mes siguen siendo los turistas españoles los principales sustentadores del sector turístico sevillano y aunque cada vez parece más cerca el objetivo global de recuperar los niveles previos al Covid-19, la comparación entre junio y julio de este mismo año muestra que en líneas generales el ritmo de recuperación se ha frenado tomando como referencia los mismos meses del año 2019.

Junio de 2022 fue el primer mes en que se superó el número de viajeros registrado en comparación con un mes equivalente del año 2019, previo al Covid (244.449 este año frente a 240.065 en junio de hace tres años), pero en este julio la cifra de viajeros ha vuelto a caer por debajo de la que hubo en el mismo mes de 2019, por lo que se ha frenado esa incipiente tendencia al alza.

Por lo que se refiere a las pernoctaciones, todavía en este año 2022 no ha habido ningún mes en que se hayan superado las que se produjeron en 2019.

El balance de los siete primeros meses es de 372.915 pernoctaciones menos que en el mismo periodo de 2019, el último año de la antigua normalidad, una caída acumulada del 11,01%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.