Viajando con Tussam

El informe de la Ocu se une a otro interno de Tussam del pasado verano

Sería mejor invertir en mejorar el servicio actual que 40 millones en ampliar el tranvía

 

El alcalde, Juan Espadas, ha tenido que dar la cara por la empresa municipal de transportes (Tussam) después de que la Organización de Consumidores y Usuarios (Ocu) difundiera las conclusiones de un análisis sobre el funcionamiento de 13 líneas de autobús de Sevilla más la del Metro y el tranvía: 1, 2, 10, 11, 12, 13, 24, 27, 29, C1, C2, C3 y C4. Ha detectado que todas sufren problemas habituales de retrasos, que pueden calificarse como graves en el 25% (superior a dos minutos).

Según la Ocu, de las 21 ciudades españolas analizadas, Sevilla se encuentra entre las cinco últimas en la escala de valoración del servicio de autobús municipal, ya que obtiene una mala puntuación tanto en retrasos sobre el horario previsto como en aglomeraciones de usuarios, especialmente en las paradas.

Espadas ha defendido la calidad del servicio apoyándose en el refrendo que a su juicio supone que Tussam haya registrado el mejor mes de octubre de los últimos ocho años al haber transportado un total de 7.890.255 viajeros (un 4,79% más), pero también ha reconocido que se necesita contratar más conductores porque la capacidad está al límite y al tratarse de un servicio esencial el Gobierno de la nación debería flexibilizar las normas de contratación.

Por su parte, los sindicatos han reconocido implícitamente la validez del estudio de la Ocu al achacar los retrasos detectados al estacionamiento de vehículos privados en los carriles de circulación reservados a los autobuses y/o la invasión de los mismos, un problema que por tanto debería ser afrontado por la Policía Local.

El estudio de la Ocu se une a otro ejecutivo interno de Tussam fechado el 21 de septiembre y que trascendió a principios de octubre. Según este informe sobre el periodo comprendido entre agosto de 2017 y agosto de 2018, la puntualidad en las cabeceras de las líneas pasó del 82,77% al 79% y la regularidad de las rutas, del 80,35% al 69,77%. Asimismo, el número total de vueltas del conjunto de líneas se redujo en un 16%, y el de vueltas perdidas subió casi en un 30%. La satisfacción global de los pasajeros bajó en un 1,05%.

 

MI ANÁLISIS

 

Me preocupa Tussam como usuario habitual desde siempre, como ciudadano y como contribuyente, y también porque la calidad de su servicio y el grado de cortesía que muestren sus conductores es fundamental para la imagen que de Sevilla se lleven los turistas. En un buen porcentaje, el primer y el último contacto de los turistas con la ciudad se produce a bordo del autobús especial de Tussam al aeropuerto, el cual transportó el año pasado casi 850.000 personas a San Pablo.

Utilizo de forma habitual e indistinta dos líneas de autobús para desplazarme al Centro y una tercera de forma esporádica; una o dos más para ir al extrarradio, y el tranvía, todo lo cual equivale a casi la mitad del número analizado por la Ocu para elaborar su informe, por lo que creo que puedo hablar con conocimiento de causa del servicio municipal de transportes. Veamos los últimos días, a título de muestra.

El viernes pasado debía coger a primera hora de la mañana un tren en San Bernardo para viajar a otra provincia de Andalucía. Llegué en autobús desde mi barrio al Prado de San Sebastián a las 6:50. Podría haber transbordado a otra línea de autobús, pero con tal de engordarle la decaída estadística opté por el tranvía. Cuando llegué a su parada observé con sorpresa que el panel luminoso indicador del tiempo de espera no ofrecía información alguna. Pasaba el tiempo y empecé a plantearme si buscar otro autobús o irme andando para no perder el tren.

 

El tranvía tardó unos 15 minutos en aparecer, en una hora en que mucha gente se desplaza a su trabajo. Cuando se inauguró en octubre de 2007 se dijo que habría un tren por sentido cada 7 minutos y que recorrería la distancia entre la Plaza Nueva y el Prado en 8 minutos. Si al final es el doble de tiempo, muchos optarán por ir andando. He aquí una de las razones que explicaría su caída de viajeros.

 

REPETICIÓN

 

Regresé a Sevilla por la tarde e hice en tranvía el trayecto inverso, desde San Bernardo al Prado. Pues bien, en la parada de San Bernardo ¡tampoco se daba información del tiempo de espera del tranvía en el panel luminoso!, pero sí de las líneas de autobuses (¿?).  En el Prado me subí a un autobús con destino a mi barrio. Tras la penúltima parada antes de aquella en la que debía bajarme pulsé uno de los timbres para alertar al conductor. No funcionaba. Me fui a la parte delantera a pulsar otro. Tampoco funcionaba. Tuve que apresurarme a llegar a la parte trasera, donde por fin se activó uno. Si hubiera sido una persona impedida no habría tenido margen de actuación. Pero es que al día siguiente, sábado, cogí otro autobús ¡y me volvió a pasar lo mismo con los timbres! Esto me ocurre con demasiada frecuencia. ¿Nadie se encarga de hacer una revisión general sobre el funcionamiento de estos elementos?

 

A la vuelta de las vacaciones de verano, tanto en septiembre como en octubre, perdí la cuenta de las veces que me pasé por la oficina de Tussam en el Prado para recargar bonobuses. Imposible. Estaba atestada de estudiantes hasta en las escalinatas exteriores para solicitar o renovar la tarjeta de transporte universitaria, a lo que había que unir la entrada en vigor del título gratuito para los menores de 12 años. Comprobé que se habían habilitado un par de puestos más de atención e incluso un vigilante se encargaba de disuadir a los no universitarios para que se fueran a otra parte, pero es manifiestamente insuficiente con una población de 80.000 universitarios que colapsan esa sede durante al menos dos meses. ¿No se puede arbitrar otro sistema? ¿No se puede poner más personal? ¿No se pueden habilitar temporalmente mostradores de Tussam en la Universidad?

 

TIJERETAZO

 

Hablando de tarjetas, en el pleno extraordinario de octubre se modificó el Presupuesto de la ciudad para inyectar 350.000 euros al Maestranza y 790.000 a Mercasevilla. No digo que no fuera necesario pero sí llama la atención que 150.000 euros se detrajeran del bonobús joven y 450.000 del bonobús solidario. Dicho de otro modo: se le dio el tijeretazo a partidas destinadas a Tussam antes que a otras, lo cual es muy significativo en este contexto.

 

También a la vuelta del verano he vuelto a ver, en honor a la verdad después de bastante tiempo, conductores que convierten el autobús en una especie de discoteca poniendo la radio a todo volumen tras sintonizar alguna emisora musical. A toda pastilla. Hace años me dijo un gerente de la empresa que lo hacían porque se aburrían y necesitaban entretenerse en los trayectos. Eso jamás lo he visto en ninguna otra ciudad, ni española ni del extranjero, ni siquiera en los autobuses turísticos, donde hay más relajación. ¿Serán esas ciudades más divertidas que la nuestra?

 

Y ya que sale a colación el turismo. Pese al ‘boom’ turístico que vive la ciudad y los 2,5 millones de turistas que recibimos, por la megafonía interna de los autobuses que anuncia la próxima parada nunca se ofrece información en inglés para los turistas, al contrario que en muchas urbes europeas, prueba de la distancia que todavía nos separa de las mismas.

 

LA APLICACIÓN

 

La aplicación o “app” de Tussam la cambiaron digamos de formato hace meses. Según mi experiencia ha sido para peor, sobre todo los fines de semana, cuando con demasiada frecuencia sólo aparece un círculo dando vueltas sin fin o simplemente un mensaje de que no hay información disponible. El sábado la volví a consultar en el Prado  para ver cuánto tiempo tardaría el autobús en llegar. Siete minutos, según la información en la pantalla. Sorprendentemente, apareció en medio minuto. Cronometré entonces el tiempo pensando en que quizás se refería al lapso no de llegada, sino para la partida. El autobús arrancó pasados unos 3,5 minutos, no 7. Una persona que hubiera confiado en la aplicación probablemente lo habría perdido.

 

Me duele decirlo pero creo que nuestra “app” está a bastante distancia de otras como, por ejemplo, la de la compañía de Estocolmo (Storstockholm Lokaltrafic o SL), que tiene una interfaz mucho más sencilla y práctica a pesar de que ofrece información no sólo de los autobuses como aquí, sino de todos los sistemas de transporte metropolitanos de la capital sueca, desde los trenes de cercanías hasta los ferries, y además de forma combinada y simultánea.

 

Como usuario habitual deseo, al igual que todos los ciudadanos, que Tussam alcance los máximos estándares de calidad. A la luz de los informes citados y de mi experiencia me pregunto si no sería más útil y necesario invertir en mejorar sus medios y su servicio (más conductores, puesta al día de los vehículos, más paneles informativos, megafonía bilingüe, una “app” mucho más avanzada…) en vez de dedicar 40 millones a ampliar de forma redundante el tranvía.

XXX aniversario de Publicaciones del Sur: la pregunta del millón

El Salón de los Tapices de los Reales Alcázares de Sevilla estuvo lleno a rebosar, hasta con gente de pie en el patio exterior durante los discursos, para asistir al acto conmemorativo del XXX aniversario de Publicaciones del Sur y de presentación de sus nuevas iniciativas, como 7 Televisión. En los corrillos posteriores se comentaba con asombro algunos de los muchos datos que sobre la actividad del grupo se conocieron, como el que ofreció la mismísima presidenta de la Junta, Susana Díaz, la cual desveló que aquél consume el 70% del papel prensa de toda Andalucía para poder alimentar sus más de sesenta ediciones, las cuales actúan como elemento vertebrador de la comunidad. El equivalente a la publicación cada día de un libro de 1.500 páginas sobre nuestra tierra, en palabras del editor, José Antonio Mallou.

¿Cómo es posible que en medio de la crisis económica y en la peor de la historia reciente de la prensa en nuestro país, en la que como se lamentó el alcalde Espadas han desaparecido incluso medios centenarios, prospere y lance nuevos proyectos multimedia, digitales y hasta en papel el en verdad único grupo de comunicación netamente andaluz que existe, Publicaciones del Sur? Esa era la pregunta del millón que se hacían diversos empresarios presentes pero ajenos al mundo periodístico.

Susana Díaz  atribuyó durante su intervención el secreto del éxito a dos factores, claves a su juicio: la experiencia acumulada (para saber interpretar la realidad y adaptarse a la misma) y la capacidad de innovación (para reinventarse continuamente). Ambos son fruto de un tercero que nos remite a aquella frase del genial Picasso de que cuando te venga la inspiración, que te coja trabajando. Y eso es lo que sin desmayo ha hecho durante todo este tiempo José Antonio Mallou, en línea con una confidencia que reveló el director del programa Acento Andaluz, Fernando Pérez Monguió.

 

Contó el periodista a los centenares de asistentes al acto que a la vuelta en coche de un viaje a Granada, ya de madrugada, él le preguntó al editor cómo era posible que el máximo mandatario de una compañía con 300 empleados hubiera estado tan lejos de su hogar, en el otro extremo de la región e implicándose en un proyecto en vez de haber enviado a un ejecutivo en su lugar.

La respuesta de José Antonio Mallou encierra toda una filosofía de vida: “Porque no sé hacerlo de otra forma y porque además me gusta mi trabajo”.

Cuando en vez de fatiga por la labor se disfruta creando e impulsando en primera persona nuevos proyectos desde una punta a otra de Andalucía, el trabajo no es más que un medio para alcanzar la excelencia, esa palabra que puso de moda el gurú Tom Peters y que mientras otros estudian en las escuelas de negocio Mallou la practica con su ejemplo cada día.

Sólo bastaría con echar una mirada al cuentakilómetros de los coches que ha ido quemando por esos caminos de Dios: sumados los recorridos, equivaldrían a dar muchas, muchas vueltas a este bendito extremo de la piel de toro que llamamos Andalucía, la razón de ser de Publicaciones del Sur durante 30 años, y los que quedan por cumplir.

De modo que ésa es la respuesta a la pregunta del millón.

Obras no son amores

Espadas invierte 100 millones en obras pero sufre una rebelión en los barrios

Los vecinos demandan más medidas sociolaborales y menos infraestructuras

 

El gobierno de Espadas, según la previsión realizada al inicio del presente curso político, cerrará el año 2018 con una inversión de 100 millones de euros en números redondos en los once distritos de la ciudad, siendo el que habitualmente pasa por ser el más desfavorecido de todos, Sur, el segundo más beneficiado, con más de 16 millones recibidos.

 

Fuentes municipales indicaron que las obras en numerosos barrios no se iban a parar una vez terminado el verano y el buen tiempo: estaba preparado un “otoño caliente” de trabajos en calles, infraestructuras y patrimonio, con 102 proyectos ya licitados o adjudicados.

Sin ir más lejos, hace unos días el gobierno local anunció una inversión de 456.109 euros en la mejora de los accesos a las Tres Mil Viviendas y la conexión de los carriles-bici de dos calles. Unos días antes presentó el proyecto de la primera fase de la reurbanización integral de la barriada Juan XXIII, en Cerro Amate.

 

Esos 100 millones en obras en los distritos y diversos barrios no han sido óbice para que hace una semana unos 2.500 vecinos de la periferia, convocados por la plataforma Interdistritos Barrios Hartos, se manifestaran por el Centro hasta las mismas puertas del Ayuntamiento en la Plaza Nueva en protesta contra lo que calificaron de olvidos municipales.

 

REPROCHES

 

Acudieron a la marcha residentes de Torreblanca, Bellavista, Pino Montano, Begoña, Tres Barrios, Su Eminencia, Palmete, Polígono Sur, Cerro Amate, San Jerónimo, Valdezorras, Aeropuerto Viejo, Macarena y Casco Antiguo Norte. Reprocharon al alcalde que, en su opinión, gobierne “para una minoría y para los turistas”, y denunciaron la inseguridad, el paro, la precariedad laboral y los recortes que dijeron sentir en servicios sociales, salud y educación.

La presencia junto a los manifestantes de los portavoces de los grupos municipales de Participa Sevilla, Susana Serrano, y de Izquierda Unida, Daniel González Rojas, sirvió para que “sotto voce” desde el gobierno local se acusara a la extrema izquierda de estar detrás de esa protesta, que fue descalificada formalmente por el alcalde con el argumento de que no había ninguna asociación vecinal “reconocible” entre los convocantes, con lo cual trataba de restarle credibilidad y legitimidad.

 

Así pues, a Espadas le parece más sustancial el quién o quiénes que el qué: lo importante no es si ese sentimiento vecinal de abandono se corresponde con la realidad, sino quiénes han tenido el poder de convocarlos al margen de los cauces vecinales controlados por el gobierno local y/o el partido que lo sustenta.

Curiosamente, mientras Espadas y su equipo niegan legitimidad a una plataforma capaz de movilizar a 2.500 personas no tienen el menor reparo en plegarse a las exigencias de asociaciones que en conjunto sólo representan a 2.000 taxistas a la hora de decretar el cierre del Casco Antiguo a los vehículos de transporte concertado (VTC).

La protesta vecinal de hace una semana hunde sus raíces en el conflicto desatado el pasado verano en Pino Montano tras el apuñalamiento sufrido por dos vecinos a manos de unos delincuentes y las posteriores declaraciones de miembros del Ayuntamiento y de la Delegación del Gobierno en Andalucía diciendo que en el barrio no había inseguridad, sino únicamente “sensación de inseguridad”. Esas palabras provocaron un profundo malestar e incrementaron en el vecindario el sentimiento de estar abandonados a su suerte por parte de las autoridades.

 

Y fue a partir de entonces cuando los vecinos de Pino Montano empezaron a hacer cuentas sobre las promesas incumplidas del programa electoral de Espadas, como la creación de la Policía de barrio, y sus protestas encontraron eco en otros barrios que sentían la misma “sensación” de inseguridad, como Bellavista. Y de la inseguridad brotó un rosario de quejas por todo lo demás.

 

El 18 de septiembre, con casi mes y medio de antelación, los descontentos de la periferia, que se sienten preteridos por lo que califican como la Sevilla turística del Centro, acordaron en una asamblea manifestarse el 28 de octubre por las calles de la Sevilla “oficial”, para que se oyera “la voz acallada de los barrios”.

 

ESCUELAS-TALLER

 

Destacaron entonces que mientras en el año 2011, con Zoido de alcalde y en plena crisis económica, había 12 escuelas-taller y/o talleres de empleo en los barrios, ahora, pese a la recuperación, hay solamente cinco (en realidad la Junta de Andalucía únicamente le aprobó cuatro en enero al Ayuntamiento de Sevilla), pese a que en la ciudad están tres de los barrios más pobres de España y siete entre los diez con menos recursos económicos, y con tasas de paro juvenil superiores al 55%.

 

El diagnóstico de aquella asamblea de la que surgió la Plataforma Interdistritos Barrios Hartos fue que la inseguridad no era la causa última de todo, sino la consecuencia del abandono que sufren, del que deriva el incremento de los problemas sociales.

Así pues, por más que Espadas pueda esgrimir esos 100 millones de euros invertidos en los barrios sólo este año, sin remontarnos al resto del mandato, resulta que le estalla una rebelión vecinal allende la ronda del Tamarguillo que no valora el esfuerzo inversor del Ayuntamiento. Y es que estos vecinos están dando prioridad a la situación sociolaboral y no al arreglo de las aceras, por simplificar la cuestión, algo de lo que el alcalde debería extraer las oportunas consecuencias ahora que aún quedan siete meses para las elecciones municipales.

 

CONOCIMIENTO

 

Dicen los sociólogos que los españoles somos poco dados a protestar por la calidad de los servicios que prestan (más bien cobran) la banca, las telecos, las aseguradoras, etcétera, y que antes que quejarnos nos damos  de baja y nos mudamos a otras compañías de la competencia esperando que nos vaya mejor, con lo cual las empresas afectadas ignoran las razones de la pérdida de clientes.

 

Por eso, dicen los estudiosos, un cliente que en vez de irse a otra parte protesta escribiendo una carta o llamando por teléfono es en realidad un tesoro, porque permite a las empresas saber en qué están fallando o en qué creen sus abonados que fallan, aunque aquéllos no tengan razón, para así corregir sus actuaciones y retenerlos.

 

Trasladando la situación al ámbito local y político, es como si esos 2.500 manifestantes de hace una semana le hubieran escrito una carta o hecho una llamada de socorro al alcalde. Y, ¿qué ha hecho Espadas? Todo lo contrario de lo que aconsejan los manuales. En vez de atender las quejas de sus “clientes”, tengan o no razón, las ha desoído con el argumento de que no las han canalizado por cauces “conocidos”. Y desde su gobierno se las descalifica por -se dice- haber sido promovidas por la izquierda “marginal”, la extrema izquierda.

 

Olvida Espadas que esa extrema izquierda en la que desde el Ayuntamiento se engloba a Participa e IU obtuvo en las últimas elecciones municipales cinco concejales y 48.110 votos, casi la mitad que el PSOE, y que si él es alcalde es gracias a esos cinco ediles, los cuales proclamaron en el Pleno de investidura que votaban a su favor para que diera “un giro a las políticas sociales del Ayuntamiento”.

Políticas sociales u obras, esa es la cuestión.

Octubre 2018: leve repunte del paro en Sevilla capital y significativo descenso en la provincia

El mes de octubre deja en la gran urbe 87 parados más y un total de 70.819

Los demandantes de un primer trabajo influyen más en la estadística negativa

La agricultura tira del empleo en la provincia, con 1.651 parados menos y un total de 194.463

 

Octubre de 2018 se ha convertido en un mes de contrastes para el empleo en Sevilla capital y en el conjunto de la provincia, ya que si en la primera subió en 87 personas como consecuencia sobre todo de los demandantes de su primer trabajo, en la segunda 1.651 parados hallaron ocupación, fundamentalmente gracias al tirón del sector agrícola. Así lo refleja la estadística divulgada por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, que dirige Magdalena Valerio, a partir de los datos facilitados por el Servicio Andaluz de Empleo.

Octubre, al igual que agosto y septiembre, se ha vuelto a confirmar como un mal mes para el empleo en la ciudad, ya que desde el estallido de la crisis económica hace diez años sólo en octubre de 2015 se registró un descenso del desempleo y entonces esa caída sólo benefició a 16 personas. En los octubre restantes, los incrementos en el número de parados han sido considerables, con años por encima del millar y hasta acercándonos a los dos millares (1.937 parados más en octubre de 2013).

En lo que llevamos de año, cinco meses consecutivos de caída del paro hasta julio, cuando se alcanzó el punto de inflexión, permitieron llegar a 69.894 parados desde los 73.350 con que empezó 2018: 3.456 menos. Sin embargo, desde entonces se han registrado tres meses consecutivos de subida del desempleo hasta los 70.819 del pasado octubre, con un acumulado trimestral de 925 parados más. Aun así, el balance de estos diez meses es positivo, con 2.531 parados menos (una caída del 3,46%).

Tras este paralelismo con el año pasado, donde se produjo ese mismo trimestre de incremento del paro, el balance interanual, es decir de octubre de 2017 a octubre de 2018 es de 4.237 parados menos, ya que se ha pasado de los 75.056 que había hace un año a 70.819 ahora (descenso del 5,65%).

Respecto del mandato de Espadas como alcalde, en estos más de tres años de mandato se ha pasado de 84.470 desempleados a los citados 70.819, lo que supone un descenso de 13.651 (-16,17%). En números redondos, uno de cada seis sevillanos que se hallaban en paro cuando Espadas accedió a la Alcaldía ha encontrado trabajo desde entonces.

DESGLOSE

El número de parados sube en la capital tanto entre los hombres como entre las mujeres, en una rara coincidencia, y también es raro que haya más afectados entre los primeros que entre las segundas, ya que generalmente suele suceder al revés. El balance ahora es de 29.168 hombres sin empleo (+76) y 41.651 mujeres (+ 11).

Por sectores productivos, sólo cae el desempleo en agricultura y construcción, de manera insuficiente para contrarrestar el efecto negativo de la subida en los restantes, especialmente en el colectivo Sin empleo anterior, que es el que desequilibra el balance. La distribución es la siguiente: Agricultura, 1.344 parados (-68); Industria, 3.778 (+36); Construcción, 4.947 (-70); Servicios, 50.876 (+24), y colectivo Sin empleo anterior, 9.874 (+165).

Respecto de los grupos de edad, el paro sólo disminuye en las edades intermedias y golpea especialmente a los más jóvenes, en consonancia con el dato sobre el colectivo Sin empleo anterior, y a los mayores de 45 años, aunque en este caso en menor medida.

La distribución queda como sigue: Menores de 20 años, 1.247 parados (+30); de 20 a 24 años, 4.143 (+159); de 25 a 29 años, 6.564 (mismo número que el mes anterior); de 30 a 34 años, 6.682 (-119); de 35 a 39 años, 7.421 (-57); de 40 a 44 años, 8.584 (-54); de 45 a 49 años, 9.831 (+46); de 50 a 54 años, 10.238 (+ 1); de 55 a 59 años, 9.233 (+44), y mayores de 59 años, 6.876 (+37). Dato destacable es que ya sólo queda un grupo de edad con más de 10.000 parados, cuando antes eran varios: el de quienes tienen entre 50 y 54 años.

DATOS DE LA PROVINCIA

Al contrario que en la capital, el paro ha bajado en octubre en el conjunto de la provincia de Sevilla, lo mismo que ocurrió en septiembre, aunque entonces fueron sólo ocho los parados menos y en octubre la cifra ha sido de 1.651 personas dejando las listas del paro. Se ha pasado de 196.114 desempleados en septiembre a 194.463 en octubre. Frente al +0,12% de subida en la capital, en la provincia el descenso ha sido de casi un punto, concretamente de un 0,85%.

El buen dato beneficia tanto a hombres como a mujeres, ya que cae el número de parados en uno y otro sexos. El número de varones sin empleo es ahora de 78.246 (-1.509), y el de mujeres, de 116.217 (-142).

Por sectores económicos, salvo en Industria y el colectivo Sin empleo anterior, en todos los demás los datos son buenos, especialmente en Agricultura, que es la que contribuye a este significativo descenso general.

La distribución queda como sigue: Agricultura, 10.418 parados (-1.341); Industria, 12.830 (+40); Construcción, 17.970 (-241); Servicios, 131.261 parados (-260), y colectivo Sin empleo anterior, 21.984 (+151).

La Intervención del Ayuntamiento de Sevilla tumba la bonificación del IBI en los polígonos industriales

COSTE DE 7 MILLONES

Dictamina que la enmienda impulsada por IU no se ajusta a la normativa vigente

RECHAZO

El dictamen negativo también afecta a la mayor parte de las propuestas de la Oposición

SEGUNDA VUELTA

Cada grupo votará libremente hoy aunque luego Intervención y Secretaría verán qué se puede ejecutar

 

El Pleno municipal convocado hoy para la aprobación definitiva del proyecto de Ordenanzas Fiscales para 2019 se verá condicionado por el informe previo de la Intervención, que prácticamente tumba la mayor parte de las 25 enmiendas que salvaron el trámite de la Comisión de Hacienda de las 91 presentadas, y entre ellas la medida estrella de Izquierda Unida de aplicar generosas bonificaciones en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles en los polígonos industriales.

 

Todos los grupos políticos, salvo el PSOE, apoyaron en la Comisión una enmienda presentada por IU en la que se pedía la bonificación del 90% en el IBI a los inmuebles dedicados a negocios en los polígonos industriales de la ciudad en los que se hayan implantado entidades urbanísticas de conservación. Actualmente son cuatro: Calonge, Cartuja, Higuerón Sur y Palmas Altas.

Según la propuesta de IU, la concesión de la bonificación se supeditaba a un volumen de negocio inferior al millón de euros y tenía por objetivo impulsar la actividad económica en los polígonos y por tanto la creación de empleo. Pese al masivo apoyo del resto de la oposición a esta enmienda, el gobierno local no la vio con buenos ojos al estimar que tendría un impacto de entre 7 y 8 millones de euros para las arcas municipales.

Además, dado que en el plazo de unos dos años como máximo se prevé que todos los polígonos y parques empresariales sean calificados como entidades urbanísticas de conservación, de aprobarse esta enmienda de forma definitiva podrían acogerse a la misma la inmensa mayoría de las empresas allí radicadas, con lo que los ingresos de la Hacienda municipal quedarían muy disminuidos.

 

NEGATIVO

 

Sin embargo, la Intervención municipal ha dictaminado negativamente sobre la propuesta de IU. Afirma que aunque se propone como modificación de la Ordenanza carece de memoria justificativa que indique el apartado al que se acoge, el cual podría ser el bien de fomento del empleo o el de fomento de la actividad económica.

En cualquier caso, dice el dictamen, “se trata de una bonificación potestativa desconociendo el apartado del artículo 74 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales en el que tiene su apoyo legal, aunque analizada la redacción no es encuadrable ni en el artículo 1º ni en el 2º, ya que de acuerdo con la redacción propuesta no se hace referencia a los bienes inmuebles que cumplan los requisitos en ellos establecidos, añadiendo condiciones en la bonificación de orden subjetivo que la dicción legal no contempla para los apartados a los que se ha hecho referencia. En consecuencia no puede considerarse ajustada a la normativa vigente”.

¿Qué puede ocurrir ahora? En la Comisión de Hacienda de la semana pasada se acordó que cada grupo decidiría si mantenía o no sus enmiendas en función del informe de la Intervención y que en todo caso se votaría libremente, pero luego de nuevo la Intervención, más la Secretaría General, verificarán qué es ejecutable y qué no a la luz de la legalidad. Por tanto, aunque hoy toda la oposición respaldara de nuevo la enmienda de IU, otra vez tendría que superar el visto bueno del interventor y del secretario, algo improbable a la luz de este dictamen previo.

 

OTRAS BONIFICACIONES

 

La Intervención también ha informado negativamente sobre la mayoría de las enmiendas de la oposición, entre ellas las de mayor repercusión económica, como las del PP relativa a personas en situación económica difícil y para las que pedía una bonificación del 20% en la expedición de documentos urbanísticos, servicios del cementerio y tasa por recogida domiciliaria de basuras.

En cuanto a la enmienda de Participa Sevilla para la extensión de los beneficios fiscales contemplados para las familias numerosas a las familias monoparentales/monomarentales, Intervención afirma que su aplicación no puede valorarse desde un punto de vista material y que debe circunscribirse a las condiciones establecidas en la Ley Reguladora de las Haciendas Locales.

 

Tampoco ha informado favorablemente a una enmienda de Ciudadanos para que no se contemplen los ingresos de la ayuda a la dependencia a la hora del pago del IBI y otra de Participa Sevilla en relación con la exención de los precios públicos relacionados con la protección animal en los casos de personas con disminución visual propietarias o poseedoras de un perro-guía.

 

Igualmente, rechaza una reducción del 50% en determinados precios públicos en el Zoosanitario (IU); bonificaciones a los puestos en los mercados (PP);  recargos sobre la tasa por uso privativo del dominio público (IU, y elevar la bonificación por domiciliación bancaria de los recibos del 1% actual al 5% (IU).

El Ayuntamiento de Sevilla recuerda a los huelguistas todas las mejoras laborales del mandato

MOTIVO

Lamenta que el único motivo para la convocatoria  sea la incredulidad sobre sus promesas

ESFUERZO

Ofreció en el SERCLA un nuevo paquete de diez medidas que no surtió efecto entre los sindicatos

REACCIÓN

Tiende la mano a los representantes sindicales para restablecer una “relación de confianza”

 

La Delegación de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Sevilla ha emitido un comunicado dirigido sobre todo a la plantilla municipal ante la convocatoria de huelga para hoy lunes, en el que garantiza el ejercicio de ese derecho, no sin recordar las mejoras laborales y sociales durante este mandato de Espadas y el paquete de diez nuevas medidas que fue rechazado por los sindicatos en la reunión que se convocó “in extremis” el pasado viernes en el SERCLA y que se cerró sin ningún acuerdo.

 

Según el balance realizado por Recursos Humanos, la situación en el Ayuntamiento es la siguiente:

 

  1. Desde el día 1 de noviembre se aplica la jornada de 35 horas.

 

2. Las retribuciones han experimentado un crecimiento de un 1,75%, estando pendiente de aplicar un 0,3% adicional hasta llegar al 2,05%.

 

3. El Gobierno municipal ha aprobado el mantenimiento del 100% de las retribuciones en los casos de bajas por incapacidad temporal.

4. Los permisos por paternidad se han incrementado hasta las 5 semanas.

 

5. Desde el inicio del mandato se han ejecutado todas las contrataciones posibles para los servicios dentro de los límites legales.

 

6. El Pleno municipal, tras llegar a acuerdo con los sindicatos, aprobó a propuesta de la Junta de Gobierno un nuevo acuerdo de permisos y licencias aplicables al personal municipal que supone medidas para favorecer la conciliación familiar tales como una reducción de una hora diaria por lactancia o cuidado de cada hijo o hija ,flexibilidad horaria para personas que tengan a cargo menores de 12 años o personas mayores que requieran especial dedicación, y se regulan los permisos para acompañar a familiares a pruebas médicas o ante situaciones de enfermedades graves. Asimismo, establece un permiso retribuido para las empleadas en estado de gestación desde la semana 37 de embarazo.

 

NUEVA OFERTA

 

En este contexto, y con la finalidad de continuar con su política de acuerdo con las centrales sindicales, el Ayuntamiento sigue trabajando en el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en junio de 2016. Como consecuencia de este trabajo continuado y de un permanente diálogo en la Mesa de Negociación y fuera de ella, se hizo a los sindicatos las siguientes ofertas, todas ellas con fecha de cumplimiento:

 

1. El Ayuntamiento se hubiera comprometido a la consolidación de las plazas de auxiliar administrativo y a la promoción del personal laboral.

 

2. En caso de acuerdo, el Gobierno hubiera asumido el compromiso de resolver la adjudicación de plazas para servicios.

 

3. El Ayuntamiento  hubiera asumido el compromiso de convocar la Provisión de Puestos de Trabajo de Administración Especial.

 

4. En el supuesto de un acuerdo se hubiera comprometido a resolver al plan de choque de los servicios sociales.

 

5. En el supuesto de acuerdo, el Ayuntamiento se hubiera comprometido a contratar al menor número de personas a través del Servicio Andaluz de Empleo, primando para ello las bolsas de trabajo ya constituidas o las bolsas que se constituirían para cada categoría específica, de acuerdo con lo que se negociara con las Secciones Sindicales.

 

6. Para la adjudicación de las vacantes no disponibles, se hubiera pactado constituir una mesa por el empleo, con los representantes legales de los trabajadores y trabajadoras.

 

7. El Ayuntamiento se hubiera comprometido a presentar un Plan de Productividad para el personal del Cementerio, y para ello se hubiera convocado la Mesa de personal.

 

8. El Ayuntamiento se hubiera comprometido a que antes de la contratación externa de cualquier servicio realizado por personal municipal se informaría previamente a las secciones sindicales, con independencia del Área que tramitara esta contratación.

 

9. Se hubiera comprometido a resolver el Concurso de Traslado.

 

10. Se hubiera comprometido a tener negociado con los Representantes Legales de los Trabajadores los calendarios laborales de las diferentes Áreas.

Los representantes en el SERCLA de los sindicatos han manifestado que el motivo de esta postura (de no acuerdo), es la incredulidad en que el Ayuntamiento esté en disposición de cumplir con lo ofrecido en dicha reunión y la falta de concreción en los principales puntos en discusión. A juicio del Ayuntamiento, pues, la huelga se hubiera mantenido cualquiera que hubiera sido la oferta realizada porque partía de un presupuesto previo (la incredulidad), que impedía cualquier acuerdo.

En esta situación el Área de Recursos Humanos “entiende retirada la oferta realizada en todos sus términos y se esforzará por el restablecimiento de una relación de confianza con las Secciones Sindicales a partir del próximo martes. Asimismo, seguirá trabajando a favor de la plantilla y por la mejor prestación de los servicios a la ciudadanía desde lo público”

Tres ruinas

Santa Clara, Artillería y la Gavidia, lastres económicos para la ciudad

Monteseirín compró los tres edificios sin saber para qué

 

Es un principio universalmente aceptado la obligación de los propietarios de conservar sus bienes inmuebles y de que en caso de incumplimiento de tal deber las Administraciones Públicas pueden ejecutar de forma subsidiaria las labores de conservación y cargar luego su coste a la propiedad. Ese deber fue ratificado, en lo que a los bienes integrantes del Patrimonio Histórico Español se refiere, por la ley de Patrimonio de 1985 (artículo 36 y siguientes).

Sin embargo, la política del Ayuntamiento en este sentido -y especialmente en los mandatos de Monteseirín- ha consistido no en exigir que los propietarios de bienes patrimoniales los conserven, mantengan y custodien conforme a la ley, sino en asumir él mismo esas obligaciones, al comprarlos sin ton ni son con dinero público para a la postre traspasar a los contribuyentes sevillanos unos deberes que no les correspondían. Dicho de otro modo, Monteseirín compró tres ruinas patrimoniales a costa de los sevillanos y, peor aún, sin saber para qué, hecho demostrativo de su falta de modelo de ciudad pese a que él mismo y sus adláteres pregonan lo contrario.

SANTA CLARA

Empecemos por un bien de interés cultural que está de plena actualidad: el convento de Santa Clara. En una carta al Papa, el entonces arzobispo, monseñor Amigo, le informaba de que la Archidiócesis había recibido en donación en 1996 el antiguo monasterio, con una superficie construida de 11.300 m2; que su estado de conservación era “muy malo” y que el coste de la rehabilitación ascendería a 1.500 millones de pesetas (algo más de 9 millones de euros).

Con el pretexto de convertirlo en museo de la ciudad, el gobierno de Monteseirín le compró a monseñor Amigo el ruinoso monasterio por el equivalente a 2.097.683 euros, más la entrega del antiguo cine Ideal (2.214 m2 de superficie en pleno centro) y, presumiblemente según el testimonio escrito del arzobispo, dos solares más, de los que no habría quedado constancia por escrito. No se dieron valoraciones de los terrenos pero en su carta monseñor Amigo estimaba la contraprestación municipal en un total equivalente a 3.261.11 euros.

El contrato de compraventa se firmó el 9 de noviembre de 2001. ¿Y qué pasó con la creación allí del museo de la ciudad? Nada de nada. Diecisiete años después no existe museo de tal naturaleza. Tuvieron que pasar cuatro años (2005) para que se iniciara la rehabilitación de tan sólo una cuarta parte del antiguo convento. Se anunció que estaría terminada en 2007. Realmente no se acabó hasta diciembre de 2010, cinco años después del plazo inicial.

BANDAZOS

En el ínterin continuaron los bandazos del gobierno local. De museo de la ciudad se anunció que albergaría la Casa de los Poetas, con el fin de difundir y promocionar el legado literario de Sevilla y convertir la capital andaluza en centro mundial de encuentros poéticos. Además, acogería los manuscritos de los hermanos Machado, que Unicaja había comprado en una subasta. Lejos de aquel anuncio municipal, la entidad malagueña proyecta convertirlos en el principal atractivo del Centro Unicaja de Cultura, que abrirá en el número 45 de la avenida de la Palmera: la denominada Casa Castillo, diseñada en 1914 por el arquitecto jerezano Hernández Rubio para Francisco Castillo y que fue sede de la inmobiliaria Prasa.

Posteriormente Monteseirín ofreció el convento para acoger la colección de pintura andaluza de la baronesa Thyssen, pero ésta prefirió llevársela a Málaga. En julio de 2009, el entonces alcalde presentó un plan de usos para el monasterio. Según dijo iba a ser para cualquier cosa menos para lo que lo compró: acogería un centro de músicas históricas, el servicio de bibliotecas, una nueva biblioteca municipal con 45.000 libros, una fábrica de arte, la Orquesta Barroca, el Coro Barroco, la Orquesta Bética Filarmónica, el Archivo Cansinos Assens, la Fundación Mario Maya, el legado de Manuel Castillo….

Repasen si algo de esto se materializó finalmente. Por su parte,  el hoy alcalde y entonces candidato socialista, Juan Espadas, propuso en 2011 convertir Santa Clara en el “gran centro de referencia y ensayo de las bandas de música”. Hoy, el convento, rebautizado como Espacio Santa Clara, lo mismo acoge una exposición sobre Murillo que cualquier otro evento, tras un gasto municipal de casi 10 millones de euros y quedando aún pendiente la rehabilitación de medio convento, más en ruina que antes.

FÁBRICA DE ARTILLERÍA

En marzo de 2007, el Consejo de Ministros autorizó al Ministerio de Defensa a enajenar el cuartel de San Fernando (hoy cocheras de Tussam) y la Fábrica de Artillería al Ayuntamiento de Sevilla. Previamente, Monteseirín había anunciado que merced a este acuerdo Defensa obtendría edificabilidad lucrativa para la construcción de hasta 900 viviendas en suelos de su propiedad en la ciudad (antiguos cuarteles) y que el Ministerio entregaría libre de cargas el cuartel citado, valorado en libros en 12 millones de euros, y Artillería, en 8,5 millones. Compárense los beneficiosos términos de la operación para el Ministerio: dar un pelotazo inmobiliario con un permiso para 900 viviendas y liberarse además del mantenimiento de esas dos instalaciones militares, especialmente de la Fábrica de Artillería, con nada menos que 20.064 m2, que a través del generoso Ayuntamiento gobernado por Monteseirín  le endosaba a los sufridos contribuyentes sevillanos.

El entonces alcalde anunció su propósito de ceder Artillería a la Junta de Andalucía para que la convirtiera en sede del Archivo General de la comunidad autónoma y en museo de Andalucía. Sin embargo, el Gobierno andaluz no picó y no aceptó lo que el ex comisario de la Expo, Emilio Cassinello, calificaba como “regalos envenenados”: quedarse con la propiedad de pabellones o inmuebles para luego tener que pagar las facturas de la rehabilitación y mantenimiento. Once años después, en Artillería no hay ni el Archivo de la Junta (ésta ha habilitado el Pabellón del Futuro de la Expo 92, de su propiedad, para tal fin) ni museo de Andalucía.

DINERO SIN CESAR

Tres años y medio después de aquel acuerdo de enajenación autorizado por el Consejo de Ministros, el diario El País decía sobre la Fábrica de Artillería: “Sevilla tiene un tesoro y todavía no sabe qué hacer con él”. O sea, que Monteseirín se había quedado con un inmenso inmueble sin idea sobre su uso y teniendo que pagar todo lo que hubiera que hacer allí. La entonces delegada de Cultura, Maribel Montaño, declaraba: “Es muy importante que el edificio no se quede ni un solo día desocupado; queremos evitar el expolio”. Y añadía: “Creemos que se convertirá en el mejor espacio cultural de la ciudad con una inversión muy ajustada, entre 20 y 30 millones de euros”.

El diario ABC, por su parte, publicó que cuando el edificio fue cedido al Ayuntamiento de Sevilla “se cifró en 70 millones de euros el desembolso económico necesario para restaurar el monumento”. Desde 2007 la antigua fábrica ha permanecido vacía o usada como almacén de trastos viejos y con los gobiernos posteriores inyectando dinero.

El de Zoido tuvo que realizar en 2014 obras urgentes de consolidación y resanado de cubiertas y fachadas por valor de 150.000 euros. Al año siguiente tuvo que actuar de nuevo porque en el 80% de las dependencias interiores se habían registrado desprendimientos de revestimientos de paramentos  y cornisas e incluso de la cubierta. Hubo que habilitar primero una partida de 449.812 euros y luego otra de 1.495.215 euros.

Cuando Espadas llegó a la Alcaldía tuvo que ordenar retirar más de 46 toneladas de trastos y residuos aún existentes, y no ha dejado de echarle dinero a la antigua fábrica. De los 100 millones gastados este año en obras por el Ayuntamiento, 1.162.518 se han presupuestado para este inmueble. Ahora el gobierno local ha pedido a Bruselas una subvención de 18,5 millones de euros para Artillería adobando la solicitud con el proyecto de crear allí el Centro Magallanes de Emprendimiento de Industrias Culturales. Así pues, suma y sigue.

LA GAVIDIA

La tercera ruina endosada por Monteseirín al Ayuntamiento y a los contribuyentes sevillanos ha sido la comisaría de la Gavidia, que había sido abandonada por el Ministerio del Interior y que él compró en diciembre de 2006 por 9,9 millones de euros más cinco solares valorados en 2,3 millones. ¿Y para qué la compró? Misterio. Calificada en el PGOU de aquel mismo año como suelo de interés público y social y por lo tanto para equipamiento del Casco Antiguo, doce años después sigue tan abandonada a su suerte como al principio.

Espadas, al igual que antes Zoido, trata de librarse de esta ruina que Monteseirín les legó a sus gobiernos y a Sevilla. Así pues, tres pozos sin fondo para tragarse cuanto dinero público se les eche y de los que en buena hora para ellos el entonces alcalde liberó a la Iglesia, a Defensa y a Interior. Nunca le estarán lo suficientemente agradecidos.

2

El Ayuntamiento de Sevilla sólo ha rehabilitado el 43% de Santa Clara en 17 años

GASTOS

Ha dedicado a distintas intervenciones 7,6 millones de euros

ACUMULADO

Si paga otros 3 millones al Arzobispado la operación superaría los 13 millones

PENDIENTE

Se comprometió a rehabilitar todo el monasterio y le quedan más de 5.000 m2

 

El próximo 9 de noviembre de 2018 se cumplirán 17 años desde que el Ayuntamiento firmó la compra a la Diócesis del convento de Santa Clara, que unió a la torre y el colegio de la calle Becas (antiguos dormitorios) adquiridos en 1918. En este tiempo, pese a que se obligó a rehabilitar todo el monasterio, sólo ha restaurado el 43,68% del mismo, con un coste de 7,6 millones de euros.

El convento de Santa Clara vuelve a estar de actualidad por el controvertido proyecto del Ayuntamiento de hacer una novación del convenio de compraventa firmado hace 17 años con la Diócesis para pagarle 3 millones de euros más y así liberarse de la supuesta obligación de tener que rehabilitar la iglesia del monasterio, cuya propiedad retuvo el Arzobispado con fines religiosos.

Pese a que un informe de la Gerencia de Urbanismo avale tal pretensión, el antiguo arquitecto municipal, restaurador del convento y miembro por parte del Ayuntamiento de la Comisión de Seguimiento de la ejecución del convenio, José García Tapial, sostiene que el Consistorio sólo se comprometió entonces a rehabilitar la totalidad del monasterio a fin de destinarlo “a los usos que determine el planeamiento urbanístico y en particular a usos culturales o museísticos  de la ciudad”.

 

García Tapial rememora que al firmarse el convenio “no se habló de la iglesia porque entonces estaba en perfecto estado: las monjas se acababan de ir; lo único en mal estado era el coro alto y la espadaña y, por supuesto, todo el resto del convento. En completa ruina y con entradas de agua. El techo de la sacristía se hundió después de la firma”.

 

Tan en ruinas estaba el convento que los datos superficiales manejados entonces eran meramente estimativos , ya que por razones de seguridad no se podía entrar a hacer un levantamiento planimétrico. No se pudo trabajar allí hasta que se realizó un apuntalamiento general del edificio y reparaciones provisionales en las cubiertas, ya después de 2001. Así se ha podido determinar que la superficie del convento es de 10.288 m2, de los que la Archidiócesis aún mantiene la propiedad de 1.227 m2, y el Ayuntamiento, 9.061 m2. El Consistorio ha rehabilitado 3.957,91 m2 (el 43,68% de su propiedad) y le quedan pendientes 5.103,09 m2.

 

INTERVENCIONES

 

Según el informe realizado por la Gerencia para la novación del convenio, las actuaciones municipales en el convento han sido las siguientes:

-Rehabilitación de los espacios singulares: Con estas obras se pusieron en servicio 3.076,29 m2 construidos y 606 m2 de espacios libres. Coste 6.634.789,94 euros. Terminadas en diciembre de 2010.

-Readaptación de la sala de exposiciones de la planta baja de la antigua nave de los dormitorios: Mejoras en dicha sala en cuanto a superficie expositiva, accesos y climatización. Inversión económica de 127.306,26 euros.

-Entre diciembre 2010 y septiembre 2014, obras subsidiarias urgentes de conservación y mantenimiento de edificaciones y de espacios libres en el interior del recinto por un importe total de 75.360,40 euros.

-Adecuación de los Jardines de Don Fadrique y acceso desde el claustro: Limpieza y adecuación de estos espacios, con mejoras en jardinería, iluminación y accesibilidad. Inversión de 127.306,26 euros y finalización en octubre 2014. Con estos trabajos se han puesto en servicio 1.451,96 m2 de espacios libres.

– Rehabilitación del refectorio alto, ala sur del claustro alto y crujías suroeste del claustro: Ha supuesto una inversión aproximada de 704.637 euros y supone la puesta en servicio de 881,62 m2 construidos.

– Obras de seguridad, conservación y mantenimiento en el sector suroeste: finalizadas en mayo de 2018 y que han supuesto una inversión aproximada de 110.000 euros.

Este informe técnico-jurídico incluye errores, ya que computa dos veces un misma inversión de 127.306,26 euros (Readaptación de los dormitorios y Adecuación de los Jardines de Don Fadrique).

Aplicada por nuestra parte esta corrección, la suma de intervenciones municipales desde la compra del convento  arroja la cantidad de 7.652.093,6 euros.

A este dinero hay que sumarle el importe de la compra de 2001 (no nos remontamos ya al año 1918), por un valor de 2.097.683 euros, más el valor del antiguo cine Ideal cuya propiedad definitiva se transfirió a la Diócesis, y el de los dos solares de los que decía monseñor Amigo que el Ayuntamiento de Monteseirín no dejaría constancia por escrito.

Si a estas cifras se le suman 3 millones de euros más que ahora pretende pagar el Ayuntamiento al Arzobispado para liberarse de la supuesta obligación de rehabilitar la iglesia del convento, el total de la operación le costaría al gobierno local 12.749.776,6 euros sin contar el valor de los terrenos entregados como contraprestación y cuando todavía le queda pendiente rehabilitar 5.103 m2 del monasterio (recuérdese que la restauración de 3.957 m2 le ha costado 7,6 millones de euros).

Santa Clara en cifras

 

-Superficie total del convento          10.288,00 m2

 

-Propiedad aún Diócesis                   1.227,00 m2 (el 12%)

 

-Propiedad Ayuntamiento                  9.061,00 m2 (el 88%)

 

   -Restaurado parte municipal         3.957,91 m2 (43,68%)

   -Pendiente parte municipal            5.103,09 m2 (56,32%)

 

Costes para el Ayuntamiento

 

-Dinero abonado en 2001 al Arzobispado        2.097.683,00 euros

-Aportación antiguo cine Ideal                                   ¿?

-Aportación dos solares más                                      ¿?

-Rehabilitación de 3.957 m2                            7.652.093,60

-Proyecto pago por no rehabilitar iglesia        3.000.000,00

-Rehabilitación pendiente (5.103 m2)                      ¿?

 

TOTAL                                                          12.749.776,6 (+ ¿?)

Siete años después de comprar el convento a la Archidiócesis El Ayuntamiento de Sevilla incluyó el convento de Santa Clara en su Inventario de Bienes en 2011

NOVACIÓN

Ahora negocia pagar tres millones de euros más al Arzobispado para que lo escriture a su nombre

CLÁUSULA

Ese punto ya fue acordado en el convenio firmado en noviembre de 2001 pero nunca se cumplió

PLAZOS

La Gerencia de Urbanismo abonaría el dinero al Arzobispado en cuatro anualidades

 

El Ayuntamiento ha preparado la novación del convenio de compraventa del convento de Santa Clara que firmó con la Archidiócesis el 9 de noviembre de 2001 para pagarle a ésta tres millones más de euros con el fin de liberarse de la supuesta obligación de restaurar la iglesia del monasterio y de que el Arzobispado lo escriture a su nombre, pese a que esa condición ya figuraba hace 17 años y de que el convento está inscrito en el Inventario de Bienes Municipales.

La novación del contrato de compraventa se basa en un informe redactado por el subjefe del Servicio de Gestión Urbanística y Patrimonio Municipal de Suelo, Manuel Valdivieso, con el visto bueno del secretario, Luis Enrique Flores, un documento que se caracteriza por las omisiones, dudas y faltas de cautela en contraste incluso con el convenio firmado hace 17 años.

Según los técnicos municipales, con este nuevo acuerdo se sustituiría la obligación que entonces habría adquirido el Ayuntamiento de rehabilitar la iglesia del monasterio, cuya propiedad mantuvo la Archidiócesis para fines religiosos. Sin embargo, esa supuesta obligación suscita dudas. El entonces arquitecto municipal, director de las obras de rehabilitación del convento y miembro de la Comisión de Seguimiento del convenio, José García Tapial, sostiene que en el acuerdo de 2001 se fijó la obligación de rehabilitar de forma genérica y sólo para la parte del convento comprada por el Ayuntamiento (no para la que se quedó la Archidiócesis, esto es la iglesia del monasterio y zonas adyacentes) porque existía el temor de que el Consistorio dejara una zona del monasterio sin rehabilitar y/o no la usara para fines culturales.

Los técnicos municipales sostienen que el Ayuntamiento se liberaría de esa supuesta obligación de rehabilitarle la iglesia del convento de Santa Clara al Arzobispado pagando el equivalente al coste de la misma, que estiman en 3.082.416 euros, cantidad que Urbanismo abonaría en cuatro anualidades.

Omiten referirse a la cláusula segunda del convenio de 2001, según la cual el Ayuntamiento desembolsaría como “cantidad máxima a todos los efectos e incluyendo todos los derechos que puedan ser indemnizables” 349.025.095 pesetas, equivalentes a 2.097.683 euros, que ya se habrían gastado en años anteriores en restaurar el Palacio Arzobispal y otras parroquias señaladas por la Archidiócesis.

 

LA TITULARIDAD

 

Según el informe en pro de la novación del convenio de 2001, tras la misma la consecuente inscripción en el Registro de la Propiedad a nombre del Ayuntamiento facilitaría a éste el cumplimiento del requisito de acreditación de la titularidad para pedir ayudas públicas para la rehabilitación de monumentos. Si no es el titular, cabe preguntarse entonces cómo en el mismo informe jurídico se reconoce que el convento de Santa Clara está inscrito en el Inventario de Bienes Municipales desde el 10 de febrero de 2011, una condición necesaria entonces “para la tramitación de la contratación de los servicios así como de la puesta en marcha del ascensor”.

Asimismo, los técnicos hacen un inventario de actuaciones municipales en el convento “desde la adquisición de la propiedad y toma de posesión del inmueble (por el Consistorio)”. Y pasan por alto que en virtud de la cláusula octava del convenio de compraventa del 9 de noviembre de 2001 la Diócesis debió haber escriturado el convento a nombre del Ayuntamiento en la fecha límite del 9 de enero de 2002, sin que lo haya hecho en todos estos años ni el Consistorio se lo haya exigido.

Por otra parte, mientras que en el convenio de 2001 el Ayuntamiento pagaba a la Archidiócesis sólo tras la presentación de las certificaciones de obras de rehabilitación realizadas en el Palacio Arzobispal y aquélla asumía el compromiso de destinar a usos religiosos las dependencias que mantuvo en propiedad en Santa Clara, en esta propuesta de novación no se alude a la exigencia de ese uso, ni se establece un mecanismo de control del destino de esos tres millones más de euros como sería el libramiento sólo tras las certificaciones de obras de rehabilitación en la iglesia del convento.

Incógnitas en el convento de Santa Clara

Urbanismo pretende dar 3 millones para obras en la iglesia pese a que el Arzobispado incumple el convenio

El convento debió ser escriturado a nombre del Ayuntamiento hace casi 17 años

 

El Arzobispado pretende, invocando el convenio firmado por ambas partes durante el mandato de Monteseirín (9 de noviembre de 2001), que el Ayuntamiento le financie con el menos tres millones de euros (500 millones de las antiguas pesetas)  obras en la iglesia del convento de Santa Clara, que ejecutaría la Archidiócesis pero sin haber transmitido previamente al Consistorio la titularidad del monasterio, lo cual ha suscitado la rotunda oposición de Participa e IU.

Recapitulemos, siquiera sea someramente. Durante los gobiernos de coalición PP-PA y expirando el mandato de Soledad Becerril, el 28 de diciembre de 1998 la Archidiócesis y la Gerencia de Urbanismo firmaron un acuerdo de cesión de uso de parte del convento para el proyecto de museo de la ciudad que impulsaba Rojas Marcos, a cambio de un derecho de superficie a favor de la Iglesia sobre un inmueble municipal colindante y sito en la calle Jesús del Gran Poder, para la construcción de una residencia sacerdotal.

 

Tres años después, ambas partes acordaron dar un paso más y convertir el convenio de usos en una compraventa. En virtud de la cláusula, el precio de compra del convento de Santa Clara (exceptuando la iglesia y zonas anexas, cuya propiedad mantenía el Arzobispado para usos religiosos y asimilados) se pactó de mutuo acuerdo en 349.025.095 pesetas. Dado que el euro entró en vigor menos de dos meses después, esa cifra se podía traducir en 2.097.683 euros.

 

Y atención al párrafo siguiente: “La citada cantidad se entiende como máxima a todos los efectos, incluyendo todos los derechos que puedan ser indemnizables con motivo de la presente transmisión”.

 

DESTINO

 

Según la estipulación tercera, el dinero se dedicaría fundamentalmente a rehabilitar el Palacio Arzobispal. La Archidiócesis presentaría las certificaciones de las obras que allí se realizaran y el Ayuntamiento las pagaría en el plazo de un mes.

 

En virtud de la estipulación sexta el Ayuntamiento se comprometía a ejecutar la rehabilitación de “la totalidad del monasterio de Santa Clara, a fin de destinarlo a los usos que determina el planeamiento urbanístico de la ciudad y, en particular, a usos culturales o museísticos”.

Se añadía que dicha rehabilitación se haría según el plan de necesidades elaborado por la Diócesis para la intervención en las dependencias de su propiedad…”

Conforme a las estipulaciones octava y novena, la Diócesis se obligaba a formalizar en escritura pública en el plazo de dos meses (vencía el 9 de enero de 2002) la transmisión de la propiedad del convento al Ayuntamiento, y en la parte no cedida se harían constar las servidumbres de paso y otras.

 

CARTA DEL ARZOBISPO

 

Existe un documento fechado el 24 de septiembre de 2001 (un mes y medio antes de la compraventa del convento) en el que el entonces arzobispo, monseñor Amigo, informó al Vaticano de la inminente operación, en los siguientes términos: el Ayuntamiento financiaría las obras de rehabilitación del Palacio Arzobispal por un importe de 350 millones de pesetas, rehabilitaría y restauraría la iglesia y sacristía (incluyendo el coro, la espadaña y el porche y que los arquitectos del Arzobispado han valorado en 95 millones de pesetas (570.961 euros), así como la zona de locutorios.

Exponía Carlos Amigo que según la estimación de los peritos de la Archidiócesis el valor total de la zona del monasterio que sería cedida al Ayuntamiento para museo de la ciudad ascendía a 542.603.829 pesetas (3.261.1124 euros), “cifra que al Arzobispado parece bien compensada -afirmaba- por el costo de las obras de restauración a las cuales se compromete el Ayuntamiento y por los solares que a su vez el mismo cede a la Archidiócesis”.

¿Solares? ¿Qué solares? En el convenio de compraventa firmado oficialmente por el entonces delegado de Urbanismo, Rafael Carmona, y el vicario general de la Diócesis, Antonio Domínguez Valverde, no se dice nada sobre solar alguno. ¿Por qué? Volvamos al documento informativo de Carlos Amigo al Vaticano, punto 5, donde expresa lo siguiente: “No se relaciona por escrito con esta operación, aunque el Ayuntamiento lo aporta como parte de la contraprestación, la cesión por su parte de un nuevo solar de la ciudad para la construcción de un nuevo complejo parroquial y, además, pone a disposición otro solar, contiguo al Seminario diocesano, para instalaciones deportivas del mismo”.

 

Así pues, la Archidiócesis valoraba en 542.603.829 pesetas (3.261.114 euros) el convento de Santa Clara que le transfería al Ayuntamiento, pero en el documento de compraventa aparecen sólo 349.025.095 pesetas (2.097.683 euros). Es una operación con una minusvalía para ella de nada menos que 193.578.734 pesetas (1.163.431 euros) en tan sólo mes y medio.

 

¿Por qué habría aceptado aparentemente perder esa jugosa cantidad de dinero? En la carta de monseñor Amigo radicaría la explicación: porque valoraba en 95 millones de pesetas (570.961 euros) la futura restauración de la iglesia del convento y aledaños a que de forma ambigua o genérica se comprometía el Ayuntamiento en la estipulación sexta del convenio y, presuntamente, en 97 millones de pesetas en números redondos (582.981 euros) los dos solares a que el gobierno de Monteseirín se habría comprometido a entregarle bajo cuerda.

 

De esa manera, políticamente el Ayuntamiento podía rebajar ante la opinión pública el coste de la operación a 349 millones de pesetas en vez de a 542 millones, el valor otorgado por la Archidiócesis al convento de Santa Clara.

 

COMUNICADO

 

Hace unos días, la Archidiócesis emitió un comunicado en el que decía que “una vez se materialicen todos los compromisos y obligaciones por parte del Ayuntamiento, tanto el Consistorio como la Archidiócesis procederán a formalizar el cambio de la titularidad de ambas fincas en el Registro de la Propiedad”, en alusión a que antes el Consistorio debe restaurar la iglesia del convento.

 

Sin embargo, esa condición no figura en el convenio de compraventa, ya que la Archidiócesis se comprometió a escriturar el convento en favor del Ayuntamiento en el plazo de dos meses (9 de enero de 2002), pero lleva casi 17 años incumpliendo el trato.

Por lo que al Ayuntamiento se refiere, según las fuentes consultadas habría pagado todas las certificaciones de obra presentadas sobre el Palacio Arzobispal, más que de rehabilitación, de despachos, archivos y dependencias administrativas, e incluso hizo obras en parroquias del extrarradio porque era donde la Archidiócesis tenía necesidades pastorales.

PUNTOS OSCUROS

 

Llegados a este punto alguien debe aclarar si la Corporación municipal cedió o debe ceder aún, en virtud de ese pacto de mesa camilla sin constancia por escrito al que se refería monseñor Amigo, solares al Arzobispado: cuáles y dónde.

En segundo lugar, por qué Urbanismo prepara la entrega de 3 millones de euros (500 millones de pesetas) más a la Archidiócesis si según la estipulación segunda del acuerdo de compraventa los 349 millones de pesetas (2.097.683 euros) eran “la cantidad máxima a todos los efectos, incluyendo todos los derechos que puedan ser indemnizables”.

Aunque se interpretara que quedaría pendiente la restauración de la iglesia del convento, conforme al escrito de monseñor Amigo la Archidiócesis la valoró en 95 millones de pesetas (570.961 euros), cantidad que con la actualización del IPC acumulado desde 2002 (un 32,9%) equivaldrían a 758.807 euros, pero no a 3 millones.

La restauración de la iglesia no es prioritaria, ya que según los técnicos consultados, salvo en algunos puntos y en líneas generales está en buen estado de conservación. Lo auténticamente urgente es la rehabilitación de la mitad pendiente del convento que compró el Ayuntamiento y que está en ruinas.

Sería poco comprensible que el gobierno local destinara 3 millones a limpiar de excrementos de palomas (el problema invocado para tratar de justificar la urgencia de la operación) la iglesia retenida por la Archidiócesis sin que ésta ni siquiera haya transferido la titularidad del convento pese a que habría cobrado la cantidad estipulada en el convenio en forma de pago por otras obras.

A ver cómo justifica el gobierno socialista de Espadas la inyección de más dinero en un patrimonio jurídicamente privado mientras deja caerse la mitad del convento que compró con el dinero de todos los sevillanos y cuya inmatriculación nadie del Ayuntamiento ha exigido en todos estos años.