Las Cruces producirá 25.000 toneladas menos de cobre tras el derrumbe

PLANTA HIDROMETALÚRGICA

First Quantum estima que obtendrá 45.000 toneladas durante 2019, un 36% menos

 

REDUCCIÓN SIMILAR

La previsión para el año próximo, último de la mina a cielo abierto, también se reduce en 25.000 toneladas

 

First Quantum, la multinacional canadiense propietaria a través de su filial Cobre las Cruces del yacimiento minero del mismo nombre radicado fundamentalmente en el término municipal de Gerena, ha hecho una primera estimación del impacto que en la producción del metal rojo tendrá el derrumbamiento de parte de los taludes de la corta a cielo abierto acaecido el pasado 23 de enero: una reducción de 25.000 toneladas.

 

La multinacional minerometalúrgica presentó en Toronto (Canadá) los resultados económicos del año 2018 y sus previsiones para el primer trimestre del año en curso, en una jornada que en su mayor parte estuvo centrada en su nuevo gran proyecto, denominado Cobre Panamá, localizado en este país centroamericano.

 

A Cobre las Cruces, al menos en el comunicado de la multinacional, apenas se le dedicaron unos párrafos, aunque aportó algún dato más en su página web. Según la matriz, la previsión de producción de cátodos de cobre en la planta hidrometalúrgica de Gerena reflejará las consecuencias del deslizamiento de tierras acaecido hace ahora casi un mes, con una pérdida estimada actualmente de 25.000 toneladas para este año 2019. Como se recordará, tras el cierre de la explotación minera decretado por la Junta de Andalucía durante un periodo de seis meses por motivos de seguridad, la planta hidrometalúrgica se está nutriendo de mineral que había sido almacenado previamente.

 

En su página en Internet añade que la producción para el año en curso sea de 45.000 toneladas. Las cifras dadas permiten colegir que la previsión era de 70.000 toneladas en números redondos. Por tanto, el recorte será de un 36%.

 

Asimismo, First Quantum estima que la producción en su filial sevillana también se reducirá en otras 25.000 toneladas en 2020 a partir de las cantidades previamente calculadas como mineral de alta ley extraíble a cielo abierto.

 

ESTIMACIONES

 

Aunque la minería no es una ciencia exacta porque generalmente se hacen nuevas investigaciones y sondeos que pueden derivar en descubrimientos de más vetas de mineral extraíble o con mayor ley y por tanto más rentable, First Quantum estimó al finalizar el mes de mayo de 2015 que le quedaban 5,5 años de reservas de mineral, de los que podría extraer 42.040 toneladas más de cátodos de cobre hasta la finalización de ese ejercicio; 72.500 toneladas en cada uno de los cuatro años siguientes (2016 a 2019, ambos incluidos) y 53.890 en 2020.

 

Luego resultó que cerró 2015 con 71.029 toneladas, superó las 73.000 en los dos años siguientes y obtuvo 70.738 el año pasado, si bien en este caso sus ventas (71.523 toneladas) superaron a la producción.

 

En términos de fases trimestrales de producción, First Quantum estima que la mayor bajada se producirá en la explotación que tiene en Zambia durante este primer trimestre, y reconoce que el primer y segundo trimestres también se verán afectados por una menor producción en Cobre las Cruces como consecuencia del derrumbamiento.

 

En el resumen de hechos y estadísticas de 2018, la multinacional informa de que la ley media del mineral de cobre procesado fue del 4,95%; que tiene 250 empleados y hay 650 operarios que trabajan en contratas y que la vida actual del yacimiento a cielo abierto se acabará en 2020. El futuro dependerá, por tanto, del proyecto de explotación en subterráneo.

 

Producción cátodos de cobre en Las Cruces (Estimación)

Año                                 Toneladas

2009                                      5.421

2010                                   28.453

2011                                   42.140

2012                                    67.700

2013                                     69.300

2014                                      71.090

2015                                      71.029

2016                                      73.643

2017                                      73.644

2018                                      70.738

Nota.- Estimación a partir de informaciones divulgadas en diversas épocas. En 2009 la planta hidrometalúrgica sólo tuvo medio año de actividad y su grado de operatividad fue incrementándose con los años hasta alcanzar el 100%.





 

Adiós a Jesús Vozmediano, el paladín de Doñana

Nos ha dejado Jesús Vozmediano, el abogado ecologista, el paladín de Doñana. Desde nuestra natal provincia onubense, él de la luminosa costa, yo del profundo y minero Andévalo, estábamos predestinados a encontrarnos en aquella Sevilla de la Transición, cuando quien suscribe empezaba en esto del periodismo y antes que por otras ideas me sumí en los quijotescos ideales de aquellos verdes que denunciaban lo mismo que con horror ya había visto y sufrido en mi tierra, desde la contaminación como “precio a pagar por el progreso” del Polo químico, hasta el masivo arranque de miles de hectáreas de encinares para convertir la Huelva interior en un inmenso eucaliptal mero suministrador de materia prima barata para la Celulosa de San Juan del Puerto, llevándose por delante con aquellos quercus indefensos toda una cultura tradicional campesina.

Y así fue cómo acabé conociendo a aquel abogado ayamontino, que con el paso del tiempo, tanto en espíritu como en apariencia física, me pareció cada vez más un Don Quijote, luchador indesmayable contra tantos molinos gigantescos que se interpusieron en su camino a lo largo de la vida. Fue en la sede de una modesta asociación llamada Andalus, cuyo símbolo era la figura de un pato malvasía, especie de la que entonces apenas sobrevivían unas decenas de ejemplares en la laguna cordobesa de Zóñar. Aquella sede estaba en la calle Marqués de Paradas, casi junto a la estación de Córdoba.

No sólo estaba Jesús, sino también su afable alter ego, un técnico de Telefónica llamado Anastasio Senra, prematuramente desaparecido -¡cuánto le afectó su muerte a Vozmediano!- y a quien tanto debemos todos los andaluces la preservación de las Marismas del Odiel con sus espátulas, marismas que por aquella época querían convertir en un apéndice más del complejo industrial onubense. En honor de Senra acabaron bautizando con su nombre un pequeño catamarán que años después surcaba la dársena del Guadalquivir retirando los plásticos y todo tipo de residuos que lanzaba al agua la opulenta sociedad desarrollista, la cual pensaba que nuestro planeta era un recurso infinito que esquilmar y desperdiciar. Ese catamarán fue conocido como “el Anastasio”.

Y también estaba allí, en Andalus, Antonio Camoyán, grandísimo fotógrafo de la Naturaleza y al que se empecinaban por conocer más que por sus méritos profesionales y artísticos por su condición de familiar del que fue presidente de la Junta de Andalucía, José Rodríguez de la Borbolla y Camoyán. Y con Jesús, Anastasio, Antonio….muchos otros pioneros del ecologismo sevillano y andaluz, a cuyos nombres ya no alcanza mi memoria después de tantos decenios pero sin los cuales no se habría creado el caldo de cultivo propicio para que se lograra la ampliación de Doñana, con aquella ley de Reclasificación del Parque Nacional; la creación de santuarios en Aroche para la protección del buitre negro; la preservación de lagunas endorreicas que en otras circunstancias habrían acabado, como muchas otras anteriormente, condenadas a su desecación para la agricultura intensiva; y también hasta para la creación de la Agencia de Medio Ambiente, convertida posteriormente en Consejería de primordial importancia en la Junta de Andalucía y para nuestra comunidad, departamento ahora tristemente engullido en la reorganización del nuevo Gobierno autónomo.

Entre todos aquellos pioneros, que ofrendaban desinteresadamente -e incluso costándoles el dinero y el sacrificio de sus vidas personales y familiares- su tiempo en pro de la defensa de la Naturaleza destacaba Jesús Vozmediano, por su preparación técnica como abogado que no sólo dominaba la incipiente legislación ambiental española, sino también los convenios internacionales, como por ejemplo el de Ramsar (ciudad iraní) sobre las zonas húmedas, con lo cual siempre podía fundamentar jurídicamente cualquier denuncia contra tantos y tantos desmanes como los que se cometían entonces y se siguen cometiendo hoy día, y a la sobreexplotación del acuífero de Doñana mediante innumerables pozos ilegales ante la pasividad de la Administración -sólo reacciona cuando interviene Bruselas- me remito.

Vozmediano, pese a su asma crónica, se expresaba con enorme pasión y poder de convicción, rasgos de su carácter que no le abandonaron a lo largo de su vida. Como pasa en todas las organizaciones, con el tiempo y las vicisitudes personales y laborales, aquel grupo de pioneros se fue disgregando y dispersando, pero Jesús siempre se mantuvo en primera línea de combate del ecologismo, a pesar de que podría haber vivido infinitamente mejor sin complicarse la existencia merced a su pujante bufete profesional. Alternó la abogacía con la ecología, o más bien se apoyó en la primera para dar rienda suelta a su pasión, que era la Naturaleza, especialmente Doñana, máximo símbolo en Europa de la lucha entre dos conceptos por entonces antitéticos, conservación y desarrollo, hasta que merced a la labor de tantos como él la sociedad ha empezado a comprender que la conservación es el desarrollo. Además, Vozmediano tuvo la visión, también pionera, de avanzar en la denominada ecología urbana, cuando la mayoría sólo identificaba la ecología con lo que ocurría allende las ciudades pero nunca dentro de las mismas. En esa evolución o mirada interior era lógico que su campo de preocupaciones se extendiera a la defensa del patrimonio histórico, también como miembro de Adepa.

Vozmediano formó un tándem esencial con otro gigante de la conservación en nuestra tierra, el exdirector de la Estación Biológica de Doñana, Javier Castroviejo, otro gallego como el ilustre historiador y astrónomo José Luis Comellas que nos vino del húmedo Norte y que ha acabado siendo más defensor de Andalucía que muchos de nosotros, los nativos. Jesús y Javier, Javier y Jesús, han luchado durante años codo con codo desde el Patronato del Parque Nacional.

Dentro o fuera de este organismo, como vicepresidente del Comité Español del Programa MAB de la Unesco y como fundador del Club Doñana, Jesús Vozmediano ha estado en todas las batallas dadas, y hasta en las dejadas de dar pero que él continuó en plan llanero solitario, en defensa de este Patrimonio de Andalucía y de la Humanidad, desde la oposición a la carretera costera Huelva-Cádiz, permanente espada de Damocles, hasta el proyecto especulativo de Costa Doñana.

Vozmediano tocó tantos palos en sus facetas jurídica y ambiental que su currículo ocupa 69 páginas, y porque ya no tuvo fuerzas para seguir actualizándolo. Más allá de su docena de libros y de su labor investigadora hasta como recopilador del léxico empleado por los habitantes de Doñana y su entorno, destacaría particularmente su empeño en lo que llamaría sus Memorias-río, un libro electrónico que fue escribiendo a lo largo de los últimos años de su fecunda vida y del que antes de su irreparable pérdida ha dejado escritas nada menos que 4.130 páginas.

En cada capítulo-año de esta auténtica enciclopedia ya más que libro, fue narrando sus recuerdos y vivencias, como acuñó Ortega y Gasset, en, con, por y para Doñana durante más de medio siglo de simbiosis y de amor a este paraíso andaluz, siempre acechado por infinidad de peligros. Estas Memorias-río son como un acta notarial levantada sobre tantos incumplimientos políticos y administrativos, y al mismo tiempo un testimonio esencial para la historia de nuestro primer espacio natural.

Como pequeño homenaje a esta ingente labor se bautizó con su apellido un par de especies tras su descubrimiento, una rana en Venezuela y una diatomea en su amado parque. Su recuerdo no sólo perdurará asociado a aquéllas, sino también entre quienes tuvimos el honor de compartir al menos una pequeña parte de su quijotesco batallar y nos honramos con su amistad más allá de los avatares del día a día.

Fundido para siempre con la Naturaleza que tanto amó y por la que tanto luchó, Jesús Vozmediano ya forma parte, al igual que su añorado Anastasio Senra,  de una marisma infinita desde la que en espíritu seguirá velando por que Doñana no deje de ser el edén andaluz.

El aeropuerto de Sevilla gana casi dos millones de viajeros en sólo dos años

El motor del boom turístico que vive Sevilla en los últimos años, donde no pasa un mes sin que se conozcan nuevos proyectos hoteleros o/y de transformación de edificios en apartamentos para visitantes, es el aeropuerto de San Pablo. El año pasado recibió 1.755.151 viajeros más que hace tan sólo dos años y volvió a batirse un récord, al registrarse un total de 6.380.465 usuarios. Estos datos justifican con creces el proyecto de ampliación de la terminal, tras la cual tendrá capacidad de acogida de diez millones de pasajeros al año.

Ningún gran aeropuerto español creció tanto como el de Sevilla (24,9%) en 2018. Aunque hay otros que lo superaron en porcentaje, se trata de pequeños aeródromos con cifras absolutas de pasajeros de pocos miles o decenas de miles, o de meros helipuertos. Son los casos del aeropuerto más bien invernal de Huesca-Los Pirineos, que creció un 473,2%, pero con tan sólo 1.473 pasajeros en todo el año, y los helipuertos de Algeciras, con un 194,5% más (31.129 usuarios) y de Ceuta, con un 192,8% de subida y un total de 52.180 pasajeros.

Para aeródromos de mayor importancia hay que fijarse en el de Vitoria, que creció un 67,3%, hasta un total de 140.945 usuarios; el de Granada-Jaén, con el mismo 24,9% que el sevillano pero con la sexta parte de usuarios, un total de 1.126.389; el de Pamplona, con un 24,1% de incremento y 205.503 pasajeros, y el de la isla canaria de El Hierro, con una subida del 24% y un total de 247.203 pasajeros registrados el año pasado.

Lo más significativo de la evolución del aeropuerto de San Pablo es que su tremendo despegue, que le lleva a batir un récord tras otro (exceptuando el singular periodo ligado a la Exposición Universal de 1992), se produce en los dos últimos ejercicios, cuando primero se sobrepasan los cinco millones de pasajeros y, sin respiro, los seis millones. El año pasado además se logró que más de la mitad de los viajeros procedieran de vuelos internacionales. Estos números son los que alimentan en gran medida al sector turístico sevillano y motivan el paralelo incremento de la planta hotelera de la ciudad para dar respuesta a la afluencia masiva de gente.

Si se analiza la estadística del último decenio, coincidente con el de la peor crisis económica de la historia reciente, se observa que los efectos de esta última se notaron especialmente en San Pablo en el bienio negro 2012-2013. Sólo en este último año perdió 1.271.645 usuarios respecto de los que tuvo en el año 2011.

La caída del 14,1% fue una de las mayores, si no la que más, de entre los medianos aeropuertos de la Unión Europea y se dispararon todas las alarmas, hasta el punto de que se creó una Mesa compuesta por Aena, las Administraciones Públicas sevillanas y el sector turístico local, con el objetivo de diseñar un plan que permitiera reflotar el aeródromo.

Esas medidas, que se han traducido en la captación de más conexiones internacionales especialmente, son las que han permitido una significativa recuperación a partir de 2014. Ahora bien, difícilmente podía imaginarse que San Pablo superaría los 6 millones de viajeros en tan sólo un lustro después de que tocara fondo con 3,6 millones en 2013. En el quinquenio transcurrido desde entonces se han registrado 2,69 millones de usuarios más en un año respecto de aquél, un crecimiento sin precedentes.

Estos magníficos números han propiciado que Aena licitara el pasado mes de noviembre, por 32.995.538 euros, las obras de reforma y ampliación de la terminal, las cuales arrancan en este primer semestre del año en curso, tendrán un periodo de ejecución de treinta meses y permitirán incrementar la capacidad de acogida hasta un total de diez millones de viajeros anualmente.

El Distrito Judicial

Abogados y arquitectos proponen ocupar parte de los jardines del Prado en su alternativa a la Ciudad de la Justicia

Olvidan que el Tribunal Supremo obligó a restituir otra zona de esos jardines y a demoler la biblioteca universitaria

 

A Gobierno nuevo en la Junta de Andalucía, ideas viejas disfrazadas de originales merced a variantes sobre las antiguas. Es el caso del denominado Distrito Judicial en el Prado de San Sebastián que hace ocho años presentó Zoido como sustituto de la nonata Ciudad de la Justicia en Los Gordales (junto al campo de la Feria) y que en alguna de sus opciones (llegó a tener hasta tres) incluía un largo inmueble de doce plantas de altura frente a los jardines del Alcázar, conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad, justo después de la polémica por la torre Pelli y la promesa a la Unesco, para que no le retirara el título a Sevilla, de no eclipsar ni por asomo nuestro Patrimonio Mundial.

El aún decano del Colegio de Abogados, José Joaquín Gallardo, y la decana del Colegio de Arquitectos, Cristina Murillo, presentaron a finales de enero al alcalde, Juan Espadas, y a su delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz, un proyecto para un Distrito Judicial en el Prado que, en esencia, recoge el espíritu del de Zoido con diversas variantes que permitirían disponer de una edificabilidad de 135.055 m2, de los que 40.000 m2 serían bajo rasante.

Según las declaraciones de Gallardo, ambos colegios profesionales coinciden en que el Prado es “la mejor opción y la única que hace viable una construcción por fases”, ya que lo compondrían distintos edificios cuya erección no tendría por qué ser simultánea, ya que podría acometerse por fases. En este sentido, ninguna novedad respecto al complejo planteado en su día por Zoido. Como tampoco es novedoso el argumento de que se trata de una zona muy bien comunicada por transporte público, con estaciones de Metro, tranvía y autobuses.

 

EL PROYECTO

 

En el renovado proyecto de Distrito Judicial en el Prado sustituto de la Ciudad de la Justicia en  Los Gordales se prevén los siguientes edificios:

 

-El actual de los Juzgados de Instrucción, al que se añadiría una planta (pasar de cuatro a cinco) para conseguir un total de 15.385 m2 construidos.

 

-El existente de la Audiencia, que se mantendría con sus seis plantas y un total de 12.696 m2.

 

-Uno nuevo, de seis plantas, en el solar del antiguo Equipo Quirúrgico, con 8.536 m2.

 

-Otro nuevo, de la misma altura, en un solar de la Avenida de Cádiz, con 48.041 m2.

 

-Y aquí viene la parte más polémica de la propuesta: consistiría en permutar la parcela que existe detrás del edificio de la Audiencia y que se extiende en paralelo por un lado a la estación de autobuses y, por otro, a la Avenida de Carlos V y llega hasta la confluencia con la calle Diego de Riaño, por una franja también paralela (al otro lado de la Avenida de Carlos V) de los Jardines del Prado y hasta casi donde se alzó la demolida, tras su declaración como ilegal, biblioteca universitaria que diseñó la arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid a costa de la ocupación de otro trozo de los jardines. En aquella franja verde, que equivaldría “grosso modo” a una quinta parte de los jardines y cuyo lado Oeste mira al edificio central de la Universidad (antigua Fábrica de Tabacos) se construiría un inmueble de cuatro plantas de altura y con 26.495 m2.

 

COMPENSACIÓN

 

Por otra parte, en la franja de suelo paralela a la estación de autobuses, propiedad de Tussam y que sería objeto de dicha permuta, se construiría un aparcamiento de tres plantas bajo rasante (15.371 m2) que daría servicio al Distrito Judicial y dicen que también al vecindario. Para compensar aparentemente la pérdida de la quinta parte de los Jardines del Prado, sobre el parking se construiría lo que llaman un parque urbano y que mucho me temo sería algo así como un espacio duro tipo Plaza de Armas con maceárboles para tratar de disimular su impacto.

El argumento de José Joaquín Gallardo y de Cristina Murillo para tratar de justificar esta amputación a los Jardines del Prado es que en este área de la ciudad ya hay suficientes zonas verdes: el Parque de María Luisa, los jardines frente a y de San Telmo, los propios del Prado y los de Murillo.

 

La segunda tesis es que así se evitaría lo que califican de perjuicio arquitectónico, porque en la franja propiedad de Tussam (la que se permutaría) se podría construir en un futuro un edificio de una altura máxima de doce plantas que “dejaría siempre en sombra” a la estación de autobuses del Prado y a las viviendas existentes.

 

Que, supuestamente, la estación de autobuses quedara a la sombra de un futurible edificio de doce plantas en sus aledaños no sé yo si más que un perjuicio sería un gran beneficio en la ciudad del calor por excelencia que es Sevilla, y máxime con el cambio climático en que ya estamos sumidos. Aparte de que como la Tierra se mueve alrededor del sol la posición de los edificios no es fija respecto de aquél ni tampoco la sombra que proyecten, si se diera validez a este argumento entonces no se podría haber construido en la ciudad, ni construir en el futuro, ningún inmueble con ese número de plantas o superior, caso de la torre de Los Remedios, de la de Bami y del hotel de la Buhaira, por citar sólo unos ejemplos.

 

NUEVO ARBORICIDIO

 

A los señores decanos de los abogados y arquitectos habrá que decirles que en una ciudad nunca hay demasiadas zonas verdes como para justificar la mutilación de los Jardines del Prado, consolidados desde hace treinta años y en los que habría que cortar al menos un centenar de árboles de gran porte sólo porque el “lobby” jurídico sevillano tiene sus intereses en torno al Prado y le parece una incomodidad suprema tener que tomar el Metro o el autobús para desplazarse a la futurible Ciudad de la Justicia al final de Los Remedios.

 

Además, la permuta no sería igualitaria porque la franja de los jardines tiene unos 900 m2  más de superficie que su contraparte al otro lado de la Avenida Carlos V. Se mutilaría de forma inadmisible unos jardines rompiendo su trazado regular. ¡Qué gran ejemplo para sustentar la candidatura de Sevilla como capital verde de Europa!.

 

Ambos decanos olvidan que con motivo del proyecto similar de amputación de la zona Este de los jardines para la biblioteca universitaria de Zaha Hadid,  tanto el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía como el Tribunal Supremo fallaron a favor de los vecinos y de la recuperación y mantenimiento de los jardines. Subrayaron la importancia de las zonas verdes en cuanto que “hacen habitable y respirable la calle” e incrementan la calidad de vida de los ciudadanos. Es más, el Tribunal Supremo dijo justamente lo contrario que los dos decanos partidarios de un nuevo arboricidio en Sevilla: recordó que la UE pide a las ciudades que además de proteger su patrimonio cultural e histórico no reduzcan la extensión de sus zonas verdes.

 

Esta propuesta que incluye cargarse unos 4.000 m2 de jardines con un centenar de árboles de gran porte para construir en su lugar un edificio ¿sería concebible hoy en día en una moderna ciudad de Europa y máxime existiendo la alternativa de una gran parcela vacía en Los Gordales a tan sólo 1.630 metros de distancia?

 

LOS GORDALES

 

Los argumentos digamos positivos que exponen los dos decanos sobre el Prado son equiparables a los que pueden darse sobre la parcela en Los Gordales: está bien comunicada (Metro, autobuses) y se pueden construir los edificios por fases. Y carece de los negativos, porque no hay que destruir ningún jardín y permite satisfacer mejor las necesidades de espacio, actuales y futuras.

Recuérdese que en su día los técnicos de la Junta de Andalucía estimaron que la Ciudad de la Justicia, en función de la población y del número de asuntos judiciales, debería tener capacidad para acoger más de 400 órganos judiciales, por lo que en los 40.000 m2 de parcela de Los Gordales se reservó una edificabilidad de casi 221.000 m2, esto es casi 86.000 m2 más que en el Distrito Judicial propuesto por los decanos del colegio de Abogados y de Arquitectura. El día que en el futuro se necesitara ampliar en el Prado ese hipotético Distrito Judicial, ¿cuál sería la solución? ¿Cortar más árboles y seguir destruyendo  los jardines?

Incoherencias

El PP propone una macrosede municipal tras haber rechazado una idea de Espadas en tal sentido hace dos años

La propuesta es una variante de la diseñada por Carbajal en la Cartuja para Urbanismo y Emvisesa en 2007

 

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla y candidato a la Alcaldía, Beltrán Pérez, ha presentado lo que ha calificado como su “primera gran propuesta de corte electoral”, fruto -ha dicho- del trabajo de su ampliado Consejo de Ciudad, ese órgano asesor compuesto por medio centenar de profesionales con la misión de dotar de contenido al programa del partido para las municipales.

La gran propuesta de Pérez consiste en unificar en un “edificio de vanguardia dotado de tecnologías y avances de última generación” las veintisiete sedes municipales dispersas por la ciudad y dejar las históricas Casas Consistoriales de la Plaza Nueva únicamente para la celebración de actos institucionales  y “usos ciudadanos de excelencia”.

Según la idea de las eminencias grises del alcaldable del PP, la sede municipal unificada se construiría en el sitio de la Cartuja cercano a la torre Pelli y ocupado por las caracolas de la Gerencia de Urbanismo desde la finalización de la Expo-92. Beltrán Pérez ha tirado del PGOU para recordar que allí el Ayuntamiento cuenta con 38.324 m2 edificables para usos terciarios, con una altura máxima de seis plantas y con 10.873 m2 de espacios libres.

En el “edificio de vanguardia” se podrían concentrar 2.100 empleados municipales, se construiría en el plazo de cinco años con un coste de unos 53 millones de euros y su diseño sería fruto de un concurso internacional de ideas. La factura se pagaría con recursos propios del Ayuntamiento, el dinero ingresado por la venta de propiedades municipales, subvenciones de la Unión Europea y préstamos bancarios ya concedidos (para otros objetivos, se entiende) y aún no utilizados por la Corporación Municipal.

 

Aparte de que cuando surge la palabra “vanguardia” hay que echarse a temblar porque es la justificación para que los arquitectos-estrella diseñen sus sueños faraónicos, o los de los políticos, a costa (habría que decir más bien sobrecostes) de los contribuyentes, y a las Setas de la Encarnación me remito, la supuesta original idea, que no es tal sino un poco antigua, de Beltrán Pérez y de sus cabezas pensantes supone una incoherencia política.

 

PLAZA NUEVA

 

Y es que el grupo Popular municipal que ahora lidera Pérez ya rechazó en noviembre de 2016 , en un Pleno municipal extraordinario, una propuesta de corte similar pero a coste mucho más barato que presentó Espadas. Consistía en comprarle a la Junta de Andalucía el edificio de la Consejería de Gobernación, sito en la Plaza Nueva, con ese mismo fin de concentrar las sedes municipales dispersas por la ciudad.

La idea del alcalde era empezar comprando a la Junta el 35% del inmueble de Gobernación (2.934 m2 de un total de 8.383 m2 construidos) por 6.080.000 euros y alquilarle los dos tercios restantes con opción de compra en el futuro. Según Espadas, con la compra de ese tercio el Ayuntamiento se ahorraría 5,7 millones de euros en nueve años respecto del precio que habría que pagar por un alquiler.

Además, la Junta estaba dispuesta a incluir en la operación sin coste adicional un edificio trasero que había comprado en tiempos para ampliar la Consejería y como el Ayuntamiento disponía de la sede de Emvisesa en la calle Bilbao al final se podía encontrar con cuatro inmuebles en el área de la Plaza Nueva (las Casas Consistoriales, la sede de Gobernación, su anexo y la sede de Emvisesa) donde concentrar los servicios y funcionarios municipales.

 

La propuesta de Espadas fue rechazada con el voto negativo del PP, el cual argumentó que “no era una prioridad” para Sevilla sino “una prioridad impostada”. El entonces portavoz, Gregorio Serrano, dijo que mientras se hacía ese planteamiento de gasto (6 millones de euros), el patrimonio “se sigue cayendo a pedazos”, por lo que a su juicio era mejor redirigir el dinero a asuntos sociales, un plan de empleo propio o el arreglo de calles.

 

Si para el PP no era una prioridad hace poco más de dos años gastarse 6 millones de euros en unificar las oficinas municipales, ¿cómo pretende ahora justificar Beltrán Pérez un gasto de al menos 55 millones para ese mismo fin y allende el río, ni siquiera en el Centro?

 

SATURACIÓN

 

En julio de 2018, cuando se preveía la apertura del centro comercial vinculado al rascacielos de la Cartuja para septiembre de dicho año, Beltrán Pérez auguró un “colapso de tráfico”. El alcaldable del PP ofreció una rueda de prensa en la que dijo que con el rascacielos ya prácticamente a pleno funcionamiento el circuito vial de este entorno, que acoge el tráfico de entrada a Sevilla desde la A-49 y el sector Norte de la cornisa del Aljarafe “está ya a punto de colapsar”, máxime tras el previsible impacto de las “decenas de miles de ciudadanos” que atraerá el nuevo centro comercial de los edificios Podio. Así pues, Beltrán Pérez concluyó augurando “atascos monumentales en la zona”.

Si el alcaldable del PP temía el colapso del tráfico por exceso de coches y de personas en el entorno del rascacielos, ¿con qué argumento puede justificar erigir allí, tras cinco años de obras, un macroedificio municipal con al menos 2.100 funcionarios al que tuvieran que acudir a diario los sevillanos y las empresas a arreglar cualquier papeleo, contribuyendo así a saturar aún más aquel entorno?

 

EL CONCURSO

 

Por último, la idea de Beltrán Pérez de construir una macrosede en la Cartuja no es nueva ni original. Es una variante ampliada de la propuesta de unificar las sedes de la Gerencia de Urbanismo y de Emvisesa, que se lanzó hace doce años. En 2007, el gobierno de Monteseirín convocó ese concurso de ideas arquitectónico del que habla Pérez, un concurso que ganó el arquitecto sevillano José Antonio Carbajal y al que también se presentaron, entre otros, Guillermo Vázquez Consuegra, Cruz y Ortiz y Francisco Torres.

 

Según los detalles revelados por el entonces vicealcalde, Emilio Carrillo (aunque se pueden consultar en el portal en Internet del propio estudio de arquitectura: http://www.estudiocarbajal.com/es/nueva-sede-para-la-gerencia-de-urbanismo-y-emvisesa/ ), el diseño ganador del concurso consistía en un edificio de planta cuadrada, articulado mediante una sucesión de patios interiores y exteriores y que se remataría con hormigón blanco teñido, acero lacado y grandes planchas solares orientables a modo de celosías.

 

Con una edificabilidad de 40.000 m2 (23.000 sobre rasante), dispondría de 11.000 m2 de oficinas para los 600 empleados de Urbanismo y de Emvisesa y se dejaría reserva de espacio para un incremento de personal del 25%. La faraónica idea del gobierno local entonces era la de gastarse 70 millones en la obra y financiarla con los 100 millones que pensaba obtener por la venta, en plan cuento de la lechera, del edificio de Emvisesa en la calle Bilbao y de la parcela de las caracolas de la Expo.

 

FIN DE LA BURBUJA

 

Sin embargo, estalló la burbuja inmobiliaria y aquellos planes se fueron al traste. El Consistorio  pensó a continuación en una colaboración público-privada como solución: cedería el suelo a una constructora para que ésta levantara el edificio a cambio de pagarle luego un alquiler por ocuparlo, en línea con lo hecho por la Junta de Andalucía para su macrosede en la avenida de Grecia, en el barrio de Los Bermejales. Posteriormente inclusó pensó en instalar las oficinas de los funcionarios en el rascacielos de la Cartuja.

Finalmente nada se materializó y el PP denunció que el Ayuntamiento acabó pagando 1,6 millones de euros (1,1 millones a Carbajal y el resto a los cuatro arquitectos finalistas en el concurso de ideas) por el proyecto de sede urbanística unificada para al final dejarlo arrumbado en un cajón de la Gerencia.

Así pues, la factoría de pensadores le ha colocado a Beltrán Pérez una idea más bien de segunda mano por la que habría que ver si no tendría que pagarle el “copyright” a Monteseirín, tan propenso a aquel tipo de megalomanías arquitectónicas. Se agradecería que para la próxima ocasión fueran un poco más originales.

Sevilla vuelve a tener más de 70.000 parados (enero 2019)

INCREMENTO

Los 1.802 nuevos desempleados elevan el total a 70.236
TRAS NAVIDAD

El sector Servicios es el que más sufre la “cuesta” de enero tras la Navidad

CASI GENERAL

El paro sube en todos los grupos de edad y sólo baja entre los menores de 20 años

PROVINCIA

Los 4.732 nuevos parados disparan la cifra total a 195.374

 

Enero ha vuelto a confirmarse como uno de los meses del calendario en que tradicionalmente sube el paro en Sevilla capital, porque el de este año 2019 no ha sido la excepción, sino todo lo contrario: 1.802 sevillanos han ingresado en las listas de demandantes de empleo, según los datos registrados en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) y difundidos por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, que dirige Magdalena Valerio.

Si al conocerse la cifra de diciembre de 2018 se celebró el descenso del número de parados en 1.181 personas y la caída por debajo de la barrera psicológica de los 70.000 desempleados en la capital de Andalucía para terminar el año, enero de 2019, con su tópica y empinada cuesta, nos ha devuelto de golpe a la peor realidad  con un incremento de 1.802 parados que coloca de nuevo el listón por encima de los setenta millares, en concreto 70.236 desempleados.

Si se analiza la estadística, en realidad en el pasado año 2018 tan sólo se registraron menos de 70.000 parados en tres meses: julio, noviembre y diciembre. En los nueve restantes hubo en Sevilla capital más de 70.000 personas desocupadas.

Los 1.802 nuevos parados del pasado mes superan con creces los 671 que hubo en enero de 2018 y los 1.033 de enero de 2017. Más de 2.000 parados se registraron en enero de 2012 y de 2014, y más de 1.500 en enero de 2015 y de 2016. El único mes con menor subida de todos los últimos años fue enero de 2013, con tan sólo 93 más. Por tanto, la secuencia demuestra que el primer mes del calendario es uno de los peores para el empleo en la ciudad tras las alegrías del periodo navideño, especialmente de noviembre y diciembre.

Los 1.802 nuevos parados suponen un incremento del 2,63% y casi han estado a punto de compensar los 2.385 empleos que se crearon en los dos últimos meses del año pasado. De esta manera también ha sido menor la reducción de la tasa interanual que en el mismo periodo precedente. Se ha pasado de 73.350 parados en enero de 2018 a los citados 70.236 de enero de 2019, una reducción de 3.114 (-4,24%) en los últimos doce meses.

En cuanto al mandato de Espadas como alcalde, éste tomó posesión cuando había 84.470 parados registrados en la ciudad, por lo que en este periodo han salido 14.234 sevillanos de las listas del paro, una reducción del 16,85%.

Por sexos, el desempleo se ha incrementado tanto entre los hombres como entre las mujeres, y de nuevo, como suele ser habitual, más entre estas últimas, casi el doble. El número de varones en paro ha pasado de 28.432 a 29.095 (+663), y el de féminas, de 40.002 a 41.141 (+1.139).

SECTORES ECONÓMICOS

La clave del fuerte incremento del paro en enero, cercano a los tres puntos, ha radicado en el sector Servicios, el primero que suele acusar los cambios de tendencia y en el que 1.847 personas han acabado engrosando las listas del antiguo INEM. Los menores descensos en la Construcción y en el colectivo Sin empleo anterior apenas han podido maquillar la estadística.

La distribución del número de parados por sectores económicos ha quedado de la siguiente forma: Agricultura, 1.433 parados (+32); Industria, 3.744 (+78); Construcción, 5.000 (-60); Servicios, 51.0125, y colectivo Sin empleo anterior, 9.034 (-95).

Por grupos de edad, sube el paro en todos ellos salvo entre los menores de 20 años, pero en este caso en tan sólo cinco personas. Esta vez el mayor impacto de la subida del paro se concentra entre los relativamente más jóvenes y no en quienes frisan la edad de la jubilación o los maduros. Así, en el grupo de entre 25 y 29 años hay casi 500 nuevos parados, y más de 300 en el de 30 a 34 años.

La distribución por edades queda de esta manera: menores de 20 años, 945 parados (-5); de 20 a 24 años, 3.608 (+116); de 25 a 29 años, 6.670 (+491); de 30 a 34 años, 6.754 (+306); de 35 a 39 años, 7.517 (+216); de 40 a 44 años, 8.652 (+216); de 45 a 49 años, 9.731 (+99); de 50 a 54 años, 10.188 parados (+161); de 55 a 59 años, 9.301 (+165), y mayores de 59 años, 6.870 parados (+37).

 

DATOS DE LA PROVINCIA

 

El número de parados también se ha incrementado en el conjunto de la provincia, donde se han registrado 4.732 desempleados más en el mes de enero, hasta un total de 195.374, lo que supone una subida del 2,48%, proporcionalmente algo menor a la de la capital, donde ha sido del 2,63%.

Al igual que en la capital, la fuerte subida del sector Servicios, con más de 5.000 nuevos parados, ha sido el factor fundamental para esta inversión de la tendencia en comparación con el cierre del año pasado, un incremento que no ha podido compensar el gran tirón de la Construcción, donde se han creado más de mil nuevos empleos.

 

Por sectores económicos, la distribución del número de desempleados queda como sigue: Agricultura, 11.814 parados (+677); Industria, 13.841 (+147); Construcción, 18.060 (-1.030); Servicios, 132.122 (+5.065), y colectivo Sin empleo anterior, 19.897 (-127).

 

Por sexos, al igual que en la capital el paro sube tanto en hombres como en mujeres, pero cuatro veces más entre estas últimas. Así se ha pasado de 78.098 varones sin empleo a 78.950 (+852), y de 112.544 mujeres paradas a 116.424 (+3.880).

La Fundación Unicaja trae a Sevilla el legado de los Machado

VÍSPERAS DEL 28-F

Una gran exposición sobre los dos literatos será inaugurada el 23 de febrero

MATERIAL

Más de 4.500 páginas, entre manuscritos, cartas y piezas teatrales
DESPEGUE

Será la presentación en sociedad de la Fundación, con sede en la Palmera

 

El denominado Centro Fundación Unicaja de Sevilla, con sede en el número 45 de la Avenida de la Palmera, se abrirá al público en vísperas del Día de Andalucía, concretamente el sábado 23 de febrero, con una gran exposición sobre el legado literario de dos de los más grandes poetas sevillanos, Antonio y Manuel Machado.

La Fundación Unicaja, dependiente de la entidad financiera del mismo nombre y presidida por Braulio Medel, ha organizado para la presentación en sociedad de su centro en la capital de Andalucía una magna exposición denominada ‘Los Machado vuelven a Sevilla’, que permanecerá abierta desde el 23 de febrero hasta el 24 de mayo en su palacete de la Avenida de la Palmera. De esta manera, la mejor posible, se abre oficialmente la sede sevillana de la Fundación e inicia sus actividades en la ciudad para ser un foco irradiador de cultura.

El núcleo de la muestra saldrá del legado de 4.570 páginas que fue adquirido por la Fundación en mayo de 2018 a los herederos de los Machado y compuesto en su mayor parte por manuscritos, con borradores, cartas e incluso inéditos como la obra teatral ‘La Diosa Razón’, que nunca se representó en los escenarios.

Esta obra, de la que sólo se tenían vagas noticias, es un drama en tres actos, situado en Francia en la época de la Revolución de 1789, y tiene como protagonista a Teresa Cabarrús, un personaje real de la nobleza madrileña, que se ve envuelta en los avatares de ese momento. También hay varios borradores de otra pieza teatral, “Adriana Lecouvreur”, sobre la célebre actriz de La Comedíe Française que revolucionó el arte de la interpretación a finales del siglo XVIII.

Todavía en el capítulo teatral hay otro borrador, que aparece incompleto, de “Las tardes de la Moncloa”, un texto del que tampoco se tenían noticias claras.

Otros borradores son de obras conocidas de los Machado como “El hombre que murió en la guerra”, “Julianillo Valcárcel”, “La duquesa de Benamejí”, “La prima Fernanda”, “La Lola se va a los puertos” y “Las adelfas”, así como de varias obras de Calderón y Lope de Vega adaptadas por los autores sevillanos.

Por separado, el mayor volumen de manuscritos pertenece a Manuel Machado, entre ellos, los de “El mal poema” y de otros poemarios, así como de numerosas prosas sobre diversos asuntos, entre hojas sueltas y cuadernillos, con reflexiones personales, estampas folclóricas, artículos de prensa, contratos, donaciones y otros documentos civiles.

De Antonio Machado se incluyen nuevos borradores de poemas conocidos y algunos otros que pueden ser inéditos -a falta entonces de una comprobación más detenida- y también de textos en prosa.

Entre éstos destaca un sorprendente cuaderno de trabajo de 103 páginas, ampliación de su conocido Cuaderno de Literatura, que ya editó la Fundación Unicaja cuando adquirió otra parte del legado machadiano en 2003 por subasta pública. Este nuevo cuaderno abarca desde los albores de la literatura española hasta la época de los Reyes Católicos.

Asimismo, hay veinte cartas manuscritas, desconocidas hasta ahora, cruzadas entre diversos miembros de la familia, y entre las que se encuentra la dirigida por Leonor a su suegra, que constituye el único manuscrito conocido de la esposa de Antonio Machado.

El conjunto de estas cartas posee un alto valor histórico y emotivo, especialmente a partir del momento en que fallecen en Colliure (Francia) Antonio Machado y su madre, Ana Ruiz, en febrero de 1939.

SUMA DE FONDOS

La exposición también se nutrirá de los fondos adquiridos por Unicaja en 2003 y en los que  había composiciones poéticas inéditas de Antonio Machado, variantes de poemas ya conocidos y el poema a Manuel de Falla de Manuel Machado.

También había manuscritos relacionados con prosa y teatro, así como un epistolario que contenía cartas de Antonio Machado a su madre, a su editor y al filósofo José Ortega y Gasset, entre otros. Junto a dicho material, los cuadernos profesionales de Antonio Machado de historia, literatura, francés y aritmética.

Todo este material comprado hace dieciséis años fue ordenado, restaurado, catalogado y digitalizado y dio lugar a la edición de la denominada ‘Colección Unicaja Manuscritos de los Hermanos Machado’, diez volúmenes facsímiles accesibles a través de Internet y que se han  convertido en referencia imprescindible para las bibliotecas de las Facultades de Letras y organismos culturales como el Instituto Cervantes.

Todos estos fondos bibliográficos, los adquiridos anteriormente y los más recientes, se unifican  en una sola colección que constituye el conjunto catalogado más importante de textos machadianos existentes y que los sevillanos podrán conocer a partir del 23 de febrero en la sede de la Fundación en la Avenida de la Palmera, la cual  será también su destino definitivo.

Tres mil actividades para dos millones de personas

La Fundación Unicaja tiene el objetivo, según declaró su presidente, Braulio Medel, el pasado mes de abril de consolidarse como “la primera entidad social privada de Andalucía y de contribuir al fomento del desarrollo económico de los territorios en que opera, adaptándose a las necesidades y requerimientos de la sociedad”.

En el pasado año 2018 incrementó su presupuesto en casi un 50%, hasta un total de 51,7 millones de euros, para abordar todos los ámbitos en que actúa, siendo los principales el deportivo (31,8% de los fondos), cultural (20,7%) y solidaridad social (17,6%).

Realizó más de 3.000 actividades que han beneficiado a dos millones de personas en cerca de 400 municipios de Andalucía y de la provincia de Ciudad Real.

El agravio del Metro

La ley de 1975 estipula que Sevilla no tiene que pagar nada de la infraestructura del Metro

Málaga denuncia que la Junta exoneró además al Ayuntamiento sevillano a cambio de obras “sostenibles”

 

El candidato del PP a la Alcaldía y portavoz del grupo municipal en el Ayuntamiento de Sevilla, Beltrán Pérez, ha reaccionado al anuncio de Espadas de que cuenta con el respaldo de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para la financiación por el Estado de su parte (teóricamente, un tercio) de la línea 3 del Metro (tramo Pino Montano-Prado de San Sebastián) diciendo que “el PP no va a permitir que el Ayuntamiento tenga que pagar un solo euro, porque sería un agravio comparativo con otras ciudades cuyos ayuntamientos no han tenido que costear parte de la obra, como los de Málaga, Bilbao, Madrid, Valencia o Barcelona”.

Es ésta una cuestión que nunca ha quedado clara a ojos de la opinión pública y que, como no podía ser menos, también ha sido utilizada en Málaga, antes y después de la creación del eje simbólico con Sevilla, en ese mismo sentido esperable del agravio comparativo del que habla Beltrán Pérez. Y es que en la urbe de la Costa del Sol se interpreta que Sevilla no ha pagado ni un euro por las obras del Metro. A su vez, el alcaldable del PP sevillano entiende que como Málaga es la que no ha pagado Sevilla tampoco debe hacerlo.

Así pues, cabe preguntarse si el Ayuntamiento hispalense ha tenido alguna vez obligación legal de pagar al menos una parte de las obras de la línea 1 del Metro, obligación que se extendería también a futuras líneas como la 3, y si de hecho ha contribuido financieramente o no.

LA LEY DE 1975

Hay que empezar recordando que Sevilla tiene a su favor algo que no tienen otras ciudades, la ley 37/1975, de 31 de octubre, sobre construcción y explotación del Metro de la ciudad, una norma que no ha sido derogada hasta la fecha.

En el preámbulo de la misma se destaca como novedad que la financiación de la infraestructura corre íntegramente a cargo del Estado y se elimina la obligación del reembolso del 50% por parte del Ayuntamiento con cargo a contribuciones especiales y recargo del arbitrio sobre el incremento del valor de los terrenos.

De esta manera, según el artículo segundo de la ley, deben correr por cuenta del Estado (entonces nos hallábamos todavía en la Dictadura franquista y no existía el Estado de las Autonomías) la construcción de la infraestructura de la red: las obras de explotación, túneles, estaciones y accesos con sus servicios mecánicos, los edificios de cocheras, talleres y subestaciones y las instalaciones de ventilación e iluminación.

En virtud del artículo tercero de dicha norma, el Ayuntamiento quedó obligado a pagar la vía, el material móvil (los trenes), la electrificación, señalización, comunicaciones, puesto de mando, instalaciones de cocheras y talleres, subestaciones y los demás elementos necesarios para la explotación del servicio.

 

CONVENIO DE 2005

En septiembre del año 2005, el Ministerio de Economía del Gobierno central y la Consejería de Economía de la Junta de Andalucía firmaron un protocolo para la financiación de la línea 1 del Metro de Sevilla y de las líneas 1 y 2 del Metro malagueño. Ambas partes asumieron el planteamiento del Gobierno andaluz, el cual calculó que el Estado debía asumir el pago del 100% de la infraestructura de la línea 1 en el tramo que discurriera íntegramente por el término municipal de Sevilla capital (176 millones de euros) y el 33% de los tramos fuera de la urbe (42 millones de euros), tanto en la parte del Aljarafe como en la de Dos Hermanas. Los otros dos tercios los pagarían los restantes ayuntamientos implicados y la Junta de Andalucía.

Esta fue la fórmula en virtud de la cual el Gobierno de la nación se comprometió a abonar 218.313.046 euros a lo largo de 30 años, que es el plazo de duración de la concesión administrativa del Metro sevillano.

Ahora bien, ese cálculo se hizo a partir de la estimación de que el Metro costaría del orden de 461 millones de euros, cuando tras la reciente sentencia condenatoria del Tribunal Supremo a la Junta de Andalucía la factura real final se ha elevado a 890 millones.

Por eso, y mucho antes del fallo del Supremo, el PP ya exigió en el Parlamento de Andalucía que el Gobierno andaluz revisara el convenio del Metro firmado con el Ejecutivo central en 2005, para que éste incrementara su aportación económica conforme al coste real final y no al estimado al inicio de las obras. Veremos si ahora que el PP gobierna en la comunidad y Juanma Moreno es el presidente de la Junta no se abre un nuevo frente con Madrid a cuenta de la factura de la línea 1.

 

REACCIÓN EN MÁLAGA

 

El convenio de los 218 millones de euros que exoneraba al Ayuntamiento de Sevilla del pago de las obras de infraestructura (no así por otros conceptos) del Metro conforme a la ley del año 1975 no dejó de levantar ampollas en el Ayuntamiento de Málaga, que reivindicó una equiparación con el Consistorio hispalense.

A finales de 2018, el entonces consejero de Fomento de la Junta de Andalucía, Felipe López, hizo unas declaraciones a la prensa malagueña en los siguientes términos: “La paradoja es que después de la inversión tan importante hecha por el Gobierno andaluz en Málaga, a estas horas del mes de noviembre de 2018 la aportación del Ayuntamiento al Metro ha sido cero”.

Así pues, casi doce años y medio por entonces del inicio de las obras del Metro malagueño y cuatro años y medio después de la puesta en servicio del suburbano, el Ayuntamiento de la urbe costasoleña no había desembolsado un solo euro, en línea con lo expuesto por Beltrán Pérez.

La reacción del alcalde malagueño, Francisco de la Torre, a las declaraciones del consejero fue invocar el Metro sevillano, donde según él el Ayuntamiento de la capital de Andalucía “no ha puesto un euro”. Y añadió: “Nuestro compromiso era igual. ¿Por qué no se aplica esa misma norma? ¿O es que nosotros tenemos una norma distinta porque estamos en el Mediterráneo y la Andalucía de la Bética es distinta?”.

 

COMPENSACIÓN

 

El Ayuntamiento malagueño le reprocha a la Junta de Andalucía que en su día le perdonara a la Corporación Municipal sevillana una supuesta obligación de aportar 17,5 millones de euros a la línea 1 del Metro a cambio de la realización de obras de movilidad sostenible valoradas en 26,6 millones, unas obras que sonaban a mera coartada para justificar la falta de desembolso municipal.

El alcalde malagueño, Francisco de la Torre, no ha dejado de expresar su protesta por que la Junta llegara a un acuerdo con el Ayuntamiento sevillano “para que lo que iba a tener que poner (en el Metro) fuera sustituido por obras que haría el Consistorio, y con nosotros este tema está por resolver”.

Conclusión: Málaga se escuda en que Sevilla no ha aportado nada al Metro para no desembolsar a su vez, con lo cual el agravio comparativo entre una y otra sirve de perfecta coartada para las dos. En cualquier caso, Beltrán Pérez ha hecho bien en recordar que, según la ley del Metro, el Ayuntamiento de Sevilla no tendría que pagar tampoco ninguna infraestructura de la línea 3, por lo que habrá que estar muy pendientes de cómo se reparte la factura de los 718 millones de euros que costará el tramo entre Pino Montano y el Prado.

Millones de m3 de estériles sepultan la corta de Cobre las Cruces

AFECCIÓN

Gran parte de la explotación a cielo abierto ha quedado inutilizada

TALUDES

Han colapsado unos 300 metros y volcado los estériles mineros

CAUSA POSIBLE

Inestabilidad geotécnica provocada por la reducción del nivel del acuífero

 

De “catastrófico” han calificado expertos geólogos consultados y a la luz de las fotografías aéreas que se han podido tomar en las últimas horas el derrumbamiento acaecido el pasado miércoles en la mina a cielo abierto de Cobre las Cruces, sita fundamentalmente en el término municipal de Gerena y cuya corta ha quedado en gran parte sepultada por tierra y por estériles de mina.

Medios de Canadá, país de origen de First Quantum, la compañía propietaria de mina Cobre las Cruces, se han hecho eco de un comunicado de la misma, según el cual durante las primeras horas de la mañana del día 23 de enero se produjo “un deslizamiento de tierras en la ladera Norte” que “no causó daños a ninguna persona ni ningún impacto en instalaciones o terrenos de terceros”.

First Quantum ha afirmado que activó de inmediato los procedimientos establecidos de seguridad y emergencia ambiental, evacuado el área y “aislado el incidente”. La compañía ha reconocido, no obstante, que la producción de la planta hidrometalúrgica se ha suspendido temporalmente mientras se llevan a cabo investigaciones sobre lo sucedido y afirma que está supervisando la situación continuamente y adoptando “todas las medidas necesarias para resolver el incidente” y que “proporcionará actualizaciones según corresponda”.

 

Sin embargo, las fotos aéreas que se han podido tomar en las últimas horas e inspecciones visuales sobre el terreno de observadores independientes revelan, a juicio de geólogos consultados,  que no se ha tratado de “un incidente aislado”, sino de un derrumbamiento catastrófico de al menos 300 metros de los taludes situados en la parte Norte de la explotación a cielo abierto.

 

COLAPSO

Este colapso masivo de los taludes ha movilizado millones de metros cúbicos de material que se ha expandido por el interior de la corta y ha sepultado gran parte de la misma dejándola inutilizada. Se han depositado los minerales que denominan “estériles de mina” y que no sería más que el “gossan” almacenado para poder recuperar el oro posteriormente, “gossan” que ahora se habría mezclado con las margas azules. Asimismo, el derrumbe casi ha llegado a la zona de almacenamiento en pilas del mineral listo para su tratamiento en la planta hidrometalúrgica, cuya actividad ha quedado paralizada.

Por fortuna, el derrumbamiento se produjo durante el cambio de turno en las labores mineras y no ha habido que lamentar ningún tipo de desgracia personal ante semejante avalancha de tierra y estériles mineros.

Fotos de la corta justo antes y después del derrumbe

 

Según los expertos consultados, dados los millones de metros cúbicos de material depositado en el fondo de la explotación minera a cielo abierto se van a necesitar bastantes meses para poder retirarlos, reconstruir los taludes y reemprender las labores de extracción y tratamiento del mineral de cobre.

Para José Manuel Cantó, ex presidente del Colegio de Geólogos de Huelva, a primera vista  los taludes no se habrían derrumbado por cálculos incorrectos, sino “por un asunto que nunca se ha tenido en cuenta, las actuaciones sobre el acuífero de Niebla-Posadas, cuyo nivel piezométrico ha sido reducido de forma forzada. Con ello -continúa- se ha creado una inestabilidad geotécnica nueva y ésta ha funcionado como una superficie de discontinuidad gigantesca que para nada fue tenida en cuenta en los cálculos técnicos realizados para el proyecto y que ha dado como resultado la formación de la enorme cuña de material que ha acabado deslizándose”.

MENOR PRODUCCIÓN

 

Según medios canadienses, Cobre las Cruces produjo 70.738 toneladas de cátodos de cobre en el año 2018, un 4% menos que en 2017, cuando la producción se elevó a 73.664 toneladas.

La operación utiliza la minería a cielo abierto convencional, basada en palas y camiones hidráulicos, con perforaciones y voladuras en las margas inferiores y zonas de mineral. El proyecto tiene una proporción de desmonte relativamente alta, respaldada por el mineral de alta ley, según First Quantum, y utiliza mineros contratados para toda la producción de la mina.

La planta metalúrgica de CLC se basa en un proceso de lixiviación atmosférica para recuperar el cobre del rico mineral de calcocita de Las Cruces. Una característica única de la planta es el uso de ocho reactores agitados con OKTOP para disolver el cobre en condiciones de alta temperatura y alta acidez. También se agrega oxígeno a los reactores para completar la reacción. La alimentación a los reactores de lixiviación es mineral extraído que ha pasado por tres etapas de trituración.

Una vez lixiviado, el líquido se separa de los sólidos molidos para convertirse en PLS, la alimentación para el área de extracción con solvente (SX). En el área SX, el cobre se pasa a una solución orgánica y luego al electrolito que alimenta las celdas de electrodeposición. Las celdas electrolíticas producen cátodos de cobre de grado LME.

  • Más información, en el siguiente enlace:

 

https://andaluciainformacion.es/sevilla/802714/desastre-sin-paliativos-en-la-mayor-corta-minera-de-europa/

 

Ideas para Altadis

El IAPH se inspiró en una fábrica de cervezas (Madrid), una central eléctrica (Londres) y una factoría de barriles (Sao Paulo)

La cuestión se resume en si crear un museo más pensando en el turismo o un complejo cívico para los sevillanos

 

El Ayuntamiento ha anunciado para la segunda quincena de febrero la celebración de unas “jornadas participativas” sobre qué tipo de proyecto acometer en la fábrica de tabacos de Altadis tras el dictamen proteccionista del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) y de la Comisión Provincial de Patrimonio.

Por si sirve de referencia, el IAPH y la Comisión se basaron para adoptar su acuerdo en cuatro precedentes de transformación de arquitectura industrial: la fábrica de cerámica de Pickman en la Cartuja, convertida en Pabellón Real durante la Expo-92; la fábrica de cervezas El Aguila, en Madrid; una antigua central eléctrica de Londres y el complejo SESC Pompeia en Sao Paulo (Brasil). Obviaré Pickman, por tenerla tan cerca y ser suficientemente conocida por todos, y abordaré siquiera sucintamente los otros ejemplos.

La antigua fábrica de cervezas El Aguila comparte con la Cartuja Pickman el hecho de que su transformación es fruto de una operación de carácter público. Se convocó un concurso de ideas en 1994 para reutilizarla, con la condición de mantener su fachada de ladrillo en estilo neomudéjar, que ganaron los arquitectos Luis Moreno y Emilio Tuñón. La inauguró Gallardón en diciembre de 2002 como biblioteca Joaquín Leguina (en honor del primer presidente autonómico madrileño): un moderno centro bibliográfico y documental especializado en albergar todo lo referido a Madrid, desde libros hasta discos, películas y demás. Tiene construidos 12.500 m2, acoge casi 21 kilómetros de estanterías distribuidos en ocho plantas y costó 66 millones de euros. Primera idea, por tanto, una biblioteca o/y museo dedicados a Sevilla, que no existen, pero si no ha habido dinero municipal para la Gavidia, ¿lo habría para Altadis?.

 

TATE MODERN

La antigua central eléctrica londinense de Bankside, cerrada en 1981, fue reconvertida en nueva sede del Tate Modern (equivalente a un Museo de Arte Moderno) previo concurso internacional que ganaron los arquitectos suizos Herzog y De Meuron. Tate Modern forma parte de un conglomerado cultural privado (cuatro museos de temática distinta bajo la misma denominación)  que depende de Tate Enterprises, cuya declaración de intenciones es “maximizar los beneficios y extender el valor de la marca Tate para respaldar sus colecciones”. Tate Enterprise, pues, funciona como una empresa privada que se nutre de los ingresos de sus museos, de donaciones privadas y de acuerdos con las Administraciones británicas. Los 12 millones de libras que costó comprar la central eléctrica fueron fruto de aportaciones de mecenas artísticos. No he conseguido datos del coste de la primera reconversión en museo pero debió de ser multimillonario.

Tras el éxito del museo, convertido en la segunda atracción turística del país (30 millones de visitantes en siete años), en 2007 se encargó a los mismos arquitectos una ampliación (que diseñaron en forma de rara pirámide achatada de ladrillo de diez plantas) que contó con un presupuesto inicial de unos 300 millones de euros en números redondos, de los que el Gobierno británico se comprometió a aportar 70 millones. El resto lo recaudó la Tate en el sector privado (patrocinios y donaciones). Así pues, segunda idea, un museo de arte contemporáneo, pero ya existe desde 1997 en el antiguo monasterio de la Cartuja el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. ¿Se duplica? ¿Se traslada? ¿Se gastaría el dinero dos veces para lo mismo? ¿Y quién lo pagaría?

LINA BO BARDI

Hace una semana se ha clausurado en la Fundación Juan March, en Madrid, una exposición dedicada a la cuarta inspiradora del dictamen del IAPH, la arquitecta italo-brasileña Lina Bo Bardi, por lo que aún se podría estar a tiempo de que una entidad local (la Fundación Cajasol, por ejemplo) negociara su exhibición en Sevilla, para dar a conocer la original obra, por forma y concepción, de esta polifacética artista (arquitecta, museógrafa, diseñadora, escritora…) que murió en 1992, y cuyo lema ya era rompedor entre tanto arquitecto-estrella de los últimos tiempos: “La arquitectura -afirmaba-.no son los edificios, sino lo que sucede dentro de los mismos una vez inaugurados”.

El Servicio Social del Comercio (SESC) es una organización no gubernamental vinculada a una Federación de Empresarios de Brasil que se creó en el decenio de 1940 para proporcionar a los trabajadores servicios de salud y actividades y que ha funcionado como un Ministerio Complementario de Cultura y Deportes. En el año 1977 encargó a Lina Bo Bardi un proyecto donde estaba una antigua fábrica de barriles metálicos, que pensaban demoler.

 

HORMIGON ARMADO

 

La arquitecta investigó y descubrió que su estructura había sido creada por uno de los pioneros del hormigón armado de principios del siglo XIX, el francés François Hennebique. Inició un proceso de búsqueda de su esencia, eliminó el yeso de las paredes para dejarlas desnudas y no sólo conservó la fábrica original, sino que la complementó con dos edificios de hormigón a la vista, unidos mediante pasarelas para preservar la memoria del barrio con la existencia de la factoría en ese lugar, y una chimenea para subrayar aún más esa antigua función industrial.

Dos arquitectos, Marcelo Ferraz y André Vainer, que trabajaron con ella codo con codo durante nueve años en medio de la obra desarrollando el singular proyecto, han dado testimonio de las ideas de Lina al respecto. “Cuando comenzamos los trabajos en la antigua fábrica, SESC ya estaba facilitando actividades allí. En Pompeia hallamos cinco equipos de fútbol, un grupo de aficionados al teatro, un club de baile de la Tercera Edad, un grupo que hacía

barbacoas los sábados y niños por doquier. Y Lina dijo: “Lo que queremos es precisamente mantener y ampliar lo que hemos encontrado aquí, nada más”.

 

CENTRO DE OCIO

 

“Así comenzó -continúan- el debate sobre qué tipo de programa se debía implementar. En lugar de un centro “deportivo y cultural” comenzamos a usar la expresión “centro de ocio”. Cultural, dijo Lina, tiene demasiado peso y puede hacer que las personas piensen que deben realizar actividades culturales por decreto. Y eso puede llevar a la inhibición o al embotamiento traumatizador. La cultura debería ponerse en cuarentena, se la deberïa dejar descansar un poco para que recupere su significado y profundidad originales. Para ella, el término “deportivo” implicaba competencia y disputa, lo que consideraba una tendencia dañina en una sociedad ya excesivamente competitiva. Simplemente sería “ocio”.

Tenía -.añaden- la intención de fomentar la convivencia como una fórmula infalible para la producción cultural (sin necesidad de usar ese término). Proporcionaba incentivos para disfrutar del deporte recreativo, con una piscina con forma de playa para niños pequeños y para quienes no sabían nadar; canchas deportivas con techos por debajo de la altura mínima requerida por las federaciones deportivas y, por tanto, inadecuadas para las competiciones. La idea era fortalecer y promover la recreación -deporte “liviano”-, y así el programa y el proyecto se fusionaron, se enredaron, se amalgamaron.

La clave para el éxito del proyecto fue la elaboración de un programa integral e inclusivo y soluciones especiales que facilitaron la accesibilidad (llevar la calle y la vida pública al complejo) y atrajeron el interés de todos los grupos de edad y clases sociales, sin discriminación. Ese es un papel de la arquitectura, de hecho uno de los más nobles. La calle abierta y acogedora (se creó una interior que vertebraba el complejo); los espacios de exposición; la estricta prohibición de los coches; las actividades al aire libre, que culminan en el área de terrazas de madera y se convierten en la “playa de Sao Paulo” (impactante la imagen de la gente tendida sobre toallas tomando el sol entre sombrillas y sillas playeras llevadas por ellos mismos) en verano. Todo esto hizo de SESC Pompeia una ciudad de la libertad, un sueño de vida cívica hecho realidad”.

¿Cuál de estos proyectos inspiradores para el IAPH sería más interesante para Sevilla? ¿Crear otro museo más pensando en el turismo y los turistas o reconvertir Altadis en un gran complejo cívico para uso y disfrute de los vecinos de Los Remedios y de todos los sevillanos al modo de lo hecho por Lina Bo Bardi en Sao Paulo?