Se alquila

Zoido dejó las calles con 13.679 veladores y ahora Espadas oferta 19.000 plazas para cócteles en espacios públicos emblemáticos

El gerente de Fibes reconoció en Fitur que el objetivo es poner espacios públicos al servicio de los hoteles y de sus clientes

 

El pasado 1 de febrero (2016), una empresa de transportes presentó en la Plaza de España su nueva flota de autobuses, compuesta por trece vehículos, y a continuación ofreció un cóctel debajo de una serie de grandes sombrillas para que los invitados se protegieran del sol y en torno a mesas altas, en línea con las recreaciones visuales que figuran en la oferta ‘Venues Sevilla’, que presentó el alcalde en el marco de Fitur a 44 agencias especializadas en la organización de congresos y eventos.

‘Venue’ es un anglicismo, otro más en la desnaturalización de nuestra lengua que practica el sector turístico, y al Sevilla Congress and Convention Bureau me remito. Podría traducirse como lugares de reunión. Según dijo Espadas y reza en Internet, Turismo de Sevilla, a través de ‘Venues Sevilla’ ofrece “una innovadora herramienta de información, asesoramiento y gestión de espacios públicos versátiles de la ciudad para dar lugar a los eventos más esperados”.

Traducido al español, el Ayuntamiento ofrece en una plataforma en Internet el alquiler de trece espacios públicos para la celebración de eventos, con los que espera ingresar al menos 900.000 euros, un dinero que se supone debería constar como previsión de ingresos  (como las multas de tráfico, por ejemplo) en alguna parte de los nonatos Presupuestos municipales.

LA LISTA

Recordemos que los espacios públicos que se alquilan son los siguientes, por orden de aparición en el sitio en Internet: el Casino de la Exposición, la sala Antiquarium en las Setas de la Encarnación, el museo de la cerámica de Triana, la Torre de Don Fadrique, el Costurero de la Reina, los Baños de la Reina Mora, el Castillo de San Jorge, la Plaza de España, la Plaza de América, el Muelle de Nueva York, la Puerta de Jerez, los Jardines de Murillo y la Alameda de Hércules.

En la información ofrecida se detectan errores que aún no se han corregido, como que aparezca el hotel Alfonso XII en vez del hotel Alfonso XIII y se hable de los Jardines del Cristina, en vez de los Jardines de (sin la ele) Cristina, ya que se crearon en honor de la reina, luego regente, María Cristina de Borbón-Dos Sicilias.

El alquiler de inmuebles públicos para la celebración de eventos no es nuevo en Sevilla, ni en otras ciudades. En la nuestra, por ejemplo, las Ordenanzas Fiscales suelen recoger un precio por la prestación de servicios y visitas en el Real Alcázar, de propiedad municipal, que incluye la organización de actos y exposiciones, la realización de fotografías y grabaciones y el rodaje de películas y documentales. En las del año 2014 figuraba una tarifa de 3.395 euros por la celebración de actos que no tuvieran carácter oficial reconocido y que fueran autorizados por la Comisión Ejecutiva o la Presidencia del Patronato.

BARCELONA Y MADRID

Ya que estamos en plena polémica por la intervención en las Atarazanas, hay que recordar que la Dirección de sus homólogas barcelonesas, el conjunto arquitectónico de las Atarazanas Reales, sede del Museo Marítimo, pone a disposición -previo pago, naturalmente- de particulares, empresas y entidades zonas como el Vestíbulo, que es publicitado como lugar ideal para cócteles; el Jardín, para los aperitivos, y la Sala del Marqués de Comillas, con 1.700 m2, para todo tipo de actos.

El Ayuntamiento de Madrid fue aún más lejos hace seis años, con Alberto Ruiz Gallardón (PP) como alcalde, al decidir alquilar el mayor número posible de espacios públicos, como el Palacio de Congresos, la Caja Mágica, el Madrid Arena y hasta el patio del Palacio de Correos en la Plaza de Cibeles, su sede, con más de 2.400 m2 de superficie y 30 de altura y capacidad para albergar 1.800 personas, cuyo alquiler se tasó inicialmente en 35.000 euros.

Así pues, el factor diferencial introducido por Gallardón en Madrid fue el paso del alquiler esporádico de algún espacio público al intento de alquilar de forma sistemática el mayor número posible de inmuebles municipales.

SÓLO EL PRINCIPIO

Mutatis mutandis, esto mismo es lo que ha hecho Espadas con su plataforma ‘Venues Sevilla’: de alquiler sólo el Alcázar hemos pasado de golpe a poner en el mercado trece espacios de la ciudad y que son presentados como los primeros de esta nueva política, porque pueden ser más en lo sucesivo. En este sentido, el gobierno local se alinea con el sociólogo Mario Gaviria, que en su intervención en las Jornadas sobre el Eucalipto se preguntaba que si las repoblaciones con esta especie de crecimiento rápido se presentaban como muy beneficiosas para Huelva, ¿por qué haberse detenido en las 200.000 ha de eucaliptal y no haber llenado la provincia entera?

Si después de que Zoido demostrase que era posible llenar las calles de Sevilla con 13.679 veladores y la privatización de los espacios públicos ha resultado tan rentable para el Consistorio, ¿por qué no continuar ocupando con taburetes, sillas, mesas, sombrillas y demás, como tan bien se recrea en las simulaciones gráficas de ‘Venues Sevilla’, la Plaza de España, los Jardines de Murillo, la Puerta de Jerez y hasta un total de trece espacios públicos? ¿Y por qué detenerse en estos trece y no seguir hasta que no quede un solo metro cuadrado libre sin ocupar, por nuestro barroquista ‘horror vacui’?.

Pensábamos que Espadas encarnaba un modelo distinto de ciudad y ha resultado que ha perfeccionado el modelo ideado por Gallardón en Madrid y el de los veladores a gogó de Zoido en Sevilla.

Esta decisión, que amplificará la imagen de zoco norteafricano que va adquiriendo a pasos agigantados la ciudad, supone otra claudicación ante el poderoso ‘lobby’ turístico, del que llevamos cuatro años esperando que desembolse el dinero prometido para organizar en la ciudad el equivalente a “no una, sino tres Copas Davis” (tres millones de euros).

Así lo reconoció en Fitur el gerente de Fibes, Antonio Jiménez, cuando aseveró que la oferta de ‘Venues Sevilla’ no sólo no compite con la de los hoteles, sino que está pensada para dichos establecimientos, que en numerosas ocasiones -dijo- solicitaban estos edificios y lugares emblemáticos para los clientes de los congresos que acogen. Más claro, agua: el gobierno local ha convertido plazas de la ciudad, como la Puerta de Jerez, en la prolongación de los salones privados de los hoteles a costa de privar temporalmente de su uso a los sevillanos, también contribuyentes.

ZONAS EXTERIORES

El segundo factor diferencial es que en la lista de espacios alquilables se incluyen también jardines públicos exteriores y no sólo los interiores de edificios, sin que los amigos y defensores de las zonas verdes y los ecologistas se hayan dado por enterados. Al contrario, el Ayuntamiento ha logrado hasta la comprensión de los conservacionistas de Adepa.

Recuérdese que Adepa expresó hace dos meses su inquietud por la “banalización y degradación de nuestros espacios urbanos más históricos y singulares” a cuenta de la feria de belenes autorizada por el Consistorio en el entorno de la Catedral y el Archivo de Indias; el tiovivo y la pista de hielo en la Plaza de San Francisco (Joaquín Egea dijo al respecto: “De lugar de recepción, de visitas reales, coso taurino y palenque de justas, a simple solar municipal que se alquila para las más distintas promociones”) y el “progresivo avance de la marea de veladores”, motivos por los que pidió la intervención de la Comisión de Patrimonio.

Pues bien, el Ayuntamiento oferta ahora 300 plazas para cócteles al aire libre en la Puerta de Jerez, 800 en los Jardines de Murillo, 10.000 en la Plaza de España, 1.000 en la Plaza de América y otras tantas en el Muelle de Nueva York, 3.900 en la Alameda…. y Adepa equipara esta ocupación masiva a la que dice realizan en la Plaza de América tan sólo dos bares de copas en las noches de verano. Asegura asimismo que es muy difícil que se alquilen los Jardines de Murillo por estar “llenos de ratas de considerable tamaño y con un deterioro bastante considerable”.Conclusión: como ya están deteriorados, qué más da que se puedan deteriorar aún más.

¿Qué habría dicho Espadas si a Zoido, el de los 13.000 veladores, se le hubiera ocurrido ofertar 19.000 plazas más en espacios públicos emblemáticos para cócteles y banquetes? Probablemente al exalcalde se le habría acusado de intentar hacer caja a costa del patrimonio de los sevillanos. Ahora, a esa política se la llama “puesta en valor”.

 

El Ayuntamiento de Sevilla dedicará 7,7 millones al pago de productividad a su personal

 

El Consistorio de Sevilla destinará en los Presupuestos de 2016 un total de 288,01 millones de euros a pagar a su personal. Esta cantidad equivale al 36,4% de todos los fondos municipales en las Cuentas para el año próximo. En términos comparativos, el capítulo I del Presupuesto  crece en 2,1 millones de euros respecto del último Presupuesto de Zoido debido, entre otras razones, a la subida salarial del 1% aprobada por el Gobierno de la nación en las Cuentas del Reino y a la recuperación de la mitad de la paga extraordinaria que se dejó de abonar en el año 2012.

En el capítulo de Gastos de Personal el gran bloque es el del Anexo, en el que se aglutinan las retribuciones de todo el personal laboral y funcionarios de plantilla del Ayuntamiento, así como el personal eventual, directivo y de órgano de gobierno. Cuenta con una dotación de 197,5 millones (del total de 288.017.270,45 euros en este Capítulo I), lo que significa un crecimiento de 10,9 millones de euros (un 5,83%) respecto de 2015.

Este incremento se justifica por la subida salarial general del 1% que se aplicará a todo el personal municipal conforme a la Ley de Presupuestos Generales del Estado; la incorporación al bloque de las cuantías estimadas para cada empleado en lo relativo a la primera fase del plan de productividad; las productividades específicas de los distintos servicios (exceptuando Policía Local y Bomberos), que ascienden a 7,7 millones de euros, y el crecimiento autónomo de distintos conceptos retributivos, que varían cada año en función de la composición del personal, especialmente el de antigüedad.

En este Anexo hay que tener en cuenta que se produce una minoración de 1,1 millones de euros en las retribuciones a los concejales, personal eventual y personal directivo.

El concepto ‘Otras retribuciones’ incluye los gastos de la Seguridad Social, acción social del personal, productividad específica de Policía y Bomberos, gastos de locomoción, dietas…. y hasta la devolución del 50% de la paga extra de 2012 y está dotado con 70,4 millones de euros, un 6,39% menos que en el ejercicio anterior. Esta minoración se sustenta, según la Memoria de los Presupuestos, en la parte de la productividad, incluida en los créditos del Anexo.

Cabe destacar que en los programas de productividad específicos de la Policía Local se produce un incremento de 0,7 millones de euros, un 7,98%, que el gobierno socialista justifica por el hecho de que en los últimos tres años fue claramente infradotado y hubo necesidad de realizar varias modificaciones de crédito para poder cubrir los servicios que se financiaban con cargo a los mismos.

PROGRAMAS

El personal de Programas es contratado por el Ayuntamiento con cargo a convenios firmados con otras Administraciones, por lo que se financia con subvenciones. Este personal se concentra en tres áreas: Igualdad, Juventud y Relaciones con la Comunidad Universitaria; Bienestar y Empleo;  y Educación, Participación Ciudadana y Edificios Municipales. Al mismo se le han incrementado sus retribuciones en un 1% en general, conforme a la Ley de Presupuestos Generales del Estado, si bien ha habido una evolución diferente.

Dada la apuesta del gobierno local por la igualdad y contra la violencia machista, se han consignado créditos para aumentar la dedicación del personal de los Puntos de Información a la Mujer (PIM) hasta la jornada completa, con lo cual la dotación es de casi 1,17 millones de euros, lo que ha supuesto un incremento del 21,89% respecto del presupuesto del año pasado.

También se va a procurar que el personal que atiende a otros programas gestionados por la Dirección de Acción Social tengan dedicación completa en vez de jornada parcial, en ámbitos como Refuerzo de los Servicios Sociales Comunitarios para la ejecución de la Ley de Dependencia, Funcionamiento y Equipamiento de la Red Básica de Servicios Sociales, Intervención con Menores y sus familias e Intervención en Zonas con necesidades de transformación social. Para el personal de estos programas se dota una cantidad de 5,24 millones de euros.

REDUCCIÓN

Para el personal de los programas gestionados por la Dirección General de Empleo y Apoyo a la Economía e Innovación Social la dotación disminuye en 6,24 millones de euros, por los siguientes motivos:

-La bajada de 5 millones de euros en el programa Emplea Joven Sevilla, al haber finalizado el programa de 2015 y estar a la espera de que el Servicio Andaluz de Empleo conceda el de 2016.

-La pérdida de 1 millón de euros del proyecto Redes II, por haber culminado su plazo de ejecución, previsto para los años 2012-2015.

-La disminución en 0,3 millones de euros del programa Dinamización prelaboral para la transición al empleo en el Polígono Sur, debido a la redistribución de los créditos entre otros programas de gasto.

-Para las Escuelas-Taller y los Talleres de Empleo sólo se consignan créditos destinados a la aportación municipal a los mismos, ya que se está pendiente de que en los próximos meses sean concedidas subvenciones para los ocho centros que tiene habilitados el Ayuntamiento.

Por otra parte, el personal de los programas de Educación está comprendido en el programa de la Escuela de Educación Especial Virgen de la Esperanza, financiado por la Junta de Andalucía, por lo que su dotación no varía con respecto a la del año 2015.

 

 

Sevilla acumula 53 meses consecutivos con más de 80.000 parados

 

 

En Sevilla capital hace 53 meses consecutivos en los que el paro nunca baja de 80.000 personas. Si el efecto estadístico de los últimos tiempos se cumple en febrero (de 2016), uno de los tres meses en que de un tiempo a esta parte siempre sube el desempleo, al acabar este mes es muy probable que acumulemos cuatro años y medio seguidos con ese dramático registro de los 80.000 desempleados, equivalentes a uno de cada nueve sevillanos.

La declaración de quiebra, tras 158 años de actividad, de Lehman Brothers, el cuarto banco de inversión de Estados Unidos, el 15 de septiembre de 2008 es considerada como la fecha oficial del inicio de la peor crisis económica de la historia reciente, cuyas consecuencias aún padecemos.

La secuela de la crisis, el paro, se desata en Sevilla capital con mayor intensidad tres años después, en septiembre de 2011. Tan sólo al cabo de un trimestre de la toma de posesión de Zoido, que paradójicamente había prometido convertirse en el alcalde del empleo, el paro se incrementa de golpe en 2.645 personas y rebasa la barrera de los 80.000 (80.470), de la que no ha bajado desde entonces. Esa cifra de 2.645 nuevos parados en un mes tampoco ha sido superada, siendo la más aproximada los 2.449 de enero de 2014.

Aquel mismo año de 2011 fue cuando se registró la cifra de parados más cercana a esa barrera psicológica de las ocho decenas de millar: los 81.135 parados de diciembre.

En estos casi cuatro años y medio, el drama del desempleo se ha agudizado en nueve meses distintos (el 17% del total), al superarse los 90.000 parados. El pico más alto en este sentido se alcanzó en marzo de 2014, cuando se registraron 91.925 sevillanos sin ocupación tras un periodo de cinco meses seguidos (con la excepción de diciembre de 2013) por encima de esa dramática cifra, que hizo temer que íbamos camino de los 100.000.

El repunte fue aún peor de lo esperado, ya que previamente se había producido la mejor racha de caída del paro de toda la serie: seis meses consecutivos, de marzo a agosto de 2013. Esa racha positiva, a su vez había sucedido a la peor negativa, cuando hubo cuatro meses de continuo crecimiento del desempleo, entre agosto y noviembre de 2012.

La estadística refleja algunas tendencias que parecen consolidadas. Así, los inicios de cada año suelen ser los peores, ya que en enero y febrero siempre sube el paro. Llevamos cinco enero y cuatro febrero consecutivos con crecimiento del desempleo. El tercer mes peor, en el que también suele subir el paro, es septiembre. También llevamos cinco consecutivos negativos. Por tanto, los meses posteriores a las vacaciones de verano (sólo en octubre del año pasado se rompió esa tendencia) y la época navideña (enero y febrero) suelen traer malas noticias económicas para la ciudad.

Por el contrario, los meses previos a los anteriormente citados son los mejores a efectos de ocupación. Son aquellos en los que siempre baja el número de parados. Diciembre es el mejor en este sentido, con diferencia. En el último lustro ha habido tres diciembre en los que más de dos mil personas han salido de las listas del paro. El mejor mes de la serie analizada fue diciembre de hace dos años (2014), con 2.514 desempleados menos.

El segundo mejor mes del calendario es abril, en el que tampoco ha subido nunca el paro en el periodo estudiado. Está claro el efecto de la Navidad en diciembre y de la Feria en abril para que éstos sean los dos meses donde siempre baja el paro en Sevilla, cuya economía es claramente estacional o dependiente de las fiestas.

Y los otros dos mejores meses, en los que siempre baja el paro, son junio y julio, cuando antiguamente el turismo huía en esas fechas de Sevilla por miedo al calor y se consideraban parte de la temporada baja turística. Ahora se ha invertido la tendencia, en parte por un clima no tan extremo en los últimos años, con temperaturas más soportables para los forasteros y donde no ha habido esos periodos de hasta diez días seguidos con más de 40 grados, que ponían a Sevilla abriendo la sección meteorológica en los telediarios.

En los meses restantes del almanaque no hay una pauta determinada. Hay años en los que baja el paro y otros en que sube, en función de la fecha de celebración de la Semana Santa (caso de marzo) y de la Feria (cuando la programan entrada o directamente en mayo para aprovechar el efecto de las fiestas en Madrid) y de cómo se den los puentes festivos, caso de haberlos, con motivo de la fiesta nacional (octubre).

APUNTES SOBRE EL PARO EN SEVILLA

-Meses del año en que siempre sube el paro: Enero, febrero y septiembre.

-Meses en que siempre baja: Abril, junio, julio y diciembre.

-El mes con más paro: Marzo de 2014, con 91.925.

-El mes con menos paro en los últimos 53: Septiembre 2011, con 80.470.

-El mes con mayor subida de paro: Septiembre 2011, con 2.645 más.

-El mes con mayor caída del paro: Diciembre de 2014, con 2.514.

-El mes con menor caída del paro: Octubre 2015, con sólo 16 parados menos.

-El mes con el pico de paro más alto: Marzo de 2014, con 91.925

-La mejor racha de caída del paro: seis meses, de marzo a agosto de 2013.

-La peor racha de subida del paro: cuatro meses, de agosto a noviembre de 2012.

-El año con más meses de subida: 2012, en que hubo ocho meses de incremento.

Paro en Sevilla capital enero 2016: 1.560 más, hasta 83.408 desempleados

 

 

Sevilla capital cerró el mes de enero haciendo honor al tópico de la cuesta con que se describe gráficamente el primer mes del año tras las alegrías de las fiestas navideñas, ya que el número de parados se ha incrementado en 1.560 y el total de sevillanos sin ocupación asciende ahora a 83.408, según los datos oficiales registrados en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo (antiguo Inem) divulgados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que dirige la onubense Fátima Báñez. El dato supone un incremento del 1,90% respecto de diciembre de 2015, cuando se contabilizaron 81.848 parados.

El relativo consuelo que deja la estadística es la evolución positiva del dato interanual, esto es el balance del año transcurrido desde enero de 2015, ya que en los últimos doce meses han abandonado las listas del paro un total de 4.580 sevillanos (de los 87.988 parados en enero de 2015 a los 83.408 en enero de 2016).

Enero suele ser un mes tradicionalmente malo para el empleo en Sevilla capital, como demuestran las estadísticas, por lo que volvemos a entrar en el cíclico comportamiento del calendario, según el cual el invierno no es una estación en que se incremente la actividad económica en nuestra ciudad y se genere una mayor tasa de ocupación, en espera de que con la primavera y las fiestas a la misma asociadas (Semana Santa y Feria de Abril) se produzca una reactivación y se reduzcan las cifras del paro.

Así, por ejemplo, en el último cuatrienio el paro siempre subió a principios de cada nuevo año en comparación con el final (diciembre) del anterior. En enero de 2015 se registraron 1.571 parados más, prácticamente una cifra similar al incremento de enero de 2016. En enero de 2014 fue todavía peor, con 2.449 desempleados más. Curiosamente, cuando la crisis todavía estaba en alza, en enero de 2013 sólo se registró un incremento en 98 parados, un dato digno de un estudio en mayor profundidad por su excepcionalidad en comparación con los restantes meses de enero.

Dado que Espadas inició su mandato el pasado mes de junio con 84.470 parados, en los siete meses transcurridos desde entonces el desempleo se ha reducido en Sevilla en 1.062 personas en este periodo.

En el pasado mes de enero el paro entre los hombres se ha incrementado en 558 personas al pasar de 36.567 desempleados a 37.125; entre las mujeres la subida ha sido de casi el doble, al evolucionar desde 45.281 a 46.283.

SECTORES Y GRUPOS DE EDAD

Por sectores, parece que ha sido en enero cuando realmente se ha notado la crisis de Abengoa, ya que en el sector industrial el desempleo no creció en diciembre pero lo ha hecho el mes pasado: se pasó de 4.825 desocupados a 5.058, con un incremento de 233 personas.

Curiosamente, la cifra se ha mantenido estable en la Agricultura, donde siguen manteniéndose los 1.427 parados del mes de diciembre. En la Construcción, el número de desempleados ha pasado de 7.229 a 7.248 (+19), y los Servicios, como suele ser habitual, es el sector termómetro que registra las mejores cifras cuando son buenas y las peores cuando son malas: se pasa de 56.606 a 58.383 (+ 1.777). El único colectivo donde bajó el paro en enero fue el de Sin empleo anterior, con un descenso de 469 (de 11.761 en diciembre a 11.292 ahora).

Esta cifra anticipa que donde ha crecido el número de contrataciones es entre los trabajadores más jóvenes, que suelen ser los que se incorporan al mercado de trabajo y también los que sufren los contratos más precarios y temporales. Así, el paro ha caído únicamente en dos grupos de edad: los menores de 20 años y quienes tienen entre 20 y 24. En el resto de segmentos sube en todos, especialmente entre quienes tienen de 40 a 44 años, con 388 parados más que en diciembre.

La evolución por segmentos de edad ha sido la siguiente: menores de 20 años, 1.179 parados (-154); entre 20 y 24 años, 5.704 desempleados (-272); entre 25 y 29 años, 8.294 (+343); entre 30 y 34 años, 9.039 (+305); de 35 a 39 años, 10.146 (+323); de 40 a 44 años, 10.683 (+388); de 45 a 49 años, 11.952 desempleados (+267); de 50 a 54 años, 11.069 parados (+208); de 55 a 59 años, 9.403 parados (+77), y mayores de 59 años, 5.939 (+75).

DATOS DE LA PROVINCIA

El desempleo también ha subido en el conjunto de la provincia en el mes de enero, aunque proporcionalmente algo menos que en Sevilla capital (un 1,87%, frente al 1,90% capitalino). De los 235.313 parados que había en diciembre se ha pasado a 239.716, lo que supone 4.403 desempleados más. De esta cifra, 1.560 corresponden a la capital. Por tanto, uno de cada tres nuevos parados en Sevilla reside en la gran metrópolis (el 35,43% del total).

El paro sube tanto entre los hombres como entre las mujeres, aunque ha afectado más a las féminas, como suele ser habitual. La evolución por sexos ha sido la siguiente: Hombres, 109.377 parados (+ 1.599); mujeres, 130.339 paradas (+ 2.804).

Por sectores, el significativo descenso en el colectivo Sin empleo anterior, y en bastante menor medida en la Construcción, no compensa el fuerte incremento en los restantes, especialmente en los Servicios. Mientras que el efecto Navidad provocó en este último sector una considerable caída en diciembre (3.294 parados menos), en enero se ha producido un efecto rebote en sentido contrario pero incrementado (4.753 desocupados más).

La distribución del paro por sectores ha quedado en enero de la siguiente forma: Agricultura, 15.318 desempleados (+ 916); Industria, 17.689 (+472); Construcción, 26.612 (-471); Servicios, 153.023 (+4.753) y Sin empleo anterior, 27.011 (-1.167).

 

La herencia judicial de Espadas en Sevilla: más de 17 millones de euros

 

UN CUARTO DE SIGLO DE PLEITOS

El actual gobierno local deberá pagar sentencias por un caso de Rojas Marcos, cinco de Monteseirín y tres de Zoido

DE TODO TIPO

Espadas carga con las indemnizaciones por Mercasevilla, el edificio Laredo, las Setas de la Encarnación y hasta el Metro

MAYORES Y MENORES

El Ayuntamiento también deberá pagar por las consecuencias de sendos resbalones en Madre de Dios y la Avenida

 

El gobierno socialista de Juan Espadas deberá afrontar el pago de al menos 17,4 millones de euros como consecuencia de casi una decena de fallos judiciales contrarios al Ayuntamiento y acaecidos desde que tomó posesión a mediados del pasado mes de junio pero por asuntos que incluso se remontan a hace un cuarto de siglo, cuando era alcalde Rojas Marcos. La mayoría de los pleitos datan de los mandatos de Monteseirín, y Zoido también le ha dejado su particular legado con tres sentencias achacables a su etapa.

Espadas está saliendo a un promedio de casi 2,5 millones de euros mensuales en facturas acumuladas por sentencias contrarias al Ayuntamiento por casos heredados de mandatos de anteriores alcaldes, una pesada herencia judicial que lastrará su acción de gobierno y limitará su capacidad inversora para lo que le resta de mandato.

El asunto más sorprendente para el alcalde actual ha sido comprobar que al cabo de veinticuatro años le ha tocado a su gobierno asumir las consecuencias de la expropiación del edificio Laredo, acordada por Rojas Marcos poco antes de la Expo 92 y que tras una larga batalla judicial con sus sucesivos propietarios obligará al Consistorio a abonarles 3.731.802,72 euros más, con lo que el coste de aquella decisión del alcalde andalucista acabará siendo de 6.073.073,48 euros para las arcas municipales.

La peor sentencia judicial, sin embargo, es la contraria a los intereses municipales en la empresa de mayoría pública Mercasevilla, conocida el pasado mes de julio, en el pleito con Sando a cuenta de las parcelas que la compañía malagueña no pudo explotar por la falta de acometidas eléctricas y otras graves deficiencias. La lonja fue condenada a pagar a sando 8.944.710,30 euros, cantidad que se elevaría a unos 14 millones por la suma de todo tipo de intereses en los años transcurridos hasta hoy desde los tiempos de Monteseirín como alcalde.

La decisión de Sando de pedir el embargo de las cuentas de Mercasevilla en diciembre de 2015 obligó a la sociedad municipal a pedir el preconcurso de acreedores. Aunque el Ayuntamiento anunció recursos contra el fallo judicial, de momento el gobierno de Espadas ha tenido que provisionar 5.392.998,25 euros (la cantidad que hemos tomado como referencia para este trabajo) para asumir sus posibles responsabilidades finales y en proporción a su participación en la sociedad.

EDIFICABILIDAD URBANÍSTICA

Por otra parte, el pasado mes de agosto, el Tribunal Supremo estimó un recurso de casación de la Compañía de Jesús y anuló una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) sobre un acuerdo de la Comisión de Valoraciones de Sevilla, que dijó el justiprecio relativo a las servidumbres recaídas sobre 2.457 m2 del subsuelo del Colegio Porta Coeli para la construcción de la primera línea del Metro.

El Supremo ha fallado que se le paguen a los jesuitas 1.398.029 euros más por la pérdida de edificabilidad en el subsuelo y 1.661.155 por la pérdida de edificabilidad sobre rasante. En total, 3.059.184 euros más de los fijado en la época de Monteseirín.

No podían faltar en esta relación las Setas de la Encarnación, uno de los legados más gravosos del anterior alcalde socialista para las arcas de la ciudad y que no han dejado de causar quebraderos de cabeza a sus sucesores. Las diferencias de criterio con la empresa constructora, Sacyr, provocaron una primera sentencia desfavorable para el Ayuntamiento de 36,5 millones de euros que tras un recurso interpuesto por el gobierno de Zoido han permitido un nuevo fallo judicial, ya con Espadas de alcalde, menos desfavorable para el Ayuntamiento: tan “sólo” 2.594.862 euros.

SEGURIDAD Y MOVILIDAD

También a finales del pasado verano el gobierno de Espadas heredó otra sentencia judicial contraria a la corporación municipal en un caso procedente de un mandato anterior, concretamente de la etapa de Zoido. El TSJA declaró el derecho de la UTE constituida por Detea y Aldesa a cobrarle al Ayuntamiento 1.902.367 euros por la certificación final de las obras de la nueva sede de la Delegación Municipal de Seguridad y Movilidad, en la antigua cárcel de la Ranilla, más 62.041,50 euros por la paralización de los trabajos en su día. En total, 1.964.408,50 euros.

Esta demanda formaba parte de un paquete de cuatro por el que Detea reclamaba además al Ayuntamiento el pago de 18 millones de euros por incumplimientos en el contrato de compraventa de tres edificios en la isla de la Cartuja, entre ellos la comisaría de la Policía Local, que le fue entregada en estado ruinoso tras los expolios sufridos al dejarla abandonada a su suerte el gobierno de Zoido.

A Espadas también le han caído las sentencias que obligan al Ayuntamiento a revisar los precios de los contratos por la rehabilitación de Zonas Degradadas, más sus intereses legales: 436.414 euros por la barriada Juan XXIII y 223.288 por el sector B de Alcosa.

Hasta los resbalones de ciudadanos en la vía pública en época de Zoido se han traducido en sentencias condenatorias contra el Ayuntamiento y que deberá pagar el actual gobierno de Espadas. Así, tendrá que indemnizar con 19.987 euros a un hombre que se cayó en un tramo de la acera de la calle Madre de Dios y que había sido pavimentada con un material no homologado y muy deslizante, y unos 18.000 euros a una mujer que sufrió una fractura al tropezarse contra losas deterioradas y levantadas en la Avenida de la Constitución.

Atarazanas: una transaccional

El pasado jueves, el arquitecto autor del proyecto de Centro Cultural en las Atarazanas, Vázquez Consuegra, explicó su proyecto a  los grupos municipales en el Ayuntamiento. Repárese en la enorme paradoja de esta reunión: el arquitecto tenía que contarle su proyecto a los concejales de un Consistorio que le había dado licencia de obras para ejecutarlo con fecha 11 de diciembre de 2015, es decir más de mes y medio antes. Ese encuentro dejaba en la más flagrante evidencia a los señores ediles, ya que era la demostración palpable de que otorgan los permisos sin haberse leído los proyectos.

La concesión de la licencia de obras, previo dictamen favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio, presupone el cumplimiento de la legalidad vigente por parte de la promotora de los trabajos, la Fundación La Caixa. Sin embargo, un partido como el PP, liderado por un juez al que se supone el conocimiento del Derecho cual es Zoido, quería al alimón con Ciudadanos llevar al Pleno del día siguiente una moción para que la Corporación suspendiera “preventivamente” la licencia de obras. Esa figura de la suspensión preventiva “a posteriori” (¿?) no existe en nuestro ordenamiento, su aprobación habría instalado a los ediles en la prevaricación y habría instaurado en Sevilla la inseguridad jurídica: nadie podría tener ya la seguridad de que su licencia de obras no sería revocada de haber triunfado tal iniciativa, que fue tumbada por el pertinente informe en contra del secretario.

Continuando con las paradojas de esta historia, el PP, partidario de suspender la licencia de obras para las Atarazanas, es el mismo partido que estando en el gobierno de la ciudad aprobó la primera solicitud de obras en el monumento (tuvo entrada en la Gerencia de Urbanismo el 26 de marzo de 2015) el pasado 2 de junio, a expensas del dictamen de la Comisión de Patrimonio, y con este informe favorable: “El proyecto presentado respeta la configuración de las actuales Atarazanas, siendo la intervención independiente en todo momento de la estructura muraria (sic) del edificio, acogiéndose su distribución a los espacios existentes y con una puesta en valor de los valores patrimoniales”.

SIN OBJECIONES

En esa reunión con Vázquez Consuegra, como en anteriores declaraciones públicas, los representantes de las fuerzas más a la izquierda, Participa e IU, se pronunciaron más que en contra del proyecto arquitectónico, contra el modelo de gestión del monumento y el hecho de que la Junta lo hubiera entregado en concesión a La Caixa durante veinte años.

Sin embargo, conocieron o debieron conocer tanto por los medios de comunicación como por el Boja la firma del convenio entre la Consejería de Cultura y la Caixa que activaba el procedimiento de “concesión administrativa para la adquisición del aprovechamiento privativo de las Atarazanas para la implantación en el mismo de un centro cultural”. La Consejería sometió a información pública el expediente de concesión en el Boja del 6 de junio de 2014, página 168, por el plazo de un mes, para la presentación de alegaciones y/o posibles propuestas alternativas. Cumplido el plazo el 14 de julio de 2014, ningún partido, ni asociación, organización, fundación o particular alguno se opuso a la concesión en favor de La Caixa ni presentó alegación ni propuesta alternativa.

Se han respetado, pues, los procedimientos legales sin que, como suele ocurrir en nuestra ciudad, nadie se preocupara de alegar en contra en tiempo y forma, hasta que jurídicamente ya es demasiado tarde.

ACUERDO PLENARIO

Todo ello no ha sido óbice para que el Pleno municipal del pasado viernes adoptara, con el único voto en contra del PSOE, el acuerdo de instar a la Junta y a La Caixa a una especie de moratoria en el inicio de las obras, hasta que el proyecto no se someta a información pública y se articule la participación de los ciudadanos.

Este acuerdo no tiene ninguna validez jurídica, por lo que La Caixa puede hacer caso omiso e iniciar la intervención en el monumento a finales de febrero o principios de marzo, tal como tenía previsto, pero sí una indudable trascendencia política, por cuanto los representantes de los sevillanos han expresado de alguna manera su deseo de que se paralice y/o se revise el proyecto de Vázquez Consuegra, en línea con la tesis de los conservacionistas de que se aproveche la ocasión no para convertir los antiguos astilleros en un centro cultural con plaza pública cubierta, salas de exposiciones y otros equipamientos, sino que se excave hasta recuperar la cota original, situada cinco metros por debajo de la actual.

POSICIÓN DE LA CAIXA

Pongámonos en el lugar de La Caixa. La entidad financiera puede estar pensando que tras la absorción de Banca Cívica no ha hecho más que asumir bastantes “marrones” con los que se encontró tras su desembarco en Sevilla: la terminación a un coste multimillonario de la torre Pelli en pleno estallido de la burbuja inmobiliaria, el traspaso de Isla Mágica previa absorción de sus deudas, hacerse cargo y por partida doble del ruinoso equipo de baloncesto y comprometerse a aportar 10 millones de euros en las Atarazanas como compensación al traslado del Caixaforum a los bajos del rascacielos tras integrar en su grupo los activos de la extinta Cajasol.

Desde su punto de vista, La Caixa financia un proyecto arquitectónico -el de Vázquez Consuegra- que es la respuesta a un programa de usos previamente definido por la Junta de Andalucía para las Atarazanas en el sentido de convertirlas en un espacio cultural, no en excavarlas y recuperar la cota que tenía en el siglo XIII.

Por tanto, La Caixa, que ya se fue una vez de las Atarazanas con el Caixaforum a la Cartuja, tendría en el acuerdo plenario del Ayuntamiento una magnífica ocasión para irse de nuevo, definitivamente,  y ahorrarse los 10 millones de euros comprometidos, con el argumento de que la ciudad no sabe realmente lo que quiere hacer con el monumento y de no contrariar la voluntad de sus representantes.

¿Puede esperarse acaso que la Junta, que en todos estos años no ha aportado nada para ampliar el Museo de Bellas Artes, restaurar el Arqueológico o rehabilitar alguno de los muchos monumentos sevillanos va a suplir los 10 millones de La Caixa para las Atarazanas? Justamente es la razón económica, no la arquitectónica, la que haría irreversible, tal como sostienen los conservacionistas, la ejecución del proyecto de Vázquez Consuegra: ¿va a poner alguien en el futuro 10 millones de euros para deshacer el centro cultural proyectado por aquél? ¿Tendría sentido gastar 10 millones ahora en hacerlo y 10 millones el día de mañana en deshacerlo para excavar entonces lo que no se excave ahora? ¿No es todo un contrasentido?

UNA SOLUCIÓN

Llegados a esta situación, ¿por qué no buscar una solución transaccional que satisfaga a todos a partir de un nexo común entre las dos visiones opuestas sobre el monumento, un término medio inicial entre excavarlo todo o no excavar nada?

El proyecto de Consuegra cuesta 10 millones de euros sin excavación y aún faltarían 2 millones para completar la rehabilitación de las naves superiores. El arquitecto estima que la excavación completa costaría 5 millones, y un millón la quinta parte (unos 1.000 m2) para crear un mirador arqueológico sobre la antigua muralla islámica y el torreón del Postigo, una excavación parcial que cree enriquecería el proyecto pero para la que no hay fondos.

Cuando en diciembre de 2014 se presentó oficialmente el proyecto, se anunció que la Fundación Cajasol aportaría 400.000 euros anuales durante 20 años para su programación cultural. Meses antes (febrero), el entonces consejero Luciano Alonso prometió que la Junta invertiría como mínimo 1,2 millones anuales en las Atarazanas.

Habría que procurar un acuerdo entre todos, incluidos los conservacionistas, en los posibles siguientes términos:

  1. Dado que ni en 2014 ni en 2015 la Junta ha aportado esos 1,2 millones prometidos, el Gobierno andaluz desembolsaría ahora los 2 millones que cuesta completar la rehabilitación de las naves superiores.
  2. La Fundación Cajasol, que en 2013 ingresó 9,78 millones por su entonces 1,1% de participación en Caixabank;  en 2014 y 2015 en torno a 10 milones por su 0,89%, y que podría percibir algo más de 10 millones este año por su actual 0,92%, tiene la gran ocasión, y con ella su presidente Antonio Pulido, de realizar una gran operación de imagen y de contribución a la cultura sevillana financiando con un millón la excavación de la quinta parte de las Atarazanas.
  3. Con los 10 millones de La Caixa se iniciaría simultáneamente la rehabilitación de las naves superiores (están muy deterioradas y es lo más urgente, hasta con amianto que hay que retirar) en la parte del proyecto que no implique ninguna transformación irreversible.

4. Tras la excavación arqueológica controlada, que duraría unos cuatro meses, se revaluaría el proyecto a la luz de lo hallado y de la visión que se obtendría de esos 1.000 m2 del monumento a la cota -5.

Se analizaría con datos reales si merecería la pena o no la excavación completa y en tal caso se utilizaría el dinero restante de los 10 millones de La Caixa.

 

La expropiación del edificio Laredo se va a los 6 millones de euros

La expropiación del conocido edificio Laredo (por el nombre del bar que lo ocupaba) le costará al Ayuntamiento un “ojo de la cara”, ya que de los 31 millones de pesetas (186.313 euros) en que lo valoró inicialmente hace 24 años se ha pasado, tras un prolongado periodo de tasaciones, retasaciones y acumulación de intereses de demora por diversas sentencias judiciales en contra del Consistorio, a 6.073.073,48  euros.

Hay que recurrir a la Hemeroteca para tratar de reconstruir las vicisitudes del emblemático edificio regionalista, próximo a las Casas Consistoriales, y del proceso mismo de expropiación.

A finales del siglo XX, la propietaria del inmueble -que ya presentaba signos de deterioro- era la Compañía Internacional de Seguros (Cissa), la cual inició su rehabilitación con la preceptiva licencia municipal. Sin embargo, esta compañía fue intervenida por el Ministerio de Hacienda y sus activos, entre ellos el Laredo, acabaron en manos de la Comisión Liquidadora de Entidades Aseguradoras (Clea), en el año 1985.

Las obras se paralizan desde entonces y el deterioro del edificio se acentúa. Ya con Rojas-Marcos de alcalde, en el año 1991, el Ayuntamiento declara incumplido el deber de conservación por la propiedad y en febrero de 1992, dos meses antes de la inauguración de la Exposición Universal, el Pleno municipal acuerda iniciar el proceso de expropiación con el fin de salvar el inmueble y de ampliar los usos representativos de las Casas Consistoriales, a las que se dice se uniría mediante un túnel.

El gobierno local valoró el Laredo en 31 millones de pesetas (el equivalente hoy a 186.313 euros), y los propietarios en veintitrés veces más: 720 millones de pesetas (4.327.287 euros). Estos acusaron al Ayuntamiento de pretender pagar el m2 a menos de 20.000 pesetas (120 euros) en una zona donde se cotizaba a más de 400.000 (2.404 euros). Ante el desacuerdo entre las partes, el expediente de expropiación fue remitido en septiembre de 1992 a un órgano independiente para que decidiera, el Jurado Provincial de Expropiaciones.

ANTE LA JUSTICIA

Van pasando los años y el Jurado de Expropiaciones no adopta ninguna resolución. Entre tanto, una nueva empresa, Rosma, se hace con el inmueble y en agosto de 1996, con Soledad Becerril de alcaldesa, pide la caducidad del expediente de expropiación o bien, de forma subsidiaria, la retasación, por considerar que el Ayuntamiento ni había tomado posesión del edificio ni lo había rehabilitado, por lo que no se habían cumplido los fines de la expropiación. Rosma puso como ejemplo de la desidia municipal que ante el penoso estado del inmueble, el Ayuntamiento se vio obligado a tapar la fachada con un gran repostero para evitar que desluciera la imagen de la ciudad durante los fastos por la boda de la infanta Elena con Jaime de Marichalar.

La siguiente noticia sobre el Laredo la hallamos en 2001, cuando el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) condena al Ayuntamiento al pago de 1.800.000 euros por haber hecho una valoración a la baja en unos procesos de expropiación de edificios, entre los que se encuentran el del antiguo bar Laredo, un inmueble de la calle Alfarería y un solar con nave industrial en Torreblanca.

El Jurado Provincial de Expropiaciones habría otorgado una valoración al Laredo de 110 millones de pesetas (661.000 euros), muy distante de los 186.313 estimados por el Ayuntamiento y de los 4.327.287 euros exigidos por la propiedad.

RETASACIONES

El diferendo acaba de nuevo en los tribunales. El TSJA ordena en septiembre de 2007 una retasación, con fijación de un nuevo justiprecio. Dos años más tarde (junio de 2009), la Comisión Provincial de Valoraciones eleva el valor a 2.341.270,76 euros, cantidad que abona el Ayuntamiento, entonces con Monteseirín de alcalde.

Sin embargo, los propietarios del edificio, entonces Desarrollos Inmobiliarios Grupo Gaudir II, no están conformes e interponen un recurso. Tres años después, el TSJA lo estima parcialmente al considerar que en la retasación había que tener en cuenta el valor comercial para toda la edificabilidad del inmueble, más un premio por afección.

La sentencia es recurrida tanto por la propiedad como por el Ayuntamiento y en febrero de 2013, ya con Zoido de alcalde, se fija un mayor importe de retasación, en 2.244.014,83 euros, y además se condena al Ayuntamiento al pago de intereses de demora desde el 31 de mayo de 2001 (medio año después de solicitada la retasación) hasta noviembre de 2012 por valor de 1.221.856,76 euros.

La Gerencia de Urbanismo no constituyó ninguna caución o garantía para el pago de esos intereses de demora, en la confianza de que prosperarían nuevos recursos interpuestos por el Ayuntamiento. Nada más lejos de la realidad. Fueron desestimados por el TSJA con fecha 23 de marzo de 2015, por lo que al llegar Espadas al gobierno se encontró con que los intereses de demora se habían ido incrementando mes tras mes, hasta sumar 1.487.787,89 euros a fecha 31 de diciembre de 2015. La factura total de la expropiación hasta ahora se eleva, por tanto, a 6.073.073,48 euros, casi 33 veces más de lo que quiso pagar el Ayuntamiento en tiempos de Rojas-Marcos como alcalde.

El coste de la expropiación del Laredo

Valoración inicial del Ayuntamiento                                (186.313 euros)

Valoración Jurado Provincial de Expropiaciones           (661.000 euros)

——————————————————————————————–

Primera retasación                                                          2.341.270,76

Segunda retasación                                                        2.244.014,83

Intereses de demora 31-5-2001 a 29-11-2012               1.221.856,76

Intereses acumulados desde 30-11-2012 al

31-12-2015 por no constituir la Gerencia de

Urbanismo la caución o garantía                                       265.931,13

TOTAL                                                                           6.073.073,48

NOTA.- De esta cantidad sólo está pagado por el Ayuntamiento el

Importe de la Primera retasación. Quedan pendientes 3.731.802,72

Euros.

 

 

 

Multas a diestro y siniestro

El exalcalde, diputado y portavoz municipal del PP Juan Ignacio Zoido ha alertado de que Espadas prevé en sus primeros Presupuestos como alcalde recaudar 200.000 euros más que el año pasado (último de Zoido) por multas de tráfico y 33.000 euros más por la tasa de expedición de documentos a los sevillanos, por poner sólo dos ejemplos significativos.

“Esta es la prueba irrefutable de que, como ya dijo él mismo, iba a aprovechar todos los resquicios legales para aumentar la recaudación, sin importarle que sea a costa de los bolsillos de los sevillanos”, ha declarado Zoido, que añadió: “La voracidad recaudatoria de Espadas ya queda patente, lo que certifica que son los sevillanos los que pagan de su bolsillo el aumento del Presupuesto del que tanto presume (….) Estos datos son la demostración de que tanto el catastrazo como la subida de impuestos decidida por el señor Espadas van a aumentar de un modo considerable la presión fiscal a los sevillanos; es decir, que no sólo es que no haya querido bajar los impuestos, algo que es posible porque ya lo hicimos en los últimos años”.

En esta última frase está la clave de la política de Zoido: rebajar o congelar los impuestos en el último o los últimos años…. omitiendo la fuerte subida previa en el primero o los primeros, para que ese incremento inicial se olvidara con el tiempo y quedara en la mente de los sevillanos sólo el efecto propagandístico de la bajada o congelación finales.

COMPARACIÓN

Para su último año de mandato (2015), convertido en un semestre porque Espadas accedió a la Alcaldía en junio y heredó sus Presupuestos, Zoido previó unos ingresos por multas de tráfico de 25.529.910,40 euros. Espadas, en sus primeros Presupuestos como alcalde ha previsto 25.729.910,40 euros, que efectivamente son 200.000 euros más (+0,78%), como denuncia Zoido.

Lo que no dice el portavoz del PP es que él, en sus últimos Presupuestos, había previsto también por otras multas y sanciones (infracciones del resto de Ordenanzas y otras normas) unos ingresos de 2.024.422,81 euros, mientras que Espadas “sólo” prevé 1.679.217 euros, es decir 345.205, 81 euros menos (-17%).

Si se comparan las previsiones de ingresos por multas por todos los conceptos, Zoido presupuestó mayor recaudación global (27.554.333,21 euros) que Espadas (27.409.127,40 euros, un -0,53%).

SUBIDA INICIAL

Retrocedamos ahora en el tiempo para ver qué hizo Zoido en sus primeros Presupuestos como alcalde en comparación con los últimos de Monteseirín y cómo aplicó su táctica política de incrementar significativamente la recaudación al inicio del mandato para aflojar luego la presión sobre los contribuyentes al final y publicitar esa rebaja o congelación, pero quedando siempre un balance global desfavorable para los sevillanos y a favor del Ayuntamiento.

En sus últimas Cuentas, Monteseirín previó la siguiente recaudación por sanciones: 22.529.910, 40 euros en concepto de multas de tráfico y otras infracciones; 1.636.022,81 por incumplimientos del resto de Ordenanzas en general, y 8.400 euros por infracciones a la Ley de Actividades de Ocio en Espacios Abiertos, lo que demostraba el desinterés del Ayuntamiento socialista en perseguir los temas de ruidos y demás molestias.

Llegó Zoido al gobierno municipal y en sus primeros Presupuestos previó la siguiente recaudación por sanciones: 25.529.910,40 euros en concepto de multas de tráfico, lo que suponía de entrada 3 millones más que Monteseirín (+ 13%); por otras multas y sanciones, 3.016.022,81 euros, casi el doble (+84%), y la misma mínima cantidad de 8.400 euros por el tema del ocio en los espacios abiertos, con el mismo desinterés por penalizarlas. Globalmente, pues, Zoido incrementó la previsión de recaudación por multas en un 18,11% en su primer año.

Luego dejó congelada la previsión para el resto del mandato en 25.529.910,40 euros, pero teniendo en cuenta que por la crisis económica el IPC sólo subió un 0,3% en 2013; bajó un -1% en 2014 y se quedó a cero en 2015, en realidad la subida por multas durante su mandato fue de un 18,81%, a una media del 4,70% por cada uno de sus cuatro años, pero él sigue diciendo que redujo la presión fiscal en la parte final de su cuatrienio.

CABALLO DE BATALLA

Independientemente de lo dicho o hecho por Zoido, lo cierto es que Espadas ha incrementado en 200.000 euros (+0,78%) la previsión de recaudación por multas de tráfico en 2016, año para el que los analistas estiman un IPC en el entorno del 0,30% y cuando al presentar las Ordenanzas Fiscales habló de congelación de precios para el común de los sevillanos por todos los conceptos excepto, fundamentalmente, en el IBI para los grandes contribuyentes.

El incremento de la recaudación por multas de tráfico se comprende aún menos si se tiene en cuenta que a raíz del incremento de ingresos previsto por Zoido ya en su primer año, éste fue uno de los grandes caballos de batalla de Espadas en el mandato anterior, cuando declaraba que las sanciones eran “el último recurso, no el primero” y que los policías locales no eran “agentes de recaudación”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la primavera de 2012, los ediles socialistas Antonio Muñoz y Encarnación Martínez ofrecieron una crítica rueda de prensa contras las multas de tráfico de Zoido, cuya política de movilidad redujeron a un mero “afán recaudatorio”. Según su balance de ocho meses del mandato del PP, la Policía Local imponía una media de 500 sanciones diarias y la grúa retiraba un coche cada 90 minutos, por lo que a esas alturas habrían sido multados cuatro de cada diez automovilistas.

Si la Policía Local y la grúa municipal tenían que trabajar a destajo para recaudar los 25,5 millones de euros previstos por Zoido, ¿cuántas multas tendrán que imponer para recaudar 200.000 euros más con Espadas?

INCUMPLIMIENTOS

La ecuación se complica porque, como se recordará, Espadas prometió que perdonaría a los sevillanos el 50% del importe de la primera multa de tráfico, pese a tratarse, como reveló Viva Sevilla, de una medida contraria a la legalidad. Si Espadas perdona la mitad de cada primera multa y aun así tiene previsto recaudar 200.000 euros más que Zoido, eso significaría que los policías deberían multiplicar todavía más el número de sanciones para llegar al objetivo marcado en los Presupuestos de este año.

Y aquí viene la última contradicción: esas previsiones de ingresos por multas de tráfico no se suelen cumplir ni de lejos.

El presidente de Automovilistas Europeos Asociados, Mario Arnaldo, ha conseguido los datos reales de recaudación del Ayuntamiento de Sevilla. Así, de los 25.529.910,40 euros de ingresos por multas previstos por Zoido tanto en 2013 como en 2014 el Consistorio sevillano recaudó realmente 8.016.694,39 euros en el primer año citado y 8.167.761 en el segundo. ¡Sólo un 32%!

Estas cifras demuestran bien la ineficacia del Ayuntamiento, bien la falta de rigor en la elaboración de los Presupuestos municipales, ya que se estarían inflando a cuenta de ingresos ficticios.

Las multas de tráfico actuarían a modo de válvula de seguridad presupuestaria: en función de la recaudación por otros conceptos se incrementaría o no la presión sobre los conductores, porque aunque las multas de tráfico son impopulares siempre se pueden justificar por una infracción a las Ordenanzas y más impopular aún es para los políticos aparecer ante la opinión pública subiendo los impuestos.

El Presupuesto se puede cuadrar multiplicando las sanciones. Así la política vial deja de tener una finalidad educadora de los conductores infractores para convertirse en un elemento de recaudación, en un instrumento más de la política fiscal del Ayuntamiento.

Primer Presupuesto de Espadas en Sevilla: 8 de cada 100 euros, a políticas sociales

 

El Ayuntamiento de Sevilla destinará casi 25 millones de euros a ayudas a dependientes

A personas mayores y discapacitados se asignan más de 16 millones de euros

La intervención con personas sin hogar contará con un fondo de 5,2 millones

 

El primer proyecto de Presupuestos municipales de Espadas como alcalde de Sevilla pone uno de sus acentos en las políticas sociales en una ciudad con más de 80.000 parados y golpeada severamente por la crisis. Los fondos para este capítulo, repartidos por diversas partidas, pueden estimarse globalmente en unos 65,6 millones de euros, lo que supone un incremento del 7% respecto de la era Zoido. Esta cantidad significa que de cada 100 euros del Presupuesto, al menos 8,22 tendrán una finalidad social.

El alcalde ya reconoció que con las Ordenanzas Fiscales iba a exigir un esfuerzo solidario a los que más tienen con el fin de redistribuir los mayores ingresos que se recauden entre los más necesitados, desfavorecidos y víctimas de una crisis económica que va camino de los ocho años de duración.

Ese incremento de la recaudación prevista ha permitido a Espadas contar con un Presupuesto superior en 41 millones de euros al del último año de Zoido y destinar más fondos a las políticas sociales.

Gracias a este dinero se podrán abrir nuevos centros de día para menores, sostener programas de escuelas de verano con alimentación infantil, aumentar el servicio prestado por los trabajadores con cargo a contratos cofinanciados (jornada completa) e incrementar las ayudas directas para atender casos de pobreza energética, desnutrición y reposición de enseres. Además, abrir de forma permanente el centro de baja exigencia del Paseo Juan Carlos I, dotar nuevos programas de viviendas tuteladas mediante convenio con una asociación y modificar la relación de puestos de trabajo para incorporar a los trabajadores de los programas cofinanciados como plazas propias municipales, con lo que se ganará en estabilidad.

El gobierno local limitará los convenios nominativos que se firmaban con entidades, debido a los numerosos problemas legales surgidos y que, según fuentes municipales, dificultan su tramitación. En la nueva etapa se dará prioridad a las convocatorias públicas y abiertas.

Por otra parte, se centralizará la gestión de las ayudas y las políticas en los Servicios Sociales, para lo cual se reforzará la plantilla y se aumentarán los recursos gestionados de forma directa.

Entre las diez principales partidas directamente destinadas a políticas sociales destacan especialmente tres: el servicio de ayuda a domicilio para personas dependientes, al que se destinarán 24,6 millones de euros; la intervención con personas mayores y discapacitadas, con 16,2 millones y la atención a las personas sin hogar, con 5,2 millones de euros.

Principales partidas sociales

Servicio                                                                                               Presupuesto

-Intervención en situaciones de urgencia y emergencia              2.727.908,21

-Intervención con personas sin hogar                                            5.290.328,37

-Intervención con inmigrantes y minorías étnicas                             34.687,68

-Intervención con población chabolista                                             467.619,85

-Plan integral para la comunidad gitana                                               17.593,17

-Intervención con personas mayores y discapacitados               16.215.066,76

-Servicio ayuda a domicilio dependencia                                       24.633.036,51

-Atención a personas con adicciones en riesgo exclusión social       346.117,00

-Cooperación al desarrollo                                                                    552.000,00

Total diez partidas principales                                                        51.380.128,25

 

Hacienda no somos todos

La Abogacía del Estado ha dejado claro al inicio del juicio por el caso Nóos, en el que la infanta Cristina se sienta en el banquillo de los acusados, que el lema ‘Hacienda somos todos’ no es más que eso, un mero recurso publicitario y no un principio económico o jurídico de obligado cumplimiento.

Antes que la Abogacía del Estado llegaron a esa misma conclusión las 150 empresas con sede en Sevilla y que, salvo error u omisión, aparecen en la lista negra de grandes morosos (deudas superiores al millón de euros) con el Ministerio de Hacienda, cuya divulgación ordenó en diciembre el ministro Montoro.

Los incumplidores sevillanos con el Fisco, algunos de los cuales siguen apareciendo por los canapés de la jet-set local y otros detrás de nuevas sociedades adjudicatarias hasta de concursos públicos, adeudan en conjunto 450 millones de euros (450.066.506,53).

Esta ingente cantidad de dinero (unos 75.000 millones de las antiguas pesetas) habría dado para iniciar al menos las obras de una línea de Metro equivalente a la única existente, cuyo presupuesto original fue de 461 millones. Asimismo, habría permitido construir quince Escuelas Politécnicas como la que para sustituir a la vetusta de la calle Niebla se ha proyectado sobre un solar de Los Bermejales, o setenta y cinco bibliotecas como la que la Universidad Hispalense acaba de erigir, con no demasiado acierto estético ni urbanístico, junto al parque de María Luisa en sustitución de la levantada ilegalmente en los jardines del Prado.

Con los 450 millones de euros dejados de pagar por los 150 grandes morosos de Sevilla, en su gran mayoría del sector del ladrillo, se podrían rematar dieciséis veces las obras pendientes de ejecución del antiguo Hospital Militar, o construir veintiún centros de alta resolución y especialidades médicas (CARE) como el proyectado en el solar del antiguo Equipo Quirúrgico, cerca de los Juzgados.

Y ya que hablamos de los Juzgados, esa cantidad habría permitido construir tres Ciudades de la Justicia si se hubieran mantenido las previsiones iniciales de coste: unos 154 millones de euros.

También se podría haber invertido cuarenta y cinco veces la cantidad que va a destinar la Fundación La Caixa al polémico Centro Cultural en las Atarazanas, reformar diecinueve veces el Museo Arqueológico conforme al diseño de Vázquez Consuegra y recuperar al menos diez veces la Fábrica de Artillería.

Ese dinero  equivale a casi el 60% del que necesita el Ayuntamiento  para mantener en funcionamiento la maquinaria municipal, conservar la ciudad e invertir en nuevos proyectos.

La falta de esos 450 millones es la consecuencia del fin de la vigencia del lema, sólo publicidad según la Abogacía del Estado, ‘Hacienda somos todos’.

Tampoco creyeron en el mismo los responsables de tres entidades promovidas por Administraciones Públicas, que tendrían que haber dado ejemplo en el cumplimiento de sus deberes fiscales, todas gobernadas en la época de autos por políticos del PSOE: Burguillos Natural S. L., que ha dejado un pufo de 2,83 millones de euros; su homóloga Iniciativas de Desarrollo de Los Palacios, cuyo agujero fiscal es de 1,46 millones, y la Mancomunidad de Servicios del Bajo Guadalquivir, que ha dejado una roncha de 1,09 millones.

LUCES Y TAQUÍGRAFOS

El flamante diputado del PP y alcalde de Sevilla hasta hace siete meses, Juan Ignacio Zoido, se destapó hace unos días rememorando otro de esos lemas incumplidos y de los que hizo bandera durante su etapa al frente del Ayuntamiento: el gobierno de ‘las luces y los taquígrafos’.

Zoido ha propuesto ahora, y no aplicado antes cuando era el alcalde, una reforma del Reglamento Orgánico del Consistorio, en virtud de la cual debería implantarse un turno en el Pleno municipal para el debate de las propuestas y mociones que presentaran los sevillanos, consultas vinculantes a los vecinos (recuérdese que Espadas tiene pendiente el cumplimiento de su promesa de una consulta popular sobre la Preferia, y ya estamos a mitad de enero), iniciativas reglamentarias populares de obligada tramitación a partir de un número indeterminado de firmas y hasta retransmisión por Internet de las sesiones de la Comisión de Ruegos, Preguntas e Interpelaciones, en la que se daría presencia pública y voz a los ciudadanos.

El problema de Zoido es que está tan reciente su paso por la Alcaldía que ante cualquier propuesta que lance al nuevo gobierno dirigido por Espadas, al que le tocó morderse la lengua durante sus cuatro años en la oposición para que no le recordaran los escándalos de Monteseirín, aquél le puede responder con la pregunta de por qué no adoptó tales medidas cuando pudo haberlas aplicado sin oposición alguna por haber disfrutado de una mayoría absolutísima de veinte concejales.

Pero en este caso hay un factor añadido que deja aún más en evidencia al exalcalde: su gobierno rechazó una propuesta que para incrementar los niveles de transparencia, participación y debate en el Ayuntamiento le elevó el Grupo Municipal Socialista el 18 de enero de 2012 y que incluía, en representación popular, el denominado concejal 34 (la ciudad todavía no había perdido dos ediles como consecuencia de la regresión demográfica al haber caído por debajo de 700.000 habitantes).

Por razones como no aceptar el concejal 34, el alcalde de los 20 se ha quedado en sólo 12.