La pirámide electoral

De los 63.435 edificios sin ascensor apenas se habla en la campaña electoral

Beltrán Pérez incluye en su programa climatizar todos los colegios al mismo coste que el tranvía

 

Espadas declaró al inicio de la campaña electoral que una de las quejas de los vecinos que más le duele cuando va a Los Pajaritos o a otros barrios con carencias es la falta de ascensores y el encierro de los mayores, imposibilitados por ello de salir de las viviendas, en sus “pisos-cárcel”.

Por su parte, el alcaldable del PP, Beltrán Pérez, se refirió durante la ola de calor registrada en la primera quincena de mayo a la falta de climatización de la inmensa mayoría de los colegios sevillanos, una carencia que a su juicio es un factor limitante “si queremos una educación pública de calidad que pueda competir con otro tipo de educación y de la que nos podamos sentir orgullosos; de la que padres y madres de la ciudad podamos decir que es una educación de primera”.

Ahora más que nunca, en plena campaña para las elecciones municipales del próximo día 26 y para evitar que el bosque de las promesas nos impida ver los árboles de la realidad, quiero referirme de nuevo a uno de mis sociólogos de cabecera, el estadounidense Abraham Maslow y a su teoría sobre la jerarquía de las necesidades humanas, conocida como la pirámide de Maslow.

En la escala de prioridades definidas por el sociólogo, las cuales van ascendiendo desde la base hasta vértice final, el ser humano necesita ante todo la satisfacción de sus necesidades básicas: alimentarse, beber, vestirse, dormir…. En el segundo nivel aparece la seguridad en todos los órdenes de la vida (personal, familiar y social). En el tercer escalón figuran las que podrían calificarse como necesidades sociales para trascender la individualidad y no quedar condenado a la soledad: formar una familia e integrarse en la sociedad a través de grupos (socio de un club, militante de un partido, miembro de una cofradía…). En el cuarto nivel de la pirámide el ser humano busca el reconocimiento social a su actividad y, por último, al final de la escala,  Maslow sitúa en el vértice de la pirámide la necesidad de la trascendencia espiritual una vez que se han satisfecho en los niveles inferiores las necesidades de índole personal y social.

 

TRASLACIÓN

 

He planteado alguna vez que nuestra clase política debería hacer el ejercicio de trasladar la pirámide digamos individual de Maslow a la esfera social, al ámbito de Sevilla ciudad, para colocar en cada nivel de la misma los problemas que tenemos como sociedad y ver si sus promesas, programas y prioridades se centran primero en satisfacer las necesidades más básicas o, por el contrario, se orientan de inmediato hacia el vértice de la pirámide al hablar de grandes infraestructuras de coste multimillonario, como el ornamento sin funcionalidad de las Setas erigidas por Monteseirín en la Encarnación (coste de al menos 120 millones de euros), mientras la ciudad aún tiene siete de los diez barrios más pobres de España, ancianos presos en sus propios bloques de pisos sin ascensor y niños en aulas-sauna por falta de climatización pese al tremendo calor característico de esta tierra y a la amenaza del cambio climático.

Recordemos que en el estudio elaborado para el Plan Municipal de la Vivienda 2018-2023 se detectaron 63.435 edificios de cuatro o más plantas carentes de ascensor, una carencia que según el equipo constructor Praysa afecta a más de 100.000 sevillanos, de los cuales 10.500 sufren algún tipo de incapacidad y más de 7.000, problemas de movilidad.

Hay constancia de que durante el mandato de Espadas el Ayuntamiento  hizo una convocatoria en el año 2016 dotada con 850.000 euros para subvencionar la instalación de ascensores en bloques de viviendas; otra del orden de un millón de euros en el año 2017, y una más en 2018 por valor de 2,1 millones de euros. Salvo error u omisión, en total se han destinado unos 4 millones de euros, que a razón de unos 37.000 euros (precio mínimo) por ascensor deben haber permitido instalar unos 108 en comunidades de vecinos, pero partimos de 64.435 edificios sin este equipamiento básico.

En uno de los debates de esta campaña electoral, los candidatos mencionaron de pasada esta necesidad fundamental no satisfecha y estuvieron de acuerdo en que había que dotar de más ascensores para paliar el problema de los “pisos-cárcel”, pero no se trata ni mucho menos de una promesa-estrella de los partidos, que tampoco hablan de cantidades económicas para afrontarlo. Sólo Espadas prometió  luego en Pino Montano el refuerzo del plan de ayudas a la instalación de ascensores según el modelo de que el Ayuntamiento redacte el proyecto, ejecute la obra y financie en gran parte la instalación del elevador, pero haría falta multiplicar la inversión de este mandato en tal capítulo al menos por diez para liberar a muchos más sevillanos de sus “pisos-cárceles”.

 

ESCUELAS DE CALOR

 

Los cerca de 40 grados de temperatura máxima de días pasados nos han retrotraído a la primavera de 2017, cuando durante una ola de calor similar unas doscientas asociaciones de madres y padres de alumnos (Ampas) de Sevilla organizaron la campaña de protesta “Escuelas de calor. Aulas, sí; saunas, no”. Se hicieron mediciones y en un aula de un instituto se habían alcanzado 35 grados a las 13:30 horas. Hubo manifestaciones a las puertas de organismos de la Junta de Andalucía, protestas secundadas en otras ciudades de la región, a las que padres y alumnos acudieron con sombrillas, trajes de baño, abanicos y similares en demanda de la climatización general de los colegios sevillanos y andaluces.

Puesta en jaque de esta forma, la Junta de Andalucía anunció un denominado Plan de Climatización Sostenible, pero no con carácter universal por su coste económico (nunca cuantificado, por otra parte), sino para aplicarlo sólo en algunos colegios de las provincias más calurosas: Sevilla, Córdoba y Jaén.

Han pasado dos años desde aquel anuncio y el alcaldable del PP, Beltrán Pérez, le ha puesto números a esta necesidad que estaría en la base de la pirámide de Maslow: de los 110 colegios públicos que hay en Sevilla capital, sólo están climatizados un total de ocho (el 7%), por lo que los alumnos de los 102 restantes quedan en una situación de clara desigualdad y desventaja. En este gran grupo, 72 no tienen ningún tipo de climatización y en 30 hay alguna instalación de aire acondicionado, pero limitada al comedor, la sala de profesores o algunas aulas aisladas.

 

AFECTADOS

 

En conjunto, según Beltrán Pérez, más de 25.000 niños y centenares o miles de miembros de la comunidad educativa (profesores, administrativos, bedeles…) han de soportar las altas temperaturas existentes en nuestra ciudad mientras los despachos del Ayuntamiento y de la Junta de Andalucía están equipados  para defenderse de las inclemencias meteorológicas.

Y aquí el PP sí ha actuado en sintonía con la pirámide de Maslow al dar prioridad en su programa electoral al “objetivo estratégico” de climatizar todos y cada uno de los colegios de Sevilla. La inversión media necesaria por centro educativo es de 450.000 euros, con lo cual harían falta 46 millones a razón de 11,5 millones por año durante el próximo mandato.

Es una inversión equivalente a la de la primera ampliación del tranvía (entre San Bernardo y Santa Justa) propuesta por Espadas. La pregunta, por tanto, es cuál de las dos inversiones es más prioritaria para la ciudad y cuál se sitúa más cerca de la base o del vértice de la pirámide de Maslow, un prisma a través del que analizar las promesas y programas para estas elecciones municipales.

Caída de los principales indicadores de la Feria de Abril de 2019 pero con mejores promedios que la tradicional

RESIDUOS

Lipasam recogió un 1,40% menos de basura que el año pasado

AUTOBUSES

Tussam transportó 3.400 viajeros menos cada día

METRO

El peor registro del suburbano, con un descenso del 10% de pasajeros

 

Los tres grandes indicadores que usa el Ayuntamiento para medir de forma indirecta la afluencia de personas a la Feria, la recogida de residuos y el número de viajeros transportados por Tussam y el Metro, han arrojado cifras inferiores a la edición del año pasado pero han seguido superando a las de 2016, último festejo con el formato tradicional de seis días.

Se mantiene subyacente el debate sobre qué modelo de Feria es el más conveniente para la ciudad, si el que rigió hasta hace tres años (de seis días, entre martes y domingo, con festivo o no en medio, si bien en 2016 se decretó el miércoles como fiesta local) o el implantado durante el actual mandato de Espadas (con un día más, de domingo a sábado; con un festivo en el ecuador y enlazando de hecho con la Preferia del viernes y sábado para contar con dos fines de semana y que así pueda incrementar su volumen de negocio el sector turístico).

Por eso cobran especial importancia las estadísticas: se trata de apoyarse en los números para proyectar la imagen de éxito y de que la Feria no decae aunque se la estire por delante con la Preferia, por detrás con un día más y hasta por la mitad con el incentivo añadido de un día no laborable: fiesta que unir a la fiesta.

En su balance final, tanto el alcalde como el delegado de Fiestas Mayores no han hecho alusión alguna a la notable caída de viajeros transportados por el Metro durante la semana de Feria, en la que tampoco, al igual que el año pasado, se han facilitado los datos del sábado, presumiblemente todavía peores que los del resto de días. El Metro ha transportado un promedio en los siete días con datos estadísticos disponibles de 109.187 viajeros/día, lo que ha supuesto un 9,9% menos (globalmente, 83.933 menos) que en la Feria del año pasado. No ha habido un solo día en que se superaran los registros de 2018.

Los peores han sido el del “alumbrao”, con 21.517 viajeros menos que en el día equivalente de la Feria de 2018; el viernes, ya en la recta final, con 18.699 menos, y el miércoles festivo, cuando en vez de ir más gente a la Feria en el suburbano acabaron viajando 17.940 menos que en su equivalente del año pasado.

Dado el mutismo al respecto de las autoridades locales no sabemos su interpretación de estos números. No pueden achacarse a la huelga en la empresa porque fue desconvocada el viernes de Preferia y ya el sábado del “alumbrao” funcionaron normalmente los servicios especiales habilitados para el festejo.

Apuntamos una posible causa: el creciente número de municipios del Aljarafe en los que se habilita una lanzadera o autobús exprés hasta el campo de Los Remedios o sus aledaños y el refuerzo de líneas metropolitanas con paradas en el entorno del Real. Este año, por impulso del Consorcio de Transporte Metropolitano del Área de Sevilla (Junta de Andalucía), han sido nueve los pueblos aljarafeños con servicio ininterrumpido de autobús exprés directo a la Feria y que podría estar fagocitando viajeros al Metro. Sería conveniente introducir y analizar la evolución de este factor en las estadísticas de la Feria para medir su impacto.

 

AUTOBÚS

 

También ha bajado en un pequeño pero apreciable 2,14% (a una media de 3.414 diarios) el número de viajeros transportados por Tussam, un descenso que el Ayuntamiento atribuye fundamentalmente a la menor ocupación de la lanzadera que unía el aparcamiento del Charco de la Pava con el Real, estacionamiento en el que se ha registrado una caída del 12% en la ocupación.

 

El número de viajeros en autobús creció diariamente en comparación con el año pasado hasta el martes de Feria (el domingo y el lunes hubo 7.000 pasajeros más en números redondos cada uno de esos días), pero, paradójicamente, a partir del miércoles festivo (-15.780 viajeros ese día), en todas las jornadas hubo registros negativos, siendo el peor día el viernes (-19.670). La deducción es que debió de haber una menor afluencia general de público en el Real a partir del ecuador del festejo.

 

RESIDUOS

 

Por su parte, Lipasam ha recogido un 1,40% menos de residuos que el año pasado, señal de que ha habido menos gente en la Feria o que se ha incrementado nuestra conciencia ambiental y cívica y hemos generado menos desechos. En la comparativa con la edición de 2018 sólo se ha retirado más basura en el día del “alumbrao”, el lunes y, especialmente, el sábado final (+80.238 kilos), día éste que se compensa con los 89.454 kilos menos retirados el domingo en comparación con su equivalente de 2018.

Si observamos sólo la estadística de este año, se aprecia que el día con más residuos recogidos fue el miércoles festivo (288.626 kilogramos) y que a partir de ahí la cifra fue descendiendo cada jornada hasta los 186.218 kilos del sábado. La estadística apunta, al igual que la de viajeros de Tussam y también la del Metro, a una menor afluencia de público en el tramo final de la Feria por acumulación de cansancio como, por otra parte, parece lógico suele ser habitual (la tendencia se observa desde 2016 en este periodo analizado).

 

CONCLUSIÓN

 

Si comparamos las cuatro últimas ediciones de la Feria se comprueba que pese al descenso registrado en la de este año todos los promedios de los indicadores principales (residuos y viajeros) de los festejos con el formato largo actual superan al de la Feria con el formato “corto” o tradicional, por lo que la adición de un día de Feria no se ha traducido en el balance general en una menor afluencia de público.

 

Si la ciudad tiene en la Feria un motor económico y el Ayuntamiento estima (de manera discutible, ya que se limita a actualizar con la mecánica aplicación del IPC un antiguo estudio de la Universidad) que con un día más se pueden generar 90 millones de euros sin que decaiga el ambiente festivo, de momento al menos esta política está dando resultado, pues sólo este año se ha registrado una caída notable en la estadística del Metro y de índole menor en la de Tussam y Lipasam.

 

La Feria larga, sin embargo, no ha podido arrebatar aún un par de récord a la Feria corta o de formato tradicional, los de mayor número de viajeros transportados por Tussam y por el Metro. Como había un día menos de fiesta también había mayores picos de concentración que en el formato actual.

Los récord de la Feria

Empresa                                           Año y día

 

Lipasam                    293.610 kilos de residuos el miércoles festivo de 2018

 

Tussam                     213.261 viajeros el jueves postfestivo de 2016

 

Metro                       150.240 viajeros el jueves postfestivo de 2016

 

Más de 1.100 carruajes de media

El Ayuntamiento suele ofertar del orden de 1.400 matrículas para coches de caballos y 2.500 para jinetes en el Real. En los años del ‘boom’ inmobiliario la Delegación de Fiestas Mayores remitió una carta a los titulares de matrículas de carruajes para explicarles que por motivos de seguridad de los viandantes y enganches y también para propiciar un mayor lucimiento del paseo de caballos se instauraba un sistema según el cual sólo podrían acceder al Real el martes, jueves y sábado si la matrícula era un número par; y el miércoles, viernes y domingo si la matrícula coincidía con un número impar.

Como resultado de esta política restrictiva, el número máximo teórico de coches de caballos simultáneamente en el Real era de 700, con lo que se facilitaba la circulación de las personas y de los propios cocheros, así como se incrementaba la seguridad general.

En plena crisis económica, durante la Feria del año 2013 se empezó a permitir de nuevo la libre circulación de carruajes y se acabó con la distinción entre matrículas pares e impares porque entonces el problema era el contrario. Se trataba así de evitar que el Real pareciera poco concurrido por la caída en el número de coches que se enganchaban.

A medida que en los seis años transcurridos desde entonces se ha ido superando la crisis económica ha vuelto a incrementarse progresivamente el número de carruajes en el recinto ferial. El año pasado se contabilizaron un total de 4.772 en los siete días de la Feria. Este año se han registrado 7.717, es decir 2.945 más paseos, con un incremento de casi el 62%.

Mientras que el año pasado el día con mayor número de enganches fue el jueves, con 818, seguido de los 806 del miércoles festivo, este año se han superado los mil enganches diariamente con excepción del jueves, cuando circularon 825. El día con mayor número fue el martes, con 1.259, víspera del festivo y día en el que apenas se podía cruzar de un lado a otro de las calles del Real por la cantidad de enganches que a duras penas podían avanzar.

Inquirido al respecto, el delegado de Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, expresó su oposición a imponer limitaciones o volver a la política de matrículas pares e impares en días alternativos. La elevada concentración de carruajes en el Real proyecta una imagen de afluencia masiva, pese a los agobios que sufren los viandantes, y esa imagen de colapso contribuye de momento a consolidar el formato de Feria larga impulsado por el gobierno municipal en funciones.

 Número de carruajes en la Feria de 2019

 

Día                                         Carruajes

 

Domingo                              1009

Lunes                                    1.118

Martes                                  1.259

Miércoles                             1.240

Jueves                                      825

Viernes                                 1.160

Sábado                                 1.106

Total                                      7.717

Media diaria                        1.102

El mitin de Beltrán

Beltrán Pérez omite que la Ordenanza de la Feria sólo permite un uso lúdico de las casetas y no parece que un acto político lo sea

El mitin se convertirá en el “peligroso precedente” que dice el gobierno de Espadas si éste no hace nada al respecto

 

En los cuarenta años en números redondos que llevamos de Democracia desde el fin de la Dictadura franquista se han convocado once elecciones municipales. Al menos las campañas de tres de ellas han coincidido con la Feria de Sevilla: las de 1983, 2011 y éstas de 2019.

Particular interés tuvieron las elecciones locales convocadas para el 8 de mayo de 1983, ya que fueron las segundas desde la recuperación de las libertades y las primeras en las que la campaña electoral coincidió con la Feria, la cual se celebró entre en 19 y el 24 de abril. En un país en el que todavía estaban implantándose los usos democráticos, el comportamiento de los líderes y de los partidos políticos podría haber marcado para el futuro la Feria si aquéllos hubieran decidido aprovecharla como escenario de sus actos y de su propaganda electorales, ya que en principio nada se había previsto ni regulado al respecto porque  casi todo estaba todavía en construcción.

Los candidatos y sus respectivos partidos acordaron de forma tácita o expresa dejar el festejo fuera de la contienda electoral para que siguiera siendo lo que había sido hasta entonces y ha seguido siendo hasta este año, un tiempo que transcurre en el campo de Los Remedios para la diversión y la alegría, una tregua en el calendario para olvidarnos siquiera durante una de las 52 semanas del año de los problemas y que impere nuestra faceta más lúdica.

 

Ello nunca ha sido óbice para que las fuerzas políticas estén presentes en el Real con sus propias casetas y ofrezcan sus recepciones, como cualquier otro titular en la suya, pero siempre han respetado la tradición instaurada en 1983 de no acoger mítines u otro tipo de actos de naturaleza puramente política, no pedir directamente el voto, no repartir propaganda electoral por las calles del recinto y no pegar carteles en cualquier parte del mismo.

 

EMPEZÓ ZOIDO

 

Esta tradición, máxime en una ciudad tan amante de la pervivencia de los usos y costumbres y del cuidado de las formas y del saber estar con elegancia, no ha sido respetada únicamente por, paradójicamente, el partido que “a priori” sería considerado como el más atento a las denominadas esencias de Sevilla, el PP.

 

En el año 2011, la candidatura de los populares, que lideraba el juez Juan Ignacio Zoido, colocó banderolas con publicidad electoral antes del inicio oficial de la campaña para las elecciones municipales de aquel año en las farolas cercanas a la portada de la Feria, con lo que incumplió tanto la ley electoral como la Ordenanza municipal. Esta establecía por aquel entonces una zona de un kilómetro alrededor del recinto ferial libre de publicidad de cualquier tipo para no “contaminar” el festejo. La Junta Electoral de Zona conminó a Zoido a que retirara de inmediato las banderolas con propaganda del PP, una actuación de la que acabó haciéndose responsable la empresa contratada a tal efecto por el partido y que achacó a un error de coordinación de su personal. Ante la desidia de la compañía y del PP tuvo que ser personal del Ayuntamiento el que procedió a retirar la propaganda política de los aledaños de la portada.

 

El segundo episodio se ha producido durante esta Feria de 2019 y no en los aledaños del Real ni achacándolo a un error de una contrata, sino de forma deliberada y consciente: el portavoz y alcaldable popular, Beltrán Pérez, inició oficialmente su campaña para las elecciones municipales del próximo día 26 antes incluso del plazo legalmente establecido en la caseta que el PP tiene en el recinto ferial.

 

OÍDOS SORDOS

 

Pérez y su equipo desoyeron los llamamientos del gobierno local a que reconsiderara una decisión que en palabras del delegado de Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, “desvirtúa la propia Feria y sus tradiciones, politiza esta fiesta y sienta un precedente peligroso para los últimos días de esta fiesta y las próximas ediciones, tanto para actos políticos como por parte de empresas privadas”.

 

La respuesta del alcaldable popular consistió en atacar al gobierno y decir que la caseta en la Feria es una traslación de la casa propia, donde por tanto se puede hacer lo que se considere oportuno; que acudiría sólo quien quisiera asistir, por lo que a su juicio se cumpliría la normativa perfectamente y no se interferiría en la Feria. “Se pasará muy bien frente al tono de amenaza y de intromisión de un gobierno municipal que quiere prohibir el acto de un partido, algo que sólo pasa en Venezuela”, añadió el alcaldable popular.

 

¿Son, como sostiene Beltrán Pérez, las casetas en la Feria espacios privados en tanto prolongación de las viviendas particulares y donde hay plena libertad para hacer lo que se quiera, incluido un mitin electoral?

 

Veamos lo que se estipula en al Ordenanza municipal de la Feria, concretamente en su artículo tercero: “La titularidad de las casetas consiste en la licencia del uso común especial y temporal del dominio público con fines lúdicos en el recinto ferial, siendo un acto reglado de la Administración Municipal por el cual, previa comprobación de las condiciones establecidas por la normativa aplicable, se autoriza al solicitante el ejercicio de su derecho de disfrute”.

 

Es obvio, pues, que la caseta del PP es fruto de una concesión pública sujeta al cumplimiento del fin para el que es otorgada: usos lúdicos o festivos, ajenos por completo a los políticos o electoralistas. No existe, por tanto, esa plena libertad para hacer lo que se quiera en su interior como sostiene Beltrán Pérez. Con la “sui generis” interpretación que a su conveniencia hace de la Ordenanza el alcaldable popular, la Feria perdería su dimensión festiva y se podría convertir en cualquier cosa, desde un sucedáneo de Fibes para la presentación, exposición y venta de, por ejemplo, automóviles, hasta en un ruedo ibérico para la lucha política.

 

INCONGRUENCIA

 

La incongruencia del alcaldable popular ha llegado al extremo de tratar de justificar su mitin con el argumento de que se trataba de un homenaje a los trabajadores municipales en el Real. En tal caso, lo “lógico” habría sido solicitar la caseta del Ayuntamiento  para celebrarlo o bien en la de Emasesa, Tussam o cualquier otra empresa o ente municipales.

¿Y qué decir de la edil popular, Evelia Rincón? Ante los reproches al PP por politizar la Feria del candidato de Ciudadanos, Álvaro Pimentel, inquirió a éste que se “plantee por qué presenta su campaña en una ubicación sin licencia de actividad, de luz, agua y vertidos al río”. Se trataba de una alusión a la terraza Puerto de Cuba, donde el alcaldable del partido naranja tenía previsto dar el pistoletazo de salida a su carrera hacia el Ayuntamiento.

 

Así pues, tenemos una concejal que también formó parte del gobierno de Zoido (2011-2015) y que denuncia ahora públicamente que un local abierto desde el año 2005 carece de diversas licencias, ante lo cual cabe preguntarse por qué ella lleva tanto tiempo haciendo la vista gorda al respecto en el seno del Ayuntamiento y sólo saca a colación las presuntas ilegalidades para utilizarlas en contra de un rival político.

 

INHIBICIÓN

 

¿Y qué ha hecho el gobierno de Espadas respecto del mitin de Beltrán Pérez en la Feria? Hasta el momento de redactar estas líneas nada, salvo las lamentaciones por boca de Cabrera de que el alcaldable popular ha desvirtuado la fiesta, roto las tradiciones, incumplido la Ordenanza municipal y sentado un “peligroso” precedente “para que el resto de las fuerzas políticas utilicen el Real para una confrontación fuera de lugar o para que se llene de actos publicitarios”.

El acto político de Pérez en la Feria deja en evidencia al gobierno de Espadas con su tesis del “peligroso precedente”, porque si no reacciona más allá de las condenas verbales  y no actúa, en tal caso le estaría dando la razón al alcaldable del PP en el sentido de que dentro de la caseta se puede hacer lo que se quiera y de que él no ha vulnerado la Ordenanza, y  estaría invitando, por omisión, a que cualquiera hiciera lo que le viniera en gana en el Real.

 

Para que no exista precedente  ni imitadores y este mitin en Feria sea el primero y el último, el gobierno de Espadas está obligado a incoar un expediente sancionador al PP o/y reformar la Ordenanza de la Feria con el fin de que no quede lugar a dudas ni a interpretaciones. Además del uso autorizado (lúdico) deben especificarse también a título de ejemplo los no autorizados (el resto, como políticos, electoralistas, publicitarios, comerciales y etcétera), para que nadie pueda ampararse en que lo que no está expresamente prohibido se sobreentiende que está permitido.

Regalo de Feria para Espadas: 1.787 parados menos en Sevilla (en Abril de 2019)

Abril se cerró con un total de 68.490 desempleados

Casi el 90% de la caída del paro se produjo en los Servicios

Durante el mandato de Espadas el paro se ha reducido en un 19%

 

El mes de abril de 2019 se acabó dejando para festejar la Feria en mayo 1.787 parados menos en Sevilla capital, un descenso del 2,55% que constituye el mejor regalo para el alcalde, Juan Espadas, a tan sólo veinte días de las celebración de las próximas elecciones municipales, previstas para el día 26 del mes en curso.


Según los datos oficiales difundidos por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, que dirige en funciones Magdalena Valerio, los 1.787 parados menos en abril dejan en la capital de Andalucía un total de 68.490 personas desocupadas, con lo que se recupera la situación con que acabó el pasado año 2018, cuando había en la ciudad 68.434 desocupados tras el descenso propiciado por la Navidad.

En esta ocasión la bajada del paro puede atribuirse fundamentalmente al efecto de la Semana Santa, que este año se ha celebrado entre el 14 y el 21 de abril, con lo que se pone de manifiesto una vez más la importancia del calendario festivo para el nivel del empleo en Sevilla.

El dato interanual, es decir el periodo comprendido entre abril de 2018 y abril de 2019, refleja una reducción del paro todavía mayor, ya que se ha pasado de 71.755 parados de entonces a los citados 68.490, con un balance de 3.265 menos (-4,55%).

En cuanto al mandato de Espadas, el alcalde tomó posesión de su cargo cuando había en la ciudad 84.470 personas paradas, por lo que hasta ahora se han registrado 15.980 desempleados menos, con una caída del 19%. Dicho de otro modo y en números redondos, prácticamente uno de cada cinco sevillanos que estaban sin trabajo cuando Espadas accedió a la Alcaldía ha salido de las listas del paro en este periodo, coincidiendo también con el final, más o menos oficial, de la peor crisis económica de los últimos tiempos.

En el balance del mandato de Espadas habrá que contabilizar también este mes de mayo casi en su totalidad, ya que será alcalde al menos hasta el día 26. Las perspectivas le son favorables, dado que la celebración de la Feria este mes podría contribuir, como viene siendo habitual, a ampliar el número de sevillanos ocupados. A título de ejemplo, el año pasado la Feria tiró tres veces más del empleo que la Semana Santa.

Paradójicamente, el único sector donde ha crecido el paro en abril ha sido el de la Construcción, que era el que mejor se venía comportando en los últimos tiempos gracias a los proyectos de nuevas promociones de viviendas, hoteles y comercios. El ritmo se ha frenado y el paro ha crecido, aunque levemente, al afectar a dieciséis personas del sector. En el lado contrario están los Servicios, el termómetro de la economía sevillana, con 1.600 parados menos. Este sector ha contribuido por sí solo a casi el 90% de la reducción del paro durante abril.

La distribución del número de parados por actividades económicas queda de la siguiente forma: Agricultura, 1.464 desempleados (-43); Industria, 3.579 (-58); Construcción, 4.866 (+16); Servicios, 49.142 (-1.600), y colectivo Sin empleo anterior, 9.439 (-102).

 

POR SEXO Y EDAD

 

El número de parados ha bajado esta vez tanto entre hombres como entre mujeres y prácticamente por igual. Así se ha pasado de 28.738 varones sin empleo en marzo a 27.850 en abril, un descenso de 888. En cuanto a las féminas, se ha pasado de 41.539 desempleadas en marzo a 40.640 el mes pasado, con 899 menos.

Por edades, el paro baja en todos los segmentos salvo dos: los menores de 20 años, donde se registra una leve alza de cuatro personas, y los mayores de 59 años, con 33 más. Sigue habiendo al menos un colectivo con más de diez mil parados, el de quienes están entre los 50 y 54 años, y donde menos paro hay es entre los más jóvenes, los que tratan de incorporarse al mercado laboral.

El número de parados por grupos de edad queda distribuido de la siguiente manera: menores de 20 años, 1.112 parados (+4); entre 20 y 24 años, 3.647 (-194); entre 25 y 29 años, 6.349 (-345); entre 30 y 34 años, 6.368 parados (-313); entre 35 y 39 años, 7.112 (-286); entre 40 y 44 años, 8.186 (-294); entre 45 y 49 años, 9.349 desempleados (-195); entre 50 y 54 años, 10.001 (-151); entre 55 y 59 años, 9.349 (-46), y mayores de 59 años, 7.017 parados (+33).




 

Divide y vencerás

Espadas, favorito en la encuesta para revalidar como alcalde, tiene frente a él una derecha dividida

Beltrán Pérez tiene casi todo en contra, incluido su grado de conocimiento, la mitad que el de Espadas

 

Suele decirse que una encuesta refleja sólo la opinión de los ciudadanos en un momento dado y que no equivale a una foto fija porque los puntos de vista puede cambiar de forma repentina por multitud de factores, desde acontecimientos inesperados hasta por la influencia del entorno más próximo, pero también es cierto que capta la intención de los encuestados y que han de intervenir esos otros factores para modificarla.

Antes de las elecciones municipales del próximo 26 de mayo hemos conocido el sondeo realizado por SW Demoscopia para Viva Sevilla entre el 1 y el 5 de abril y el resultado de las elecciones generales del pasado día 28, que aunque no han sido de carácter local permiten al menos hacer una extrapolación al ámbito del Ayuntamiento. Con todas las salvedades y aunque ni en matemáticas ni en política sea correcto sumar peras con manzanas, lo que nos permite la encuesta por una parte y, por otra, el “fuego real” de las recientes elecciones generales es apreciar al menos qué tendencia existe en el electorado en vísperas de las elecciones municipales, convocadas para dentro de veinte días en números redondos.

Con todas las prevenciones que se quiera, la tendencia dibuja un escenario municipal parecido al surgido tras las elecciones locales que se celebraron el 24 de mayo de 2015: una victoria de la lista socialista encabezada por Espadas pero sin mayoría absoluta, lo que le obligaría a un pacto de gobierno o programático con otras fuerzas políticas; y, globalmente, el escenario también muestra una mayoría por la mínima del conjunto de los partidos de izquierda (la suma de PSOE y Adelante Sevilla) frente a los de centro-derecha (la suma de PP, Cs y Vox).

DOS ESCENARIOS

Según el sondeo de SW Demoscopia y la extrapolación al Ayuntamiento de los resultados de las recientes elecciones generales, el PSOE podría obtener entre 11 y 13 concejales (actualmente tiene 11); el PP, entre 6 y 8 (ahora tiene 12); Ciudadanos, entre 4 y 5 (cuenta con tres); la confluencia de Participa Sevilla (asimilable a Podemos) e IU-CA en Adelante Sevilla, 5 (los mismos que la suma de ambos ahora), y Vox podría entrar en el Consistorio con entre 2 y 4 (ahora carece de representación).

En los dos escenarios (sondeo y extrapolación de las generales), un pacto del PSOE con Adelante Sevilla sería suficiente para que Espadas revalidara la Alcaldía, ya que alcanzaría la mayoría absoluta con más uno o más dos concejales. Aunque el bloque de centro-derecha aportara todos sus votos al alcaldable del PP, Beltrán Pérez, éste no contaría con más de catorce o quince a su favor, sin llegar a los dieciséis necesarios para gobernar.

Aunque Espadas no es el diseñador de la estrategia romana (atribuida a Julio César) del “divide y vencerás”, puede ser el mayor beneficiario de la división que afecta al bloque del centro-derecha tras las elecciones generales y que comprometería un hipotético pacto “a la andaluza” en el Ayuntamiento de Sevilla. Ciudadanos trata de arrebatarle al PP el liderazgo de este bloque político  y, por su parte, el PP trata de desmarcarse lo máximo posible del extremista Vox para tratar de recuperar el centro perdido, un brusco volantazo que ha irritado sobremanera al partido de Santiago Abascal.

Por tanto, el panorama no puede ser “a priori” más favorable para Espadas, que se encuentra con el bloque ideológicamente más alejado de sus posiciones dividido y con cada uno de sus miembros tratando de no verse asociado con los demás para así remarcar sus diferencias.

ANTECEDENTE

Este escenario no es nuevo en el Ayuntamiento sevillano. Recuérdese que Espadas fue elegido alcalde el 13 de junio de 2015 merced a la suma de los votos de todo el bloque de izquierdas (PSOE, Participa Sevilla e IU-CA), mientras que Ciudadanos y PP fueron incapaces de apoyar a un candidato alternativo y cada formación votó por sus respectivos cabezas de lista: el PP, a Juan Ignacio Zoido; Ciudadanos, a Javier Millán (Vox no obtuvo entonces representación). Así pues, oficialmente Espadas ganó por 16 votos frente a 12 de su rival directo, Zoido, y no por la mínima de 16 a 15 si se hubiera unido el centro-derecha.

En la situación creada tras las elecciones generales  puede repetirse la historia de que PP, Cs y Vox acaben votándose a sí mismos con tal de no apoyar a ningún candidato de las restantes fuerzas de centro-derecha, por disputas de liderazgo o por cobrarse facturas políticas.

El sondeo de SW Demoscopia para Viva Sevilla muestra las razones por las que Espadas es el favorito para revalidar la Alcaldía, empezando por la imagen que proyecta como político moderado y centrado, capaz de atraer votos tanto a su izquierda como a su derecha. Es el único de los candidatos al que los sevillanos aprueban, aunque sólo sea con un 5,6 sobre 10. Más que suficiente.

La situación es todavía más favorable para Espadas cuando se pregunta a los sevillanos a quién prefieren como próximo alcalde: casi la mitad (el 48,2%) lo señalan a él, mientras que apenas llegan a uno de cada cinco (el 19%) quienes dan el nombre del candidato del PP, Beltrán Pérez, y a gran distancia (menos del 6% cada uno) aparecen Susana Serrano (Adelante Sevilla), Álvaro Pimentel (Cs) u otro. Obsérvese que la suma de la preferencia de todos los candidatos, incluido ese indeterminado “otro” (un 36,7% en total) ni siquiera se aproxima al porcentaje de los que prefieren al actual alcalde al frente del Ayuntamiento (48,2%).

PREFERIDO

Esta preferencia se registra en diez de los once distritos de la ciudad salvo en el tradicional feudo del PP, Los Remedios, pero incluso ahí Espadas queda a tan sólo 3,5 puntos de distancia de Beltrán Pérez, haciendo valer sus palabras de que él ha gobernado para ese distrito igual que para todos los demás y sin pensar en la ideología de sus vecinos porque es el alcalde de todos los sevillanos, y a las pruebas de las grandes obras realizadas allí (las de la calle Niebla, por ejemplo) puede remitirse.

Hasta ha recibido una valoración más positiva que negativa (once puntos de diferencia) el pacto de investidura que firmó con Participa Sevilla e Izquierda Unida y que le ha permitido gobernar haciendo, según él mismo dice, “milagros” con tan sólo once concejales, un gobierno minoritario nunca visto antes en Democracia. Ese juicio favorable por parte de los sevillanos puede ser motivo más que suficiente para que Espadas pueda defender un pacto similar con la conjunción de izquierdas (Adelante Sevilla) en caso de necesitar reeditarlo para el próximo mandato, tal como apuntan la encuesta y la extrapolación del resultado de las recientes elecciones generales.

OBSTÁCULOS

Con este panorama, la lucha de Beltrán Pérez como alcaldable del PP es aún más difícil. La irrupción de Vox se produce a costa de su electorado tradicional, a lo que hay que sumar el crecimiento de Ciudadanos, el cual se ha quedado a tan sólo 3.354 votos de los populares en Sevilla capital en las recientes elecciones generales y cuyo objetivo ahora es dar el “sorpasso” en el centro-derecha y colocar a su candidato, Álvaro Pimentel, al ,menos como líder de la oposición municipal. Por tanto, Beltrán Pérez ya no tiene a Espadas como único gran rival político, sino también a los candidatos de su mismo espectro ideológico y aunque él obtuviera el mejor resultado en el bloque de centro-derecha “a priori”, ni siquiera la hipotética suma en su favor del voto de todos los concejales de este signo le daría la Alcaldía.

Además, según pone de manifiesto la encuesta publicada por Viva Sevilla, Beltrán Pérez lucha por la Alcaldía en una ciudad en la que el 44,7% de los electores se declaran de izquierdas y un 36,6% afirma que no votaría nunca al PP, partido que sólo cuenta con la fidelidad inquebrantable del 5,3% de los votantes.

Tras la debacle sufrida en las elecciones generales del pasado 28 de abril, el PP ha dado libertad  sus candidatos para que potencien al máximo su propia imagen y minimicen las siglas del partido, una consigna que ha seguido Beltrán Pérez en el acto de presentación de los miembros de su lista electoral.

Sin embargo, hasta en esa estrategia el alcaldable del PP se encuentra con un nuevo obstáculo en su camino: pese a que lleva desde 2003 de forma ininterrumpida en el Ayuntamiento como concejal sólo es conocido por la mitad de sevillanos que Espadas (45,7% frente al 90,3%). Necesita el plazo de veinte días hasta la cita con las urnas el próximo día 26 de mayo para compensar una desventaja acumulada en los últimos dieciséis años. Demasiado.

Dos medias líneas (de Metro)

La Junta, en vez de la red completa exigida por Pérez, anuncia dos medias líneas de Metro

La estrategia del Gobierno andaluz coincide más con la de Espadas que con la del alcaldable del PP

 

El pasado 23 de enero, tras anunciar Espadas que el Ministerio de Hacienda del Gobierno de Pedro Sánchez avalaba la firma del protocolo de financiación negociado a tres bandas (Ayuntamiento, Junta de Andalucía en tiempos de Susana Díaz y Gobierno central) para las obras del tramo Pino Montano-Prado de San Sebastián de la línea 3 del Metro, el portavoz y alcaldable del PP, Beltrán Pérez, le acusó de “usar el Metro para estafar electoralmente” a los sevillanos.

Beltrán Pérez recordó que en los Presupuestos Generales del Estado para el año en curso, elaborados por la ministra sevillana María Jesús Montero, “no se contemplaba ni un solo euro para el Metro de Sevilla”, por lo que a su juicio la entrevista entre la titular de Hacienda y el alcalde no era más que “una foto preelectoral y una estafa a los sevillanos”.

 

El alcaldable popular anunció que presentaría una nueva moción en el Pleno para reclamar otra vez la construcción de la red completa de Metro que, a su juicio, había traicionado Espadas al conformarse sólo con media línea de la 3 (el tramo Pino Montano-Prado). Según Beltrán Pérez, “Sevilla no puede renunciar a su red  completa de Metro, gobierne quien gobierne en cada Administración; por eso -añadió- el PP va a seguir pidiendo su construcción en 15 años, priorizando la línea 3, y la 2 con arranque en Sevilla Este”.

 

156 MILLONES

 

Posteriormente, el 12 de febrero, Beltrán Pérez se reunió con su correligionaria y consejera de Fomento, Marifrán Carazo, y con el viceconsejero, Jaime Raynaud, y anunció que la titular del departamento le había comunicado que “hoy podríamos disponer de 156 millones de euros para la ampliación del Metro”.

Según el portavoz y alcaldablde del PP, era “la primera vez en los últimos diez años que se habla de compromiso presupuestario, lo que es una gran noticia -añadió- para todos los sevillanos que demandan esta infraestructura tan relevante para el futuro de la movilidad en la ciudad”.

Beltrán Pérez continuó diciendo que “frente a compromisos verbales del alcalde del PSOE, Juan Espadas, con la anterior Consejería y la cortedad de sus aspiraciones al pedir media línea (del Metro), nos encontramos con el Gobierno del cambio, con una clara apuesta que puede marcar un antes y un después”.

Todas estas declaraciones han ido en línea con los mensajes lanzados por Beltrán Pérez en los últimos meses, en los que ha convertido el Metro en el “leit motive” de su campaña preelectoral a las municipales, con las ideas-fuerza de que Espadas ha renunciado a la red completa (líneas 2, 3 y 4, las pendientes) al conformarse sólo con la mitad de la línea 3; que el protocolo de financiación tripartita no estaba respaldado por ninguna partida en los Presupuestos Generales del Estado (aparte de que la ley del Metro exonera al Ayuntamiento del pago de la infraestructuras de las líneas, no así de otros conceptos) y que cuando llegara el PP a la Junta de Andalucía habría dinero y compromiso para activar la red completa, subterránea además y prácticamente de construcción simultánea.

 

REBAJA

 

Pues bien, los anuncios del nuevo Gobierno andaluz han desmentido toda la estrategia del portavoz y alcaldable del PP. El viceconsejero de Fomento, Jaime Raynaud, ha adelantado en el curso de un encuentro empresarial celebrado en la Cámara de Comercio de Sevilla que la Junta va a destinar un millón de euros, repartidos en los Presupuestos de 2019 y 2020, para revisar y actualizar los proyectos básicos de las tres líneas de Metro pendientes de construir y que se acabaron de redactar en 2011 pero que acabaron metidos en un cajón tras el estallido de la crisis económica y la falta de recursos para grandes inversiones en obra pública.

Conclusión: nos plantaremos como mínimo en 2021 antes de que se construya un solo metro del Metro, valga el juego de palabras. ¿No decía Beltrán Pérez en febrero pasado que “hoy podríamos disponer de 156 millones de euros para la ampliación” del suburbano? Hay declaraciones carentes de lógica porque no se puede empezar la casa por el tejado, sino por los cimientos. El nuevo Gobierno andaluz actúa con seriedad y prudencia al proceder primero a la revisión de los proyectos básicos, para así conocer los costes actualizados de las tres líneas pendientes y poder obrar en consecuencia y en función de los recursos económicos disponibles en cada momento.

 

No se olvide que, como ha revelado Raynaud, en la Consejería de Fomento hay ya comprometidos 3.650 millones de euros en proyectos hasta el año 2042, un dinero equivalente prácticamente al coste estimado de las tres líneas de Metro que faltan en Sevilla. Así pues, no hay dinero para todo, por lo que lo más probable es que aprovechando digamos el paréntesis del bienio 2019-2020, dedicado sólo a revisiones y estudios de los proyectos básicos, la programación de las obras del Metro se subordinará al próximo Plan de Infraestructuras de Andalucía 2021-2027.

 

MITADES

 

No obstante, ya hay varias directrices para el Metro sevillano en ese nonato Plan de Infraestructuras que se desarrollará en el próximo decenio. Lo avanzó la consejera en unas declaraciones que pasaron inadvertidas en plena Semana Santa y lo ha ratificado su viceconsejero, Rynaud, en el encuentro celebrado en la Cámara de Comercio: acometer, de momento no se sabe si simultáneamente o no (lo más probable es que no), la construcción no integral de las líneas 3 y 2, sino sólo la mitad aproximadamente de las mismas: el tramo Pino Montano-Prado de San Sebastián de la línea 3 (que, completa, llegaría hasta Los Bermejales) y el tramo Sevilla Este-María Auxiliadora/Puerta Osario de la línea 2 (que, completa, llegaría hasta Torre Triana, en la isla de la Cartuja). De este modo, las líneas 3 y 2 confluirían en María Auxiliadora y desde allí los pasajeros podrían conectar con la línea 1 en la estación del Prado de San Sebastián.

 

Raynaud ha afirmado que el compromiso de la Junta de Andalucía es con la red completa del Metro tal como aprobó el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla a instancias del PP aunque “acometida por tramos”.

¿Y no era acaso esa misma la postura de Espadas, el cual, ante la falta de fondos por mor de la crisis económica, trató de impulsar al menos la construcción del tramo Pino Montano-Prado de la línea 3 en alianza con la Junta de Andalucía y el Gobierno de la nación?

 

Como la política, y todo en la vida, es según el color del cristal con que se mire, si el alcalde impulsa mejor que nada el tramo Norte de la línea 3, entonces es tachado de traidor y de alcalde de “la media línea de Metro” por Beltrán Pérez, pero si el nuevo Gobierno andaluz, de forma tan bien razonable ante la imposibilidad de disponer de 3.700 millones de euros de golpe y la necesidad de optimizar y repartir los recursos, hace eso mismo, entonces el portavoz y alcaldable del PP guarda silencio y asume así el “compromiso por tramos”.

 

Beltrán Pérez reprochaba a Espadas haberse conformado con una mera media línea de Metro y ahora resulta que podría haber en todo caso dos medias líneas pero no la red completa, tantas veces por él demandada y prometida. El plan de la Junta de Andalucía parece más cercano a la estrategia (haciendo de la necesidad virtud) del socialista Espadas que a la del popular Beltrán Pérez. Paradojas de la política.

 

Tras Notre-Dame

En 25 años, el Gobierno ha destinado menos de dos millones de euros a la catedral de Sevilla

El fuego de Notre-Dame muestra la necesidad de digitalizar templos enteros y no sólo cristos y vírgenes

 

El devastador incendio en la catedral de Notre-Dame de París, uno de los monumentos más visitados del mundo con 14 millones de turistas en 2018, ha provocado la lógica inquietud por tratar de prevenir que una catástrofe similar se pueda producir en nuestros bienes culturales, y tanto el Gobierno de la nación como el andaluz han anunciado revisiones de los planes de seguridad en vigor para verificar su cumplimiento y si es necesaria su actualización.

A la hora de redactar estas líneas se han anunciado ya donaciones por valor de mil millones de euros para la reconstrucción de Notre-Dame tras la conmoción mundial causada por las imágenes del incendio y la tristemente icónica del desplome de la aguja neogótica de 93 metros de altura y 750 toneladas de peso que instaló el arquitecto Viollet-le-Duc durante una restauración acometida en el siglo XIX.

Esta generosidad contrasta con las aportaciones previas del Estado francés, propietario no sólo de Notre-Dame sino también de unas 90 catedrales desde los acuerdos de separación con la Iglesia católica en 1905, y del Ayuntamiento de París, dirigido por la gaditana Anne Hidalgo, que sólo desembolsaron hace unos años 6 millones de euros cada uno para financiar el vasto programa de restauración que necesitaba la catedral: 60 millones de euros a lo largo de 20 años.

Aunque la fachada y las dos torres góticas ya habían sido rehabilitadas en los años 90 del pasado siglo, quedaba pendiente repasar la aguja neogótica de madera recubierta de plomo , muy afectada por la lluvia ácida y en torno a la cual se instaló un andamiaje compuesto por 500.000 tubos de acero galvanizado y que es donde se cree que se originó el fuego catastrófico. A la rehabilitación de la aguja debía haber seguido la de la cabecera del templo y la sacristía.

PATROCINIOS PRIVADOS

Ante la insuficiente aportación pública inicial, los rectores de Notre-Dame lanzaron campañas de donaciones privadas, especialmente en Estados Unidos. Pues bien, en la misma noche en que las llamas consumían la bóveda de la catedral (un marco de madera de 10 metros de altura llamado “el bosque” porque precisó de la tala de 1.300 robles que ocupaban 21 ha y forrado con 1.325 láminas de plomo de 5 milímetros de grosor que pesaban 210 toneladas), la región Ile-de-France, donde se halla París, anunció una contribución de 10 millones de euros para reconstruir la catedral, y el Ayuntamiento parisino, otra de 50 millones, magnates franceses aparte (500 millones) y hasta la Disney. La suma de las dos contribuciones públicas son los 60 millones regateados para el programa completo de restauración.

En descargo de las Administraciones francesas hay que recordar que la entrada a Notre-Dame ha sido siempre totalmente gratuita, con la excepción de la subida a las torres de 69 metros de altura (no hay ascensor, sino 387 escalones que se hacen eternos). Últimamente el coste era de 7,50 euros. Aparte está bajo la explanada delantera el acceso a la cripta arqueológica, una especie de Antiquarium parisino pero que no depende de Notre-Dame sino del museo Carnavalet (el de la ciudad) y cuya visita cuesta 3,30 euros.

Si los 14 millones de visitantes que entraron gratis en Notre-Dame en 2018 hubieran pagado los mismos 9 euros que se pagan por visitar la catedral de Sevilla (en ésta se recaudaron 14,5 millones de euros en 2017 por este concepto), se habrían obtenido 126 millones de euros, el doble del dinero necesario para su restauración inicial. La reconstrucción costará ahora al menos diez veces más.

EL PLAN ESPAÑOL

Incluso antes del fuego las Administraciones francesas habían sido mucho más generosas con Notre-Dame que el Gobierno español de forma directa con la catedral hispalense, ya que éste sólo ha financiado tres actuaciones con cargo al Plan Nacional de Catedrales en el periodo 1990-2015: el Plan Director, redactado por Alfonso Jiménez (año 1999); la sustitución de los pilares 4C y 5C, entre 2006 y 2009, bajo la dirección técnica del propio Jiménez y de José Luis Manzanares y que tuvo un coste de 1.684.301 euros; y la restauración de las rejas y barandillas de la Capilla de las Doncellas en 2013-2014, con una aportación de 278.456 euros. En total, pues, 1.962.757 euros. Ahora bien,  hay que tener en cuenta que la Archidiócesis sevillana también se nutre en la parte que le corresponda de los 250 millones de euros que en números redondos entrega anualmente el Gobierno a la Iglesia católica a través del Impuesto sobre la Renta (IRPF) y que ésta puede administrar con total libertad.

Más que planes y contribuciones extraordinarios lo importante es, como dice Patricia del Pozo (consejera de Cultura de la Junta de Andalucía), la “conservación preventiva”, la aplicación de un programa permanente de actuación año tras año, en línea con lo que se hace en la catedral de Sevilla, donde siempre hay algo en restauración.

Ahora bien, ¿qué ocurre con tantas iglesias y conventos al margen del templo metropolitano? Para la mayor parte de los mismos no se dispone de partidas ordinarias y se actúa demasiadas veces “in extremis”, como ha ocurrido recientemente en Santa Catalina, Los Terceros y la capillita de San José, entre otros. ¿Servirá el fuego de Notre-Dame para cambiar esta situación?

MEDIOS Y CARENCIAS

Aunque la catedral sevillana no tenga una cubierta de madera forrada de plomo (este metal se derritió en Notre-Dame porque sólo resiste hasta 327 grados, cuando el fuego provocó temperaturas de 800, que sin embargo no pudieron fundir los andamios de acero galvanizado, capaces de soportar 1.420 grados) como la parisina y por tanto sea menos vulnerable por su composición pétrea, no hay que olvidar que la torre Norte de Notre-Dame, también de piedra, empezó a prenderse (las llamas fueron sofocadas por diez bomberos desplegados a la desesperada) y que en Sevilla numerosos templos y conventos tienen techos de madera, con el riesgo que ello supone.

El incendio de Notre-Dame reveló los medios y carencias de los bomberos de París. Por ejemplo, contaron  con drones para evaluar desde las alturas la magnitud y la evolución de las llamas y con el robot apagafuegos ‘Colossus’ teledirigido que penetró en el templo en su lugar ( https://www.youtube.com/watch?time_continue=5&v=3WcbIPRGXM0 ) , por lo que sólo dos bomberos y un policía resultaron heridos, levemente. Sin embargo, según la prensa francesa, carecían de escalas de suficiente altura y se tuvo que traer desde Versalles, a 20 kilómetros de distancia, una que medía 46 metros, todavía 23 metros menor que la altura de las dos torres (69 metros), sobre las que se concentraron todos los esfuerzos para evitar el desplome de las campanas (con un peso total de 35.956 kilos), ya que en tal caso, por su impacto, se habría derrumbado toda la catedral, porque sus muros se apoyan fundamentalmente sobre la fachada principal.

En caso de un incendio de similar magnitud y existiendo en nuestra ciudad edificios de mucha mayor altura todavía, ¿con qué medios cuentan los bomberos sevillanos?

TRIDIMENSIONAL

El fuego de Notre-Dame también ha puesto de manifiesto la importancia de contar previamente con una digitalización en tres dimensiones (3D) de los bienes patrimoniales para, en caso de catástrofe, poder abordar su reconstrucción de una forma fidedigna. Así, ahora adquiere un valor incalculable el escaneo que de la catedral parisina realizaron en 2010 los profesores americanos Andrew Tallon y Paul Blaer.

Usaron un Leica ScanStation C10, un escáner láser 3D con una cámara incorporada, que reubicaron 50 veces para obtener un testimonio visual detallado de los interiores y exteriores de Notre-Dame. Los datos obtenidos consisten en mil millones de puntos, estructurados en “nubes”, que luego se transformaron en imágenes tridimensionales del espacio gracias al software. Al juntar las imágenes internas con las externas obtuvieron modelos 3D que reconstruyen el entorno de la catedral de París con una gran resolución, como se puede ver en el vídeo grabado para Youtube:

https://www.youtube.com/watch?time_continue=104&v=jAi29udFMKw

No sólo Tallon y Blaer. Empresas como GEA, Life3D y Art Graphique & Patrimoine han escaneado, incluso con mayor nivel de detalle, Notre-Dame con motivo de anteriores proyectos de rehabilitación, por lo que estas nubes de puntos serán fundamentales para reconstruir el templo mediante un modelo BIM o para la impresión 3D de los soportes de plomo de las estatuas de los apóstoles destruidos por el fuego, al igual que en Ginebra se ha colocado una réplica impresa en 3D del arco de Palmira, destruido por los yihadistas en Siria.

Por tener, Notre-Dame tiene hasta una digitalización intensiva realizada para el videojuego Assassins Creed, cuya elaboración llevó dos años de trabajo para alcanzar un asombroso nivel de precisión: https://www.youtube.com/watch?time_continue=659&v=4yUL8VGF3Lc

Aunque en nuestro ámbito ya se digitalizan tallas de cristos y vírgenes, como los escaneados por la empresa granadina AgeO, el incendio de Notre-Dame ha demostrado la necesidad de ir un paso más allá y de “traducir” a 3D templos enteros para tener a modo de copias de seguridad, una especie de arca de Noé del patrimonio.

Zona de los archivos adjuntos
Vista previa del vídeo Comment le robot Colossus a participé au sauvetage de Notre-Dame de Paris de YouTube

Comment le robot Colossus a participé au sauvetage de Notre-Dame de Paris

Vista previa del vídeo Laser Scanning Reveals Cathedral’s Mysteries | National Geographic de YouTube

Laser Scanning Reveals Cathedral’s Mysteries | National Geographic

Vista previa del vídeo Notre Dame | Assassin’s Creed Unity (Explorando interior y exterior) de YouTube

Notre Dame | Assassin’s Creed Unity (Explorando interior y exterior)

Setas de la Encarnación, la factura interminable

Administradores concursales exigen el dinero desviado a las Setas en vez de a los sistemas generales de Santa Bárbara

Casi medio millón de euros pagados a Sacyr por la promesa de Monteseirín de subida “gratis” al mirador

 

El pasado 27 de marzo de 2019 se cumplió el octavo aniversario de la inauguración oficial del Metropol Parasol, vulgo Setas de la Encarnación, el símbolo del despilfarrador mandato de Monteseirín, en el cual enterró allí del orden de 120 millones de euros que en buena parte fueron detraídos del dinero que los promotores entregaron al Ayuntamiento con cargo al nuevo PGOU para financiar los sistemas generales de los nuevos barrios de la ciudad.

Monteseirín inauguró las Setas antes de que estuvieran acabadas y con tal de hacerse la foto en vísperas de las elecciones municipales de aquel año, en las que el PSOE lo apartó como candidato a la reelección tratando de evitar lo que al final pasó: el desastre en las urnas de Espadas, imputable a la gestión de su correligionario, y la arrolladora victoria del PP de Zoido (20 concejales) hasta con los votos prestados de barrios tradicionalmente socialistas, hartos de los escándalos de aquella etapa.

La prueba evidente del afán de Monteseirín por retratarse para la posteridad como el artífice de las Setas es que la concesión de su explotación por Sacyr expira el 28 de abril (la fecha de su recepción oficial, y no el 27 de marzo, de su inauguración) del año 2051, por lo que faltan 32 años para que reviertan al Ayuntamiento tras esta privatización, que incluye también la plaza de la Encarnación y que decretó el gobierno de coalición PSOE-IU.

 

TRIUNFALISMO

 

En su triunfalista discurso inaugural, el entonces alcalde dijo que Metropol abría las puertas “al progreso económico y al desarrollo de un sector de la ciudad que estaba en franca decadencia”. Aludió también a supuestos análisis de unos desconocidos expertos, según los cuales “los beneficios económicos, directos e indirectos, que Metropol Parasol va a traer a la ciudad superarán, en sólo un año, a la inversión acometida, en turismo, comercio, hostelería, imagen y proyección exterior”.

Así pues, según las particulares cuentas de la lechera de Monteseirín, las Setas iban a generar  anualmente más de los 120 millones de euros (cifra generalmente admitida sobre su coste final, oficialmente nunca revelado) que costaron, por lo que si le diéramos crédito en estos ocho años su impacto debe haber sido de 960 millones de euros (¿?).

Casi coincidiendo con el octavo aniversario, al arquitecto, profesor de la Universidad Hispalense y principal experto en patrimonio industrial, Julián Sobrino, le recordaron en ABC que Monteseirín hablaba de que a rebufo de las Setas llegarían las grandes firmas de moda a Sevilla. El profesor dijo lo siguiente: “Recuerdo que hablaba de Tiffany`s y no sé cuál otra y de que se iba a formar una especie de Quinta Avenida neoyorquina, cuando lo único que llegó allí fueron bares de franquicias que venden cubos de cerveza a cinco euros. Es obvio que se rehabilitó el espacio, pero era lo menos que podía ocurrir en un espacio que estaba cerrado y degradado. El resultado no justifica, ni de lejos, la inversión del Metropol Parasol, cerca de 120 millones de euros”.

 

PLATILLOS VOLANTES

 

Según Julián Sobrino, Metropol Parasol es, sin duda, el paradigma de lo que no se debe hacer en una ciudad. Por varios motivos. El primero, en relación con el lugar en que se encuentra, porque no era aceptable “que aterrizaran allí -ha dicho- unos platillos volantes. En segundo lugar, porque esos platillos volantes no se corresponden con el volumen, la trama, la altura o la textura de la Encarnación y el centro histórico”.

Para el profesor universitario, las Setas no han producido un “efecto Guggenheim” como el del museo del mismo nombre de Bilbao. En su opinión no son arquitecturas comparables: “La de Gehry (el arquitecto americano autor del museo bilbaíno) es de calidad, y la de Mayer (el arquitecto alemán autor del Metropol Parasol) no lo es. Ni lo que albergaba: el Guggenheim contiene un espacio cultural que supuso un gran revulsivo para Bilbao. Estos parasoles (en alusión a las Setas) no tienen ningún contenido”.

 

CASCO ANTIGUO

 

Si las Setas hubiesen tenido ese impacto económico multimillonario del que hablaba Monteseirín en su promesa de que supondrían el progreso y desarrollo para un sector de la ciudad que estaba en decadencia, al cabo de ocho años se habría dejado notar su efecto en los indicadores del Casco Antiguo, pero en el tiempo transcurrido no ha sido así.

 

En el año 2015 el distrito tenía 59.277 habitantes; en 2018, 58.693. Se han perdido, pues, 584 vecinos, el 1% de la población en el último trienio.

 

En el periodo entre 2012 (año siguiente a la inauguración de las Setas) y 2016, la edad media de la población ha pasado de 43,29 años a 44,45 años. Se ha incrementado el envejecimiento. El saldo migratorio por cada mil habitantes ha pasado de 3,24 a 6,39: se ha duplicado el éxodo poblacional. Y si nacían 1003 niños por cada mil vecinos que fallecían, en 2016 la cifra se ha reducido de forma preocupante a 968.

 

Y eso que según dijo Monteseirín en aquel acto inaugural, los allí presentes entonces tenían el privilegio de asistir a “la inauguración de la Sevilla del siglo XXI”, como si no hubiese existido previamente la Exposición Universal de 1992 o el tiempo se hubiera detenido durante once años para ver alzarse el faraónico icono de sus mandatos.

 

LA SUBIDA

 

También se ha conocido en coincidencia con el octavo aniversario del Metropol Parasol que el Ayuntamiento y la constructora que lo explota, Sacyr, han llegado a un acuerdo en virtud del cual ésta podrá cobrar hasta 10 euros a los turistas que quieran subir al mirador de las Setas a cambio de que el Consistorio deje de pagarle la compensación económica que ha venido abonando (se habló de entre uno y tres euros) por cada sevillano o empadronado en la ciudad que accediera a lo alto de los parasoles, y por el mantenimiento de la plaza de abastos.

 

Este acuerdo es la demostración de que la factura de las Setas, pleitos aparte, no ha dejado de incrementarse en estos ocho años, de manera que cada vez es más difícil averiguar cuánto han costado ya a la ciudad realmente.

 

Con tal de hacer más digerible la faraónica obra de los 120 millones de euros y de atraer visitantes que proyectaran una imagen de éxito, Monteseirín anunció que la visita de los sevillanos sería gratuita y así, en palabras de su valido Marchena, se democratizarían las vistas sobre la ciudad y se acabaría con el supuesto privilegio del que únicamente gozaban las clases acomodadas desde sus balcones y miradores.

 

El mensaje no podía ser más demagógico. Por una parte, porque los sevillanos han pagado a través de sus impuestos y de su Ayuntamiento por la subida a las Setas, aunque ingenuamente creyeran que lo estaban haciendo gratis. Por otra, porque raramente un sevillano, por mucho dinero que tenga, dispone de un mirador exclusivo de 28,50 metros de altura, como el de las Setas. Y tercero porque cualquier sevillano goza del privilegio, otorgado por el Arzobispado, de subirse gratis de verdad a la Giralda y divisar Sevilla desde sus 97,5 metros de altura (casi 3,5 veces más que las Setas). ¿Qué necesidad, pues, había de gastarse 120 millones en el Metropol Parasol con el argumento de que así se democratizaban las vistas sobre la ciudad?

Sólo por un periodo de cuatro años en números redondos (del 1 de junio de 2013 al 30 de abril de 2017) el Ayuntamiento ya compensó a Sacyr con 480.407 euros por la subida de los sevillanos a las Setas. A esa cifra tuvo que añadir 227.688 euros por servicios no cobrados a los titulares de los puestos del mercado de abastos. Y es que con tal de que los placeros aceptaran trasladarse desde el antiguo mercado provisional (una provisionalidad que duró más de 30 años) al construido bajo el Metropol Parasol, Monteseirín les anunció unas cuotas inferiores a las que realmente debían pagar a Sacyr, y para evitar su rebelión cuando las conocieran acabó por endosarle al Ayuntamiento el abono de la diferencia con el dinero de todos los sevillanos, su práctica habitual. Nadie debía estropearle la fiesta inaugural, con concierto de la banda sinfónica municipal incluido.

 

Con tal de librarse de estas facturas interminables, el Ayuntamiento autoriza ahora a Sacyr a que cobre hasta 10 euros a los ingenuos turistas por subirse a las Setas, un precio superior a los 9 euros que cuesta toda la visita a la Catedral, la Giralda y el Salvador.

 

RECLAMACIÓN

 

Pero no acaba aquí la pesadilla de las Setas. Los administradores concursales de los promotores que en su día entregaron 42.778.672 euros a la Gerencia de Urbanismo para financiar los sistemas generales del desarrollo urbanístico de Santa Bárbara (en Torreblanca) conforme al convenio firmado el 25 de julio de 2003, exigen ahora al Ayuntamiento la devolución de ese dinero, no empleado para aquella finalidad porque acabó financiando en parte la construcción del Metropol Parasol, y han llevado al Consistorio a los tribunales.

Así pues, Espadas o quien le suceda si es que éste no renueva en la Alcaldía se enfrentará al riesgo de una nueva hipoteca por las faraónicas Setas de Monteseirín.

Entidades ciudadanas podrán intervenir ante el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla

CONDICIÓN

Deberán figurar como interesadas en el expediente sometido a debate

 

TURNO PROPIO

Asimismo, al final de los Plenos tendrán derecho a cuatro intervenciones

 

SESIONES EXTRAORDINARIAS

Con un número determinado de firmas se podrán forzar Plenos extraordinarios

 

Una decena de artículos de los 159 que tiene el nuevo Reglamento de funcionamiento del Pleno del Ayuntamiento de Sevilla, el cual fue aprobado el pasado 29 de marzo por unanimidad de todos los grupos políticos, se refieren o hacen alusión al derecho de participación de los sevillanos en los asuntos públicos, especialmente mediante la instauración de un turno propio al final de las sesiones y la regulación de las consultas públicas.

Veintisiete años llevaba vigente el Reglamento del Pleno Municipal de Sevilla, ya que el anterior se aprobó el 29 de mayo de 1992, apenas un mes después de inaugurada la Exposición Universal de dicho año, y sólo fue objeto de dos revisiones, las cuales se acordaron el 29 de abril de 1994 y el 26 de septiembre de 1996. El nuevo Reglamento, que ha sido aprobado sin ningún voto en contra, se adapta a las nuevas normativas existentes en este cuarto de siglo y a la nueva realidad social y política.

El segundo de sus objetivos declarados consiste en incrementar el grado de participación de los sevillanos en la vida pública, con menciones o regulaciones específicas en los siguientes artículos: 46, 52, 61, 64, 65, 95, 104, 136, 138 y 141, además de en la Disposición Quinta.

Para ello se regula el denominado turno ciudadano, que deberá plasmarse en el Orden del Día y que se define como el ruego o pregunta que puede plantar una entidad o un ciudadano ante el Pleno, siempre que vaya referido a un tema de competencia municipal.

Se presentará ante el Pleno de la Junta Municipal del Distrito en caso de afectar a un territorio para que sea este órgano quien decida sobre la oportunidad de su tramitación, o directamente ante la Presidencia del Pleno en el caso de que el asunto se refiera al conjunto de la ciudadanía. En todo caso, se establecerá un máximo de cuatro intervenciones por sesión plenaria.

 

No serán admitidas a trámite preguntas que se refieran a asuntos que ya hayan sido debatidos y votados por el Pleno o que hayan sido objeto de alguna pregunta del turno ciudadano en el último año. En el caso de que una entidad registre una pregunta en que se dé alguna de estas circunstancias, desde la Presidencia del Pleno se le remitirá el acta de la sesión en que se haya dirimido este asunto.

 

En el supuesto de que para el mismo Pleno se soliciten más de cuatro intervenciones de entidades ciudadanas, se admitirán con preferencia las formuladas por aquellas entidades que hayan planteado menos cuestiones en el último año.

 

Por otra parte, por decisión de la Presidencia o por mayoría simple de sus miembros podrán convocarse a las sesiones de las Comisiones Delegadas a responsables de entidades ciudadanas inscritas en el Registro Municipal con el fin de escuchar su parecer o de recabar su informe respecto de un tema concreto; asimismo, estas entidades podrán solicitar la asistencia a las sesiones de las comisiones del Pleno mediante escrito dirigido a la Presidencia con al menos 24 horas de antelación a su celebración.

 

CONSULTAS PÚBLICAS

Con carácter previo a la elaboración de proyectos de disposiciones de carácter general se organizará una consulta práctica a través de la página web del Ayuntamiento en la que se recabará la opinión de los sujetos y de las organizaciones más representativas potencialmente

afectados por la futura norma acerca de los problemas que se pretenden solucionar con la iniciativa; la necesidad y oportunidad de su aprobación; los objetivos de la norma y las posibles soluciones alternativas regulatorias y no regulatorias.

Sin perjuicio de la consulta previa a la redacción del texto de la iniciativa, cuando la norma afecte a los derechos e intereses legítimos de las personas, la unidad administrativa competente publicará el texto en el portal web correspondiente, con el objeto de dar audiencia a los ciudadanos afectados y recabar cuantas aportaciones adicionales puedan hacerse por otras personas o entidades. Asimismo, podrá también recabarse directamente la opinión de las organizaciones o asociaciones reconocidas por ley que agrupen o representen a las personas cuyos derechos o intereses legítimos se vieren afectados por la norma y cuyos fines guarden relación directa con su objeto.

Los vecinos de Sevilla también podrán ejercer la iniciativa popular presentando propuestas de acuerdos o actuaciones o proyectos de Reglamentos en materias de competencia municipal. Para ello deberán ser suscritos por el porcentaje de la población de Sevilla que en cada momento se establezca por ley.

En el supuesto de que la iniciativa popular se ejerza en estos términos deberá convocarse un Pleno extraordinario que únicamente incluirá en el orden del día las propuestas de acuerdo, actuaciones o proyectos de Reglamentos planteadas.

 

ASISTENCIA POR ACREDITACIÓN PREVIA

El nuevo Reglamento del Pleno establece el carácter público de las sesiones. Para asistir a las mismas el público deberá acreditarse previamente en la forma en que disponga la Presidencia del órgano municipal.

Los asistentes no podrán intervenir, hacer manifestaciones o actuaciones (sic), exhibir pancartas, escritos o análogos que alteren el orden de la sesión.

Los asistentes podrán realizar fotografías y grabar las sesiones por sus propios medios siempre que respeten el funcionamiento ordinario del Pleno.

El PGOU de Beltrán

En Sevilla queda suelo calificado para construir 30.787 viviendas

Si el PGOU frena la inversión, ¿cómo se explican los 1.309 millones en licencias de obra?

 

El título de este artículo es equívoco, ya que según se desprende de una reciente comparecencia del portavoz y alcaldable del PP, Beltrán Pérez, éste en realidad no se identifica con el vigente Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), el cual data de 2006, y promete no la redacción de uno nuevo, sino su revisión parcial en caso de que acceda a la Alcaldía tras las elecciones municipales del próximo mes de mayo.

Habría que preguntarse por qué si el PGOU heredado de los gobiernos de Monteseirín no satisfizo y sigue sin satisfacer al PP, este partido no aprovechó la oportunidad de haberlo revisado, e incluso redactado uno nuevo, cuando gozó de la mayoría absolutísima de los 20 concejales durante el mandato de Zoido (2011-2015). Misterios de la política.

Según Beltrán Pérez, el Plan General no permite el desarrollo de los suelos vacantes y frena la inversión privada y el crecimiento residencial, ya que en su opinión hay un exceso de terrenos terciarios que no favorecen la construcción de viviendas baratas, motivo por el cual nativos de Sevilla capital emigran a municipios del área metropolitana donde sí se desarrollan áreas residenciales.

 

RECALIFICACIÓN

 

Tras este diagnóstico, la receta del alcaldable popular consiste en recalificar suelos terciarios como residenciales e incrementar su edificabilidad mediante la regla del tres por dos, es decir que donde ahora se permite construir dos viviendas se autorizaría la edificación de tres y esta mayor densidad serviría teóricamente para abaratar el precio de los inmuebles y para que los sevillanos no tuvieran que irse a otros municipios limítrofes, con la consiguiente sangría demográfica que sufre la capital en los últimos años.

 

El problema es que el diagnóstico urbanístico de Beltrán Pérez no concuerda con la realidad que reflejan las estadísticas oficiales. Los números hablan, pero los políticos prefieren no escucharlos para que no les estropeen sus apriorismos.

 

Afirma el alcaldable del PP que en Sevilla no hay suficiente suelo residencial para la construcción de viviendas. Sin embargo, en el PGOU de 2006 (aprobado de forma definitiva por la Junta de Andalucía el 19 de julio de dicho año) se calificó suelo residencial para la construcción de 45.000 viviendas. Entre 2007, primer año completo de aplicación de la nueva norma urbanística, y el pasado 2018 se han construido en el término municipal sevillano 14.213  nuevas viviendas. La conclusión es obvia: queda aún suelo para erigir 30.787 viviendas, con lo cual se desmorona el edificio argumental elaborado por el alcaldable del PP.

El número de nuevas viviendas se ha disparado además en el actual mandato de Espadas (4.224) en contraste con el de Zoido (1.294), lo cual se debe en parte a que éste gobernó en plena crisis económica y Espadas lo ha hecho en la fase final de la misma y en el inicio de la recuperación, pero como ésa ha sido la realidad, así hay que contarla.

 

Si, como dice Beltrán Pérez, existiera falta de interés entre los promotores inmobiliarios, el número de nuevas viviendas en Sevilla capital se hubiera mantenido estancado o su crecimiento habría sido irrelevante, pero no es el caso, como demuestra la estadística: 169 en 2015; 711 en 2016; 1.137 en 2017 y 2.207 en 2018.

 

INVERSIÓN SIN FRENO

 

Según el discurso del alcaldable del PP, por causa del vigente PGOU se ha frenado la inversión privada. Veamos qué dicen a respecto los datos de la Gerencia de Urbanismo: entre 2011 y 2018 se han concedido un total de 16.992 licencias de obra y declaraciones responsables, con un incremento progresivo a partir de 2016, cuando cada año se han superado los dos millares (2.600 en 2018), hecho demostrativo de que no existe ningún frenazo, sino todo lo contrario: una notable aceleración.

 

Y el presupuesto de esas licencias y declaraciones responsables ha ascendido a un total de 1.309,6 millones de euros. Muy significativo es que en 2016 se superaron los 100 millones de euros (117,4 millones); en 2017, los 200 millones (238,4), y en 2018, los 300 millones (310,6). De nuevo hay que preguntarse dónde está el frenazo a la inversión.

 

Estas cifras son engañosas por cortas, porque sólo están reflejadas las licencias de obra, cuando el global de la inversión ha sido muy superior. Por ejemplo, la licencia para el complejo comercial en Palmas Altas, rebautizado como Lagoh y promovido por el grupo LAR, fue evaluada en 70 millones de euros, pero cuando se inaugure en el próximo mes de septiembre la inversión por todos los conceptos habrá ascendido a unos 250 millones de euros. Un caso similar es el del rascacielos en la isla de la Cartuja con su zona comercial.

 

Afirma Beltrán Pérez que como Sevilla no dispone ni ofrece actualmente oportunidades de inversión ni suelos a desarrollar, la mayoría de las nuevas promociones se están construyendo en otros municipios como Dos Hermanas y Mairena del Aljarafe. ¿Que no hay en la capital suelos residenciales por desarrollar? Citemos a vuelapluma Palmas Altas, Buen Aire, Hacienda del Rosario, Cortijo de Cuarto, Cruzcampo, Santa Justa, Fábrica de Vidrio, Su Eminencia, Sevilla Este…. Lo dicho anteriormente: hay suelo pendiente y suficiente para 30.787 viviendas nuevas.

 

DOS PROMESAS

 

Por tanto, no se puede establecer una ecuación falta de suelo residencial/exceso de suelos terciarios para fundamentar las dos promesas estrella del alcaldable del PP.

 

La primera es la recalificación de suelos terciarios en residenciales, que aunque no fuera el propósito de Beltrán Pérez haría la felicidad de esos promotores privados que tienen suelos terciarios en buenas zonas de la ciudad y que aspiran a que se los recalifiquen para poder construir promociones de lujo que les deparen mayores plusvalías que los usos actualmente previstos.

La segunda consiste en incrementar la densidad urbana: permitir que se construyan tres viviendas en lugar de dos con la teoría de que así saldrán más y a precios más baratos al mercado y se contendría la sangría demográfica. Estaría por ver si esa mayor colmatación de la ciudad ocupando mucho más espacio, que de entrada redundaría en una menor calidad de vida, tendría como efecto pisos más baratos, pero a buen seguro multiplicaría las ganancias de los promotores y constructores. El alcaldable popular olvida además que esta propuesta suya de una mayor densidad de viviendas obligaría a compensarla con mayores dotaciones y equipamientos y que una revisión general del PGOU, en un momento además de notable recuperación del sector de la construcción, obligaría también a la suspensión de licencias.

 

En resumen, no parece que más ladrillo sea la fórmula para, como preconiza Beltrán Pérez, convertir Sevilla en una ciudad mucho más atractiva para vivir.

 

MMMMMM

 

Viviendas nuevas en Sevilla capital

Año                            Viviendas

2007                          2.953

2008                          2.325

2009                          1.997

2010                          1.600

2011                            584

2012                            362

2013                            179

2014                            169

2015                            169

2016                              711

2017                          1.137

2018                          2.027

TOTAL                     14.213

NOTA.- En el PGOU de 2006 se calificó suelo para 45.000 viviendas, por lo que aún queda terreno para construir 30.787.

Presupuesto licencias de obras y

declaraciones responsables en Sevilla capital

Año                                        Presupuesto

2011                                      164.721.565

2012                                      171.055.816

2013                                      126.606.423

2014                                       87.149.833

2015                                       93.518.331

2016                                      117.489.161

2017                                      238.465.415

2018                                      310.633.539

TOTAL                                1.309.640.083