La Comisión de Patrimonio insta a proteger el 87% de Altadis

A INSTANCIA DE PARTE

Asume un informe encargado por la propia multinacional al Instituto Andaluz del Patrimonio

NOVEDAD

Amplía la protección a las viviendas y los almacenes de rama de la factoría

TERCIARIO

Permitiría demoler la parte Sur para un desarrollo terciario en 3.118 m2

 

La Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía se reunió tan sólo 24 horas después de que se anunciara el definitivo pacto para la formación de un nuevo Gobierno PP-CS en la comunidad autónoma y dio su visto bueno, en líneas generales, a un informe del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) sobre Altadis, elaborado a instancias de la propia multinacional tabaquera, y que dejaría a ésta tan sólo 3.118 m2 actualmente edificados para un desarrollo terciario y supondría la protección de los 21.140 restantes, espacios libres aparte..

Casualidad o coincidencia, el delegado de Cultura en funciones de la Junta de Andalucía, José Manuel Girela, se despidió ayer de los miembros de la Comisión Provincial de Patrimonio tras haber sometido al dictamen de la misma y tan sólo 24 horas después de que se materializara el pacto para un nuevo Gobierno PP-CS en la región, un ‘Informe sobre los valores patrimoniales de la antigua fábrica de tabacos Altadis’, elaborado por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) por encargo de la propia Altadis, con fecha 20 de diciembre y entrada el 2 de enero.

El hecho de que la Comisión abordara un informe del IAPH a instancia de parte interesada, como es la multinacional tabaquera, provocó una controversia entre sus miembros sobre la procedencia o improcedencia de su tramitación. Representantes de la Junta invocaron entonces los estatutos del IAPH, según los cuales entre sus misiones figura “la asistencia técnica y la prestación de servicios especializados en materia cultural”. Finalmente se acordó la tramitación del documento y su debate, pero el texto completo no fue entregado a los presentes. Se les leyó párrafos del mismo acompañados de la proyección de diversas imágenes.

 

FUNDAMENTOS

 

El informe empieza con toda una declaración de intenciones a partir de una frase de la nonagenaria urbanista francesa Françoise Choay: “El fin último no es la conservación del patrimonio sino la recuperación de la competencia de edificar”. Para el IAPH, se define como “la conservación de nuestra capacidad de continuarlo y de reemplazarlo. Esta es la actitud técnica -prosigue- que debe caracterizar la intervención en el paisaje de una ciudad como Sevilla, una actitud que nunca es finalista sino que se inserta en un proceso en continuo cambio, donde se trata de medir las transformaciones a partir del reconocimiento de lo que tiene valor”.

El IAPH abunda en esa línea de pensamiento cuando añade que “es necesario proceder a una lectura compleja del conjunto fabril, en la que las escalas de lo territorial -río y corredor industrial-, la del barrio y la de su nueva centralidad urbana en una ciudad que crecientemente se abre al turismo, se articulen no sólo como criterios para su conservación, sino como nuevo destino de usos renovadores de su fábrica y espacios urbanos”.

Con este planteamiento, asumido por la Comisión de Patrimonio, ésta informa favorablemente sobre los criterios de intervención y los traslada a la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento para que ésta los aplique a la hora de modificar la ficha de Altadis en el Catálogo y recalifique en el PGOU su actual calificación de industria singular, que impide a la multinacional tabaquera tocar un solo ladrillo de la fábrica.

AVAL

Los criterios van mucho más allá de  la propuesta que en su día redactó la Gerencia, ya que  extiende la protección patrimonial a las viviendas existentes en la fábrica. De esta manera, la Comisión de Patrimonio insta a proteger y conservar íntegramente la mitad Norte del complejo fabril y buena parte de la mitad Sur, en concreto el edificio de talleres y de oficinas, la capilla de las Cigarreras y locales anexos, las viviendas de inspectores, portero y electricista, los almacenes de rama Nº 2 y 1y el edificio de viviendas. En total, sin contar los espacios libres, todo este conjunto ocupa 21.140 m2, el 87% del complejo fabril.

 

Se acotaría un área edificable (lucrativa para Altadis y de carácter terciario, para hoteles, oficinas, comercios…) de nueva planta comprendida entre el edificio de talleres, el borde de la zona verde y los jardines de Manuel Ferrand, un ámbito ocupado por la nave del taller de vapor, la central eléctrica y el nuevo almacén, con un total de 3.118 m2, equivalentes al 13% de la superficie actualmente construida.

 

Se valorará desde el planeamiento la recuperación de edificabilidad, permitiendo la edificación en altura hasta el límite establecido para el barrio de Los Remedios y se admitirán posibles instalaciones o remontes que habiliten el uso y disfrute de las cubiertas como observatorio de la dársena histórica y de la ciudad.

Distribución de Altadis tras el acuerdo de la Comisión de Patrimonio

ZONAS A PROTEGER
Edificios m2

1.- Edificio de oficinas 3.376
2.-Edificio de talleres 9.200
5.- Almacén de ramas Nº 1 1.872
6.- Almacén de ramas Nº 2 3.239
8.- Viviendas del director 292
9.- Viviendas ingenieros 1.335
10.- Capilla de las Cigarreras 1.826

Subtotal a proteger 21.140 m2  (87%)

ZONAS DERRUIBLES PARA NUEVA EDIFICACIÓN

3.- Nave de talleres de vapor 805
4.- Central eléctrica, aljibe y taller 1.338
7.- Nuevo almacén 975

Subtotal derruible para nueva construcción 3.118 m2 (13%)
Total construido factoría Altadis 24.258 m2
Total zonas libres (no computables) 17.642 m2

Sevilla versus Estocolmo

La capital sueca ha renunciado a un cubo de cristal con coste equivalente al de las Setas

También a un proyecto privatizador de jardines públicos de Apple y a la candidatura olímpica

Año nuevo, vida vieja. Espadas estrenó 2019 con una entrevista radiofónica en la que siguió respirando por la herida de que toda la oposición (PP, CS, Participa e IU) le tumbara en  diciembre el proyecto estrella con el que pensaba presentarse a las municipales: la ampliación del tranvía.

El alcalde reprochó especialmente al líder del PP y candidato a la Alcaldía, Beltrán Pérez, que haya “renegado” del tranvía y le imploró que reflexione y escuche “las voces ciudadanas y vecinales que apuestan por este proyecto”.

¿Qué voces? A Espadas le tumbaron el tranvía el mes pasado y en el tiempo transcurrido no se ha oído ningún clamor popular ni  organizado ninguna manifestación de protesta, por más que él esté incitando a que alguien lidere una nonata rebelión por negarse a aceptar el veredicto del pueblo soberano, expresado a través de los representantes que eligió en las urnas.

Lo  cierto es que los cuatro grupos municipales que se niegan a que el Ayuntamiento se gaste 49 millones de euros (8.153 millones de pesetas) en una redundante ampliación del tranvía representan a 184.229 sevillanos, frente a los 103.238 que apoyaron a Espadas y al PSOE. Conclusión: el alcalde está en minoría y no puede imponer su voluntad.

Para que vea Espadas que en todos sitios cuecen habas, también ha habido un vuelco espectacular en una ciudad sita a 3.000 kilómetros de Sevilla y en cuestiones que tienen paralelismo con otras suscitadas en nuestra ciudad desde los tiempos de Monteserín: Estocolmo.

LA CAPITAL VERDE

Al oír o leer el nombre de la bellísima ciudad nórdica, la Venecia del Norte, ¿qué imagen nos viene a la mente? ¿Moderna o tradicional? Además de ser capital de Suecia, país de referencia para la socialdemocracia y paradigma del Estado del Bienestar (allí, por ejemplo, el permiso de paternidad es de  ¡ 480 días !), fue designada en 2010 como la primera capital verde de Europa, el mismo título al que ha aspirado Sevilla sin conseguirlo. Y es que, entre otros muchísimos méritos para ello, Estocolmo cuenta con el primer parque nacional urbano del mundo (como si estuviera en medio de Doñana), compuesto por tres parques reales y cuatro islas de un archipiélago de 24.000.

A pesar de que el 95% de los holmienses vive a sólo 300 metros de una zona verde, en la ciudad se siguen creando nuevos parques, jardines y paseos dentro del periodo 2017-2020.

Hace cuatro años ya consiguió cumplir todos los requisitos de la Unión Europea sobre calidad del agua. Las emisiones de gases de efecto invernadero por persona se han reducido en un 25% desde 1990. Antes de 2040 se dejará de consumir allí combustibles fósiles, y el transporte público hace tiempo que sólo funciona con energías renovables. Sólo en potenciar la bicicleta se han invertido más de 100 millones de euros.

Se está construyendo un túnel para canalizar los vertidos hacia una nueva depuradora entre las más modernas del mundo, con el fin de reducir a la mitad el nitrógeno y fósforo que acaban en el Báltico y minimizar los microplásticos. Sólo en 2017 se edificaron en Estocolmo  7.154 viviendas calificadas como ecológicamente sostenibles y en su Plan de la Vivienda hasta 2030 se prevé erigir 140.000.

EL NOBEL CENTER

Estocolmo y Suecia son conocidos en todo el mundo por los premios Nobel, que concede la Academia Sueca y cuya dotación económica decide la Fundación Nobel, administradora de la  herencia de Alfred Nobel y cuyos fondos ascendían en 2010 a 465 millones de dólares.

Con el pretexto de concentrar en un solo y moderno edificio todas las actividades vinculadas a los premios y con la anuencia del Ayuntamiento, la Fundación Nobel hizo en junio de 2013 lo mismo que años antes Monteseirín aquí para la Encarnación: convocar un concurso internacional de arquitectura. Si el de Sevilla lo ganó con el proyecto del Metropol Parasol (vulgo Setas) el arquitecto alemán Jürgen Mayer, el de Estocolmo se lo adjudicó en abril de 2014 otro arquitecto germano, David Chipperfield.

La Fundación y el Ayuntamiento pensaban derruir unas antiguas instalaciones portuarias en la península de Blasieholmen, que datan de 1876, para alzar en su lugar el diseño de Chipperfield: un edificio acristalado de 18.000 m2 compuesto por el equivalente a dos enormes cajas apiladas con persianas de bronce frente al señorial paseo marítimo de Strandvägen y la bahía de Nybroviken. El coste estimado, 132 millones de dólares, en línea con la factura ¿final? de las Setas de la Encarnación.

REBELIÓN

Conservacionistas, ecologistas y colectivos ciudadanos se movilizaron contra el cubo de cristal (véase un vídeo en Youtube https://www.youtube.com/watch?v=WpigW2zkZKA ) que la Fundación Nobel, el Ayuntamiento y algunas de las empresas más potentes de Estocolmo querían empotrar como fuera en los antiguos muelles de Nybrokajen. El Consistorio abrió una consulta y de las 830 respuestas recibidas, 800 fueron contrarias a sus planes.

Ante la polémica suscitada, se pidió al arquitecto alemán que rebajara la altura y el volumen del proyecto, en un proceso parecido de alguna manera a lo hecho por Vázquez Consuegra en las Atarazanas, cosa que aquél hizo en 2016. No fue suficiente. Hasta el comedido rey de Suecia, Carlos XVI Gustavo, declaró al periódico Dagens Nyheter que el edificio de cristal en aquel entorno le parecía gigantesco y “demasiado dominante”.

El equivalente a los Adepa de Estocolmo denunciaron el proyecto del Nobel Center ante los tribunales y, para sorpresa de los poderes fácticos suecos que lo respaldaban, aquéllos fallaron en contra de la Fundación y del Ayuntamiento con el argumento de que el edificio “afectaría la legibilidad del desarrollo histórico de Estocolmo como una ciudad portuaria, marítima y comercial y causaría importantes daños a la preservación del antiguo sitio del puerto”.

El gobierno local no aceptó la sentencia y decidió presentar un recurso. En esas se estaba cuando el pasado mes de septiembre hubo elecciones en Suecia. Ningún partido obtuvo mayoría absoluta en el Ayuntamiento por lo que hasta bien entrado octubre no se pudo formar un nuevo gobierno municipal, el cual decidió en diciembre retirar el recurso ante los tribunales con el fin de preservar el perfil histórico de Blasieholmen y por tanto desechar allí la construcción del voluminoso edificio de cristal de Chipperfield para la Fundación Nobel con su presupuesto de 130 millones de dólares.

Y APPLE, TAMBIÉN

No quedó aquí la cosa. La multinacional Apple se había hecho con los derechos para sustituir al fondo del precioso paseo ajardinado de Kungsträdgarden el espacio actualmente ocupado por una hamburguesería de la cadena también americana TGJ Fridays (salvando las distancias, un local parecido a los existentes en el Paseo de Europa de Los Bermejales) por un diseño futurista de otro arquitecto-estrella, el británico Norman Foster. Este fue uno de los cuatro que hace años se trajo Monteseirín para que desarrrollara los suelos de la Cruzcampo y junto a los que se hizo la foto en el balcón del Ayuntamiento.

Otrosí, la compañía de la manzana pretendía anexionarse 375 m2 más del espacio público del parque, en un plan similar a lo ocurrido en Sevilla con la biblioteca universitaria que diseñó otra arquitecta estelar, la anglo iraquí Zaha Hadid, en los jardines del Prado de San Sebastián.

El proyecto de Apple, que había presentado otro parecido en Melbourne, era el exponente de la nueva estrategia de la compañía de evolucionar de ubicarse en el centro de las urbes  a ocupar un lateral de una gran plaza o paseo y denominarlo “plaza de la ciudad”, aunque “de facto” lo convierte en su plaza particular.

Para Arkitektur, la principal revista de arquitectura de Suecia, el proyecto de Apple “toma toda su energía y toda su aura del espacio público y no agrega nada; es como un parásito”.

MOVILIZACIÓN

De nuevo los Amigos de la Tierra y conservacionistas de Estocolmo se movilizaron contra este otro proyecto de Apple y Norman Foster, con carteles de protesta pegados hasta en los troncos de los árboles.

El nuevo gobierno local ha saludado que Apple quiera establecerse en Estocolmo, pero no en el paseo ajardinado de Kungsträdgarden, “el lugar equivocado”, y por consiguiente ha anunciado que bloquea su proyecto, La decisión se ha celebrado con actuaciones de cantautores y recitales poéticos en el emblemático parque holmiense.

Y como no hay dos sin tres, el Consistorio también anunció el mes pasado la retirada de la candidatura de la ciudad a organizar los Juegos Olímpicos de 2026, mientras que Sevilla se empecinó en mantener la suya sin éxito durante tres periodos consecutivos.

Estocolmo, pues, ha apostado por preservar sus antiguos muelles y su paseo más emblemático (como si fuera su Alameda de Hércules) y quedarse sin Olimpiadas y sin los diseños de arquitectos-estrella, decisiones que aquí los adalides de la torre Pelli, las Setas de la Encarnación y la biblioteca en los jardines del Prado calificarían de sacrílegas y de rancias, pero ¿es acaso por ello la capital sueca menos moderna que Sevilla?

El Alcázar de Sevilla ingresará casi un millón de euros al mes por venta de entradas en 2019

VENTAS

Los turistas dejarán en sus arcas más de once millones de euros este año

AYUNTAMIENTO

El monumento aporta más de tres millones al patrimonio municipal

ACCESO

Presupuestada una nueva entrada por el Patio de Banderas para reducir las colas

 

El Real Alcázar continuará siendo la gallina de los huevos de oro del sector turístico sevillano y también para el Ayuntamiento, que se nutre de los fondos que recauda. La previsión de ingresos por venta de entradas para el nuevo año 2019 asciende a 11,2 millones de euros, a una media de casi un millón mensual. En los Presupuestos se contempla transferir tres millones de euros al Ayuntamiento para conservación del patrimonio municipal, amén de otras cantidades para las Casas Consistoriales.

La Dirección del Alcázar estima un incremento de 624.743 euros (un 5,86% más) por la venta de entradas turísticas para el nuevo año, con lo que en total se recaudarán por este concepto 11.278.629 euros, a una media de 939.855 euros mensuales. A esta cantidad hay que sumar otras fuentes de ingresos como 20.000 euros por los intereses generados por los millones depositados en cuentas corrientes en los bancos y 707.000 euros por concesiones administrativas con contraprestación periódica.

En este capítulo, que hace referencia al canon que pagan las tiendas instaladas en el monumento, se prevé un incremento del 18,62%. En total, el Presupuesto previsto para este año asciende a 12.208.629 euros.

El Ayuntamiento, propietario del Alcázar, es el principal beneficiario de este maná turístico. Este año se aplicará el acuerdo de transferirle al Consistorio, ya no directamente al ICAS, tres millones de euros en concepto de “difusión, conservación y mantenimiento de los bienes de patrimonio histórico y cultural”, aunque no es la única partida.

En los 1.820.000 euros que el Patronato dedicará a restauración, rehabilitación y mantenimiento del conjunto monumental también se incluyen las Casas Consistoriales. Asimismo, el Alcázar sufragará el levantamiento de la planimetría de aquéllas.

Por otra parte, el Patronato del Alcázar transferirá 60.000 euros a Patrimonio Nacional para afrontar el gasto de seguridad y limpieza del Cuarto Real Alto.

 

NUEVA ENTRADA

A principios de este año se prevé la terminación de los trabajos de acondicionamiento de la casa número 10 del Patio de Banderas para la instalación de nuevas taquillas y de tornos en el Patio de Banderas, más incorporación de seguridad, con el fin de habilitar un nuevo acceso de visitantes que permita reducir las grandes colas que se forman ante la Puerta del León.

Sin embargo, la Dirección no renuncia a su polémico proyecto de transformación del Patio del León, ya que con cargo a los 735.000 euros que se destinarán a la realización de estudios y trabajos técnicos ha incluido la redacción del proyecto de ejecución de “adecuación de la Puerta del León y Casa Militar”.

También ha incluido la elaboración de un Plan Director del conjunto monumental.

En cuanto a la cripta del Patio de Banderas, que fue enterrada hace años tras paralizarse cualquier proyecto debido a la crisis económica y la necesidad de reducción del déficit, se propone para este año la realización del proyecto constructivo, por valor de 150.000 euros, después de que no se cumpliera el año pasado la previsión de financiar la actuación mediante las inversiones financieramente sostenibles del Ayuntamiento.

 

En los proyectos para 2019 figura la organización de visitas nocturnas teatralizadas con motivo del Año Magallanes. También se prevé un incremento de las retribuciones para el personal en 86.742 euros (+3,3%), conforme al acuerdo entre el Gobierno y los sindicatos para la mejora del empleo público.

 

ALGUNAS PARTIDAS DE GASTOS

 

Concepto                Gasto (euros)

 

Obras de conservación        1.820.000

Estudios y trabajos técnicos          735.000

Seguridad y limpieza            2.310.000

Actividades culturales              700.000

Difusión                    70.000

Gastos de personal            2.713.529

Gastos de funcionamiento          284.000

 

Intervenciones previstas

 

Para este año, la Dirección del Patronato ha programado la realización de una serie de obras y de intervenciones, más todas aquellas que de forma continua se vienen aplicando para sostener las capacidades del Alcázar:

-Obras en el Paseo Catalina de Ribera

-Obras de seguridad integral

-Obras de restauración de la fachada de las Casas Consistoriales

-Mantenimiento y conservación de las yeserías

-Conservación y restauración de la fuente del Jardín del Príncipe

-Traslado y puesta a punto de la colección arqueológica en el semisótano del Palacio del Rey Don Pedro.

-Reproducción de togados en el Jardín Inglés

-Montaje de museografía en el semisótano del Palacio del Rey Don Pedro

-Restauración de alicatados en el Palacio Mudéjar

-Acondicionamiento del Patio de Banderas y colocación de tornos

-Mantenimiento de tornos en la Puerta del León

-Pintura y enjalbegado

La factura del Metro

La línea 1 ha acabado costando más del doble del precio en que se adjudicó hace diez años

El Gobierno de Juanma Moreno tendría que pagar los 160 millones del fallo del Supremo

 

El próximo 2 de abril de 2019 se cumplirá el décimo aniversario de la inauguración de la línea 1 del Metro de Sevilla, cuya factura se ha incrementado de repente en 160 millones de euros. Es la cantidad que la Junta de Andalucía deberá pagar a las empresas constructoras de entonces en concepto de sobrecostes e intereses, tras un pleito de años que el Gobierno andaluz ha ido perdiendo de forma sistemática a medida que iba recurriendo los fallos desfavorables ante instancias judiciales superiores. Primero falló en su contra un juzgado de lo Contencioso-Administrativo; después, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), y ahora, el Tribunal Supremo.

La historia del Metro sevillano es la demostración del incumplimiento de prácticamente todas las previsiones que se hicieron en su día y de cómo lo aparentemente barato sale caro a la larga, por la costumbre de las Administraciones Públicas de realizar la adjudicación a la oferta supuestamente más económica, la cual se va encareciendo con el tiempo -ejemplos los hay para dar y tomar- merced al manido sistema de los modificados de obra.

Recordemos sucintamente que los técnicos de la entonces Consejería de Obras Públicas (hoy, de Fomento) de la Junta de Andalucía presupuestaron los trabajos de ejecución de los 18 kilómetros del trazado en 360 millones de euros, con un plazo de ejecución de 36 meses (tres años) y un sistema de concesión administrativa más explotación: la empresa adjudicataria pagaría a su costa las obras a cambio de gestionar el Metro durante 30 años.

Al concurso se presentaron tres grandes grupos constructores:

-El liderado por FCC, del que formaban parte Martín Casillas, Inabensa (Abengoa), Isolux, Comsa y Detren. Ofertó la ejecución de la obra por 471,5 millones de euros, más 755,5 millones de euros en subvención al billete por las Administraciones, de forma que éste podría tener un coste de entre 0,46 y 0,96 euros.

-El encabezado por Ferrovial y compuesto además por Acciona, Detea, Vimac, Sener y Necso. Su oferta constructiva fue por 540,3 millones de euros, más 1.052,8 millones de subvención al billete, cuyo coste podría oscilar entre 0,31 y 0,61 euros.

-El dirigido por Dragados (30,92% del capital), Sacyr (30,92%), Gea 21 (11,69%), Salvador Rus (10,03%), CAF (10,88%) y Tuzsa (5,56%), cuya oferta fue de 428,5 millones de euros, más 445,9 millones de subvención por parte de las Administraciones Públicas al billete, el cual podría tener un precio estimado de entre 0,70 y 1,45 euros.

La Junta adjudicó el proyecto el 13 de marzo del año 2003 a la oferta aparentemente más barata, la presentada por Dragados, aunque el tiempo acabaría demostrando que era la menos ajustada a la realidad, pero el grupo liderado por dicha compañía jugó deliberadamente a esa bajada de precio. El entonces director de Servicios de Dragados, Salvador Borrego, declaró eufórico, tras conocer que la oferta de su grupo había sido calificada como “ventajosa” por la Mesa de Contratación, lo siguiente: “Estaba claro que era una de las más competitivas por el tema económico, por encima de Fomento (FCC, Fomento de Construcciones y Contratas) y muy por encima de Ferrovial. En los detalles del proyecto -añadió- y de la explotación estábamos muy iguales las tres”.

 

PREVISIONES

 

El grupo ganador previó que el Metro transportaría 16 millones de viajeros durante el primer año de explotación y elevó la cantidad a 21 millones en el lustro siguiente. Asimismo, se comprometió a cumplir “a rajatabla” el plazo de ejecución de las obras previsto de 36 meses, después de la redacción del proyecto definitivo de construcción, que debía presentar a la Junta de Andalucía en el plazo de un mes. Las obras debían estar terminadas en 2006.

Sin embargo, el Metro no se inauguró hasta el 2 de abril de 2009. El cumplimiento “a rajatabla” del plazo de tres años se convirtió en un retraso de 34 meses en números redondos, ya que la fecha límite en el contrato se había fijado para  el 24 de junio de 2006.

Dragados había estimado que el precio del billete oscilaría entre 0,70 y 1,45 euros. Pues bien, cuando el Metro empezó a funcionar el coste del billete fue de entre 1,30 (casi el doble) y 1,75 euros, en función de las zonas de tarificación,

 

La previsión de viajeros era de 16 millones el primer año y de 21 millones en los cinco años siguientes. En el primer año completo de explotación, 2010, sólo se logró transportar 13.746.054 pasajeros. Los 16 millones (concretamente 16.029.879) no llegaron hasta 2017, nueve años después de lo inicialmente previsto por Dragados. Y de momento no hay visos de que se vayan a alcanzar a corto plazo los 21 millones que deberían haberse conseguido ya en 2014, hace cuatro años.

 

COSTES

 

¿Se  ha cumplido la previsión del coste de la obra? Ni mucho menos. A principios del verano de 2009, la entonces consejera de Obras Públicas y Transportes, Rosa Aguilar, compareció ante el Parlamento de Andalucía a petición propia para revelar el coste final, por todos los conceptos, de la línea 1 del Metro, que fijó en 658.020.037 euros. Pero la consejera no partió de los 428,5 millones en que fueron adjudicados a Dragados y sus socios, sino de 461.224.754 euros, supuestamente porque ya antes del comienzo de las obras habrían empezado los modificados de las mismas.

 

Cinco años más tarde, a finales de 2014, se conoció un informe de la Cámara de Cuentas de Andalucía según el cual la línea 1 del Metro había costado realmente 730 millones de euros. A esa desviación en el coste de las obras había que añadir la de la explotación del servicio. Como el coste del billete no cubre realmente lo que vale el transporte en el Metro, las Administraciones Públicas subvencionan una parte del mismo.

 

La Junta de Andalucía estimó que tendría que hacer una aportación a lo largo de los 30 años de explotación por valor de 1.318 millones de euros. Para la Cámara de Cuentas, esta estimación era errónea, ya que ascenderá a 2.161 millones de euros. Recuérdese que el consorcio de Dragados, ganador del concurso con aquella oferta tan “ventajosa” según la Mesa de Contratación, había puesto en los papeles que la Junta sólo tendría que subvencionar el billete con 445,9 millones de euros. Otra previsión, pues, incumplida, y de qué manera.

 

FACTURA FINAL

 

Con la sentencia del Tribunal Supremo, que añade 160 millones de euros más en concepto de sobrecostes imputables a la Junta y no a las empresas, como ha venido sosteniendo todos estos años el Gobierno andaluz, amén de intereses, el coste real final (esperemos que no salte ninguna otra sorpresa) de la línea 1 del Metro es de 890 millones de euros atendiendo a la cifra de la Cámara de Cuentas de Andalucía, 461,5 millones de euros más que el precio de adjudicación, lo que supone casi un 108% más (más del doble). Y si se toman como referencia los 461 millones dados por válidos por la consejera Rosa Aguilar, entonces el sobrecoste ha sido del 93% (428,8 millones más).

Volvamos a la Mesa de Contratación. La conclusión es que la Junta se dejó engatusar por la oferta más alejada de la realidad, la de Dragados, ya que la más aproximada, dentro de lo que cabe,  fue la de Ferrovial, que estimó un coste de construcción de 540,3 millones y 1.052,8 millones de subvención al billete. Al final no se premió la mejor estimación (relativamente), sino la peor.

 

Y ¿quién va a pagar los 160 millones de euros de la sentencia del Tribunal Supremo? Pues el próximo Gobierno de la Junta de Andalucía, que presumiblemente presidirá el popular Juanma Moreno. Esa cantidad equivale al coste de Canal Sur, cuyo presupuesto actual es de 162.754.420 euros. Con esta herencia empezaría su andadura el Gobierno “del cambio”.

Línea 1 Metro de Sevilla: previsión y realidad

Concepto                             Previsión Dragados                      Realidad

Coste                                     428,5 millones euros                    890 millones

Plazo ejecución                  36 meses                                         70 meses

Precio billete inicial           0,70/1,45 euros                            1,30/1,75 euros

Subvención Junta billete  445,9 millones euros             2.161 millones

Viajeros primer año

Completo (2010)               16 millones                                     13.746.054

Viajeros 2011                      21 millones                                     14.965.336

Veinte nuevos hoteles en Sevilla en un año

CENSO

La ciudad tiene a noviembre de 2018 un total de 233, todavía pendiente de más aperturas en 2019
ALOJAMIENTOS

El número de plazas hoteleras se aproxima ya a las 23.000

EMPLEO

Cada día se crea un puesto de trabajo en el sector, que emplea a 3.818 personas

El ‘boom’ turístico que vive la ciudad de Sevilla en los últimos años se está traduciendo en continuas inversiones en la construcción de nuevos hoteles o en la adaptación de edificios para alojamientos reglados, tal como refleja el Instituto Nacional de Estadística (INE). Al cierre del mes de noviembre, la capital de Andalucía tenía 233 establecimientos hoteleros.

La media de apertura de nuevos hoteles se aproxima a prácticamente dos mensuales durante los once primeros meses de 2018, según los datos manejados por el INE para el periodo enero-noviembre. En total hay actualmente en Sevilla 233 establecimientos hoteleros, cuando en noviembre del año pasado eran 213. Esta veintena más supone un incremento superior al 9%, pero ni siquiera supone el mejor dato del año que ahora acaba. Se registró en el mes de junio, cuando había abiertos 239 hoteles, seis más que en noviembre.

 

Las cifras son fluctuantes, en función del mes que se tome como referencia. Así, si para noviembre del año pasado el INE daba el dato de 213 hoteles, el Ayuntamiento estimó que el ejercicio se cerró con 207, y el propio INE, que con 204.

El crecimiento del número de hoteles ha tenido como lógica consecuencia el de habitaciones y el de plazas hoteleras. Se ha pasado de contar con 10.845 habitaciones a 11.269, lo que supone 424 más en tan sólo un año (+3,9%); y de 21.898 plazas de alojamiento a 22.801, 903 más (+4,12%). Estos datos dibujan una media de 48 habitaciones con 98 plazas de alojamiento por cada hotel de la ciudad.

 

INDICADORES MEJORES

 

Como la tarta turística (número de visitantes) ha seguido creciendo, hasta el punto de que el delegado de Turismo, Antonio Muñoz, ya dice que 2018 será el mejor año turístico de la historia de Sevilla, el incremento del número de hoteles no ha supuesto que haya bajado el grado general de ocupación, sino todo lo contrario: ha crecido en casi dos puntos, al pasar del 64,43% el año pasado al 66,22% hasta noviembre de este año que ahora expira.

Todavía mejor es el dato relativo a los fines de semana, cuando los hoteles registran un grado de ocupación del 78,71%, frente al 77,03% de noviembre del año pasado (+,1,68%).

Si en vez de por plazas la medición se hace por habitaciones, el crecimiento ha sido de casi cuatro puntos, al pasar del 75,65% al 79,21% (+3,56%).

Y todo ello se traduce por fin en un incremento más reseñable en el empleo que en años anteriores. Los 233 establecimientos hoteleros han incrementado su plantilla global en 356 personas en doce meses: se ha pasado de 3.462 empleados a 3.818 (+ 10,28%)

Con estos números, cada hotel de la ciudad está atendido por una media de 16 empleados.
Evolución de los hoteles en Sevilla

(Noviembre 2017-Noviembre 2018)

                                              2017                          2018              Diferencia

Nº hoteles                           213                            233                 +20 (+9,38%)

Nº habitaciones         10.845                     11.269           +424 (+3,90%)

Nº plazas                      21.898                      22.801             +903 (+4,12%)

Nº empleados                 3.462                    3.818              +356 (+10,28%)

El puerto de sevilla pierde mercancías y viajeros en los diez primeros meses de 2018

TRÁFICO

Sus 3,5 millones de toneladas suponen un 2,57% menos que en la misma época de 2017

NEGATIVO

Es junto al de Cádiz el único con estadística negativa en Andalucía

CRUCEROS

Aumenta levemente el número pero se hunde la cifra de cruceristas

El puerto de Sevilla ha cerrado los diez primeros meses del año con un tráfico algo superior a los 3,5 millones de toneladas de mercancías, lo que supone una caída del 2,57% y que sea el único de Andalucía, junto con el de Cádiz, con un balance negativo, aunque todavía falta cerrar las estadísticas de la recta final del año para confiar en una recuperación.

Los puertos españoles han registrado entre enero y octubre de 2018 un tráfico total de 467.894.984 toneladas, con un incremento del 3,14% respecto al mismo periodo del año pasado, según las estadísticas difundidas por Puertos del Estado.

El de Sevilla ha sido uno de los diez puertos nacionales con un balance negativo y el único andaluz, junto con el de Cádiz, en esta situación, si bien su caída ha sido algo menor que la del puerto gaditano: un -2,57% frente a un -2,48%, respectivamente. En concreto el puerto hispalense ha movido 3.538.250 toneladas, cuando el año pasado por las mismas fechas fueron 3.631.529.

En el lado opuesto, el puerto andaluz con mayor tasa de crecimiento ha sido el de Motril  (+23,84%), y en cifras absolutas el líder sigue siendo, con una enorme diferencia sobre los restantes, el de Algeciras: 89,4 millones de toneladas hasta octubre y un incremento del 6,16%.

A falta de los datos de los dos últimos meses del año que pudieran indicar una recuperación del tráfico portuario para al menos igualar los 4,5 millones de toneladas de todo el año 2017, de momento la tendencia apunta a que el puerto sevillano cobra cada vez mayor importancia como nodo logístico e industrial, con continuas e importantes concesiones para el asentamiento de grandes almacenamientos (la parcela para la nave de Amazon es el último ejemplo) y de nuevas industrias incluso emergentes (fabricación de aerogeneradores), y menos por su faceta tradicional de tráfico mercantil.

Ya en 2017 en el puerto se movieron 260.000 toneladas menos que en 2016, lo que supuso una caída del 5,3%.

CRUCEROS

Por otra parte, tampoco es favorable la estadística de los cruceros hasta el mes de octubre. Aunque han atracado 68 barcos de este tipo, uno más que en el mismo periodo de 2017, el número de pasajeros ha experimentado una importante caída: se ha pasado de 20.977 a 15.394 (-26,61%).

A la espera del cierre del ejercicio, los datos apuntan a que se confirmará la advertencia que el pasado mes de enero hizo el presidente de la Autoridad Portuaria, Manuel Gracia, por el cambio de itinerario de las compañías navieras: “Muchas tienen usuarios fieles que viajan con ellas cada año y ya han venido a Sevilla en varias ocasiones”, afirmó.

El año pasado, el puerto sevillano acogió a lo largo de los doce meses 80 cruceros (+8%) que transportaron 23.916 pasajeros (+14%).

Aunque hasta octubre no han disminuido las escalas, en descenso en una cuarta parte de los cruceristas abunda en la necesidad expuesta a principios de año por Manuel Gracia de actuar conjuntamente con el Ayuntamiento en una mayor planificación del turismo náutico en los próximos años.

Balance de los puertos andaluces enero-octubre 2018
Puerto Mercancías % Cruceristas %

(Toneladas)
Almería  5.894.839 +11,25  23.150 -6,35

Algeciras 89.424.304 +  6,16 0 -100,00

Cádiz  3.340.320   -2,48 356.864 +14,10

Huelva 27.263.695  +4,16  11.533 +101,94

Málaga  2.526.793  +6,82 427.504 -1,39

Motril  2.372.842 +23,84    4.815 +46,49

Sevilla  3.538.250    -2,57  15.394 -26,61

España        467.894.984   +3,14      8.706.722 +12,34

El tranvía descarrila

Si el PP ha cambiado de criterio con el tranvía también lo ha hecho Espadas con la Gavidia

¿Y si el alcalde destinara el dinero del tranvía a esos barrios pobres desencantados con el PSOE?

A veces no sé si Espadas peca de ingenuo o de listo al no querer enterarse al cabo de casi cuatro años al frente del Ayuntamiento que tiene tan sólo 11 concejales de una Corporación con 31, pese a lo cual actúa como si gobernara con mayoría absoluta, trata de forzar las situaciones y no se trabaja políticamente con antelación los asuntos al presuponer el apoyo a sus tesis, con lo cual corre el riesgo de darse algún que otro batacazo.

Ya le ha pasado más de una vez en el Consejo de Gobierno de la Gerencia de Urbanismo, donde mecánicamente el PSOE se comporta como si contara de antemano con el voto favorable de Participa e IU, que hartos de ser ninguneados por Antonio Muñoz o le han dado un portazo ausentándose o le han castigado con un voto negativo.

Y recuérdese cuando sin sondear previamente la postura del resto de los grupos llevó al Pleno municipal la compra de la sede de la Consejería de Gobernación de la Plaza Nueva para meter allí a los funcionarios municipales y toda la oposición en bloque le tumbó aquella propuesta y lo dejó desairado ante la Junta de Andalucía.

 

NO ES PRIORITARIO

 

Ahora se ha repetido la historia con su proyecto estrella de ampliación de la línea del tranvía entre San Bernardo y Santa Justa, rechazada de plano por PP, CS, Participa e IU con, en síntesis, los mismos argumentos que hemos expuesto aquí desde el principio: es redundante e innecesaria porque discurre por un tramo ya servido por varias líneas de autobuses de Tussam y el Cercanías de Renfe y la ciudad tiene otras prioridades antes que gastarse 49 millones de euros que, en último extremo, no pasarían por el tranvía sino por la red de Metro y la conexión del aeropuerto con Santa Justa.

Espadas ha cargado especialmente contra el PP por su voto negativo y lo ha acusado de electoralista y de incoherente. Según el alcalde, el gobierno socialista siempre ha dado por hecho el respaldo del partido liderado por Beltrán Pérez al proyecto de ampliación del tranvía porque en abril de 2015 el entonces alcalde popular y candidato a la reelección, Juan Ignacio Zoido, presentó “un documento completo de viabilidad técnica, social y económica” de la prolongación del tranvía previamente encargado a Tussam, amén de que el PP había incluido esa misma iniciativa en su programa electoral.

El alcalde destaca que durante estos tres años y medio de mandato y año y medio de tramitación del Plan Especial del tranvía, el PP nunca había manifestado que estuviese en contra de este proyecto ni había presentado alegaciones al mismo. También ha recordado el acuerdo alcanzado entre su gobierno y los populares para que éstos se abstuvieran en la votación del Presupuesto municipal de 2018, y señalado que entre las condiciones por aquéllos exigidas no figuró nada relativo a la “paralización” de la ampliación del tranvía, ni tampoco Beltrán Pérez manifestó nada al respecto.

 

NUEVA COYUNTURA

 

Por ello, Espadas entiende que el PP ha “engañado” al gobierno y ha “tomado el pelo” al conjunto de los sevillanos al “cambiar” su estrategia sin contarlo a nadie y esperar a la votación definitiva del Plan Especial para revelar su nueva posición. Conclusión del alcalde: el principal partido de la oposición carece de fiabilidad y esta decisión obedece a una estrategia de desgaste político contra el PSOE o es consecuencia del gobierno de coalición que negocia con CS para la Junta de Andalucía.

No hace falta que lo interprete Espadas porque lo ha reconocido el propio Beltrán Pérez cuando ha dicho públicamente que ahora se ha creado una expectativa de ampliar la red de Metro de Sevilla con el líder del partido, Juanma Moreno, como posible presidente de la Junta de Andalucía.

Por tanto, los populares estiman que lo prudente es paralizar la prolongación del tranvía y enterrarla “para siempre”. Según Pérez, el tranvía de Monteseirín fue aceptado por el PP por “desesperanza” de que algún día se continuara ampliando la red de Metro. Y se ha preguntado: “¿De verdad hay que construir un tranvía que lleva el mismo trazado subterráneo que el anillo ferroviario ante la expectativa abierta por Juanma Moreno de que haya Metro?”

 

INCOHERENCIAS

 

Estas palabras confirman la incoherencia del PP, una de las acusaciones de Espadas, y de la carencia de modelo de ciudad por parte de Zoido al copiar el injustificado y oneroso proyecto de Monteseirín, también asumido ahora por el alcalde socialista, porque su prolongación por el mismo trazado del Cercanías de Renfe y de varias líneas de autobuses de Tussam no ha cambiado por el hecho de que Juanma Moreno pueda ser presidente de la Junta de Andalucía; tenía tan poco sentido antes como ahora.

 

Pero ¿acaso está libre de incoherencias Espadas como para arrojar la primera piedra al PP y acusarlo de no ser fiable, haberle engañado a él y a su gobierno y tomarle el pelo a los sevillanos por no votar a favor de la ampliación del tranvía?

Veamos. El 27 de noviembre de 2015 el PSOE de Espadas aprobó en el Pleno municipal una moción de IU en virtud de la cual el gobierno desistió de modificar el PGOU para la recalificación de la antigua comisaría de la Gavidia y mantener la calificación que tenía en el Plan General de 2006 para garantizar su uso público y social. Pues bien, tres años después, previo pacto precisamente con el PP, el gobierno socialista de Espadas ha modificado el PGOU  para que con la recalificación de la Gavidia para uso terciario se pueda privatizar y construir allí desde un hotel a un complejo de oficinas. ¿Se aplicará entonces el alcalde a sí mismo por cambiar de criterio en la Gavidia las mismas descalificaciones que ha vertido contra el PP por el tranvía?

 

ERRORES POLÍTICOS

 

Hay mayor diferencia todavía: el PP nunca dijo explícitamente que fuera a apoyar la ampliación impulsada por Espadas. El error  de este último ha consistido en aplicar por su cuenta una especie de silencio político-administrativo positivo: dar por supuesto que como los populares no habían alegado durante la tramitación del Plan Especial ni se habían pronunciado públicamente en contra eso significaba que iban a votar a favor, sin preocuparse de sondearlo previamente ni percatarse de que el contexto político ha cambiado tras las elecciones andaluzas tan sólo por la expectativa de que Juanma Moreno pueda gobernar en Andalucía. Así pues, el alcalde ha actuado conforme a una mera suposición no verificada previamente (no decir no equivale a decir sí) y sin quererse dar por enterado de que ha cambiado el “statu quo” político.

Y en cuanto a la acusación de electoralismo ¿acaso los partidos no se mueven siempre en clave electoral? Recuérdese cuando Espadas anunció el proyecto de la costosa y redundante ampliación del tranvía, no apoyada siquiera por la asamblea de la patronal sevillana con su presidente al frente, cómo le traicionó el inconsciente y dijo que algo tenía que hacer para las elecciones.

 

Pero, ¿por qué no convertir un revés político en una oportunidad? ¿Por qué, amparándose en el clásico tópico de haber entendido el mensaje, no anuncia que destinará los 49 millones del tranvía a los barrios desfavorecidos (siete entre los diez más pobres de España) de Sevilla, cuyos habitantes difícilmente se subirían al tranvía pero que en buena parte se echaron en brazos de la abstención en las elecciones autonómicas, desencantados con el PSOE?

 

Cuanto más insista Espadas en sus ataques a la oposición y en tratar de movilizar contra ella a vecinos, comerciantes y empresarios por causa del tranvía más dejará en evidencia su debilidad política y más parecerá preso de una pataleta por negarse a asumir  este rechazo, como si los demás tuvieran que someterse obligadamente a sus designios cuando resulta que carece de la mayoría suficiente. Y como dijo recientemente Felipe González, la grandeza de la Democracia no es la alternancia, sino saber aceptar la derrota.

El tranvía pierde 143.500 viajeros en los diez primeros meses de 2018

DIARIO

La media diaria supera por poco los 10.000 usuarios

NEGATIVO

Nueve meses con datos negativos y sólo mayo con alza de pasajeros

A LA INVERSA

Mientras Tussam crece en el año un 1,8% el tranvía cae en un 4,47%

 

El tranvía, cuya ampliación hasta Santa Justa ha tumbado la oposición en pleno, continúa confirmándose como la peor línea de Tussam, salvo que se invierta de forma radical su tendencia en la recta final de este 2018. Mientras que el conjunto de líneas de la empresa municipal de transportes ha crecido en un 1,8% hasta el mes de noviembre, el tranvía había perdido un 4,47% de sus viajeros hasta octubre, con una media diaria de poco más de diez mil.

La puesta en servicio de nuevas líneas, como las express Norte y Este, han contribuido de forma significativa al crecimiento de la demanda de viajeros de Tussam hasta noviembre del año en curso, según reflejan las estadísticas de la empresa municipal. En los once primeros meses del año a punto de expirar Tussam ha transportado 74,2 millones de viajeros, lo que supone un crecimiento de 1,3 millones, casi dos puntos más (en concreto un 1,8%).

En este cuadro general tan positivo resalta un punto negro prácticamente mes tras mes: el tranvía, eufemísticamente llamado Metrocentro. A falta de sus datos de noviembre, el de octubre fue tan negativo como el de meses anteriores, ya que transportó 15.405 viajeros menos, con lo cual en el acumulado de este año se anota 3.061.389, esto es 143.500 menos que en el mismo periodo del año anterior y una caída de casi cinco puntos (-4,47%).

Dado que en 2017 transportó un total de 3.969.237 viajeros, para que iguale esa cifra necesitaría tener una demanda de 907.848 usuarios entre los meses de noviembre y diciembre, a una media de 453.924 en cada uno de los dos últimos meses de este año. A título indicativo, en noviembre de 2017 transportó 363.413, y en diciembre, aunque se recuperó bastante con motivo de las fiestas navideñas, el número fue de 401.025.

Prácticamente no se puede decir nada diferente en relación con anteriores balances mensuales. De momento sigue registrándose sólo un mes en todo lo que llevamos de año con crecimiento de usuarios: mayo,  cuando se registró un alza de 30.262. En todos los demás meses ha perdido pasajeros, sobre todo en marzo y abril, cuando la caída fue superior a los 40.000, coincidiendo con las dos grandes fiestas primaverales de la ciudad, la Feria y la Semana Santa.

Gracias a mayo, el balance del segundo trimestre fue el menos negativo de los tres transcurridos del año en curso, con un balance parcial de 25.361 viajeros menos, tras el primero y peor (-64.100) y un tercer trimestre, el veraniego, con una nueva tendencia negativa al alza (-38.734).

Tras los 143.500 usuarios perdidos en comparación con el año pasado, la media diaria supera por poco los 10.000 viajeros, en concreto 10.070.

 

LA MITAD

Esta cifra es prácticamente la mitad de la que en su día anunció Monteseirín que se alcanzaría tras la primera ampliación de la línea, desde el Prado de San Sebastián hasta San Bernardo: 18.400.

En aquella prolongación, de unos 885 metros, se gastaron entre 10 y 13 millones de euros y fue inaugurada el 15 de abril de 2011, poco antes de las elecciones municipales que ganó Zoido y en las que el PSOE prescindió de Monteseirín como candidato en beneficio de Espadas, que llegaría a la Alcaldía cuatro años después.

 

Siete años y ocho meses  después de la inauguración de la ampliación del tranvía, la media de usuarios diarios no sólo no se incrementa hasta la meta fijada por el ex-alcalde, sino que está a punto de retroceder a la mitad.

Demanda de viajeros del tranvía

(Enero-Octubre)

 

2017                          2018                          Balance                     %

 

Enero            333.553                    319.749                    -13.804                     -4,13

 

Febrero         321.939                    315.109                    – 6.830                      -2,13

 

Marzo            398.140                    354.674                   – 43.466                      -11,0

 

Abril               367.896                    325.573                    -42.323                      -11,5

 

Mayo             329.605                    359.867                    +30.262                     +9,18

Junio              316.555                    303.255                    -13.300                     -4,21

 

Julio               244.061                    241.585                    – 2.476                       -1,02

 

Agosto           188.899                    181.293                    -7.706                        -4,03

 

Septiembre  318.535                    289.983                  -28.552                        -8,97

 

Octubre        385.706                    370.301                   -15.405                       -4,00

 

TOTAL         3.204.889               3.061.389                  -143.500                     -4,47

 

Número de viajeros del tranvía

(en millones)

 

Año                Viajeros

 

2008              4,46

2009              4,50

2010              4,70

2011              4,77

2012              4,54

2013              4,30

2014              4,15

2015              3,93

2016              4,03

2017              3,97

El “coliving”

Espadas importa de Pamplona un proyecto de vivienda y lugar de trabajo para la Gavidia

En Navarra se mantiene la titularidad pública mientras en Sevilla se va hacia la privatización

 

El “mapping” quedará por siempre asociado a Zoido y el “coliving” podría identificarse con Espadas merced al nuevo uso mixto que ha propuesto para la Gavidia, más allá y/o no sólo exclusivamente hotelero o deportivo (gimnasio). Este horrendo palabro es un nuevo anglicismo que nos invade cuando en nuestra lengua española tenemos una hermosa palabra que significa exactamente lo mismo: convivencia.

Quienes no recuerdan las convivencias estudiantiles de antaño (dada la crispación existente  en todos los ámbitos de nuestra sociedad es posible que hayan pasado de moda) dicen que el “coliving” lo inventaron los americanos de Silicon Valley, en California. Los emprendedores de eso que ahora llamamos “start-up” sufrían por aquellos lares el típico problema de la falta y encarecimiento de la vivienda. Las empresas consolidadas, con el fin de atraer el talento o de no perderlo, empezaron a ofrecer no sólo empleo, sino también sitios para que los nativos digitales pudieran vivir.

En el Valle del Silicio los jóvenes dominadores de la nueva economía digital convirtieron esos espacios vitales en extensiones del trabajo: seguían pensando y desarrollando sus ideas en las viviendas que les habían sido asignadas unas junto a otras. Al final se crearon comunidades de individuos que a partir del intercambio de proyectos y de experiencias fundaban sus propias compañías. Como los americanos lo miden todo, una consultora ha calculado recientemente que la economía “coliving” va a generar 40.000 millones de dólares en el año 2022.

 

MODELO PAMPLONICA

 

Espadas ha confesado que ha copiado la idea del “coliving” de Pamplona, una idea que además está recién sacada del horno. El pasado 20 de noviembre, la Fundación Universidad-Sociedad (dependiente de la Universidad Pública de Navarra) y el Ayuntamiento de Pamplona anunciaron la convocatoria denominada “Más Pamplona-Iruña: coliving-emprendimiento y laboratorio urbano”, con el fin de promover el desarrollo de modelos de negocio innovadores en un edificio de propiedad municipal (sería, salvando las distancias, el equivalente a nuestra Gavidia) sito en el número 59 de la calle Mayor de la ciudad, donde se ha previsto construir once plazas para residentes, una de ellas reservada a personas con movilidad reducida.

Según la declaración de intenciones de la Universidad y de la Corporación municipal, “con este nuevo espacio se va a potenciar la colaboración entre entidades públicas y privadas, asociaciones, ONGs, emprendedores y ciudadanos en general para satisfacer necesidades relativas a la ciudad a través de proyectos de emprendimiento viables y sostenibles, con un impacto positivo tanto desde el punto de vista social como económico. A la vez servirá para atraer y retener talento y posicionará la marca Pamplona como ciudad inteligente que dota a la ciudadanía de herramientas de innovación en el desarrollo de su futuro”.

 

LABORATORIO

 

El proyecto incluye un “laboratorio ciudadano” que será dirigido por la Fundación universitaria y en el que se fomentará el encuentro entre distintos agentes e instituciones para trabajar en las líneas estratégicas de la urbe. El laboratorio se complementará con el trabajo de “observatorio ciudadano”, centrado en identificar líneas de apoyo al emprendimiento, la transferencia de conocimiento con otros proyectos y la obtención de posibles líneas de financiación.

Las personas seleccionadas para el “coliving” pamplonica podrán residir gratuitamente en el edificio durante un año, plazo ampliable a dos más, aunque en este periodo prorrogado ya deberían pagar un alquiler. Formarán parte del “laboratorio ciudadano” que albergará el inmueble regentado por la Universidad, donde se trabajará en oportunidades de mejora de Pamplona y de sus habitantes.

 

COPIA

 

El Ayuntamiento sevillano ha calcado tan bien las bases de la convocatoria navarra que dice buscar para la antigua comisaría de la Gavidia personas con proyectos de emprendimiento innovadores en el ámbito de la “smart city” (ciudad inteligente), la economía circular, la innovación social y las industrias creativas y culturales. Además, fomentará que estos proyectos puedan asociarse a problemas urbanos identificados por los sevillanos, de manera que puedan resolverse a través de iniciativas de emprendimiento social y empresarial. Las personas seleccionadas podrán residir gratuitamente en la futura Gavidia durante un año.

Como se ve, es la traslación del proyecto de Pamplona a Sevilla, un plagio, ahora tan de moda, justificado cuando se trata de importar buenas ideas que estén funcionando fuera. Como decía cierto catedrático, la mayor parte de las veces el secreto del éxito consiste en copiar lo que ya hacen otros bien más que en quebrarse la cabeza pensando en inventar algo nuevo.

 

Hasta aquí las similitudes. A partir de aquí, las diferencias.

 

RASGOS DIFERENCIALES

 

La primera es que mientras Espadas quiere privatizar la Gavidia para que sea la iniciativa privada la que mediante un uso terciario de parte del edificio (no sabemos en qué medida)  financie el “coliving”, el Ayuntamiento de Pamplona mantiene la titularidad pública de su edificio y lo destina íntegramente (645 m2 útiles, que equivalen al 8,64% de los 7.462 m2 que tiene la Gavidia) a este proyecto de emprendimiento.

Mientras el alcalde de Sevilla busca una empresa privada a la que vender el edificio de la Gavidia, el Ayuntamiento de Pamplona ha forjado una alianza con la Universidad (¿no la preconizaba Espadas cuando llegó a la Alcaldía?) para que gestione y tutele el proyecto.

Y mientras Espadas consigue dinero de Bruselas para rehabilitar la Fábrica de Artillería  pero no para la Gavidia, por falta de proyecto para la antigua comisaría (la prueba es que copia el de Pamplona), el Ayuntamiento navarro ha conseguido que la Obra Social de La Caixa le financie parte del suyo.

Así pues, el Consistorio pamplonica nos ha demostrado que puede transformar su particular Gavidia en un motor de innovación económica y social desde lo público, mientras que el de Sevilla tiró la toalla desde el minuto uno y sólo aspira a que algún privado le quite el “muerto” de encima.

Dije en el debate que sobre el futuro de la antigua comisaría organizó Comisiones Obreras el pasado 30 de enero que se si planteara la enajenación de la Gavidia a un particular, como estrategia de ciudad en pro de su diversificación económica (hoteles creo que no nos faltan precisamente) apostaría por un uso vinculado a la economía digital 4.0 o por la instalación de una aceleradora de “start-up”.

El “coliving” importado por Espadas de Pamplona va en esta segunda línea, por lo que me alegro, pero habrá que esperar a ver aparece una empresa que lo materialice y si la copia que se haga supera en tamaño (645 m2) al modelo original navarro o se queda reducida a un mero remedo en miniatura. Tiempo al tiempo.

Extrapolando

Con los resultados de las elecciones andaluzas, Espadas perdería la Alcaldía en Sevilla

Y si el PP fuera coherente con su doctrina tendría que dar el bastón de mando a Ciudadanos

 

Ya sé que me dirán que es una heterodoxia, porque comparar elecciones municipales con autonómicas es como equiparar peras y manzanas, pero siquiera como ejercicio de política-ficción no me resisto a extrapolar los resultados en Sevilla capital de las recientes elecciones autonómicas del 2 de diciembre al ámbito local y  ver cómo podrían influir en las estrategias de cada partido pensando en las elecciones municipales de mayo.

 

Por mucho que traten de negarlo, los resultados de las andaluzas van a condicionar el panorama político sevillano, al igual que ya lo han hecho en el nacional obligando al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el mismo que hacía poco decía que no quería marear a los españoles presentando un proyecto de Presupuestos para el que carecía de apoyo mayoritario, a anunciar su presentación en enero para aparecer como desmarcado de los independentistas catalanes si éstos los rechazan o para que se los aprueben por miedo a que la irrupción de Vox acabe devolviendo el Poder a la derecha.

Las recientes elecciones andaluzas tienen al menos el valor de haber sido un chequeo real al electorado a falta de cinco meses para las municipales de mayo, un lapso demasiado corto como para no preocuparse de si hay tiempo suficiente para cambiar el sentido del voto de los ciudadanos el pasado 2D. Y adquieren más valor porque esta verificación en las urnas ha arrojado un resultado que prácticamente ningún sondeo previó, salvo parcialmente los realizados el mismo día a pie de urna.

 

NUEVO INVITADO

 

Y esas elecciones han dejado la presencia en las instituciones de un nuevo partido político del que pocos dudan ha llegado para quedarse: Vox. Según revelan sus dirigentes, está recibiendo mil peticiones diarias de afiliación tras el éxito obtenido y el enorme eco amplificado, ahora sí, por los medios de comunicación. Por tanto, es prácticamente seguro que Vox también concurra a las elecciones municipales y trate de estar representado en el Ayuntamiento, una representación que en tal hipótesis sería en detrimento de alguno de los cinco partidos políticos que actualmente componen el Consistorio.

Recordemos que en las elecciones municipales de 2015 el PSOE obtuvo el 32,16% de los votos y once concejales; Participa Sevilla, el 9,01% y tres concejales, e Izquierda Unida, el 5,97% y dos ediles. En total, el bloque de la izquierda sumó 151.633 sufragios (el 47,17%) y 16 ediles de una corporación de 31, lo que permitió la investidura de Espadas, el candidato socialista, como alcalde.

 

Por su parte, el PP logró el 33,05% de los votos y 12 ediles; Ciudadanos, el 9,29% y tres ediles, y Vox, el 0,46% de los sufragios y ningún representante. En conjunto, el bloque de centro-derecha obtuvo un total de 137.704 sufragios (el 42,80%) y 15 concejales, insuficientes para que Zoido revalidara la Alcaldía como candidato del PP.

 

UN VUELCO

 

Si extrapolamos los resultados de las autonómicas al escenario local, y los sevillanos, a falta de tan sólo cinco meses, votaran de forma similar en las elecciones municipales, se produciría un vuelco porque el bloque de centro-derecha sería en tal hipótesis el mayoritario, con un total de 167.384 votos (el 49,94%), y el de la izquierda quedaría en minoría al sumar en números redondos veinte mil votos menos: 147.742 (el 44,15%). La traducción en concejales sería la siguiente: PSOE, 9; Adelante Andalucía, 6. Total bloque de izquierda: 15. Por otra parte, Ciudadanos, 6; PP, 6; Vox, 4. Total bloque de centro-derecha: 16. La conclusión es obvia: un candidato de centro-derecha estaría en condiciones de arrebatar la Alcaldía a Espadas.

Tras los resultados de las elecciones andaluzas caben dos opciones: ignorarlos y pensar que no sirven de referencia para las municipales porque ni los candidatos ni los temas que se dilucidan son los mismos o, como ha hecho Pedro Sánchez, pensar que como han sido un termómetro que ha medido realmente la opinión de los votantes hay que ajustar estrategias por suponer un serio aviso de cara al futuro.

 

SITUACIÓN DE LOS BLOQUES

 

En Sevilla, Ciudadanos ha superado en el bloque de centro-derecha al PP (18,80% frente al 18,70% de los votos), por lo que conforme a la doctrina de este último de que debe gobernar la lista más votada tendría que entregar la Alcaldía al candidato de la formación naranja, aún no designado, en vez de al suyo propio, Beltrán Pérez. Y es que el PP, aunque ha ganado en cinco distritos sevillanos (Bellavista-La Palmera, Casco Antiguo, Los Remedios, Nervión y Triana) y Ciudadanos en ninguno (ha quedado segundo en Bellavista-La Palmera, Nervión y San Pablo-Santa Justa), en el cómputo global supera al partido de la gaviota, mientras que Vox, cuyo mejor resultado es el segundo puesto en Los Remedios, irrumpiría en esta extrapolación con cuatro ediles en la Casa Grande merced al 12,36% de los votos.

En el bloque de la izquierda, que dejaría de ser el más votado y de tener el mayor número de ediles, la confluencia de IU y Podemos en Adelante Andalucía ha funcionado en Sevilla capital bastante mejor que en el resto de la región, ya que aquí pasa a ser el segundo partido, por delante de Ciudadanos y del PP, con casi el 19% de los sufragios, cinco puntos más de los que cosechó en  las elecciones municipales de 2015, aunque todavía quedaría a más de 20.000 votos y de tres concejales del PSOE. Adelante Andalucía no gana en ningún distrito, sorprendentemente obtiene el peor resultado en Sur (gobernado por IU durante la coalición Torrijos/Monteseirín) y también en Bellavista-La Palmera, Los Remedios y Nervión, pero se alza con el segundo puesto en cinco distritos: Casco Antiguo, Cerro-Amate, Este-Alcosa-Torreblanca, Macarena y Norte.

 

El PSOE recuperaría el primer puesto entre los partidos de Sevilla capital, que tenía el PP de Zoido, pero sólo por perder bastantes menos votos que aquél, y aun así se habría dejado un 7% en el camino y dos de sus actuales ediles hasta quedarse en nueve, por lo que en tal hipótesis Espadas se quedaría sin opciones de ser reelegido alcalde.

 

LOS BARRIOS, CLAVES

 

El PSOE ha ganado en las autonómicas en seis distritos (Cerro-Amate, Este-Alcosa-Torreblanca, Macarena, Norte, San Pablo-Santa Justa y Sur), pero sólo supera un tercio de los sufragios en tres de ellos, debido a la desmovilización de su electorado tradicional, que en buena parte ha preferido abstenerse por su desencanto con las políticas de Susana Díaz y de Pedro Sánchez. ¿Seguirá castigándolas en la persona de Espadas en las elecciones municipales de mayo? Esta es la gran incógnita a despejar, pero no olvidemos que ya el pasado mes de octubre miles de vecinos pertenecientes a la plataforma ‘Interdistritos Barrios Hartos’ se manifestaron hasta las puertas del Ayuntamiento en protesta contra lo que calificaban como olvidos municipales y por que Espadas gobierne, a su juicio, para la Sevilla turística del Centro y margine al resto de la ciudad.

Si Espadas no consigue en estos cinco meses cambiar esa percepción existente en los barrios, donde buena parte de los votantes tradicionales del PSOE han preferido abstenerse en las autonómicas o incluso darle un voto de castigo a Susana Díaz, tendrá comprometida su reelección.

 

De momento, esa apuesta por la “Sevilla consolidada”, como la llamaba Monteseirín para justificar allí el despilfarro de las Setas en vez de invertir el dinero en los barrios, o la “Sevilla turística”, de la que hablan en la periferia, no parece haber dado mucho resultado al PSOE, ya que en las elecciones andaluzas sólo obtuvo el 14% de los votos y quedó el último en el Casco Antiguo, por detrás de todos los demás, desde Adelante Andalucía hasta Vox.