El que venga detrás…

….que arree. Así se desprende de las cuentas municipales presentadas por la delegada de Hacienda, Nieves Hernández, que dibujan el mismo panorama de ruina que dejó tras de sí Monteseirín a su paso por la Diputación, con su sucesor y a la vez cuñado, Luis Navarrete, hipotecado durante bastante tiempo por la ‘lápida’ de Alfredo.

El 22 de mayo  los sevillanos elegirán al sustituto del considerado generalmente  como el peor alcalde de la historia reciente de la ciudad, pero Monteseirín lo dejará atado de pies y manos durante año y medio como mínimo para que lo recuerde a diario.

Nieves Hernández

Nieves Hernández

La delegada de Hacienda ha tardado nada menos que un año  en presentar el balance de 2009, saldado con unas pérdidas  de 31,4 millones de euros, que se suman a los 87 millones de déficit en 2008.

Como además Monteseirín se ha fundido en las ‘setas’ de la Encarnación, la conversión de la Alameda en el equivalente al paseo marítimo de Islantilla y otros proyectos hasta los 172 millones que había en el PGOU para los futuros barrios, el resultado de su política es similar al mensaje que dejó en un sobre el ministro laborista británico de Hacienda a su sucesor conservador: “No hay nada en la caja”.

UNA HERENCIA DE FACTURAS

La crisis le viene de perlas a Nieves Hernández para enmascarar la bancarrota en que su jefe deja a Sevilla y  tratar de justificar un presupuesto sin  dinero para inversiones. Total, como según sus adláteres Monteseirín ya ha hecho todas las obras que había que hacer y ‘modernizado’ la ciudad a su manera (por ejemplo, duplicando con un tranvía de más de 100 millones de euros tras su ampliación el mismo trazado del Metro), lo único que debe hacer el que venga es pagar las facturas pendientes. Vamos, que no va a tener ni para poner una primera piedra.

Hasta no hace mucho, Monteseirín decía que Sevilla había roto las costuras heredadas de la Expo y  necesitaba un segundo esfuerzo inversor. Pues para ese esfuerzo no hay fondos en el ‘a priori’ propicio año electoral de 2011, y sólo habrá 1,5 millones para 2012, porque la previsión de la delegada de Hacienda es que las arcas municipales no tengan un respiro hasta al menos año y medio. Así pues, Zoido o Espadas, sea quien sea alcalde, tendrán que dedicar la cuarta parte de su mandato a tapar los agujeros de  Monteseirín.

Para mayor sarcasmo, la delegada se ha vanagloriado de la refinanciación de parte de la deuda contraída con los bancos, merced a la cual el Consistorio se ahorra el pago de 18 millones de euros en 2011. Nada dice de que el endoso empieza a correr otra vez en 2012, para la nueva corporación.

‘PATATAS CALIENTES’

El próximo alcalde se va a encontrar con otros regalos envenenados: el Ayuntamiento debe 256 euros a los 5.444  empleados municipales (entre funcionarios y personal laboral) por una subida pactada en 2008 y que no va a pagar tampoco en este ejercicio, más las horas extra de este año y las que deberán realizar el que viene para no desatender los servicios ante la falta de personal existente (hay 487 puestos vacantes), otra ‘patata caliente’ a resolver por quien coja el bastón de mando.

La mezcla de vacantes sin cubrir y del tradicional absentismo  en la Casa Grande es la causa del último conflicto laboral, motivado por la ‘externalización’ durante las vacaciones navideñas de la limpieza de los colegios.

El Ayuntamiento ha tenido que gastar de urgencia 20.000 euros en contratas con empresas, al faltarle el 27% de la plantilla entre puestos amortizados, jubilaciones sin reponer, bajas médicas, permisos, cambios de destino y liberados sindicales.

Giralda TvLos sindicatos han montado en cólera y acabado en enfrentamientos con la Policía a cuenta de sus movilizaciones de protesta por temor al inicio de la privatización de este servicio municipal, y han achacado la precaria situación de los centros docentes al desvío de 7  millones de euros para tapar las deudas de Tussam, Lipasam y Giralda Tv.

Pues a pesar de la falta de recursos humanos, el ínclito delegado del área, Alfonso Mir, ha decidido compensar a la plantilla municipal, “por su sobreesfuerzo”, regalando dos días extra de descanso a todos y cada uno de sus miembros: 60.000 horas de trabajo perdidas en total, con la clara finalidad de, ya que no quedan fondos, comprar con tiempo libre la paz social en el Ayuntamiento.

UNAS ‘SETAS’ CADA AÑO

Ese desvío de 7 millones para Tussam, Lipasam y Giralda Tv denunciado por los sindicatos es sólo un anticipo de lo que se avecina. El triunfalista anuncio de que este año se ha conseguido en Tussam un balance equilibrado (omitiendo que tras traspasarle previamente, para salvarla de la quiebra, el edificio de Diego de Riaño y la parcela del Prado reservada al edificio de Moneo y valorada en 34,5 millones de euros) no casa con las previsiones de transferencias de dinero, tanto a la empresa de transportes como a Lipasam, que ascenderán a 174 millones de euros (64+110, respectivamente) en el año próximo y a 176  millones (63+113) en 2012.

Estas cifras suponen cargar en cada ejercicio al presupuesto municipal con el equivalente a  unas ‘setas’ de la Encarnación o un estadio ‘olímpico’. El Ayuntamiento de la Sevilla de los 70.000 parados se queda sin capacidad de inversión para paliar la crisis y con una deuda de 631 millones (corporación + empresas municipales) al cabo de 12 años de mandato del actual regidor.

Hace dos meses, un periódico llevaba a título las siguientes declaraciones del alcalde: “No dejaré las arcas vacías”.

Monteseirín se cree sus propias mentiras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.