La política por otros medios

emilio_lledoEmilio Lledó, filósofo de Triana, declaró que le parecía “alucinante” que un alcalde ponga medallas a las vírgenes. Con Monteseirín, el intelectual trianero ha tenido ocasión de alucinarse más de una docena de veces, el mismo número que las  medallas concedidas por el alcalde a vírgenes de la ciudad a lo largo de su mandato para  ganarse el ‘voto morado’.

Como Lledó emigró a Alemania y se formó en aquella tradición filosófica, mantiene la clarividencia de ver que gestos de este tipo suponen “la utilización pública de la privacidad del fenómeno religioso” y que “tienen todos los defectos de la lucha ideológica”, movida únicamente por interés y no por sentimiento o convicción.

El filósofo, tan desapegado en su laicidad de las tradiciones religiosas, ha acabado comprendiendo que, al igual que decía Clausewitz sobre la guerra, la Semana Santa ha sido convertida en “la continuación de la política por otros medios”.

CALLEJERO MORADO

No sólo medallas a vírgenes, sino también rotulaciones de calles con nombres de los titulares de algunas cofradías. Para nuestros políticos todo vale, y vale aún más para los que se declaran de izquierdas, como si quisieran hacerse perdonar exhibiendo el entusiasmo de los neoconversos de ocasión.

Así, en esta campaña preelectoral hemos visto cómo seis concejales (cinco del PSOE y uno del PP) coincidieron en el acto de descubrimiento del rótulo de la calle Santísimo Cristo de las Tres Caídas, precisamente en Triana, el barrio del filósofo alucinado por este maridaje entre política y religión, para el que no se tuvo en cuenta el pequeño detalle de que en San Isidoro ya había una calle dedicada al Cristo de las Tres Caídas y que esa duplicidad puede inducir a más de una enojosa confusión.

MEDALLA DE SEVILLA A LA ESPERANZA DE TRIANA 27-03-2010  AVANCE COMPRIM (1) (Small)Pero, no, en el Ayuntamiento no estaban en absoluto confundidos, pues tenían muy claro el objetivo de tal honor: congraciarse con Triana (el 22-M está a la vuelta del calendario) a través de la Hermandad de la Esperanza, a la que la corporación ha otorgado la medalla de la ciudad, la rotulación de otra calle –ésta, para la Dolorosa- y la inevitable subvención para la casa de hermandad.

Hasta Torrijos, el alcaldable de IU, ha caído en la tentación y como no tenía a mano una hermandad de penitencia  en ‘su’ distrito Sur, pidió en la Junta Municipal que la medalla de la ciudad se le concediera al menos a la hermandad rociera.

¿QUIÉN DA MÁS?

Los alcaldables del PP, Zoido, y del PSOE, Espadas, han convertido también la Semana Santa en terreno abonado para la pugna y la puja políticas durante esta precampaña. Como se recordará, el Ayuntamiento había presentado en 2009 un Plan de Usos Culturales que preveía la conversión del antiguo convento de Santa Clara en un gran contenedor donde albergar el Festival de Música Antigua, la Orquesta Barroca, la Bética Filarmónica, la Casa de los Poetas, el legado de Cansinos Assens….

Ese plan fue convertido en papel mojado por Espadas, que se ha comprometido con el Consejo de Bandas de Música Procesional a incluir en su programa la transformación de Santa Clara en el gran centro de referencia y ensayos de las bandas de cornetas y tambores, que actualmente desarrollan su actividad en naves industriales y en los parques.

Zoido ha desechado la idea de su adversario con el argumento de que Santa Clara “no reúne las condiciones exigibles de espacio (a pesar de que en la segunda fase de la obra se podría disponer de 6.000 m2) y acondicionamiento”. El alcaldable del PP ha firmado un contrato-programa con el Consejo de Bandas para crear no un centro de ensayos, sino una red por toda la ciudad, distrito a distrito, y ya ha apuntado algunos: Hytasa, para Cerro Amate; el antiguo centro cívico de San Jerónimo y Arte Sacro, para la Macarena y la zona Norte.

Y no sólo de nombres de cristos y de vírgenes se alimentará el callejero si Zoido es alcalde, ya que anuncia que rotulará calles con denominaciones ligadas a las bandas que tocan durante la Semana Santa.

espadasEspadas ha ido aún más allá al proponer a continuación al Consejo General de Hermandades y Cofradías que la antigua iglesia de San Hermenegildo, en la plaza de la Gavidia y que el Parlamento quería recuperar –fue una de sus antiguas sedes- como escaparate cultural en el casco antiguo, sea un centro expositivo permanente sobre la Semana Santa y un punto de atracción turística, con lo que Sevilla tendría un sucedáneo de Semana Santa durante las 52 del calendario.

CARRERA PARALELA

Y Monteseirín no podía irse de alcalde sin dejar su huella en la Semana Mayor  con su Plan ‘Palio’: una ‘mini carrera’ paralela a la oficial, con 500 sillas gratis para mayores, discapacitados y turistas en Reyes Católicos, San Gregorio, el Polígono de San Pablo y  la Encarnación.

nazarenoCon su demagogia política habitual, el alcalde que decía querer democratizar las vistas sobre la Giralda con las setas, ha pretendido ahora ‘democratizar’ las sillas y los palcos impulsando esta medida desde el Cecop y a espaldas del Consejo de Cofradías y de la Delegación de Fiestas Mayores, como castigo a Rosamar Prieto por haberse ofrecido en su día a sustituirlo si se consumaba alguna de aquellas operaciones de acoso y derribo de su propio partido, el PSOE, contra el regidor. Ni siquiera hay tregua cristiana entre los correligionarios en estas fechas proclives al perdón.

Monteseirín ha conseguido lo que parecía imposible, hermanar a Sevilla y Málaga, ya que a partir de ahora nuestra Semana Santa tendrá lo mismo que la de la capital de la Costa del Sol: tribuna de los pobres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.