Resaca

El rito empieza la noche del día de autos, ésa en que todos los partidos han ganado las elecciones porque siempre tienen algún dato positivo al que agarrarse como un clavo ardiendo. En este sentido, pasará a los Anales la ‘paradoja Griñán’: cómo cantar victoria y presidir un gobierno tras haber sido el primero en 30 años en perder unas elecciones en Andalucía, 654.000 votos y nueve diputados. Ahora estamos en la segunda fase: las extrapolaciones. Si en vez de autonómicas hubiesen sido otras, el partido tal o cual o fulanito o menganito habrían obtenido tanto o cuanto. En un ‘totum revolutum’ se mezclan peras con manzanas, churras con merinas, autonómicas con generales y con municipales y resulta un cóctel a gusto del consumidor. Así andan Espadas y Torrijos, desinflando el ‘efecto Zoido’. Es cierto que ha perdido gas, pero como este juego postelectoral de la señorita Pepis es puro artificio, cuando Espadas dice ufano que el alcalde “ya no tiene la mayoría absoluta”, miro las bancadas del Ayuntamiento y sigo viendo a Zoido con los mismos 20 concejales que antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.