Todos somos Valdelarco: usted también puede estar pagando facturas no al coste real, sino al estimado por las grandes compañías

Vecinos de este municipio onubense están recibiendo facturas de hasta más de 2.000 euros por presunto consumo eléctrico

Rodrigo Rato autorizó en 2002 que las empresas facturen a ojo hasta un año sin revisar los contadores

Vecinos del municipio de Valdelarco, en la Sierra de Huelva, están recibiendo facturas desorbitadas por consumo eléctrico que van desde cientos de euros hasta superar los 2.000 euros, e incluso llegan recibos a casas que se encuentran cerradas, en las que no hay ningún consumo. La alarma social desatada ha provocado que María Ponce, senadora de Huelva por Ciudadanos, haya llevado el caso hasta la Cámara Alta. Sin embargo, la política onubense ha achacado el problema sólo a la falta de cobertura 2G en la sierra de Aracena, sin reparar en que la Administración (Rodrigo Rato de ministro de Economía en un Gobierno del PP) lleva casi 19 años permitiendo que las grandes compañías energéticas se ahorren los revisores de los contadores y facturen a ojo, de forma estimada, hasta por el plazo de un año, una situación que tampoco corrige el Gobierno del socialista Pedro Sánchez.

Según la información publicada por Rosa Font en el diario ABC sobre la situación en Valdelarco, a Enriqueta Romero, una de las vecinas afectadas, el último recibo (agosto septiembre) ha multiplicado por 28 lo que viene pagando de forma habitual, de manera que la factura se le ha disparado hasta los 1.354 euros desde los 50 euros aproximadamente que pagó en la anterior. Ha dado la orden a su banco para que devuelva la factura.

Romero ha puesto una reclamación ante Endesa y, entre tanto llega la resolución, afirma que la respuesta de la compañía ha sido que «dan facilidades, que la pague a plazos o… me cortan la luz cuando toque». «Es un abuso. Por no tener, no tengo ni cocina de vitro cerámica ni aire acondicionado», ha declarado la afectada.

Según esta vecina, Endesa está llevando a cabo lecturas estimadas de consumo en el pueblo y no desplaza personal para que vean los contadores.

Hace tres años, la compañía instaló contadores inteligentes pero no se están utilizando, ya que «todas las facturas se han hecho en estimado», indicó el alcalde de Valdelarco, Rafael López, que ya ha presentado una queja formal al Defensor del Pueblo Andaluz para que intervenga. «De Endesa no sabemos nada, ni han llamado», lamenta.

López explica en ABC que también se han emitido recibos a la baja y que los vecinos no están recibiendo el correo de la compañía desde hace varios meses. «No me niego a pagar, pero no es de recibo que por no leer contadores me vaya a llegar una factura, nos llegue a los vecinos, facturas de 900 o 1.000 euros. Hoy el récord se lo ha llevado una chica, a la que le han llegado 2.000 euros de factura de luz».

Vista del precioso pueblo de Valdelarco, en la sierra de Huelva

El ‘facturazo’ de Endesa es prácticamente general en el pueblo. A la tía de Enriqueta, una persona mayor y viuda, con una pensión de 600 euros, le ha llegado una factura de 900 euros y así en cada casa del pueblo, incluso en las que están con las puertas cerradas porque sus propietarios residen fuera y no hay consumo alguno.

Endesa ha indicado a ABC que desplazará un equipo a Valdelarco en los próximos días para revisar «caso a caso», llevar a cabo una refacturación en las casas y «tomar medidas».

DENUNCIA EN EL SENADO

La senadora de Ciudadanos (Cs) por designación autonómica y coordinadora de la formación liberal en Huelva, María Ponce, planteó en el Pleno del Senado celebrado el pasado 4 de noviembre la situación de los vecinos de Valdelarco y otros pueblos de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, que «están recibiendo -afirmó- facturas de la luz desorbitadas, no sólo por el incremento del precio de la electricidad, sino también porque no tienen cobertura 2G y hasta ahora las lecturas eran estimadas y ahora las han actualizado».

Ponce, que ha expuesto esta situación en su intervención en apoyo a una proposición sobre la obligatoriedad de dar cobertura de Internet a todo el territorio español, ha explicado que «estos vecinos de Valdelarco, la mayoría mayores, se han encontrado con estas facturas, que han pasado de 50 o 60 euros a 1.300 en un mes por no tener cobertura suficiente».

La senadora María Ponce expuso el caso de Valdelarco en la Cámara Alta

La senadora onubense, que ha afeado a la compañía eléctrica que «la única solución para estos vecinos sea pagar y después presentar una reclamación en Aracena que probablemente no llegue a ningún sitio», ha señalado que «hablamos de mayores a las puertas del invierno, con un muy probable corte del suministro eléctrico por impago. Esto es la España vaciada. Es un ejemplo que no se ve, de vecinos afectados por no tener conexiones dignas de teléfono o Internet en pleno siglo XXI».

En este sentido, la coordinadora de Cs en Huelva ha subrayado que «la brecha entre zonas urbanas y rurales es cada vez más acuciante, tanto en términos de servicio u oferta cultural, como en términos de crecimiento sostenible y de creación de empleo» y ha recordado que «en 2019, desde Ciudadanos presentamos un plan contra la despoblación en la que apostábamos por medidas para incentivar las actividades económicas de los pueblos tanto en el sector primario, como en los servicios y, especialmente, el turismo rural».

MI CASO PUEDE SER TAMBIÉN EL SUYO

No hace falta irse a Valdelarco ni a la España vaciada, ya que la facturación por estimación en vez de por consumo real se la pueden estar aplicando también a usted, viva donde viva, al igual que me ha ocurrido a mí en una gran urbe como Sevilla capital.

A la vuelta del verano comprobé que Energía XXI, la filial de Endesa que me cobra el gas natural (ya no sé en calidad de qué, dado el galimatías energético existente: si suministradora, distribuidora, comercializadora…), me había cargado una factura por un consumo inexistente de 19 m3 entre mayo y julio.

En la factura correspondiente a julio-septiembre se repitió la historia. Energía XXI partió del consumo estimado (irreal) estimado por ella misma en julio y le añadió otro consumo estimado (inexistente) de 16 m3 para facturarme en consonancia, cuando desde mayo no he consumido gas alguno (como acredita el contador) debido a que tengo instalada energía solar para contribuir a la lucha contra el cambio climático y ahorrar en el consumo de energías de origen fósil y generadoras del efecto invernadero.

Ésta es al menos la segunda vez que Energía XXI me factura basándose en consumos inexistentes y estimados por la empresa. En la anterior ocasión pudo tener alguna justificación porque estábamos en plena pandemia y sometidos a confinamientos. Me pidieron entonces que me descargara una aplicación y les enviara una foto de mi contador. Desde entonces recibo mensajes en mi teléfono móvil en tal sentido, pero yo no soy un empleado de Endesa o de Energía XXI para dedicarme a revisar contadores, ahorrarles en gastos de personal y que así se incrementen aún más sus enormes beneficios.

Logotipo de Energía XXI, filial de Endesa

Llamé a Energía XXI para explicarle la situación e instarle a que me devolviera el dinero cobrado indebidamente y a que no se vuelvan a repetir este tipo de prácticas. De nuevo quería que yo me dedicara a enviarle foto del contador o a que llamara a no sé cuál compañía del grupo (o externa) si quería que viniera un técnico a comprobar el consumo real. Me he vuelto a negar porque, repito, no tengo por qué dedicar mi tiempo personal a convertirme en un empleado al servicio gratuito de Endesa y de sus filiales.

Energía XXI no tiene ninguna coartada para esa práctica de la facturación estimada, ya que mi contador es externo. No está en el interior de mi vivienda y no se necesita entrar en la misma para medir el consumo del gas. Es más, mi casa está en una urbanización que cuenta con porteros las 24 horas del día y, por ende, en caso de no localizarlos aquí llaman desde el cartero hasta los repartidores de empresas de mensajería para abrirles el portal.

LA RESPUESTA DEL MINISTERIO

Puse el caso en conocimiento del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que dirige Teresa Ribera, también vicepresidenta del Gobierno. Pues bien, he recibido como respuesta una comunicación de la Subdirección General de Hidrocarburos, del siguiente tenor:

«De acuerdo a lo establecido en el artículo 51 del Real Decreto 1434/2002, de 27 de diciembre, por el que se regulan las actividades de transporte, distribución, comercialización, suministro y procedimientos de autorización de instalaciones de gas natural, las empresas encargadas de la lectura de suministro en contadores ubicados en el exterior de las viviendas serán las empresas distribuidoras y no las comercializadoras.

Teresa Ribera, ministra y vicepresidenta tercera del Gobierno

Este mismo artículo señala también que:

“3. En los casos en que por causas ajenas al distribuidor no haya sido posible efectuar la lectura del contador, los distribuidores pondrán a disposición de los consumidores y de los comercializadores un sistema para la comunicación de la lectura del contador. A estos efectos deberán disponer al menos de un número de teléfono gratuito o convencional sin tarificación adicional ni especial, y de medios telemáticos sin coste adicional, debiéndose asegurar de que el consumidor tenga constancia de la recepción de su comunicación”.

“4. En aquellos casos en que no haya sido posible la realización de la lectura del contador por causas ajenas al distribuidor, ni el consumidor haya facilitado la lectura, el distribuidor podrá realizar una estimación del consumo en base al perfil de consumo de dicho punto de suministro, con una regularización mínima anual en base a la lectura real. La Dirección General de Política Energética y Minas podrá establecer por resolución el procedimiento de estimación de los consumos.”

Por todo ello, en caso de que usted continúe sin facilitar la lectura de su contador, y siempre que a la empresa distribuidora no le sea posible realizar la lectura “por causas ajenas al distribuidor”, la empresa comercializadora podrá continuar realizando facturas estimadas durante el plazo máximo de un año a contar desde la fecha de la última lectura real.

Una vez que se efectúe la lectura real del contador se estará a lo dispuesto en el artículo 51.5 del R.D. 1434/2002, de 27 de diciembre, y en particular:

“Si se hubieran facturado cantidades superiores a las debidas, la devolución se producirá en la primera factura desde la lectura real, sin que pueda producirse fraccionamiento en los importes a devolver En este caso, se aplicarán a las cantidades adelantadas el interés legal del dinero vigente en el momento de la refacturación. En el caso en que la lectura suministrada por el consumidor haya sido superior a la real no se aplicaran los intereses”

Resulta necesario mencionar que, de acuerdo con el artículo 61 del Real Decreto 1434/2002, de 27 de diciembre, “las reclamaciones o discrepancias que se susciten en relación con el contrato de suministro a tarifas o con las facturaciones derivadas de los mismos serán resueltas administrativamente por el órgano competente en materia de energía de la Comunidad Autónoma o Ciudades de Ceuta y Melilla, en cuyo territorio se efectúe el suministro”

Rodrigo Rato, ministro de Economía que autorizó las lecturas estimadas de los contadores

Este Real Decreto https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2002-25421 fue aprobado en tiempos de Rodrigo Rato (Gobierno de Aznar, Partido Popular) como ministro de Economía y, en mi opinión, favorece claramente los intereses de las compañías energéticas, a las que faculta para que cobren por lecturas estimadas de los contadores hasta por el plazo de un año, con la supuesta coartada de que tengan problemas para proceder a la lectura real (repito: en mi caso no tienen ninguna coartada posible), y convierte, en su defecto, a los usuarios en sus revisores sin remuneración alguna al ponerles en la tesitura de ser ellos quienes faciliten la lectura de los contadores si no quieren que les ocurra como a los vecinos de Valdelarco, a mí en Sevilla o a usted donde me esté leyendo.

Por ello le recomiendo que revise sus facturas energéticas para que compruebe si le están cobrando a precio real o estimado, desde cuándo y por cuánto.

Y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, y la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, sin darse por enterados.

¿Quién defiende a los consumidores?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.