Setas de la Encarnación, una factura sin fin

Sacyr prevé que hasta el año 2023 no se recupere el 75% de las visitas previas al Covid

El Ayuntamiento compensó a la constructora con 478.892 euros por los efectos de la pandemia

Las Setas de la Encarnación, el delirio faraónico en el que Monteseirín gastó al menos 138 millones de euros de los contribuyentes sevillanos, han cumplido en este 2022 once años desde su apresurada inauguración en 2011, aún inacabadas, con tal de que el entonces alcalde se hiciera la foto antes de las elecciones municipales y de su salida del Ayuntamiento. Su undécimo aniversario se ha cumplido sin que haya recuperado aún el número de visitas que tenía antes de la aparición del coronavirus.

La constructora Sacyr, a la que Monteseirín adjudicó la construcción y explotación tanto de las Setas como de la plaza de la Encarnación durante 40 años (la concesión expirará en 2051), hizo sendos test de deterioro al cierre de los ejercicios de 2020 y 2021.

En el test de 2021 llegó a la conclusión de que durante el presente año 2022 se producirá un incremento del 4% mensual en el tráfico de visitantes al mirador que diseñó el arquitecto alemán Jürgen Mayer para subidas de día y el nuevo espectáculo de iluminación LED puesto en operación en julio del año 2021.

Monteseirín, haciéndose la foto inaugural de las Setas, aún en obras

Asimismo, previó un incremento mensual de las visitas en un 2% para ‘Feeling Sevilla’, la nueva sala inmersiva puesta en operación en agosto del año pasado dentro del programa de renovación, en el que invirtió 14 millones de euros.

La constructora reconoció en 2021 que las visitas suponían tan sólo el 60% de las que se registraron durante el año 2019, el previo a la aparición de la pandemia del coronavirus.

En conjunto, la previsión de Sacyr es que este año se produzca una recuperación del 70% de las visitas que había al mirador de las Setas en 2019, antes del Covid, y que se llegue a un 75% en el año 2023.

CUATRO AÑOS DE RETROCESO

Por tanto, según los test de deterioro realizados pasarán al menos cuatro años sin que se alcance siquiera el número de visitas de 2019. La constructora nunca ha revelado oficialmente el número real de visitas a las Setas, aunque en su día sí pudimos averiguar los datos del cuatrienio 2014-2017: la cifra anual más alta registrada fue la de 2104, con un total de 286.000, a una media diaria de 783 personas.

La compañía mantiene el discurso de que es el tercer ‘monumento’ más visitado de Sevilla, cuando las estadísticas demuestran que en esos años fue incluso superado por el Museo Taurino de la Maestranza.

Un discurso que suscriben y amplían desde Monteseirín y sus adláteres hasta el arquitecto que las diseñó, el alemán Jürgen Mayer, el cual registró para sí, merced a la torpeza del entonces alcalde, su nombre oficial, Metropol Parasol. Sin embargo, ha tenido que ver cómo se ha impuesto la denominación con que fueron rebautizadas por los sevillanos: las Setas de la Encarnación.

Mayer, en el colmo del narcisismo, ha llegado a declarar que han tenido para Sevilla un efecto similar al del museo Guggenheim para Bilbao. Basta comparar la estadística de visitas de aquéllas y de éste para comprender que la exageración no es patrimonio exclusivo de los andaluces, sino también del arquitecto germano.

Pese a estos mensajes triunfalistas para tratar de justificar el derroche de Monteseirín con las Setas en la ciudad con los barrios más pobres de España año tras año, la realidad es que Sacyr tuvo que pedir socorro al Ayuntamiento de Sevilla.

El Consejo de la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente acordó en su reunión del 10 de junio de 2020 iniciar, a instancias de la empresa constructora y gestora del complejo, un expediente para determinar si procedía el reconocimiento de una compensación económica en su favor, por los gastos de mantenimiento correctivo de las instalaciones del mercado de la Encarnación y por los ingresos dejados de percibir debido a las medidas de limitación de movilidad para hacer frente a la crisis sanitaria del Covid-19, y aprobar la modificación del Plan de Usos de la concesión.

Según publicó Antonio Morente en eldiario.es, Sacyr pidió al Consistorio una compensación de al menos 869.000 euros, por los siguientes conceptos:

Hotel en la antigua sede de la Delegación Municipal de Hacienda, en la plaza de la Encarnación: Solicitó 124.000 euros por los ingresos dejados de percibir por el retraso en la apertura del establecimiento hotelero, más 233.000 euros por el sobrecoste de los trabajos de remodelación del edificio para su nuevo uso. Imputó ambas minusvalías a las medidas adoptadas con motivo del coronavirus.

Edificio de la Hacienda Municipal, en la plaza de la Encarnación, adaptado para hotel

Caída de las visitas a las Setas: La constructora afirmó ante el Consistorio que había perdido 81.951 visitantes tan sólo durante los 99 días del confinamiento (entre el 15 de marzo y el 21 de junio de 2020) decretado durante el estado de alarma por la pandemia.

En ese cálculo dijo no haber tenido en cuenta “la pérdida de visitas que está requiriendo (sic) la lenta evolución de la recuperación de visitas al mirador, si bien se constata que los niveles de turismo en Sevilla desde que se levantó el estado de alarma nada tienen que ver con los alcanzados en estas mismas fechas de periodos anteriores”. Por este concepto pidió 372.000 euros de compensación, a razón de 4,53 euros por visitante.

Y atención al dato. Sacyr tomó como referencia las visitas en ese mismo periodo del año 2019, entre el 15 de marzo y el 21 de junio, es decir la temporada alta de turismo en Sevilla, cuando se celebraron con plena normalidad las fiestas primaverales: Semana Santa, Feria de Abril y Corpus. Pues bien, en la mejor época turística, las Setas, las del efecto Guggenheim según Mayer, sólo fueron visitadas por 81.951 personas, a una media de 828 diarias, en línea con las cifras que pudimos averiguar para el periodo 2014-2017.

Explotación de los puestos del mercado de abastos construido bajo las Setas: Sacyr alegó que había condonado durante el estado de alarma el 100% de los alquileres que debían pagar los placeros, pero trató de endosarle la condonación al Ayuntamiento y que éste le compensara por los 140.000 euros que había dejado de percibir.

El mercado construido bajo las Setas de la Encarnación

En el seno del Ayuntamiento hubo discrepancias al respecto. La Intervención Municipal consideró que como se había tratado de una decisión unilateral de Sacyr, el Consistorio no tenía que asumir el pago de ninguna cantidad. Por su parte, la Gerencia de Urbanismo alegó que había que hacerse cargo de la condonación porque en caso contrario la empresa constructora y gestora sufriría un trato discriminatorio respecto del recibido por los arrendatarios y concesionarios de otros locales comerciales de titularidad municipal.

No obstante, Urbanismo sí desestimó la petición de la compensación de 357.000 euros por el hotel en la antigua sede de la Delegación Municipal de Hacienda, ya que según el Plan Económico Financiero de la concesión el edificio tendría que haberse adaptado para uso hotelero al tercer año de la misma (2014). Como esos ingresos no estaban previstos en 2020, fecha en que se decretó el estado de alarma por el Covid, no procedía compensación alguna.

En cuanto a la reclamación por la caída de las visitas a las Setas, el gobierno local la rebajó a 338.000 euros en vez de los 372.000 demandados.

Al final, merced a la interpretación de que las Setas son una concesión municipal que tiene unas previsiones de ingresos, las cuales no se habían cumplido, el Ayuntamiento aprobó otorgar a Sacyr una compensación de 480.000 euros “por haber quedado acreditado que se ha visto alterada sustancialmente la economía del contrato de concesión”.

Esta interpretación, sumada a las negativas previsiones de Sacyr de que las visitas no se recuperarán al menos hasta 2024, abre la puerta a que con cargo otra vez a los contribuyentes sevillanos el Ayuntamiento tenga que seguir compensando a la compañía en el futuro y que continúe incrementándose para el erario público el coste de la concesión.

Las Setas de Monteseirín, pues, suponen una factura interminable.

*Más información, en el siguiente enlace: https://www.manueljesusflorencio.com/2021/03/las-setas-de-la-encarnacion-el-delirio-faraonico-de-monteseirin-cumplen-diez-anos-generando-nuevas-facturas-y-con-menos-visitas-que-el-museo-taurino-de-la-maestranza/

SÍGAME EN LINKEDIN:

https://www.linkedin.com/in/manuel-jes%C3%BAs-florencio-caro-919b0225/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *