Derribada una casa en la zona supuestamente protegida de la barriada Elcano

El delegado de Urbanismo se basó en la supuesta protección de la “banda original de astilleros” para hablar de “la bondad” del PGOU de Monteseirín

La polémica por la demolición del antiguo colegio Elcano, sito en la barriada del mismo nombre, para construir en su lugar otra residencia universitaria como las que han proliferado en los últimos años en Sevilla sirvió para que el delegado de Urbanismo (Hábitat Urbano), Antonio Muñoz, destacara en un pleno del Ayuntamiento que el núcleo original del barrio está protegido por el PGOU, una protección que, de existir, no frena la acelerada adulteración de su tipología tradicional.

El Pleno municipal de enero de 2021 abordó el derribo del antiguo colegio Elcano a preguntas de Antonio Fajardo, portavoz de una asociación de vecinos. Tal como vimos en su día https://www.manueljesusflorencio.com/2021/05/el-ayuntamiento-de-sevilla-anuncio-en-el-pleno-de-enero-que-estaba-viendo-como-modular-el-fenomeno-de-las-residencias-universitarias/ , el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, dijo al respecto, entre otras cosas, lo siguiente:

“Respecto a otra cuestión que usted ha manifestado  su preocupación y la asociación que usted representa, que tiene que ver con la protección tipológica del barrio (Elcano). En este momento -y supongo que usted lo sabrá- las manzanas que tienen algún tipo de protección se corresponden con la banda original de los Astilleros y se encuentran delimitadas entre la calle Bergantín y la calle Falúa, en el eje Norte-Sur, y por las calles Goleta y Corbeta en el eje Este-Oeste. Por tanto, eso también es una bondad, en este caso, del Plan General de Ordenación Urbana”.

Conforme a las palabras del delegado, las manzanas que gozarían de algún tipo de protección serían las comprendidas dentro de la siguiente área, reflejada en este mapa por una línea amarilla:

Esa supuesta protección urbanística de la que goza el núcleo original de la barriada no impidió en su día, con la bendición municipal, el derribo del antiguo colegio Elcano, comprendido dentro de la misma.

Demolición del antiguo colegio Elcano para construir en su lugar una residencia universitaria

Y tampoco ha impedido ahora la demolición de otra casita tradicional en el número 13 de la calle Falúa, en el eje Norte-Sur de la supuesta zona con algún tipo de protección en el PGOU de Monteseirín, conforme al anuncio que hizo Muñoz en el Pleno del pasado mes de enero.

De esta vivienda, construida en 1952 sobre una parcela de un centenar de metros cuadrados, he encontrado referencia en el portal inmobiliario Idealista, con un precio de venta de 255.000 euros, aunque según algunos vecinos de la misma calle se habría vendido por algo más de esa cantidad. Las imágenes muestran cómo era la casa antes de la demolición:

La casa de la calle Falúa con los carteles de ‘se vende’ antes de su demolición pese a estar en zona protegida por el PGOU
La vivienda, anunciada en el portal Idealista

Y en las siguientes fotografías vemos lo que queda de la casa típica de esta barriada vinculada a los astilleros:

La vivienda ha sido demolida y en su lugar sólo queda un solar
Vista desde la casa colindante, en el número 15 de la calle Falúa
Otra vista tras la demolición del solar que ha quedado entre los números 11 y 15

Si ha sido posible demoler por completo el antiguo colegio Elcano y esta vivienda de la calle Falúa, sitos ambos en las manzanas supuestamente protegidas del PGOU, ¿puede decir Antonio Muñoz qué tipo de protección brinda entonces el Plan General y si éste sirve para algo, o más bien para nada?

El valor de la barriada Elcano, tipo ciudad-jardín, no radica en sus viviendas de forma aislada, en su humildad, sino en su conjunto y por su historia vinculada a los astilleros, tal como puso de manifiesto Amalia Ortega, del Departamento de Dibujo de la Universidad Hispalense en su ‘Astillero. Una palabra, un mundo’: Memoria colectiva y videocreación documental: https://www.youtube.com/watch?v=D-_pu9RBiD0&t=74s

Es un barrio obrero como el que con tal denominación, ‘Barrio Obrero’, se conoce en Huelva capital y cuyo nombre oficial es Barriada Reina Victoria. También fue construido por otra empresa, en este caso la inglesa Rio Tinto Company, para alojamiento de sus trabajadores en la capital onubense, de ahí su estilo britanizante, como diría Miguel González Vílchez, el historiador de la arquitectura inglesa en la provincia onubense.

Vista del Barrio Obrero de Huelva, con una función similar a la barriada Elcano en Sevilla

El Barrio Obrero o Barriada Reina Victoria, como la denominaron los ingleses en honor de su Reina, goza de plena protección urbanística en Huelva y sería inconcebible que se autorizara la demolición o adulteración de las viviendas que lo componen.

Compárese, pues, cómo trata el Ayuntamiento de Huelva al barrio obrero de los ingleses, y cómo (mal)trata el Ayuntamiento de Sevilla al barrio obrero de los históricos astilleros sevillanos, que fue diseñado por el arquitecto Galnares Sagastizábal, del que ya vimos su particular Plan de Movilidad Urbana para Sevilla: https://www.manueljesusflorencio.com/2021/02/el-plan-de-movilidad-urbana-sostenible-pmus-del-historico-arquitecto-jose-galnares-sagastizabal/

Vista de la barriada Elcano tras su construcción, con el colegio al fondo, conforme al diseño de Galnares Sagastizábal
La barriada Elcano, frente a Heliópolis (Hoteles del Guadalquivir), en un mapa militar del año 1961

A medida que se vayan derribando y transformando las casitas tradicionales de la barriada Elcano, pese a la supuesta protección de su núcleo original por el PGOU vigente, ¿qué quedará de aquella memoria colectiva de la que hablaba Amalia Ortega en su documental? ¿Y qué irá quedando de la memoria colectiva de Sevilla?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *