Tussam, que le quitó hace 6 meses 17 millones al Alcázar por el Covid, está dispuesta ahora a gastar hasta 24 millones para el tranvía de Espadas

Saca a concurso la compra y el mantenimiento de dos tranvías para la ampliación hasta El Corte Inglés de Nervión por 13,3 millones de euros

Y compraría dos o tres más para el caso de que se apruebe en el ínterin la prolongación hasta Santa Justa, por una factura total de 24 millones

Los dos tranvías para Nervión deben estar entregados en el último trimestre de 2022, al menos 5 meses antes de las elecciones municipales

Pese al acuerdo de no suplir con tranvías las líneas de Metro de la Junta, Tussam ya dibuja tramos y paradas hasta la Campana

La empresa municipal de transportes de Sevilla (Tussam) cerró el año 2020 sumida en una gravísima crisis económica por causa del coronavirus, hasta el punto de que el Ayuntamiento tuvo que inyectarle 17 millones de euros que sacó de la hucha del Real Alcázar para mantenerla a flote. Sin embargo, tan sólo seis meses después y sin que hayan desaparecido aún los efectos de la pandemia, Tussam parece disponer de dinero por arte de magia para alimentar el proyecto-estrella del alcalde, la ampliación del tranvía, y ha licitado la compra de dos trenes, con la opción de hasta tres más, un gasto que puede llegar a los 24 millones de euros en total.

El estallido de la pandemia del coronavirus en marzo de 2020 tuvo un efecto catastrófico en Tussam, que perdió casi 39 millones de viajeros (un 47%) con respecto al ejercicio precedente https://www.manueljesusflorencio.com/2021/01/tussam-perdio-en-2020-el-ano-del-coronavirus-casi-39-millones-de-viajeros/ , por lo que el Ayuntamiento se vio obligado a tapar su agujero económico con 17 millones de euros sacados de la hucha del Alcázar https://www.manueljesusflorencio.com/2020/12/el-turismo-patrimonial-salva-a-tussam-a-traves-del-alcazar/ . En total, el gobierno de Espadas destinó el año pasado a la empresa municipal de transportes más de 88 millones de euros de los contribuyentes sevillanos.

Paradójicamente, tan sólo seis meses después Tussam parece nadar en la abundancia pese a que los efectos de la pandemia no han desaparecido, ya que se ha convertido en uno de los instrumentos del Ayuntamiento para satisfacer los objetivos políticos del alcalde a tiempo parcial de Sevilla, Juan Espadas, especialmente su proyecto-estrella: la ampliación del tranvía.

La empresa municipal de transportes ha sacado a licitación la compra de dos tranvías de 32 metros de longitud para dar servicio a la ampliación de la línea entre San Bernardo y El Corte Inglés de Nervión por valor de 8.470.000 euros (IVA incluido) y el mantenimiento durante cuatro años de dichas unidades y de las cuatro que están operativas actualmente (línea Plaza Nueva-San Bernardo) por 4.840.000 euros (IVA incluido), lo que hace un total de 13.310.000 euros.

Uno de los planos incluidos en el pliego, que demuestra cómo el tranvía llegará hasta El Corte Inglés de Nervión

La primera unidad debe estar entregada en el plazo de 18 meses tras la firma del contrato de adjudicación y la segunda, dos meses después de la primera. La empresa da como fecha estimada para ello el cuarto trimestre del año que viene (2022), es decir, al menos cinco meses antes de las elecciones municipales de mayo de 2023, para que dé tiempo a realizar sobre el terreno las pruebas que se estimen pertinentes, si bien Tussam exige que los vehículos vengan ya probados de fábrica, como demuestra el siguiente párrafo de uno de los pliegos: “Se entregarán las unidades con sus pruebas en fábrica debidamente completadas y cumplimentadas”.

Como es sabido, la ampliación de la línea del tranvía es el proyecto-estrella de Espadas para las elecciones municipales, aunque probablemente para entonces ya no seguirá en la Alcaldía tras su elección como candidato del PSOE (A) a la Presidencia de la Junta de Andalucía y como secretario regional https://www.manueljesusflorencio.com/2021/06/espadas-da-de-plazo-para-terminar-la-ampliacion-del-tranvia-marzo-de-2023-justo-un-mes-antes-del-limite-legal-para-poder-inaugurarla/ .

Se exige que el material móvil que se suministre tenga una vida útil de 30 años, considerando que haga 70.000 kilómetros anuales. Cabe la opción de prorrogar por un año el contrato del mantenimiento por cuatro anualidades. Los tranvías deben estar preparados para soportar una temperatura máxima de 45 grados y una mínima absoluta de -4,8 grados centígrados.

Deberán ser vehículos bidireccionales (con dos cabinas, para que puedan funcionar en los dos sentidos). Según los pliegos, en condiciones normales, con catenaria y ocupación máxima de viajeros, las unidades podrían alcanzar de manera habitual y permanente una velocidad de 70 kilómetros/hora. En tramos sin catenaria y en las mismas condiciones la velocidad se reduciría a 30 kilómetros/hora.

Ahora bien, según Tussam, la velocidad máxima que será autorizada sobre la línea del tranvía será de 50 kilómetros/hora (límite urbano para vehículos en España), y en curva las velocidades se limitarán para que los viajeros no soporten una aceleración transversal superior a 0,65 metros/segundo.

El proyecto de ampliación de la línea del tranvía hasta la estación de Santa Justa

Hasta aquí el proyecto básico de Tussam: comprar dos tranvías, trenes, unidades, convoyes o como queramos llamarlos y contratar tanto su mantenimiento como el de los cuatro ya existentes que funcionan en la línea actual Plaza Nueva-San Bernardo. La empresa municipal de transportes también admitirá ofertas para otras opciones ante la posibilidad de que antes de la entrega de las dos unidades se apruebe por el Ayuntamiento la prolongación de la línea desde El Corte Inglés de Nervión (extremo que ha tratado de ocultar desde el principio hablando en términos genéricos de centro comercial Nervión) hasta la estación de Santa Justa, en lo que sería la cuarta fase del proyecto tranviario tras la primera (Plaza Nueva-Prado de San Sebastián), segunda (Prado-San Bernardo) y tercera (San Bernardo-El Corte Inglés de Nervión).

Estas opciones complementarias que también pone Tussam sobre la mesa son las siguientes:

-Prórroga por un año del contrato de mantenimiento: precio de licitación, 800.000 euros (IVA aparte).

-Suministro de tres tranvías más de 32 metros de longitud: 11.000.000 euros (sin IVA).

-Suministro de dos tranvías adicionales de 42 metros: 11.000.000 (sin IVA).

-Mantenimiento durante tres años de los tres tranvías adicionales de 32 metros: 1.200.000 euros (sin IVA).

-Mantenimiento durante tres años de los dos tranvías adicionales de 42 metros de longitud: 1.200.000 euros (sin IVA).

Así pues, en función de lo que ocurra o no con la prolongación hasta Santa Justa y de la opción adicional que se elija (tranvías de 32 metros de largo o de 42), Tussam da un valor estimado al posible contrato total de 24 millones de euros (sin IVA).

El número de pasajeros transportables por cada tipo de tranvía sería el siguiente:

-Unidades de 32 a 35 metros de longitud: 204 (de los cuales, 40/54 sentados).

-Unidades de 42 a 45 metros de longitud: 270 (de los cuales, 52/68 sentados).

En números redondos, sólo el 25% de los pasajeros dispondrían de asiento.

El tipo de tranvía de la empresa CAF que compró Monteseirín tras usar alquilados los del Metro

Por otra parte, gracias a los datos comparativos manejados por Tussam para establecer las bases de la licitación se revela en los pliegos el dinero que se gastó Monteseirín en tranvías, que fue el siguiente:

-Cuatro unidades URBOS3 en el año 2010 a un precio de 2.486.088 euros cada una (total, 9.944.352 euros).

-Una unidad URBOS3 en el año 2011 a un precio de 2.520.893 euros.

Total, 12.465.245 euros.

Pese a que, tras la exigencia de Ciudadanos y el enojo de la Junta de Andalucía por el proyecto de PMUS, Espadas se comprometió a retirar la alternativa que habían estudiado sus técnicos de suplir las futuras líneas de Metro proyectadas por la Junta por meras líneas tranviarias https://www.manueljesusflorencio.com/2021/01/el-tranvia-es-el-1-fijo-en-la-quiniela-del-pmus-de-espadas/ y convertir éstas en líneas de autobuses de tránsito rápido, (BTR), en los pliegos del nuevo concurso de Tussam se dan indicaciones a los proveedores de cómo sería la plataforma del tranvía que le gustaría a Espadas prolongar después, desde Santa Justa hasta el Centro, tal como muestra el siguiente cuadro:

Tussam establece en los pliegos del concurso todo un capítulo de penalizaciones a la empresa que resulte adjudicataria del contrato en el caso de incumplimientos en más de una veintena de supuestos.

A título de ejemplo, las penalizaciones por averías que supongan la paralización de un convoy en la vía serán las siguientes:

. Paralización superior a 5 minutos e igual o inferior a 30 minutos: 500 €.
• Paralización superior a 30 minutos e igual o inferior a 45 minutos: 750 €.
• Paralización superior a 45 minutos: 1.000 €.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *