A Urbanismo le chirría ahora la fachada de la mole universitaria construida sobre la Casa de la Botella en la Palmera

Estudia cómo imponer cambios en los paramentos y rótulos de colores por creer que desentonan en el conjunto de la avenida

La Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla quiere ahora extremar la vigilancia sobre las moles universitarias que ella misma ha permitido construir en la avenida de la Palmera, su entorno y otros barrios de la ciudad, tras la indignación que han provocado en la opinión pública. Estudia cómo corregir su impacto visual o/y paisajístico, empezando por la denominada One, erigida sobre el solar de la derruida Casa de la Botella.

Técnicos de la Gerencia estiman que la colorida fachada de la residencia universitaria One, promovida por Rya Residencias, diseñada por los arquitectos José Luis Vargas (concejal del Ayuntamiento durante el mandato de Juan Ignacio Zoido, PP) y Araceli Sánchez (ambos del estudio Orfila 11) y sita en la confluencia de la avenida de la Palmera con la calle Páez de Rivera, provoca un distorsionador impacto visual en su entorno, por lo que están estudiando la forma de aminorarlo.

Los arquitectos han empleado en la fachada paramentos de material aparentemente sintético, no natural, y de diversos colores, entre los que destacan el rojo y el celeste, así como rótulos multicolores para la marca comercial de la residencia universitaria, elementos que en opinión de técnicos de la Gerencia contrastan en exceso con el resto de la avenida, la mitad de la cual está protegida por formar parte del Conjunto Histórico de Sevilla.

Presuntamente, el uso de esos paramentos sintéticos y de rótulos multicolores no estaría acorde con el proyecto inicial, e incluso los segundos podrían contravenir la Ordenanza de Publicidad del Ayuntamiento, por lo que la Gerencia estaría analizando cómo sustentar una modificación de la fachada y en forma previa de recomendación a la propiedad antes de adoptar otro tipo de medidas.

La sorpresa de los técnicos debería de ser en todo caso relativa, ya que desde que se filtró que la Casa de la Botella había sido vendida para derruirla y construir en su solar una residencia universitaria (operación valorada en al menos 15 millones de euros), y antes siquiera de que se conociera el proyecto del inmueble, en diversos medios de comunicación se publicó que tendría un diseño «futurista» y «vanguardista», diseño que, cabe suponer, habría sido supervisado por la Gerencia de Urbanismo durante la tramitación de las pertinentes licencias.

Las imágenes que se reproducen a continuación corresponden a los diseños iniciales de la residencia universitaria sobre el solar de la Casa de la Botella por parte de los arquitectos pertenecientes al estudio Orfila 11, en los que la fachada aparece con paramentos de color naranja y sin que parezcan de material sintético:

Se pueden comparar los diseños iniciales con el resultado final de la obra, como muestran las fotografías tomadas durante los trabajos de remate del inmueble. Ya los colores son más estridentes, hay diversas tonalidades y el material empleado aparentemente es sintético, cual metacrilato:

Otra residencia universitaria que está siendo escrutada por los técnicos de la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente es la que fue autorizada en el número 17 de la avenida de la Palmera, contigua a la casa-bufete del ex comisario de la Exposición Universal de Sevilla 1992, Manuel Olivencia, al que en su día el Ayuntamiento le denegó una solicitud de ampliación en una crujía y cuyos herederos han visto ahora cómo al lado el Consistorio ha autorizado toda una mole: https://www.manueljesusflorencio.com/2021/05/el-ayuntamiento-de-sevilla-prohibio-a-olivencia-ampliar-su-casa-bufete-en-la-avenida-de-la-palmera-y-luego-ha-autorizado-una-mole-universitaria-al-lado/

En este caso, los arquitectos Carlos Violadé y Caridad López-Rey Quintero también proyectaron una fachada de color, verdoso, para un inmueble que sí está en la acera de la avenida de la Palmera incluida en el Conjunto Histórico de Sevilla y cuyo diseño, calificado en su día en medios de comunicación locales como «rompedor», debió de ser conocido igualmente por los técnicos de Urbanismo https://www.manueljesusflorencio.com/2021/05/otra-mole-estudiantil-da-la-puntilla-gracias-al-pgou-de-monteseirin-a-una-avenida-de-la-palmera-cada-vez-mas-adulterada/ durante la tramitación de la licencia, sin que entonces pusieran objeción alguna al respecto, ya que así ha sido ejecutado, como muestran las imágenes:

Proyecto de la residencia universitaria autorizada por Urbanismo en la Palmera, 17
Un tendedero, en la terracita de una de las habitaciones de la residencia universitaria de Palmera, 17

Veremos en qué concluye el proceso de revisión emprendido por la Gerencia de Urbanismo de las moles universitarias que ha autorizado en la avenida de la Palmera, proceso que parece una respuesta a la reacción contraria suscitada y tras la anunciada petición al alcalde Espadas por parte de los participantes en el proceso de sugerencias para la modificación del PGOU de que intervenga para tratar de revertir la situación creada por la excesiva permisividad e inhibición mostrada hasta ahora: https://www.manueljesusflorencio.com/2021/09/alegantes-contra-las-moles-universitarias-en-la-palmera-y-resto-de-sevilla-pediran-a-espadas-una-reaccion-inmediata-y-una-cita-en-urbanismo/ .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.