Archivo de la etiqueta: Betis

Negro

El delegado del distrito Bellavista-La Palmera, Rafael Belmonte, debe de ser o un paracaidista político o un palangana, según se desprende de sus declaraciones sobre el adecentamiento municipal de la explanada colindante con el estadio del Betis: “Los trabajos -asevera- se van a centrar en la utilización de hormigón asfáltico junto al fresado del pavimento”. ¿Pavimento? ¡Pero si aquello es un campo de albero! Bien es verdad que se embarra con la lluvia y que el personal -incluidos los gorrillas que lo explotan con gran provecho- estará encantado, al preferirlo alquitranado para que así se aparque mejor. Sin embargo, urbanísticamente ese terreno desnivelado estaba históricamente calificado como zona verde, hasta aquellos cambalaches de Monteseirín con Lopera en el último PGOU para regalárselo (¡otro más!) al Betis para usos terciarios a cambio de la construcción de un centro cívico para los vecinos del que jamás se supo. Total, que hemos trocado el verde por el negro  y encima todos tan satisfechos. Pero mira que si es el primer paso encubierto para una zona azul….

Convenios

Zoido ha confesado que el Ayuntamiento prepara un convenio similar al redactado para el Betis con el fin de cobrarse las deudas tributarias que el otro equipo de la ciudad (¿o el otro es el otro?, y ustedes ya se entienden), o sea el Sevilla F. C. mantiene aún vigentes con el Consistorio ( Zoido debería contar las que han dejado que prescriban para cada uno) y que dice la Fley rondan los 2,8 millones de euros. Y en esto oigo a colegas de Deportes cantar alabanzas a Del Nido porque ha ingresado este verano por la venta de jugadores 60 millones de euros o incluso más. Calculadora y regla de tres: las deudas tributarias del Sevilla suponen tan sólo el 4,66% del dinero que ha obtenido por el traspaso de Jesús Navas, Álvaro Negredo, Luis Alberto y compañía. Y yo me pregunto si no es hasta una ridiculez que el alcalde tenga que estar detrás de Del Nido con un convenio a la carta en plan cobrador del frac. Si hay una entidad en la ciudad que hoy por hoy no necesita acogerse a un convenio para pagar ‘ad calendas graecas’ ésa es el Sevilla F. C. Le sobra liquidez.

Deslealtad

José Antonio Bosch, el consejero del Betis, denuncia “la competencia desleal” en el fútbol español. Según dice, esta competencia desleal la ejercen quienes tengan publicidad pública en sus camisetas; aquellos que tengan un coste cero en el mantenimiento de su estadio; aquellos que tienen subvenciones directas por cualquier concepto; aquellos con publicidad de televisiones públicas…. Para Bosch “todos los que reciben dinero público en estos momentos compiten de forma desleal con el resto”. Habría que recordarle al letrado que el Ayuntamiento le regaló al Betis en el PGOU una zona verde de Heliópolis para financiar las obras del estadio con hoteles y centros comerciales a cambio del paripé de alzar un centro cívico para los vecinos y que le ha cedido gratis por casi un siglo el suelo de la ciudad deportiva, amén de que los dos clubes de fútbol le deben al Consistorio en tributos no pagados más de 4 millones de euros mientras que los ciudadanos procuran abonarlos pese a la crisis. Sí, estamos totalmente de acuerdo: es una competencia desleal….con el resto de los sevillanos.

 

Cansancio

Oyendo a Mel hablar tras el partido Betis-Athletic sobre el cansancio de sus jugadores por disputar la Liga y la Copa le di la razón a Mourinho cuando puso de ejemplo ante los suyos al tenista checo Stepanek, que frisando los 34 años y tras jugar tres durísimos partidos en tres días  ganó la Copa Davis contra España a Almagro, 7 años más joven. Mayor fue la gesta de Rafa Nadal en el Open de Australia en 2009: se impuso a Verdasco en el partido más largo de la historia del torneo, una semifinal en cinco sets que duró 5 horas y 14 minutos, y a las 48 horas le ganó la final a Federer en otro partido de cinco sets y 4 horas 23 minutos de duración. En total, Nadal jugó en dos días 9 horas y 37 minutos corriendo a todo gas de un lado a otro de la pista pese a los calambres que sufría en las piernas. Las quejas de Mel por que sus chicos se repartan entre los 15 que saltan al campo dos partidos de fútbol de 90 minutos en siete días parecen una broma al lado de Stepanek y Nadal. Mel, en vez de llevarse a sus jugadores al ‘Olímpico’, debería ponerlos a entrenarse en el Tenis Betis.

Gol

A pesar de que, según José Antonio Bosch, el Real Betis Balompié ha obtenido en su último ejercicio económico unos beneficios ordinarios, “sin maquillaje”,  de 2,4 millones de euros más 30,8 millones de extraordinarios,  la entidad verdiblanca y el Sevilla F. C. son dos de los grandes morosos de la ciudad: entre ambos adeudan al Ayuntamiento, por diversos conceptos tributarios, unos 4 millones de euros. Y, sin embargo, Espadas ha descubierto en los Presupuestos municipales para 2013 que el Ayuntamiento ha reservado 340.000 euros para un convenio con estas dos sociedades anónimas deportivas, que no clubes a la antigua usanza. El portavoz socialista va a presentar una enmienda a las Cuentas para que el Consistorio suprima esta partida y la dedique a programas de apoyo al deporte base y a compensar el efecto que está teniendo sobre las entidades deportivas la subida de tarifas decretada por el gobierno local. Creo que Espadas, con esta iniciativa, le ha metido al populista Zoido, el mismo de las visitas a los barrios y la micropolítica, un gol por toda la escuadra.

 

Gesta

Como el Betis es un club señorial y su entrenador todo un caballero, Pepe Mel no sólo deseó que Messi se recuperara para jugar el domingo contra los verdiblancos, sino también que batiera el récord goleador de Gerd ‘Torpedo’ Müller. Y ‘la Pulga’ argentina, ‘Misil’ Messi, satisfizo sus deseos y logró en el Villamarín lo que nunca antes ningún futbolista en la historia: marcar el 86º gol en un año natural. El  Betis no debería desperdiciar la ocasión de perpetuar este hito histórico para los Anales del fútbol, como hizo México tras el fabuloso Italia-Alemania de la Copa del Mundo de 1970, partido en el que Müller marcó dos goles en una prórroga de locura y aun así perdió por el gafe de los alemanes ante los italianos. Desde entonces hay una placa con esta leyenda: ‘El estadio Azteca rinde homenaje a las selecciones de Italia (4) y Alemania (3). Protagonistas en el Mundial de 1970 del ‘Partido del Siglo’. 17 de Junio de 1970’. Otra placa debería recordar en Heliópolis como santuario del fútbol la gesta de Messi, el jugador del siglo (y para muchos, de los siglos).

 

Guadaira

La Plataforma pro Parque Guadaira (a mí me gusta sin acento en la ‘i’, pese a Gutiérrez Limones), ya saben, el único parque del mundo proyectado desde su origen con una carretera por medio, ha pedido públicamente su cerramiento ante el riesgo de que sea “fagocitado” por los coches de los aficionados que acuden a los partidos del Betis. Miedo más que justificado. El sábado pasé por allí coincidiendo con el encuentro ante el Español y los automovilistas aparcaban incluso sobre el campo de fútbol del complejo deportivo municipal de la calle Ifni, sin que la invisible Policía se inmutara ni a Zoido se le ocurriera mandar la grúa, no vaya a ser que se le cabreen los votantes. Larga bula a los dos clubes sevillanos. Los gorrillas, que ahora están al aguardo de sus víctimas montados en bicicleta para que nadie se libre de pagarles el ‘impuesto revolucionario’, ya se frotan las manos ante la perspectiva que les ofrece el nuevo espacio explanado entre el Polígono Sur y Heliópolis. Mucho me temo que el Guadaira, más que parque va a ser el parking anexo al estadio del Betis.

 

Colores

En pleno siglo XXI, la única opción que nos da la empresa municipal de transportes, Tussam,  para distinguir entre un bonobús con transbordo y otro sin transbordo es pintarles encima  con bolígrafo o rotulador una señal diferencial que, dadas las características del plástico con que están fabricados, acaba emborronándose con el tiempo para dejarte las manos (y por extensión la ropa) manchadas de tinta. Protesté por el ‘teléfono rojo, volamos hacia Moscú’ que sólo uso para casos de emergencia  y me contestaron que era técnicamente inviable hacerlas bicolores. Pero hete aquí que ahora Juan Ignacio Zoido ha presentado junto a José María Del Nido y Miguel Guillén un bonobús verdiblanco y otro rojiblanco, destinados a los hinchas de los dos equipos futboleros de la ciudad, que así no tendrán necesidad de pintarraquearles encima una señal con el rotulador además de no utilizar el coche. Mientras el ciudadano de a pie ha de fastidiarse, está claro que para este Ayuntamiento, como para los anteriores y los que vendrán, el Sevilla y el Betis tienen un color especial.

La tasa

Como según el Charles Bronson municipal, Demetrio Cabello, el Ayuntamiento no tiene afán recaudatorio, en el intervalo de los tres minutos que median entre una multa de tráfico y otra se ha inventado la ‘tasa de acompañamiento’, otro ‘feliz’ hallazgo de la verborrea tecnocrática. El nuevo sablazo municipal se aplica a todo colectivo que ocupe la vía pública en actitud reivindicativa o lúdica (como si no existiera el constitucional derecho de manifestación y reunión) y que, en opinión del Gran Hermano que nos vigila desde la Plaza Nueva, precise de escolta policial, no se vaya a desmandar. Por cada hora de un guindilla siguiendo a quien no se lo ha pedido y que además le ha pagado el sueldo previamente con sus impuestos, ¡zas!, 35 euros de mordida municipal. A la marcha ciclista del domingo le quisieron clavar 3.000 euros, más que lo que valían las bicicletas, y previamente intentaron aplicarle la tasa sin tasa hasta a los patinadores y los domingueros del Parque del Alamillo. Y, mientras, Zoido, incapaz de cobrarle las deudas tributarias al Sevilla y al Betis.

Primera vez

La delegada de Hacienda, Asunción Fley, ha logrado terminar el proyecto de Presupuestos municipales justo a tiempo para que Zoido los pudiera presentar el martes ante el Consejo Económico y Social y luego elevarlos a un Pleno para su aprobación antes del fin de 2011, en cumplimiento de su promesa electoral y en contraste con los tradicionales retrasos de Monteseirín, que los estiraba hasta primavera como mínimo. Sin embargo, con ser extraordinario para lo que se acostumbraba por estos lares, este éxito no tiene mérito al lado de otro no bien ponderado y que ha pasado prácticamente inadvertido. Hace un mes, cobró la primera multa de que se tiene noticia a un gorrilla, al amparo de la Ordenanza aprobada en 2008 y que hasta ahora era papel mojado porque todo el mundo sostenía que cobrarle a un guardacoches era imposible, dada su acreditada insolvencia. Sólo han sido 30 euros, pero menos da una piedra y más importante aún es su valor simbólico. Ahora, para que yo la tenga en un pedestal, sólo le falta un tercer milagro: cobrarle algún tributo al Sevilla y al Betis.