Archivo de la etiqueta: termosolar

Recortes verdes

Abengoa ha provocado una airada reacción del ministro de Economía, Luis de Guindos, y del de Industria, Juan Manuel Soria, tras acusar al Gobierno de haber producido un impacto de 1.500 millones de euros (el 35% de los beneficios de su filial Abengoa Solar, propietaria y operadora de trece plantas termosolares en España hasta su trasvase a Abengoa Yield, en EEUU) con sus recortes a las energías renovables al rebajar las primas y modificar el marco regulatorio que tanto la compañía sevillana como otras tomaron como referencia para ejecutar el plan nacional termosolar, con 50 plantas de este tipo.

Por ironías del destino, la agonía de Abengoa, gran parte de cuya actividad en el último decenio se ha centrado en la energías limpias (termosolar, biocombustibles, hidrógeno) para afrontar los efectos del cambio climático, se ha producido en vísperas y durante la celebración de la Cumbre Mundial del Clima en París, a la que también acudió Rajoy a pronunciar un discurso de corte ecologista, desmentido por la previa realidad de su política antirrenovable.

En el marco de la cumbre parisina y del lanzamiento de dos nuevas iniciativas internacionales, la Alianza Internacional Solar y el Consejo Global Solar, se han difundido informes que ratifican lo ocurrido en esta legislatura: España, cuyo gentilicio es el único del mundo que según el cantante Luis Aguilé rima con el sol (de ahí su canción Es el sol español), ha pasado en tan sólo cuatro años de liderar el sector de las energías renovables en general y de la termosolar en particular (el científico Valeriano Ruiz acuñó la frase de que España era campeona del mundo tanto en fútbol como en termosolar) a integrar el “pelotón de los torpes”.

Hundimiento

Sólo en fotovoltaica nuestro país ha pasado de ser el primero del mundo por potencia instalada en un año al puesto decimocuarto de Europa, con tan sólo 22 megavatios, y en la clasificación general del Viejo Continente ha bajado al quinto puesto, por detrás de Alemania, Reino Unido (países ni de lejos con nuestras horas de sol), Italia y Francia.

El estudio Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España 2014, encargado por la Asociación de Energías Renovables, cifró en 22.665 puestos de trabajo los perdidos en el sector tan sólo el año pasado como consecuencia de los recortes del Gobierno a un sistema de primas ¡ideado por el propio PP ! (Aznar con la ley 54/97, RD 2818/98 y RD 436/04). En 2008, había 136.163 personas trabajando en las energías verdes; ahora, tras la moratoria aplicada, quedan 70.750, casi la mitad menos.

Al cambiar sobre la marcha las reglas del juego y provocar una enorme inseguridad jurídica, el Gobierno ha causado sensibles pérdidas a compañías, fondos de pensiones, fondos soberanos y fondos de inversión extranjeros que habían apostado por las energías renovables en nuestro país y que han acabado por demandarlo ante instancias internacionales. Por esta causa, España es la tercera nación que acumula más procesos abiertos ante el Tribunal de Arbitraje del Banco Mundial, sólo superada por Venezuela y Argentina. A ello hay que unir 350 recursos nacionales ante el Tribunal Supremo contra el nuevo sistema de retribución de las energías renovables.

Y por ende, hay que sumar la fuga al extranjero de cerebros, ingenieros y empresas especializadas españoles ( como la propia Abengoa y Sener, que arriesgaronen sus apuestas comerciales) que desarrollaron las tecnologías renovables, cortadas de raíz por el Gabinete sin darles tiempo a que alcanzaran su grado de maduración preciso para competir en condiciones ventajosas con las energías de origen fósil. España financió la investigación en sectores dormidos como la termosolar para que ahora, tras su paralización aquí, se aprovechen otros.

Biocombustibles

Para darse un barniz ecologista coincidiendo con la Cumbre del Clima en París, el Consejo de Ministros acaba de aprobar un Real Decreto para fomentar la utilización de biocombustibles (bioetanol y biodiésel) en el transporte (su adición a los carburantes), mediante el establecimiento de objetivos mínimos: deben suponer una media conjunta del 4,3% de la gasolina y el gasóleo en el año 2016; un 5% en 2017; un 6% en 2018; un 7% en 2019 y un 8,5% en 2020.

Apenas se dice que previamente (año 2013) había recortado los objetivos establecidos del 6,5% a tan sólo un 4,1%. Por tanto, vamos a tardar más de cinco años en recuperar la meta que nos habíamos marcado entonces.

 

Esta decisión ya supuso un golpe económico, no cuantificado, para la empresa sevillana Abengoa, que era uno de los líderes mundiales en biocombustibles, con una capacidad de producción en el año 2o12 de 3.175 millones de litros entre bioetanol (2.950 millones) y biodiésel (225 millones de litros), de los que 770 millones (el 24,25% del total) procedían de cuatro fábricas situadas en España: tres de bioetanol y una de biodiésel (en San Roque.

Tijeretazo

Cronológicamente, el primer y mayor golpe fue el que recibió por los recortes a la energía termosolar, propinado hace cuatro años y que Abengoa ha evaluado en una pérdida de 1.500 millones de euros, ratificada el pasado viernes en Sevilla por el exministro socialista José Borrell, que cobra al menos 300.000 euros anuales desde 2009 como miembro independiente de su Consejo de Administración, en otro ejemplo de “puertas giratorias” que le echó en cara Pablo Iglesias, el líder de Podemos, al del PSOE, Pedro Sánchez, durante el reciente debate televisivo a cuatro en Antena 3.

¿Hasta qué punto es exacta esta evaluación económica? Abengoa posee tres centrales termosolares en Sanlúcar la Mayor (Solnova 1, 3 y 4); dos en Écija (Helioenergy 1 y 2); dos en Ciudad Real (Helios 1 y 2) y cuatro en Logrosán, Extremadura (Solabén 1,2, 3 y 6). Todas son de tecnología canalparabólica y de 50 MW de potencia cada una. A ellas hay que sumar también en Sanlúcar la Mayor la PS10, de tan sólo 11 MW y que fue la primera de torre en explotación comercial del mundo, y su homóloga la PS20, de 20 MW. En total, pues, son trece centrales con una potencia instalada de 581 MW, que en sentido amplio podrían equipararse a doce centrales de 50 MW (le faltarían 19 para esa cifra exacta). Cada central supuso una inversión media de unos 300 millones de euros (unos 3.600 millones en total).

Según fuentes del sector, los recortes aplicados por el Ejecutivo han supuesto una reducción de los ingresos de las compañías de unos 5 millones de euros por central y año (como hay 50 en España, el tijeretazo anual asciende a 250 millones). Si se estima una vida media útil de 25 años por central, el beneficio que dejaría de percibir Abengoa por el recorte termosolar sería el resultado de multiplicar 5 millones x 12 centrales y x 25 años = 1.500, los millones que dice exactamente la compañía sevillana.

Presente y futuro

Sí, pero no, porque está contabilizando como actuales y en su integridad los beneficios recortados del próximo cuarto de siglo, cuando en realidad sólo han transcurrido cuatro años con el nuevo marco de retribución. En este periodo Abengoa habría dejado de percibir 5 millones x 12 centrales x 4 años = 240 millones de euros, que suponen sólo el 1,2% del pasivo total de la compañía, estimado en al menos 20.000 millones de euros.

Incluso esa cifra sería menor, ya que a la japonesa Itochu, propietaria del 30% de Solabén 2 y 3, habría que imputarle su parte alícuota en el recorte de las primas, al igual que el 50% a la alemana E.ON, propietaria hasta hace unos meses (en junio Abengoa habría ejecutado su opción de compra, señal de que el negocio termosolar no era tan malo) de la mitad de las Helioenergy de Écija. Por tanto, el impacto hasta la fecha del recorte termosolar en las cuentas de Abengoa sería de unos 208 millones de euros, una gota en el océano de su deuda.

La compañía sevillana no puede culpar de toda su crisis al Gobierno, por muy antirrenovable que haya sido, con el fin de eludir su propia responsabilidad. El Ejecutivo tiene su parte de culpa, pero por ahora es sólo una centésima de la culpa.

Sol ‘made in’ Sevilla

El en su tiempo popular compositor y cantante argentino, Luis Aguilé, compuso una canción titulada ‘El sol español’ porque sostenía que el único adjetivo relacionado con una nacionalidad del mundo que rimaba con el nombre del astro rey era el gentilicio de España.

Que, al menos en Europa, el sol es español no es sólo por una cuestión poética, sino por razones geográficas y climáticas. La Agencia Estatal de Meteorología realizó un ‘Atlas de radiación solar en España (1983-2005)’ en el que se demuestra que los valores máximos de irradiación se producen en Andalucía y Murcia; los mínimos, en la costa de Galicia, el norte de la cordillera Cantábrica, País Vasco y La Rioja; y los intermedios, en el centro de la Península.

En el mapa referido al verano es impresionante observar el país coloreado en rojo intenso, salvo la cornisa cantábrica, con un importante aumento de la irradiación solar en el valle del Guadalquivir y en las provincias orientales de Andalucía. Se puede pasar de valores medios de la irradiación global en el conjunto del año de 5 Kilovatios hora por cada m2 y día en la provincia de Sevilla a más de 8 kWh/m2 en plena canícula.

EL PARQUE SOLAND

Si el sol, como cantaba Aguilé, es español, más aún es andaluz y sevillano. Por éso es hasta cierto punto incomprensible que se haya tardado tanto en promover un Parque Tecnológico Solar, Soland, por parte de la Junta  en Sanlúcar la Mayor (‘Lugar del Sol’, para los romanos) y a la sombra, valga la metáfora, del complejo termosolar que Abengoa ha ido construyendo en esta localidad, si bien hay que reconocerle al Gobierno andaluz la creación del CTAER para toda la comunidad autónoma.

La multinacional sevillana, primera empresa del mundo en operar comercialmente una central termosolar, la PS-10 (febrero 2007), también ha sido la pionera en instalarse en Soland con un edificio de 3.500 m2 destinado a la I+D+i en energía solar, inagotable, limpia, reductora de nuestra tradicional dependencia de las energías de origen fósil de importación y coadyuvante a la lucha contra el cambio climático al no emitir CO2 a la atmósfera.

El paralelismo entre lo que ya es Aerópolis para el sector aeronáutico andaluz y lo que puede ser Soland para el sector solar es evidente si se cumple el objetivo de ir captando la industria auxiliar vinculada al sol en torno a Abengoa, que haría el papel de empresa tractora, el mismo que Airbus en Aerópolis y la PSA y el CTAER en Almería. Para ello, en el Plan de Ordenación del Territorio del área metropolitana (Potaus) se han reservado como zona de oportunidad 200 ha de suelo, a fin de acoger las empresas relacionadas con la energía solar y que desarrollarían de esta manera sinergias entre ellas.

MIOPÍA ANTISOLAR

Cabe preguntarse si esta tardía apuesta y este Parque Tecnológico Solar más futurible que presente no son más que la consecuencia de la miopía del Gobierno de la nación al cercenar el desarrollo de las energías renovables en general y de las solares como la fotovoltaica, y especialmente la termosolar, en particular. Una política de recortes que afecta directísimamente a Sevilla, pese a que la opinión pública, y parece que tampoco la clase política y los sindicatos, no es consciente de nuestro enorme potencial ligado al sol.

De las 45 centrales termosolares en funcionamiento en España, con una potencia global de 2054 MW, 10 (el 22% del total) están en nuestra provincia: cinco, en Sanlúcar la Mayor, operadas todas por Abengoa (PS10, PS20, Solnova 1, 3 y 4); dos (Helioenergy 1 y 2), en Écija, por Abengoa y la alemana E.ON; una en Morón, operada por Ibereólica, Generavante e IRCP; otra en Lebrija, la denominada Lebrija 1, propiedad de Valoriza y Siemens, y la multipremiada Gemasolar, en Fuentes de Andalucía, gestionada por Torresol, sociedad mixta de la vasca Sener y Masdar, la compañía de energías alternativas de Abu Dhabi para no depender exclusivamente del petróleo.

A estas diez centrales habrá que unir otra aún en construcción en Morón de la Frontera, la denominada Arenales, propiedad de OHL, Steag y RREEF.

INVERSIÓN SIN PARANGÓN

Si tomamos como referencia esta última central, compuesta por un campo solar de colectores cilindro-parabólicos con una superficie de 510.020 m2, equivalente a la de 71 campos de fútbol, y un sistema de almacenamiento en sales fundidas que permitirá verter electricidad a la red durante siete horas aunque sea de noche y no luzca el sol, tendrá un coste de 315 millones de euros, con lo cual podríamos estimar que el conjunto de las termosolares ha generado para Sevilla una inversión de unos 3.000 millones de euros en números redondos. ¿En qué otro sector puede hallarse una cifra similar?

Item más, la experiencia acumulada con sus termosolares en nuestro territorio le ha permitido a Abengoa convertirse en líder termosolar mundial. Sólo los dos últimos ejemplos en esta trayectoria. Hace cuatro meses se inauguró en Abu Dhabi la mayor central solar cilindroparabólica del planeta, de 100 MW, en que la empresa sevillana participa con un 20%, y el mes pasado Abengoa fue seleccionada por Israel para levantar en el desierto del Neguev la mayor termosolar de ese país.

Nuestras termosolares ya suplen a la cerrada nuclear de Garoña y en pocos años, merced a la curva de aprendizaje, podrían competir sin necesidad de primas con las energías fósiles extranjeras, por lo que es más incomprensible aún que España cambie las reglas del juego y coarte su desarrollo, el cual tuvo su cuna en Sevilla pero que no está asegurado ya en nuestro país. ¿Hasta cuándo el sol seguirá siendo español?

Garoña

Al igual que Doñana es el símbolo  de la Naturaleza y escenario durante años de las batallas entre ecologistas y desarrollistas, Garoña ha representado otro tanto en la energía nuclear: por la pugna para su cierre o mantenimiento entre antinucleares y pronucleares, con trascendencia política debido a las promesas de Zapatero (clausura) y Rajoy (continuidad), para que ahora sean las eléctricas quienes le den el cerrojazo por echarle un pulso al Gobierno con la coartada de los impuestos pero en realidad para tumbarle una reforma energética que a nadie satisface.

¿Y qué tiene que ver Garoña con Sevilla, se preguntarán? Si en otras circunstancias el cierre de la nuclear habría causado problemas, actualmente se puede suplir su aportación de electricidad a la Red con una alternativa energética desarrollada en Andalucía, y más en concreto en Sevilla y Almería: las centrales termosolares. Sin la investigación realizada en la Plataforma Solar almeriense, en Abengoa y en la Escuela de Ingenieros de la Hispalense por Valeriano Ruiz y su equipo no se habría inaugurado en Sanlúcar la Mayor, en febrero de 2007, la primera central termosolar en explotación comercial del mundo: la PS10, de Abengoa.

Sevilla es desde entonces la meca termosolar mundial (aquí se celebra cada año el mayor y más importante congreso del sector, el CSP Today) y España, líder planetario (copa el 70% del mercado) de una tecnología que exporta a los EE UU de Obama, Iberoamérica, Suráfrica, norte de Africa, países árabes… con unas perspectivas billonarias si el Gobierno, con su miopía, no se carga del todo el sector justo cuando por la curva de aprendizaje lograda en tan poquísimo tiempo va camino de abaratar y rentabilizar las ayudas invertidas en su desarrollo y que nos permitirían dominar una energía inagotable: la del sol.

Valeriano Ruiz calculó hace un año ante el Foro Cádiz 2012 que con veintidós centrales termosolares de las ya clásicas de 50 MW España estaría en disposición de sustituir una  central nuclear como la de Garoña. ¡Quién le iba a decir que aquella hipótesis es hoy una realidad!, en los dos aspectos: se cierra la central y tenemos no ya 22, sino 39 termosolares, de las que 21 radican en Andalucía. España es, pues, el primer país en la historia que consigue suplir una central nuclear con la energía del sol, ese mismo sol sonriente que ilustraba  el lema del ‘¿Nuclear? No, gracias’.

Cuando lean que Garoña se ha cerrado, dejen de preocuparse: un tercio de la electricidad que generaba la suplen las 10 centrales termosolares de Sevilla.

 

El avión solar que no vino a Sevilla

Europa ha celebrado su Día Solar, motivo por el cual la Junta ha divulgado una
estadística sobre energías renovables que ratifica lo que proclama ‘urbi et orbi’ Valeriano Ruiz,
catedrático de Termodinámica y uno de los ‘padres’ de la energía solar española: “España es la
campeona del mundo termosolar”. Y dentro de España, Andalucía. Y dentro de Andalucía,
Sevilla.
No hay ninguna provincia como la nuestra, cuna de la primera central termosolar
comercial de la historia (la PS10 de Abengoa) que albergue tantas plantas termosolares, nueve,
repartidas entre Sanlúcar la Mayor (cinco), Lebrija (una), Ecija (dos) y Fuentes de Andalucía
(una). Sevilla tiene la mitad de las termosolares andaluzas y casi el 30% de las españolas, con
una potencia de 350 MW. Y en avanzado estado de construcción hay dos más, en Morón.
LA MECA TERMOSOLAR
Si hay una que destaca por sus innovaciones es Gemasolar, levantada  por Torresol
Energy en Fuentes de Andalucía. Desde su inauguración a fines de 2011 por el Rey y el emir de
Abu Dabi, se ha convertido en la meca termosolar, a la que vienen en peregrinación
delegaciones extranjeras para admirar este avance tecnológico que consolida nuestro liderazgo
mundial del sector, uno de los pocos que prestigian la ‘marca’ España y la ‘marca’ Sevilla.
Gemasolar es la primera termosolar comercial que usa la tecnología de receptor de torre
de alta temperatura de forma conjunta con el almacenamiento térmico en sales fundidas, por lo
que puede verter electricidad de origen solar a la red durante 15 horas aunque sea de noche.
Así genera energía limpia para abastecer a 27.500 hogares y reduce en más de 30.000
toneladas/año el CO2. Gemasolar, pues, encarna a la perfección uno de los rasgos distintivos
de la termosolar: la gestionabilidad. Mientras que la electricidad de otro tipo de centrales debe
ser producida y consumida al instante, en la termosolar es posible almacenarla y liberarla
cuando más convenga.
TAMBIÉN LOS CHINOS
Sesenta altos cargos chinos han venido a Sevilla a conocer nuestra central-estrella
porque el gigante asiático, que ya es líder mundial en energía eólica y solar fotovoltaica,
proyecta instalar 3.000 MW termosolares para el año 2020 y esta tecnología ha sido
desarrollada en Andalucía, desde la Plataforma Solar de Almería hasta la central de Fuentes de
Andalucía y el complejo de Abengoa en Sanlúcar.
El Plan termosolar chino supera en 600 MW la potencia de las 60 centrales que España
está construyendo hasta 2014, y si se tiene en cuenta que una central de 50 MW supone una
inversión de unos 300 millones de euros, puede estimarse el ingente negocio en ciernes que
representaría el mercado energético chino para el sector termosolar sevillano.
EL ‘SOLAR IMPULSE’
Coincidiendo con la visita de la delegación china se producía otro hito solar: el aterrizaje
en Madrid, procedente de Suiza y como escala en su vuelo a Marruecos, del ‘Solar Impulse’, el
primer avión capaz de volar, de día y de noche, exclusivamente con energía solar merced a las
12.000 células fotovoltaicas que recubren sus inmensas alas y a sus cuatro baterías especiales
de litio que la almacenan. El liviano aparato con la apariencia de un planeador tiene la
envergadura de un Airbus A340 (63 metros), pero pesa como un coche: tan sólo 1.600 kilos.
Esta maravilla tecnológica que ha promovido el aventurero suizo Bernard Piccard con el
apoyo de grandes multinacionales ha hecho escala en Barajas camino de Marruecos, en el
primer vuelo solar intercontinental,  por invitación del Gobierno marroquí con motivo de la
primera piedra de lo que será en Ouarzazate una de las mayores termosolares del mundo, con
160 MW, dentro de los planes del país vecino de construir cinco parques termosolares hasta
2020 con una potencia de 2.000 MW. Otra oportunidad de oro para nuestra industria. Para
Piccard, el vuelo a Marruecos es un fantástico rodaje del ‘Solar Impulse’ en su objetivo de dar la
vuelta al mundo en 2014.
PRIMICIA DESAPROVECHADA
Grandes empresas como Schindler, Omega, Solvay, Deutsche Bank y Dassault
Aviation han aportado ya 70 millones de euros para el desarrollo del avión solar en áreas como
diseño, aviónica, nuevos materiales ultraligeros, giroscopios que permitan la mejor orientación
hacia el sol, baterías avanzadas, sistemas de predicción meteorológica…..El ‘Impulse Solar’, en
su aparente sencillez, es pura I+D+i, probablemente el futuro de la aviación y por tanto con un
enorme y triple interés para Sevilla por ser la cuna termosolar, su tradición aeronáutica (desde
Tablada hasta el A400M) y puerto de salida y arribada de la primera vuelta al mundo de Juan
Sebastián Elcano, una vuelta al globo que trata de emular este avión en 2014 y cuyo quinto
centenario se conmemora en 2022.
En mayo de 2011, antes de su investidura como alcalde, Zoido recibió en el hotel
Macarena al máximo representante del sector termosolar, que le pidió su apoyo institucional al
proyecto de convertir Sevilla, por ese triple simbolismo, en la base del avión solar en su futura
vuelta al mundo y conectar así la industria solar española con el nuevo futuro que se abre a la
aviación y con las multinacionales que lo respaldan, sin necesidad más que de apoyo logístico y
para crear ‘marca’ Sevilla.
Un año después, el ‘Solar Impulse’ ha sobrevolado Sevilla, sí, pero camino de
Marruecos, que le ha dado a Zoido el ‘pisotón’ de llevarse el avión y vincularlo a su proyecto
termosolar pese a que nuestro alcalde tuvo toda la información 365 días antes. Según Zoido, en
este año “no se ha podido hacer más”. Marruecos, al parecer, sí ha podido.

El chocolate del loro

A finales de agosto de 2011, el hoy ministro de Hacienda y diputado por Sevilla, Cristóbal Montoro; el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, y el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, visitaron el complejo termosolar que en Sanlúcar la Mayor ha alzado la multinacional sevillana Abengoa, con cuyo presidente, Felipe Benjumea, posaron al pie de una hilera de helióstatos.
Arenas declaró que Andalucía atesora “grandes recursos naturales” como los que le permiten tener “todas las condiciones para ser líder en energías renovables” y abogó por estar permanentemente estudiando la obtención a partir de estas riquezas naturales de elementos que “incentiven el crecimiento económico y el empleo”.
Montoro, por su parte, dijo que la política económica del futuro Gobierno de España “tiene que estimular las capacidades de emprender, innovar e internacionalizarse como salida a esta crisis”.
La puesta en escena no podía ser más simbólica, ya que Abengoa es pionera y líder de la energía termosolar, un sector en el que Sevilla va a la vanguardia mundial y que se desarrolla ya con un 80% de tecnología nacional. La compañía sevillana no sólo tiene 15 centrales termosolares aprobadas en España (siete en nuestra provincia), sino que también construye a 150 kilómetros de Los Angeles y por encargo de la Administración Obama el mayor complejo termosolar del planeta –Mojave-, de 280 MW y con una inversión de 1.600 millones de dólares. Recientemente ha ganado el concurso internacional convocado por Suráfrica para montar las dos primeras termosolares de ese país por 1.000 millones de euros, con lo que abre el continente africano a la exportación de la tecnología termosolar ‘made in Sevilla’.

HECHOS Y PALABRAS

Tan sólo cinco meses después de aquella foto en Abengoa y de las declaraciones de Montoro, el Ejecutivo de Rajoy ha decretado una moratoria al estímulo de las energías renovables, con el fin de reducir el déficit público en 160 millones de euros. El anuncio era un error técnico, porque confundía el déficit público (saldo negativo entre los ingresos de la Administración y sus gastos) y el déficit de tarifa eléctrico ( saldo negativo entre los ingresos de las empresas eléctricas y los costes que las normas les reconocen, lo cual no significa que sean sus costes reales).
Políticamente también ha sido un error mayúsculo y supone la culminación de la deriva del PP en materia energética: ha pasado de instaurar con Aznar el sistema de primas que ha permitido a España ponerse a la cabeza del mundo en energías renovables (primera en termosolar, tercera en eólica y entre las cinco primeras en fotovoltaica) a frenarlas en seco, sin revisar el sistema para corregir los errores en su aplicación durante la era Zapatero que, con su habitual dominio del marketing, arrebató al PP la bandera de las renovables y lo dejó ante la opinión pública como el negacionista del cambo climático.
Aunque la moratoria no afecta a las centrales termosolares por haber sido ya preasignadas en el Registro de Industria hasta 2013, deja sin perspectiva a este sector y sin presente a la fotovoltaica, eólica, biomasa, cogeneración…. con unos efectos demoledores para el empleo y la inversión.
España, falto de petróleo, gas y uranio y peligrosamente dependiente de estas fuentes de energía extranjeras, debe incentivar el desarrollo de las energías renovables, basadas en recursos inagotables y no contaminantes como el sol y el viento, hasta que maduren tecnológicamente y ya no necesiten más apoyo público.
Las grandes eléctricas las culpan del déficit de tarifa, pero sendos estudios de la consultora Deloitte sobre la termosolar y la eólica en 2010 desmontan esta leyenda negra y revelan sus efectos positivos. La termosolar, que percibió 185 millones de euros en primas, aportó al PIB 1.650 millones y sólo con los ahorros generados a la Seguridad Social, a Hacienda, en CO2 dejado de emitir y en toneladas de petróleo equivalente no importadas más que duplicó las subvenciones recibidas.
La eólica ahorró en importaciones de combustibles fósiles 1.616 millones de euros, exportó por valor de 1.105 millones, ahorró 329 millones en costes de CO2 y aportó 2.984 millones al PIB. Pero lo más importante de ambas renovables es la actividad generada en todo el país y, especialmente, en las regiones más deprimidas como Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha: 24.000 empleos la termosolar y 30.747 la eólica.

REBELIÓN DE LOS BARONES

Por eso la moratoria a las renovables decretada por el Gobierno ha provocado la rebelión de los barones del PP en todas sus Autonomías, hasta el punto de que la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y el ministro Soria tuvieron que convocar una ‘cumbre’ anticrisis en Madrid, abortada ‘in extremis’ cuando trascendió su celebración. La Fundación Renovables calcula que hasta 2020 se perderán 62.000 millones de euros en inversión privada y 300.000 empleos.
Sólo en Andalucía se frenará una inversión de 14.700 millones de euros que generaría más de 51.000 empleos. La primera víctima ya ha sido Foret, que ha cerrado en Huelva al convertirse en inviable su alianza con Fertinagro. Once parques eólicos se paralizan en Sevilla. Y en Almería, sede con la PSA de la I+D que dio pie a la industria termosolar, Arenas concurrirá a las elecciones del 25M con el ‘handicap’ de que el ministro Soria liquida allí 217 proyectos fotovoltaicos, 45 parques eólicos y 24 proyectos de cogeneración.
Y todo por la decisión de Industria de ahorrarse 160 millones de euros: el chocolate del loro.

En clave de sol

El Ayuntamiento y la Junta se pelean por quién pone o deja de poner 700.000 euros para afrontar el coste (3 millones) de organizar en Sevilla la final de la Copa Davis, un evento que, dicen, producirá un retorno valorable en 30 millones de euros por la promoción que supondrán las noticias sobre el tenis en los medios, más la afluencia de visitantes.
Ante esta disputa política, me pregunto en cuánto valorarían el Ayuntamiento, la Diputación y la Junta un evento que:
1)    No costara ni un solo euro traerlo, sino al contrario: que aportara una inversión de 240 millones.
2)    Que durante sus preparativos creara 1.800 empleos y que posteriormente mantuviera unos 30 de forma permanente.
3)    Que redujera el déficit de la balanza de pagos de España en 25 millones de dólares anualmente.
4)    Que saliera en todos los medios de España y en buena parte del extranjero, en especial en los países árabes.
5)    Que permitiera tener como socios de Sevilla a unos magnates del petróleo que han comprado Cepsa (refinerías de Huelva y Algeciras), tienen un fondo de 10.000 millones de euros para inversiones y poseen el 9% de la reservas de petróleo del planeta y el 5% de las de gas natural.
6)    Que gracias a este evento, Sevilla, Andalucía y España proyectaran una imagen de liderazgo mundial por encima incluso de los EEUU de Obama.
Este evento gratuito existe: ha sido la inauguración por el Rey y el príncipe heredero de Abu Dabi (socio del proyecto) de la central termosolar ‘Gemasolar’, ubicada en el municipio sevillano de Fuentes de Andalucía.
En realidad la planta llevaba meses operativa y en julio logró un hito histórico que ya es rutinario y que entonces fue ignorado o minimizado en los medios de comunicación, lo cual dice poco de nosotros: generó electricidad de origen solar durante 24 horas sin interrupción, osea, incluso de noche y en ausencia de sol, gracias a que de día acumulaba la energía en un gigantesco tanque de sales fundidas. ‘Gemasolar’ ha ratificado ante el mundo el liderazgo de Sevilla en energía termosolar, ya que la provincia cuenta con siete centrales operativas y cuatro más en construcción o tramitación.
En unos momentos en que la marca España no inspira confianza en los mercados y se dispara nuestra prima de riesgo, grandes fondos de inversión internacionales y capital árabe, alemán, japonés y norteamericano están apostando por las termosolares andaluzas, hoy posibles gracias a la I+D+i desarrollada en la Plataforma Solar de Almería y en la Escuela de Ingenieros de la Universidad Hispalense (profesor Valeriano Ruiz), hasta el punto de que la patronal del sector está aquí y no en Madrid y de que Sevilla volverá a acoger a finales de noviembre a mil expertos de todo el mundo en el congreso termosolar ‘CSP Today’.

ECONOMÍA SOLAR

Ahora que el Ayuntamiento y los agentes sociales han creado unas Mesas por el Empleo, teniendo en cuenta que buena parte del ‘Know how’ energético solar se está creando en la ciudad y de que el sol y el calor son parte de nuestras señas de identidad, es inconcebible que no aunemos esfuerzos e incentivos en avanzar hacia una ‘economía solar’ en todos los campos y no sólo en el de las grandes centrales termoeléctricas (quien puede lo grande, puede lo pequeño), para convertir Sevilla en un emporio de la industria solar.
Actualmente  se están desarrollando infinidad de aplicaciones basadas en la energía solar, desde la moda (bolsos, gorros, guantes y ropa con células solares flexibles y lavables que generan energía para recargar el móvil, el iPad y demás) hasta la informática (ordenadores solares que no necesitan ser enchufados); desde la sanidad (hospitales móviles abastecidos por el sol) hasta la agricultura (minietiquetas solares para el seguimiento del ganado mediante radiofrecuencia) y el transporte, ámbitos en que las noticias, al margen de las termosolares, se producen fuera de Sevilla y donde no es que estemos perdiendo terreno, es que no hemos entrado aún en ellos.
Mientras que aquí se proyectó para el AVE un simple túnel que ni se sabe cuándo se construirá para unir la estación de Santa Justa con el aeropuerto, en Bélgica, a pesar de no tenerlo apenas, ya piensan en clave de sol antes que nosotros, quizás porque  nos sobra: los trenes que cubren la ruta Amberes-Amsterdam realizan la décima parte de su recorrido alimentados por energía solar gracias a un túnel de casi 4 kilómetros recubierto de placas fotovoltaicas.

BARCOS Y AVIONES

Más aún en clave de sol piensan en Suiza. Mientras que los astilleros sevillanos se ven abocados al cierre, un suizo ha promovido la construcción en Kiel del ‘Planet Solar’, el barco solar más grande conocido, con todo tipo de innovaciones técnicas para demostrar que es posible dar la vuelta al mundo (ya ha recorrido 35.000 kilómetros) impulsado sólo por el sol y aunque el astro rey no lo ilumine en cinco días. La multinacional helvética Schindler (la de la torre de la Cartuja), Omega, Deutsche Bank, Solvay, Altran, Dassault y Primo Spire, entre otras grandes compañías, financian el maravilloso avión ‘Solar Impulse’, un planeador con la envergadura de un Jumbo y el peso de un coche,  capaz de volar día y noche sólo con la energía del sol merced a su avanzada tecnología y con el que se pretende dar la vuelta al mundo sin escalas dentro de unos años. ¡Qué mejor homenaje a Elcano en el V centenario de la primera circunnavegación de la Tierra que el ‘Solar Impulse’ despegara y aterrizara desde Sevilla!.
Si esto se hace en Bélgica, Alemania y Suiza, ¿por qué no aquí? Sevilla debe de ligar su futuro al sol y ser la Heliópolis del siglo XXI.

El Rey inaugura en Sevilla una central termosolar pionera en el mundo

Ubicada en Fuentes de Andalucía, ‘Gemasolar’ ha sido la primera en producir energía solar 24 horas sin interrupción con sales fundidas

El emirato árabe de Abu Dabhi es dueño de las refinerías existentes en Andalucía y del 40% de la central y promueve la ciudad solar de Masdar

El Rey don Juan Carlos, que aún se recupera de su última intervención quirúrgica, se desplazará a Fuentes de Andalucía (Sevilla) el próximo 4 de octubre para inaugurar de forma oficial junto al príncipe heredero del emirato árabe de Abu Dhabi, jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyam, la central termosolar ‘Gemasolar’. Esta planta ha sido construida por Torresol Energy, una sociedad constituida por la empresa española SENER (60% del capital) y Masdar (40%), la compañía de energías del futuro del emirato y promotora de la ciudad solar del mismo nombre, que será la primera del mundo 100% ecológica.

‘Gemasolar’ es la primera central termosolar a escala comercial en el mundo que aplica la tecnología de receptor de torre central y almacenamiento térmico en sales fundidas. Esta última innovación tecnológica de transferencia térmica en sales permite evitar las fluctuaciones en el suministro de energía merced a un sistema capaz de producir electricidad durante al menos 15 horas sin siquiera radiación solar, un reto ampliamente superado a principios del mes de julio, cuando logró generar energía durante 24 horas sin interrupción.
La presencia del Rey junto al príncipe heredero de Abu Dhabi demuestra la importancia que España otorga al emirato árabe, promotor de esta central termosolar junto con la empresa española SENER. Cabe recordar que Abu Dhabi fue el siguiente país árabe visitado por Zapatero tras su estancia de principios de año en Qatar en la gira en busca de petrodólares con que apuntalar la economía española en plena tormenta por el incremento de la prima de riesgo y la desconfianza de los mercados.
Zapatero llegó a Abu Dhabi menos de dos semanas después de que el fondo del emirato, ‘International Petroleum Investment Company’ (IPIC), comprase a la francesa Total el 53,93% de las acciones de la petrolera española Cepsa que aún no controlaba para hacerse con el 100% de la propiedad. IPIC, que tiene una cartera de inversiones de más de 10.000 millones de euros, compró el resto de Cepsa por 3.966 millones de euros, lo que significó valorar la firma española en 7.500 millones. Desde entonces, el emirato árabe es dueño de las dos grandes refinerías de petróleo existentes en Andalucía, la de La Rábida en Huelva y la del Campo de Gibraltar.
El jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyam, príncipe heredero de Abu Dhabi, es además promotor de Masdar, la primera ciudad 100% ecológica del mundo, que se está levantando en el desierto con diseño del arquitecto Norman Foster, sin emisiones de carbono y sin residuos y que contará con la central termosolar más grande del planeta para abastecerse de al menos el 90% de la energía que consuma. Más de 1.500 compañías desarrollan nuevas tecnologías para esta futura urbe de 50.000 habitantes y que podría estar completamente lista para 2015.
Este interés del jeque por la energía solar es el que le ha llevado a apoyarse en las termosolares españolas, un sector en que nuestro país es líder mundial y en el que Andalucía juega un papel primordial con la plataforma solar de Almería, la I+D+i en la Escuela de Ingenieros de la Hispalense y el CTAER con el catedrático Valeriano Ruiz al frente y el mayor número de centrales termosolares del planeta en la provincia de Sevilla merced al papel esencial de Abengoa primero y, ahora, de Sener y E.ON.

ALMACENAMIENTO SOLAR

La tecnología solar con capacidad de almacenamiento térmico ha sido aplicada por SENER en diversas plantas en España, algunas ya en operación comercial. Este sistema mejora sustancialmente el rendimiento de las plantas en comparación con aquellas que no tienen capacidad de almacenamiento. Pero, además, permite gestionar el suministro de electricidad a la red y responder a los picos de demanda. De este modo, la energía solar consigue una fiabilidad equiparable a la de plantas convencionales de energías fósiles, tal y como se le ha venido exigiendo a las energías renovables.

Gemasolar es la primera central que aplica el sistema de almacenamiento térmico en una configuración de torre central y campo de heliostatos, lo que la ha convertido en una primicia mundial. Su principal diferencia de las plantas con tecnología cilindro – parabólica estriba en que puede alcanzar una temperatura de operación mucho más elevada, por encima de los 500 grados centígrados, al prescindir del aceite y usar directamente las sales como fluido de transferencia. Las sales, a esa altísima temperatura, permiten generar un vapor más caliente y presurizado para mover la turbina, lo que aumenta significativamente la eficiencia de la planta.

SENER ha sido responsable del suministro de toda la tecnología de Gemasolar, así como de la ingeniería de diseño, además de liderar los trabajos de construcción y la puesta en marcha de la planta. Entre los elementos más punteros de la central destaca el receptor, ubicado en lo alto de una torre de más de 140 metros de alto, donde los 2650 heliostatos del campo solar (espejos planos que ocupan una superficie de 185 hectáreas) concentran la radiación solar en una proporción de 1000 a 1. Este receptor es capaz de absorber el 95% de dicha radiación y transmitir esta energía al compuesto de sales fundidas que circula por su interior.

La central de Fuentes de Andalucía, en la que se han invertido 171 millones de euros, tiene capacidad para generar 110 Gwh/año, electricidad suficiente para abastecer a 25.000 hogares, al tiempo que reduce en más de 30.000 toneladas anualmente las emisiones de gases de efecto invernadero. ‘Gemasolar’ ha sido conectada mediante una línea eléctrica de alta tensión a la subestación de Villanueva del Rey, donde la energía generada se inyecta a la red de la Compañía Sevillana de Electricidad (Endesa) para su distribución.
En su financiación han particiado el Banco Popular, Banesto, Instituto de Crédito Oficial y Banco Europeo de Inversiones.

* Esquema de funcionamiento de la central termosolar:

http://www.sener.es/EPORTAL_DOCS/GENERAL/SENERV2/DOC-cw499d865c0bcaf/INFOTORRESOLespanol.pdf